Search
Viernes 26 Mayo 2017
  • :
  • :

Monsanto, transgénicos y Apocalipsis

ScreenShot188

Escrito por Samuel García Barrajón con pagina web Investigación y Misterio

¿POR QUÉ EXTRAÑA RAZÓN SE UNIRÍAN MONSANTO, ROCKEFELLER Y LOS GATES EN LA CREACIÓN DE UN BÚNKER DE SEMILLAS DE CARA A UN PRÓXIMO APOCALIPSIS?

A poco que se rasgue entre las noticias de actualidad, resulta palpable el uso de las muy malas artes que emplean algunas empresas para lograr sus objetivos a costa de lo que sea. En cierta manera siempre hay de todo, tanto bueno como malo. Mas nadie puede negar que sobre grandes empresas internacionales como Monsanto, Dupont, la fundación Rockefeller e incluso la de los Gates, se extienden oscuras y largas sombras que dicho sea de paso, se han ganado a pulso. Cualquiera de los pasos que dan ya de por sí generan desconfianza y, si además se unen todas ellas para financiar el mismo proyecto… al menos hay que estar atentos a sus movimientos pues, más de uno, se echaría a temblar si conociese sus verdaderas intenciones. Y todavía más si se trata de una iniciativa que pretende salvar a la especie humana, o a los “elegidos” de la misma, de un posible apocalipsis.

Hablamos de la célebre “Bóveda de semillas del fin del mundo”, una gigantesca despensa subterránea que contiene más de 250 millones de semillas de miles de cultivos de todos los rincones del planeta; como si de una moderna “Arca de Noé” se tratara. Situada cerca de Longyearbyen, en el archipiélago noruego de Svalbard y a casi 1300 kilómetros del Polo Norte de distancia, posee un sistema capaz de preservar el material genético de las plantas de un cataclismo mundial u otro evento catastrófico similar. Sin duda esto preocupa y mucho, pero ¿qué hay tras la inversión de tal colosal edificación? ¿Acaso saben algo que nosotros desconocemos los David Rockefeller, Bill Gates y la gente de Monsanto?

ScreenShot189

Y es que el proyecto recibió en su día 20 millones de dólares de Bill y Melinda Gates, ahí es nada, casi la misma cantidad con la que ha contribuido el estado de Reino Unido con su aportación de 19,5 millones. Una cifra nada desdeñable de los Gates que, junto a las aportaciones de las empresas citadas, constituyen uno de los pilares básicos del búnker en cuanto a contribución monetaria; por encima del 20% del costo total. Sin embargo la lógica inclina a pensar que tal esfuerzo está fuera de lugar, ya existían este tipo de bancos de semillas antes de su construcción. Los había en Rusia, Canadá, Alemania e incluso en China entre otros países. Dicho de otro modo: el material genético junto a las semillas ¡ya estaban protegidos!

Ante este escenario nada transparente no han sido pocas las voces que se han levantado en contra de las multinacionales, seguramente con razón. Una de ellas, quizá la más atronadora, resulta de la F. William Engdahl, historiador, economista, periodista y autor de “Seeds of Destruction: The Hidden Agenda of Genetic Manipulation” (Semillas de la destrucción: La agenda prohibida de la manipulación genética). Este norteamericano tiene muy claro que Monsanto, junto a Rockefeller y Gates promueven la expansión de semillas y alimentos transgénicos por todo el mundo, y especialmente en África. La financiación de la bóveda de las semillas del fin del mundo sería una operación que formaría parte del mismo plan, y además les ayudaría a aumentar el control sobre las semillas a nivel planetario.

ScreenShot190

Así pues, al menos en cuanto a Monsanto o incluso al gobierno de Estados Unidos, la trama va más allá de la mera conspiración especulativa. Existen varios documentos que lo demuestran entre los desclasificados por WikiLeaks. Engdahl también hace especial hincapié respecto a que la Fundación de los Rockefeller ha estado financiando la denominada “Revolución Verde” junto a los alimentos genéticamente modificados desde el principio. Una revolución que supuestamente pretende acabar con el hambre en el mundo, pero cuyos resultados nunca llegan o son contraproducentes.

Es en este punto donde se aviva la llama de un posible plan de control de la población a través de la distribución de los alimentos que han sido modificados genéticamente. O lo que es lo mismo: bioterrorismo a escala mundial. Un fatídico desenlace de producirse que, preservaría los alimentos no modificados, claro está, para la élite. Alimentos cuyas semillas estarían a salvo de una contaminación transgénica en el interior del nuevo búnker de Noruega.

Ahora ya está todo hecho, el tiempo dirá. En los próximos años seremos testigos de si el búnker de las semillas, junto Monsanto, Gates y Rockefeller, forma parte de esa terrorífica “Solución Final” o apocalipsis transgénico que procura acabar con la mayor parte de la población de la Tierra.

loading...



Deja un comentario

Donaciones