Search
Lunes 21 Agosto 2017
  • :
  • :

El agua de nuestra mente

ScreenShot055

Por Ragnarok / Conspignity

Pensar bien en este mundo que nos han creado cada día es más difícil. En general tenemos tendencias resignadas, es decir, todo lo que tenemos en nuestra cabeza es porque sabemos que no podemos salir de ahí y nos conformamos con ello.

Luchar contra el actual modelo de vida se hace algo indispensable para nuestra supervivencia mental. La esencia del asunto reside en este claro ejemplo: Los telediarios siempre están ubicados en horarios de máximas audiencias o en las horas que por rutina usamos para alimentarnos (desayunos, comidas y cenas). En estos programas televisivos, que todos los canales usan, se abusa de la negatividad y del mal uso que le da el ser humano a un supuesto libre albedrio que dicen que tenemos. Nos entristece, enfada, resigna y nos crea discusiones con nuestros familiares por la desigualdad de opinión que tenemos. Pero más allá de todo eso, lo que realmente estamos haciendo es auto-contaminarnos y hacernos unas personas con mayor fragilidad mental.

Tened en cuenta un dato, el cerebro humano es en ¾ partes de su formación agua, esto quiere decir que el líquido elemento se enmarañada con nuestros pensamientos y deseos. Toda la información que ha nuestra cabeza llega es canalizada (de una forma simbólica) por el agua que en ella reside y como el rio que está expuesto a la inclemencias de una central nuclear, nuestro cerebro también es sensible de cambiar la forma del líquido que en el reside.

Si tenemos por costumbre pensar mal de los demás, creer que conspiran contra nosotros a nuestras espaldas o que su discurso siempre es crítico cuando se refieren  a nosotros esa agua de la que hablamos estará extremadamente contaminada. Habrá cogido una cantidad inusual de malos pensamientos y su forma habrá cambiado, derivándonos en que seamos aún más negativos de lo que creemos ser. Tampoco nos ayudará con nuestro humor, siendo básico para ser alguien feliz la forma de tomarnos la vida que tengamos.

EL EGO

ScreenShot054

La vida nos lleva por unos derroteros que muchas veces no podemos controlar. Las situaciones que se nos presentan en muchas ocasiones son contrarias a nuestra voluntad y debemos saber lidiar con ellas de una forma calmada y meditada. Por ejemplo, está usted en la cola del supermercado haciendo cola para pagar sus productos de primera necesidad, cuando la señora de delante se dispone a pagar, su efectivo esta todo en monedas pequeñas y  la cajera va a estar atareada durante un buen rato contando monedas para dictaminar que el pago efectuado es el acorde con la cantidad de su ticket. Eso le enfurece, porque le hace perder un tiempo que podría estar usando en otra circunstancia o quizás tenga prisa por cumplir otro compromiso de más importancia. No se cabree, no se moleste, ni se enfade, es absurdo, no va a conseguir nada, solo contaminar su mente de malos pensamientos y obnubilarse de una manera desmedida. En este caso debería tener una actitud relajada y honesta con su ser, de todas formas, no va a salir antes del supermercado o por otro lado, puede generar una situación tensa y de mal gusto que genere malos pensamientos en el resto de compradores.

Debemos ser conscientes de que en casi todos los momentos de enfrentamiento de nuestra vida quien entra en juego y posee nuestras actitudes es nuestro ego. Debemos vencerlo, acostumbrarnos a que pasen cosas como las del supermercado y tomárnoslo de la mejor manera posible para que nuestra agua este lo más sana posible.

Sé que es difícil, pero no imposible. El agua es el disolvente universal y no queremos que nuestros pensamientos y actitudes se disuelvan en líquido corrupto.

Un Saludo

Ragnarok

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario