Search
Lunes 26 Junio 2017
  • :
  • :

¿Superpoblación Mundial?

ScreenShot072

Por Tony fernandez / Conjugando adjetivos

La verdadera historia de nuestra población mundial es radicalmente diferente de la imagen que los principales medios de comunicación nos han hecho creer. Así como de la intensidad de los intereses de la fundación de la familia Rockefeller y otras organizaciones afiliadas a esa fundación patrocinando el estudio o la aplicación de medidas eugenésicas.

Los espartanos vivieron en Grecia entre los siglos V y III antes de Cristo, fueron los primeros en practicar de manera organizada la eugenesia. Por lo tanto, no era necesario conocer la teoría evolucionista de Darwing para aceptar e implantar socialmente la eugenésia. Fueron los auténticos precursores del movimiento eugenético. Nada más nacer, el niño era examinado por un consejo de ancianos en el Pórtico. Si se detectaba que el bebé padecía de un defecto físico o mental, simplemente se le lanzaba al vacío desde el monte Taigetos.

El jefe del consejo de ancianos, el Gerusia, tomaba la decisión de terminar con la viva del niño. En la sociedad espartana, el niño con defecto era considerado boca inútil y una carga social; le llevaban al Apótetas, lugar de abandono, situado en el monte Taigeto , desde donde se le arrojaba a un barranco. Esparta, ciudad estado, necesitaba un ejército con buenos soldados. El pragmatismo ateniense sólo mantenía las bocas de niños útiles para ser parte del ejército y que pudieran combatir con eficiencia. La madre bañaba al recién nacido en vino.

El contacto con el vino hacía que los niños enfermizos entraran en convulsiones y se desmayaran, de modo que los débiles podían ser identificados para su eliminación. Con frecuencia las parejas espartanas ofrecían a los guerreros más vigorosos, concebir su hijo en la seguridad de que sería un mejor espécimen .Lo que hacían los espartanos era extremar la selección natural para poder obtener en el futuro una raza de hombres y mujeres perfectos.

La mayoría de Estados helénicos la selección eugenésica, el derecho a la vida no era para todos, sino que era necesario ganárselo demostrando ser fuerte y sano. La diferencia con Esparta, la eugenesia era opcional y la decisión correspondía a los padres.

En 1913, la Academia Sueca le otorgó el Pemio Nóbel de Medicina a Charles Richet quien, en su obra cumbre La sélection humaine (Paris, 1919), dedicó un capítulo a “la eliminación de los anormales”.

“Lo que hace al hombre es la inteligencia. Una masa de carne humana sin inteligencia humana no es nada. Hay mala materia viva que no es digna de ningún respeto ni de ninguna compasión. Suprimirlos resueltamente sería prestarles un servicio, pues jamás podrán otra cosa que sobrellevar una existencia miserable”.

La sociedad sueca se adelantó a los nazis a la hora de aplicar la eutanasia para lograra la Higiene Racial .En 1922 el Parlamento sueco aprobó la creación del Instituto Nacional de Biología de las Razas para identificar la antropología del pueblo sueco y establecer una clasificación de las distintas razas.

Se creó una base de datos con estadísticas y fotografías de 100.000 suecos . En 1926 se publicaron los resultados en el libro “Swedish racial studies” por el profesor Herman Lundborg, director del Instituto.

Los estudios fueron avanzando en la dirección “adecuada” y en 1934 el parlamento sueco aprobó con el apoyo de todos los partidos políticos, la ley de esterilización obligatoria a las personas irresponsables, incapaces de ejercer sus derechos cívicos, si no podían criar hijos o si podían transmitirles sus taras. La esterilización se aplicó sin que el consentimiento fuese requerido. El estudio se utilizó para lograr la higiene racial sueca.

Desde 1934 hasta su derogación en 1975 alrededor de 62.000 personas fueron esterilizadas por considerarlas, deficientes, imbéciles, desviados y una carga para la sociedad “, y 4.500 fueron lobotomizados por “indeseables“.

En el verano de 1997, la periodista Maciej Zaremba probó la esterilización de 60.000 mujeres siguiendo directrices más próximas a los nazis que a las sociedades democráticas. Esta noticia sobre las esterilizaciones forzadas convulsionó a la sociedad sueca.

Uno de los mayores defensores de la eugenesia en Europa fue el primer ministro de Inglaterra Winston Churchill. Cuando fue Ministro del Interior en 1910, Winston Churchill propuso esterilizar a 100.000 degenerados mentales y enviar a otros varios miles a campos de concentración para salvar a la raza británica de la decadencia.

“El aumento rápidamente creciente y contranatural de las clases enfermas e imbéciles, constituye un peligro nacional y para la raza, imposible de exagerar. Creo que debería cortarse y sellarse la frente a partir de la cual se nutre la corriente de locura antes de que pase otro año” Winston Churchill 1910. Secretario de Interior y futuro presidente de Inglaterra.

En 1926, Rockefeller donó unos 410.000 dólares al programa de investigación de investigadores alemanes. En mayo de 1926, Rockefeller otorgó 250.000 dólares para la creación del Instituto Kaiser Wilhelm de Psiquiatría. Entre los psiquiatras de vanguardia del Instituto Alemán de problemas psiquiátricos estaba Ernst Rudin, quien se convirtió en director y, finalmente, en arquitecto de la sistemática represión médica de Hitler. La organización de Rüdin se convirtió en el principal destinatario de la experimentación y la investigación criminal realizada en judíos y gitanos. La Fundación Rockefeller no sólo ha financiado gran parte del trabajo de Margaret Sanger y a su organización eugenésica, Planned Parenthood durante la década de 1930, cuando su “Black Proyect” estaba tratando de desarrollar maneras para eliminar la población negra del Harlem. La misma Fundación Rockefeller, al mismo tiempo financió la labor de los distintos experimentos del Instituto Kaiser Wilhelm en Berlín y Munich durante el Tercer Reich; e incluso financió el programa en el que Josef Mengele trabajó antes de ir a Auschwitz. Ellos sabían exactamente que estaban apoyando las formas de eliminar a los “no aptos”. La misma familia Rockefeller que en la década de 1950 creó y financió el Population Council.

En junio de 1952 John D. Rockefeller III convocó una conferencia secreta en Williamsurg, Virginia, donde una treintena de conservacionistas más eminentes del país, expertos en salud pública, líderes de Planned Parenthood, agricultores, demógrafos y científicos sociales se reunieron. Ellos formaron un nuevo grupo que podría actuar como “un coordinador y catalizador en el amplio campo de la población”. John D. Rockefeller III lo bautizó públicamente el Consejo de Población (Population Council). Organizaron sus vastos recursos de medios de comunicación como financieros para difundir el mito de la superpoblación que hoy está ciegamente aceptada por la mayoría como la verdad científica. Se propagó el mito de que “las personas contaminan”, o como Alan Gregg de la Fundación Rockefeller prefiere describir la creciente población humana en el mundo en desarrollo: “crecimientos cancerosos que demandan alimentos”. La reducción de la población se convirtió en una prioridad estratégica, por etapas, por el gobierno de los EE.UU. Gobierno y el Banco Mundial controlado por Estados Unidos.

La investigación financiada por Rockefeller abarató un método anticonceptivo eficaz y otros proyectos eugenésicos llevados a cabo por el gobierno de Estados Unidos, oficialmente y en secreto, para la reducción del crecimiento de la población en los países ricos en materias primas clave en desarrollo como Brasil, India, Nigeria e Indonesia claramente explicitado en la política del gobierno de los EE.UU. “Sin control de la población, no hay dinero de la USAID”. Henry Kissinger redactó el documento NSSM-200, titulado “Implicaciones del crecimiento de la Población Mundial para nuestra seguridad y los intereses de ultramar”, que el presidente Gerald Ford firmó con su política de gobierno en 1975.

Los principales medios de comunicación que ha sido controlados por los Rockefeller y sus amigos muy ricos amantes de la eugenesia, han bombardeado durante décadas, llevándonos al mito de que el mundo era una “bomba demográfica” humana como el título de un libro de Paul Ehrlich, The Population Bomb, en la época de la guerra de Vietnam en la década de 1970. En su libro, publicado en 1970, Ehrlich argumentó, “Vamos a tener que adoptar algunas posiciones de política exterior muy difíciles … Tenemos que usar nuestro poder político para empujar a otros países hacia programas que combinen el desarrollo agrícola y el control de la población“.

Implosión de la Población

Sólo hay un problema con su gran estrategia de convencernos del peligro de superpoblación. El mundo se enfrenta, no una bomba demográfica, sino una implosión demográfica, un colapso de la especie humana.

Está bien establecido. Teniendo en cuenta el promedio de los ciclos e vida y las tasas de mortalidad se requiere un promedio de 2,1 nacimientos por mujer para mantener el equilibrio de la población. Un estudio reciente analizó las tasas de nacidos vivos en todo el mundo. Los resultados son impactantes, para algunos quizás.

En Alemania, la tasa de natalidad ha caído a sólo 1,36, peor incluso que la baja fertilidad en España (1,48) e Italia (1,4). Europa occidental en su conjunto es muy probable que reduzca su población de 460 millones a unos 350 millones a finales de siglo. Y en China, con la famosa política de niños, la población se reducirá a la mitad.

Incluso los EE.UU., donde hay una gran población hispana inmigrante que ha mantenido las tasas de natalidad altas, se enfrenta ahora a la reducción. Un informe del Pew Research Center encontró que los nacimientos de inmigrantes se redujo de 102 por cada 1.000 mujeres en 2007 a 87,8 por 1.000 en 2012, pasando la tasa de natalidad general de Estados Unidos a un mero 64 por cada 1.000 mujeres, que no es suficiente para sostener la población actual. Europa, en definitiva, se está muriendo, China, Rusia y los Estados Unidos les queda poco. Sí, algunos podrían argumentar, pero la bomba de sobrepoblación está en el mundo en desarrollo, en África, India, América Latina … No es así.

Los países pobres y altamente fértiles del mundo en desarrollo, en parte gracias a los Rockefeller y sus amigos sin amor, ya no se están reproduciendo como antes. De 1960 a 2009, la tasa de fecundidad de México cayó de 7,3 nacimientos por mujer a 2,4. India cayó 6 a 2,5 y Brasil cayó de 6,15 a 1,9. Incluso en el África subsahariana, donde la tasa de natalidad promedio se mantiene relativamente alta 4.66, la fertilidad está cayendo y se prevé que caiga por debajo del nivel de reemplazo en la década de 2070.

Esta implosión demográfica pronto será reconocida como uno de los problemas más graves al que enfrenta el futuro de la vida humana en el planeta.

loading...



Deja un comentario