Search
Sábado 19 Agosto 2017
  • :
  • :

El poder detrás de las políticas de austeridad: Los monopolios

ScreenShot075

Por Tony fernandez / Conjugando adjetivos

“No se cambia la persona que conduce un coche roto y esperar que funcione, debe corregir o cambiar el coche.”

Eso resume la situación en la que muchas personas en Europa (y del mundo para el caso) se encuentran en la actualidad.

Hemos descubierto recientemente por el dolor severo de la  austeridad que la actual forma de hacer las cosas es fatalmente defectuosa. Se supone que vivimos en democracias donde los políticos electos gobiernan de acuerdo con los deseos de las personas. Lo que vemos en cambio, es que no importa a quién votemos, las políticas del gobierno siguen siendo las mismas. ¿Cómo es esto posible?

ESTAMOS CONTROLADOS

La respuesta es muy simple y cada persona todavía puede llegar a la misma conclusión (después de décadas de lavado de cerebro por los medios de comunicación) es capaz de verlo. Vivimos en una sociedad en la que estamos atrapados.

La trampa es que tenemos que trabajar en una rueda de hámster que siempre gira, para ganarse la vida, pagar las facturas, para poner comida en la mesa, para cuidar y pagar por la educación de nuestros hijos. Esto deja muy poco tiempo para reunirse con los demás, no hay tiempo para pensar por nosotros mismos, no hay tiempo para hacernos preguntas. Nos hacen creer que son nuestras posesiones y el estilo de vida lo que nos definen.

EL PODER DEL MONOPOLIO

El resultado es que hemos entregado nuestro poder (derechos y libertades) de forma incremental pasando de gobernarnos a nosotros mismos a que nos gobiernen nuestras comunidades, a los políticos de carrera que prometen y prometen por nosotros y en nuestro interés. Solíamos tomar decisiones a escala local, en la primera tribu (lo que llamamos pueblo).

Se utilizó para acordar e implementar. Si alguien necesitaba de  todos un albergue el albergue se  construía con el material disponible en poco tiempo. Después se pensó que era una buena idea construir una carretera para conectar a las personas de dos comunidades y se hizo. Era una bien para la comunidad…

Poco a poco el poder se fue retirado de nosotros más y más lejos. Desde nuestros ayuntamientos a las diputaciones provinciales, de las diputaciones provinciales a las comunidades autónomas, de estas al parlamento nacional, de allí a la UE, de la UE a la ONU.

Y nuestro poder se iba alejando más y más al mismo tiempo que se iba haciendo más fácil manipular e influir a las burocracias por parte de  enormes instituciones centralizadas.(¿mercados?)

¿Cuáles son esos intereses? Son las grandes corporaciones con los grandes bancos a la vanguardia, que a través de proveer financiación para estas empresas también les gobiernan. Usted no encontrará una sala de juntas de una gran empresa sin un representante de un gran banco.

Durante mucho tiempo se pensó que las grandes empresas fueron capaces de conducir lo que se llama progreso. Eso puede haber sido cierto hace mucho tiempo, pero mientras tanto, estas empresas se han desprendido de las necesidades de la gente. Ellos fabrican cosas que no necesitamos, cosas que nos enferman, cosas que arruinan el medio ambiente, cosas para curar lo que nos enferma y cosas para arreglar el medio ambiente que arruinan poniendo ponen en peligro nuestra supervivencia.

Sus productos son empujados a nosotros a través de la publicidad y el uso de herramientas de la presión de los padres desde una edad temprana. Cualquiera que cuestione este paradigma es etiquetado como un utópico o teórico de la conspiración. El hecho de que los principales medios de comunicación están bien controlados por las grandes empresas o el Estado hace su granito de arena para hacernos creer que ésta es la única forma sana de vivir. Muchos de nosotros nos hemos vuelto incapaces de imaginar ni tan siquiera otro mundo diferente.

Las corporaciones no tienen moral salvo el de salvaguarda de sus accionistas. Pero la gran mayoría de personas en este planeta no son accionistas.

Establecen grupos de reflexión. Ellos patrocinan las universidades y la investigación. No hay una investigación importante pasando hoy en día que no depende de las empresas o el gobierno para su financiación.

Así es como se fomenta  el interés de las empresas. Entonces llegaron los llamados expertos y asesores para influir en las burocracias y los políticos profesionales. Mucha gente de la calle e incluso algunos en el gobierno creen que estos expertos son de verdad expertos.

Las empresas crearon las llamadas Organizaciones No Gubernamentales (ONG), a menudo bajo el manto de la caridad o de la humanidad, que entonces tomaron en cuenta las ideas de los expertos y presionaron a los políticos también. El poder corporativo y el interés se ha convertido en la única influencia importante en todas las decisiones tomadas. Los individuos en la política que se niegan a someterse al poder corporativo o incluso cuestionarlo son “manchados” o en el peor de los casos asesinados. Naciones insistiendo en su propia manera de hacer las cosas se desestabilizan o en el peor de los casos se  atacan y ocupan militarmente. El resultado es la ruptura de la sociedad.

Lo podemos ver a nuestro alrededor. En EE.UU. la pobreza va en aumento. En Europa, el desempleo alcanza niveles sin precedentes. En otros países, miles de millones viven con 2 euros al día o menos en los tugurios y barrios sin agua corriente sin ninguna infraestructura adecuada. Los intereses de las corporaciones han dado lugar a la desigualdad en una escala inmensa. El universo que nos rodea ha sido degradado a los “recursos naturales”. El ser humano ha sido degradado a un “recurso humano” (somos un número). Aquellos que no sean de ninguna utilidad para las corporaciones se les deja morir de hambre y enfermedad.

La élite, aquellos  altos cargos de poder en el mundo financiero, empresarial y político, no son estúpidos. Ellos saben tan bien como nosotros que su sistema no funciona. Ellos se reúnen con frecuencia abiertamente (como el G8, el G20, la ONU) y detrás de las puertas cerradas (como las reuniones de Bilderberg) para discutir cómo pueden continuar su dominio en el futuro.

Ellos, obviamente, han llegado con su solución. Se trata de la regulación de todas las actividades humanas a escala global por las normas internacionales (Codex Alimentarius google, Trans Pacific Partnership, Agenda 21) que luego son vigilados a nivel nacional por los gobiernos y en el ámbito local por los ayuntamientos. Gran parte de esto se empaqueta  como “salvar el medio ambiente. Se utiliza muy hábilmente la preocupación real y honesta de la gente que ve la degradación que les rodea para promover su agenda.

Mientras tanto, continúan con su comportamiento destructivo en una escala global. Las empresas compran las patentes  para suprimir cualquier forma de energía libre. Ellos vilipendian a los médicos que usan curas naturales (básicamente gratis). Siguen la extracción de “recursos naturales”, independientemente de los resultados.

Los últimos desastres cuentan la historia: Bhopal, Chernobyl Horizon, Deep Water, Fukushima, Delta del Níger, los bosques tropicales. Ellos monopolizan la producción de alimentos. En todo el mundo los OGM están siendo empujados a la agricultura tradicional y de subsistencia en un intento de destruir la capacidad de la gente para alimentarse. Obligan a los gobiernos a privatizar los servicios públicos de agua para que puedan ser comprados por ellos.

Nos dicen que la privatización es la creación de la competencia, que es la reducción de los costes para el consumidor. Ellos no nos dicen que perdemos el poder sobre nuestro medio de vida. Su juego final es hacer que la población dependa de un estado que no pueda hacer nada en absoluto por sus ciudadanos.

Los seres humanos no son “recursos humanos”. Somos seres conscientes. Podemos ver lo que está sucediendo a nuestro alrededor. Muchos de nosotros estamos enojados y  una buena cosa, ya que puede llevarnos a la acción.

Pero también hay que tener en cuenta que la acción ciega puede tener el efecto contrario de lo que queremos lograr. Cada uno de nosotros tiene su propia historia, experiencias, sentimientos, percepciones y sabiduría. ¿Cómo podemos aprovechar este potencial casi infinito y aportar ideas sobre cómo arreglar el sistema quebrado?

Tenemos que crear una mentalidad diferente. En la vida cotidiana a menudo se  interactúa sobre la base de la competencia. Somos competidores, si queremos conseguir un trabajo. Somos competidores incluso como niños tratando de obtener más atención de nuestros padres que nuestro hermano o hermana. Somos competidores en la escuela y la universidad para las más altas calificaciones. Somos competidores en una discusión si pensamos en nuestra opinión es más válida que otra. Somos competidores en nuestro entorno profesional para llamar la atención y avanzar en nuestras carreras. Entonces, ¿cómo hacemos para crear una mentalidad diferente?

APRENDE A CAMINAR. PASO A PASO.

Una  medida puede ser apoyar a los partidos que desafíen el statu quo. Hay muchas nuevas fuerzas emergentes en Europa (algunos de ellos ni siquiera se llaman partidos). El movimiento de 5 estrellas en Italia, el movimiento en Islandia, el UKIP en el Reino Unido, la Convención del Pueblo y la Democracia Directa en Irlanda sólo para nombrar unos pocos. Todos ellos tienen en común que ponen en duda la situación política actual. Muchos de ellos son lo que yo llamaría “nacionalistas”. No obstante resistir unanimemente a la élite hacia un gobierno mundial, haciendo hincapié en la importancia de la soberanía nacional puede ser un paso hacia una devolución del poder a la comunidad. Estados nacionales soberanos podrían ser la base de la cooperación internacional para hacer frente a nuestros problemas. El apoyo a estas fuerzas sin perder de vista que todavía operan dentro de un sistema roto puede ser un paso más.

Los medios de comunicación, el corporativismo y el actual sistema de partidos trabajando mano a mano no ofrecen alternativas. Dogmas políticos e ideologías establecidas dividir en lugar de unir. No tengo una respuesta de cómo solucionar el vehículo averiado o cómo conseguir uno nuevo. Al tomar un paso a la vez haciendo todo lo posible para cooperar sin olvidar nunca que el poder de crear un mejor futuro está en nuestras manos y en las manos de la gente alrededor de nosotros surgirán las respuestas y  los caminos a seguir se harán visibles. Al aprender de y trabajar con los demás, respetando sus puntos de vista podemos dar pasos hacia el autogobierno de la humanidad, nuestra emancipación individual y la sanación del planeta.

loading...



Deja una respuesta