Search
Lunes 5 diciembre 2016
  • :
  • :

Año 303, Inventan el Cristianismo por Fernando Conde Torrens

ScreenShot064

Por Fernando Conde Torrens

Fernando Conde Torrens es entrevistado en TV Navarra.
Programa: Me importas Tu.
Julio 2016.
Año 303: Inventan el Cristianismo

Enviado por Fernando Conde Torrens

loading...



122 pensamientos sobre “Año 303, Inventan el Cristianismo por Fernando Conde Torrens

  1. V.M.

    He leído su libro, no he tardado demasiado en hacerlo porque me ha enganchado. Me parece que ha sido una decisión acertada estructurarlo en capítulos cortos. Facilita enfrentarse a semejante “tocho”.

    También me han gustado las escenas subiditas de tono en cuanto a las costumbres sexuales de la época. Parece un contrapeso a la opresión en este tema impuesta por nuestras autoridades religiosas.

    Tengo algunas preguntas que hacerle. De momento empezaré por esta:

    A pesar de la que ha “liado” Constantino, con la creación de una nueva religión, que según usted, ha sumido a Occidente a un
    atraso de 1700 años y a pesar de las crueles decisiones tomadas contra miembros de su familia. Da la impresión de dejar una visión amable de su figura, y no alcanzo a comprender por qué.

    Saludos

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Me alegro de lo que me comenta, V.M. En efecto, los romanos, en esto del sexo, estaban mucho más desinhibidos que lo estaba Lactancio, que veía lujuria por todas partes, y eso imbuyó en nuestra religion.

      Sobre Constantino: Si se fija, cuando en un capítulo hablo de alguien, me pongo en el pellejo de ese tal y todo el capítulo se escribe desde su punto de vista. Eso hace que aparezca claramente su carácter, si es bondadoso, o si es un mal bicho.

      Pero con Constaitno he querido que sea el lector quien forje su criterio, y no he querido intervenir. He tratado de ser aséptico, y que el juicio sobre su conducta sea el propio lector quien lo tome, sin mi ayuda. Tal vez a eso se refiera. No he tratado de ponerlo como el malo, ni he buscado evidenciarlo. Allá cada cual.

      Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Ana, tengo que llevarte la contraria. Lo inventó todo, porque no existía NADA antes de que él decidiera crearlo todo de la nada, como Dios hizo con el Universo, de la nada.

      Ya sé que suena raro, de tantas veces que hemos oído lo contrario en nuestra vida, pero acabarás enterándote de que el Cristianismo fue creado a base de escribir los libros que ya conoces, por parte de dos personas, en el siglo IV, del 303 al 323, cifras fáciles de recordar. Esto no es para creérselo, pero sí tal vez para enterarse de buena fuente … Cada uno verá …

      Responder
      1. Conexión Con La Verdad

        No se puede tapar el sol con un dedo Fernando Conde, si todo fue un invento, porque los sionistas talmudicos estaban tan áridos con la figura de un tal Yashua, que hasta le dedican insultos en dicho libro, ¿para qué si fue todo un invento? y actualmente para qué tanto empeño en querer desacreditar sus palabras si todo fue un invento? un invento que ha durado tantos años? creo que hay que tomar éste tipo de libros como lo que son, sólo reflexiones, pero mejor investigar más a fondo su autor y las fuentes, hoy en día la masonería puede sacar cientos de textos que afirmen que jamás existió determinada cosa que les sea un obstáculo para desarrollar su agenda, es más nuestras existencias en un futuro podrían convertirse en un mito si así lo quisiesen, sólo borran todo acerca de nosotros y listo… pues a final de cuentas quien controla la información puede hacer con la verdad lo que desee, un ejemplo muy grande es el holocausto, saludos.

        Responder
        1. Conexión Con La Verdad

          con esto no estoy asegurando que usted sea mason, aclaro, pero por lo regular me he topado con muchos que promueven éste tipo de libros lo son y es evidente su influencia, a pesar de todo es respetable, pero no podemos afirmar del todo nada, porque nadie puede estar seguro de la verdad al 100%

          Responder
          1. Fernando Conde Torrens

            Al mail en que comenta no estar seguro de que yo sea masón. Pues yo sí estoy absolutamente cierto de no serlo. No he pertenecido a ningún partido, ni a ninguna Asociación. Lo que hagan otros será lo que hagan otros.

            Yo empecé a investigar este tema por propio interés, hace de esto 31 años. Si tiene dudas es porque no me conoce. Le dire dos vías para conocerme y salir de dudas, si es Vd. capaz de salir de dudas leyendo y tiene interés. La más económica es entrar en http://sofiaoriginals.com y leer lo que quiera de la Web. Es una Web de Autoayuda en los primeros apartados. Luego trata temas de ocio y de los libros que he escrito, fruto de mi investigación.

            La segunda vía consiste en leer “Año 303”, mi libro cumbre, el último. Ya no habrá más. Si no sigue ambas no podrá pasar de quedarse con la duda de qué me guía. De forma que yo diría que lo que manda es su real interés. Ese interés ha de ir acompañado de la decisiòn de dedicar cierto tiempo al tema.

            Vd.tiene la palabra, porque se trata de saber si quiere saciar su curiosidad o no. Y en un tema de la complejidad de éste, ello requiere tiempo. Y dedicar 32 euros a ello, cantidad que parece excesiva a algún que otro visitante de estos Foros.

            Un cordial saludo decida lo que decida.

        2. Fernando Conde Torrens

          Que todo es un invento y que hay pruebas documentales de que lo es se sabe ahora. En los inicios del Islam no se sabía, y varios siglos después tampoco se sabía.

          Yo no he tratado de desacreditar sus palabras, sino de diseccionar qué es Conocimiento, qué es moral elemental y qué son barbaridades, todo ello dentro del Nuevo Testamento, porque ya se sabe el autor de cada apartado: Del Conocimiento (Eusebio), de la moral elemental (Lactancio) y de las barbaridades (Lactancio).

          El que una falsificaciòn dura 17 siglos no es razón suficiente para no analizar su veracidad.

          No estoy seguro de entenderle muy bien cuando dice que “creo que hay que tomar éste tipo de libros como lo que son, sólo reflexiones”. Si se refiere a los Evangelios, no puedo coincidir con Vd. Los textos fundacionales del Cristianismo no son libros de reflexiones, para hacer caso o no. Si, en cambio, se refiere al mío, tampoco coincido con Vd. “Año 303” no es una libro de reflexiones, sino de demostraciones, que no es lo mismo. Y vale entonces lo dicho para los Evangelios, que son para tomarlos en serio.

          Creo que supervalora la capacidad de prestidigitacion de los que controlan lso medios de informacion. Lo sé bien, porque he investigado y he coleccionado libros cristianos de los siglos XVI hasta hoy. Y se deducen cosas muy interesantes cotejando ediciones de siglos diferentes.

          Hoy la capacidad de control de la informacion abarca los grandes medios, pero hay multitud de pequeños medios que resultan incontrolables para las digamos élites. Lo sé bien.

          Por eso creo que su frase “quien controla la información puede hacer con la verdad lo que desee” es demasiado optimista sobre esa capacidad que les atribuye. Y con la informaciòn contenida en la red, tanto la falsa como la veraz, lo mismo, es incontrolable. Puede ser alterada, por añadidos espurios, pero no borrarse todo.

          Sigo con su otro mail

          Responder
          1. Aletheia

            Dice que ha investigado 17 años. ¿Cómo es posible que en esos 17 años no haya encontrado una cita de Suetonio en la que habla de la persecución a los cristianos? Eso dice mucho de lo pésimo investigador que es.

            Y, pagar 32€ por su libro es una cantidad desorbitada. Y también sería una cantidad desorbitada pagar 1€ por su libro de esoterismo. En cambio, por los libros buenos bien merece la pena pagar dinero y yo lo hago gustosamente.

  2. NINJA WARRIOR

    FERNANDO, EL CRISTIANISMO YA EXISTÍA ANTERIORMENTE, NO SE PUEDE OLVIDAR DE LAS PERSECUSIONES DE (NERON, CARACALLA O DE MAJENCIO)
    EN EL AÑO 313 CONSTANTINO CON EL EDICTO DE MILAN LE DA MAYOR LIBERTAD A LOS CRISTIANOS PARA CONTINUAR CON SU FE. Y EN EL 325 CON EL CONCILIO DE NICEA TERMINÓ CON LAS
    LUCHAS INTERNAS DE LA IGLESIA (ARRIANISMO) DONDE SE DISCUTIÓ SOBRE LA NATURALEZA DIVINA DE JESÚS. ¿ A VER
    QUE ES LO ME DICE DE ESTO ?

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Estimado Ninja Warrior: Me planteas todos los tópicos de la falsificación. Todo eso que indicas es precisamente el montaje que hicieron Lactancio y Eusebio al principio del siglo IV, dando vida a Jesucristo, la os Apóstoles, a San Pablo, a los mártires, al malvado Nerón, al malvado Diocleciano, organizando una persecución más fiera aún que las anteriores, etc. Todo es tan real como Don Quijote, Sancho Panza y Dulcinea del Toboso, o como Supermán.

      Argumentas con lo que te han metido en la cabeza cuando eras joven. Bien está. Si eso te agrada y te reconforta, sigue con ello y no leas el libro, porque si lo lees, dejarás de creer en cuentos y te enfrentarás a la verdad histórica. La cual no se puede resumir en este mensaje, necesita un libro para ser expuesta, con las pruebas de que todo lo que aduces es falso. Te toca elegir.

      Un cordial saludo.

      Responder
  3. NINJA WARRIOR

    1- ENTONCES FERNANDO DE DÓNDE PROVIENE EL TÉRMINO “CRISTIANISMO”???? SI NOS
    ENSEÑARON QUE DEVIENE DE “CRISTO”?????
    2- Y LOS “EVANGELIOS” APÓCRIFOS QUE PROHÍBE LA IGLESIA QUE SUPUESTAMENTE DICEN
    LA VERDAD, ENTONCES POR QUÉ AQUELLA LOS OCULTA??????????????
    3- Y LA VIRGEN MARÍA TAMBIÉN ES VERSO??????, TODO LO QUE NOS HAN ENSEÑADO ES UN
    HERMOSO VERSO??????????
    4- ENTONCES TODO ES PARA MANIPULARNOS Y LAVARNOS EL CEREBRO, NO HABRÁ ALGO
    DE VERDAD????????????
    5- HAY ALGÚN SACERDOTE U OBISPO “REBELDE” O CONFIABLE QUE APOYE SU INVESTIGACIÓN
    ?????

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Comprendo su extrañeza, Ninja Warrior. Vayamos por partes.
      1- Ignacio, supuesto obispo de Antioquia, creado por Eusebio, en una de “sus cartas” dice que en Antioquia empezaron a llamarse cristianos los seguidores del Hijo de Dios inventado. El nombre de Cristo, Ungido en griego, se lo adjudicó Lactancio, inventor del personaje.
      2 – Hoy en día los apócrifos se pueden comprar, no creo que ya se prohiban. No dicen la verdad, llenan huecos temporales de los canónicos, de ahí deduje que se escribieron después. No me han hecho falta para hallar lo que he hallado. Abundan en visión mágica e ideas aún más confusas que las de los canónicos. Son de nulo valor doctrinal, desde el punto de vista del Conocimiento.
      3 – Acierta, todo el Nuevo Testamento es un largo “verso”, de principio a fin. Y toda la literatura cristiana anterior al 325 (Nicea), lo mismo. Todos esos cientos de libros los escribieron Lactancio y Eusebio entre 303 y 323. Lactancio murió el 317/319 y Eusebio entonces añadió el “sermón de la montaña” al Mateo original de Lactancio. En ese añadido puso una firma de SIMÓN en cada capítulo de los suyos, que luego las autoridades eclesiales fusionaron, para disimular las firmas.
      4. Más que para manipularnos, para evitar el fin del mundo. Ése era el verdadero motivo de todo, evitar las iras del Dios único, enfurecido con el Imperio porque había tolerancia. Así era Lactancio, y conviene que se sepa, para que nos desayunemos de a quién damos crédito y qué doctrina hemos seguido.
      5. Deles tiempo, Ninja. Hasta ahora todos mis detractores – de la cuerda del montaje, aunque se digan agnósticos, ateos y vitigudinos – critican con toda dureza lo que se defiende en el libro, todos ellos sin habérselo leído y algunos diciendo que no se lo piensan leer. Lo cual …
      No confíe en la opinión de terceros, juzgue por Vd. mismo, confíe en Vd. mismo. Defiendo que la fe es un “chupito” de cicuta intelectual.

      Responder
      1. Fernando Conde Torrens

        Ninja, cuando he vuelto a leer su post, una vez respondido, me parece haber olvidado algo importante: No toda la doctrina contenida en los Evangelios y cartas es falsa. Si eso es lo que preguntaba. En ellos hay Conocimiento (muy poco, un 10% escaso, mal traducido y pisado por barbaridades contiguas), hay moral elemental, sobre todo cuando “Pablo” no desvaría, un 10% del total, y barbaridades, el 80%. Las ideas de pecado, infierno, sexto mandamiento, lugar de la mujer, segunda venida, fundacion de la Iglesia católica, y un largo etcétera son barbaridades, fruto de una mente fanática que creía estar salvando al mundo, la de Lactancio, auténtico creador del Cristianismo.
        Si esto temas le interesan, debe leer el libro. Creo que él se lo aclarará todo. Al final del mismo hay enlaces a artículos de la Web que amplían todavía más.

        Un saludo

        Responder
        1. Aletheia

          Fernando Conde Torréns ha hecho un alarde de ignorancia al decir lo siguiente: “Ignacio, supuesto obispo de Antioquia, creado por Eusebio, en una de “sus cartas” dice que en Antioquia empezaron a llamarse cristianos los seguidores del Hijo de Dios inventado.”

          Es tal su ignorancia que ignora que eso mismo dice Hechos de los Apóstoles.

          Y también ignora que Suetonio, en su Vida de Nerón, dice de este emperador que infligió suplicios a los cristianos, que tenían supersticiones nuevas y maliciosas.

          Esta cita de Suetonio de apenas 15 páginas, que Conde Torréns desconocía, echa por tierra las 720 páginas de su novela de esoterismo pseudocientífico.

          Responder
          1. Fernando Conde Torrens

            Dirigido a Ninja Warrior y a demás foristas normales:

            Este alevín de inquisidor se dedica ahora a apostrofar mis comentarios a diversos foristas para meter cizaña. He tenido con él una larga y desagradable Tertulia que está en:

            http://www.sofiaoriginals.com/ano-303-tertulia-desagradable-con-aletheia-1/
            http://www.sofiaoriginals.com/ano-303-tertulia-desagradable-con-aletheia-2/
            http://www.sofiaoriginals.com/ano-303-tertulia-desagradable-con-aletheia-y-3/

            En ellas se ve que no se ha leído el libro, ni piensa leerlo, con lo que sus críticas se hacen en el vacío, basándose en comentarios en Foros, pero no en mi tesis y mis pruebas. Por eso le digo que primero se lea lo que defiendo y luego ataque si tiene argumentos.

            Se empeña en que yo estudie a Suetonio. Ya lo he hecho, y he obtenido lo que he obtenido analizando los Textos del Nuevo Testamento. En ellos están las pruebas dejadas por Eusebio de que muchos de ellos son obra suya.

            Pero este hombre dice en un comentario de Octubre 30:

            “Dice que ha investigado 17 años. ¿Cómo es posible que en esos 17 años no haya encontrado una cita de Suetonio en la que habla de la persecución a los cristianos? Eso dice mucho de lo pésimo investigador que es.

            Y, pagar 32€ por su libro es una cantidad desorbitada. Y también sería una cantidad desorbitada pagar 1€ por su libro de esoterismo. En cambio, por los libros buenos bien merece la pena pagar dinero y yo lo hago gustosamente.”

            Es decir, que tampoco lo leería si costatara un euro. Leyendo las Tertulias se ve bien de qué calaña es este pobre individuo.

          2. Aletheia

            Miente. Si hubiese estudiado a Suetonio hubiese encontrado esta cita: “Los cristianos, clase de hombres llenos de supersticiones nuevas y peligrosas, fueron entregados al suplicio”

            Esta cita no aparece en su libro porque la desconocía y, si la desconocía, es porque no ha estudiado a Suetonio. Para escribir sobre el Cristianismo primitivo hay que leer los libros cristianos y los libros no cristianos que hablan sobre el Cristianismo, cosa que usted no ha hecho.

  4. Beholder

    Hola Fernando,
    tengo las siguientes preguntas:

    1) ¿Qué parte es historia y qué parte es novela en el libro?.
    2) Por qué el libro pone bien a Constantino, siendo como era un personaje malvado y cruel.
    3) Qué historiadores ha consultado para escribir la vida de Constantino y si son fiables.

    Un saludo y gracias

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Hola Beholder: Me alegro de leerte.

      1) Son históricos todos los movimientos de Constantino a lo largo de su vida, las personas a las que ordenó matar, la actuación de su hijo Crispo, ayudándole a derrotar a Licinio y a los bárbaros, gobernando en su ausencia, y las demás grandes acciones relatadas de los demás personajes.
      Están noveladas las conversaciones, las cartas, y las acciones de los personajes que no entran en la lista inicial de personajes históricos. Pero están noveladas para que den origen a las acciones que fueron historia. He eliminado las leyendas creadas para favorecer al héroe de la historia oficial, Constantino. No hay ninguna acción importante, del grado del Sínodo de Bitinia o el de Arelate, que sea falsa. Se dieron, lo que no sé es el detalle de su desarrollo, eso es “inventado” = deducido de los hechos que dan los historiadores. Pero los hechos no se tuvieron que separar apenas de lo escrito en el libro sobre esas acciones.

      2) Esa misma pregunta me la han hecho en otro Foro. Es verdad, con Constantino tengo un trato especial: He querido que sea el propio lector quien lo juzgue, no yo. Con los demás que salen como personajes de un capítulo, cuando escribo ese capítulo, me meto en su piel y redacto como si fuera él quien escribiera. Así se ve de qué pie cojea, si es buena persona o un “cabrito”. Con Constantino escribo asépticamente. Y eso se nota, lo habéis notado algunos lectores. Si me ponía en su pellejo, iba a dar la mala opinión que tengo de él y no he querido hacer eso. No quería prejuzgarlo de cara al lector.

      3) La respuesta está en la Bibliografía, página 849. Constantino. Empezar a leer por la última referencia y subir hacia arriba. La historia de Mr. Le Beau, a pesar de ser la más antigua es la que con más detalle refiere la biografía de Constantino año a año, cotejado todo ello luego con todos los demás. Los historiadores modernos hablan de ciertos aspectos suyos, pero no dan detalles año a año, como hace Le Beau. También varias Enciclopedias, como la Enciclopedia Británica, y otras en castellano e inglés.

      Felicidades por el análisis, Beholder.
      Un cordial saludo.
      Fernando Conde

      Responder
  5. V.M.

    Hola de nuevo Fernando:

    Siguiendo con Constantino, en el capítulo 209 se muestra una conversación entre Eusebio de Cesarea con éste, en la que el historiador trata de aclarar diversas dudas del emperador sobre su concepto o idea de Dios, muy diferente a la de Lactancio. Entiendo que este diálogo es una recreación ficticia. Me gustaría saber en qué se basa para suponer que se dió una conversación similar entre ambos, teniendo en cuenta el apoyo de Constantino a las ideas de Lactancio en asuntos religiosos. ¿Por qué deduce esa crisis interna en las creencias religiosas del emperador?

    Saludos

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      En efecto, la hay y escenifica una cambio radical que se dio históricamente en Constantino. Lo que pasa es que esta cambio ha sido minimizado y se ha pasado muy por encima sobre él por parte de los historiadores cristianos nicenos, que fueron los que quedaron finalmente ganadores.

      Tras la muerte de su hijo y de su esposa, Constantino cambió su criterio de apoyo a la corriente nicena. No es difícil deducir que estos terribles acontecimientos – de los que sólo él fue causante, por atarantado – fueron el origen de un cambio que se dio de inmediato el 326, cuando llamó a Eusebio de Nicomedia de su exilio y lo convirtió de la noche a la mañana en su asesor en temas religiosos, puesto ocupado durante 14 años por Osio. El asesoramiento de Eusebio de Nicomedia, amigo y defensor de Arrio, duraría hasta la muerte del Emperador. Recuérdese que supuestamente, según historiades cristianos, Eusebio lo bautizó en su lecho de muerte, leyenda creada en beneficio del héroe.

      El hijo de Constatino, Constancio II, fue arriano hasta su muerte. Luego vino Juliano, pagano. Así que el Imperio se convirtió, ya el 326, en arriano. Como esa historia no gustó a los nicenos posteriores, la niegan, la ocultan, o la minimizan, no hablan de esa época, ni de ese cambio, pero fue asi.

      Por tanto, la conversación es inventada, pero refleja un cambio real y profundo que se dio en Constantino. Si la conversación no fue exactamente así, sería parecida y con el mismo efecto, el cambio de apoyo y paso a apoyar la tesis de Eusebio de Cesarea. Por una vez Constantino acertó. Eusebio de Nicomedia, amigo del otro Eusebio, era una opinión mucho más acertada, dentro de la asunción forzada de la existencia ficticia de Jesucristo.

      La que llamas crisis, realmente un cambio de criterio en asuntos religiosos, es pues historia, no invención. Espero haber respondido a la pregunta.

      Un cordial saludo

      Responder
  6. NINJA WARRIOR

    BUENAS FERNANDO DISCULPE LAS MOLESTIAS, IRÉ EN BUSCA DE SU LIBRO PARA SACARME
    LAS INQUIETUDES QUE ME HA SEMBRADO PERO:
    1- LAS “APARICIONES” DE LA VIRGEN (LOURDES, FÁTIMA CON SUS MENSAJES PROFÉTICOS,
    LOS MENSAJES DE GARABANDAL, TODO ES UN ENGAÑO NOS TOMAN POR TONTOS??
    2- ENTONCES LA PROMESA DE LA 2DA VENIDA EL TRIUNFO DEL BIEN ES OTRA MENTIRA, EL
    MAL GANÓ EN LA TIERRA SIGUE GANANDO.
    3- EL LIBRO DEL APOCALIPSIS CON LA BESTIA O EL ANTICRISTO ES UN DELIRIO??
    4- Y LAS PROFECÍAS DE DANIEL EN LA BIBLIA DEL ANTICRISTO Y LA LLEGADA DEL MESIAS??

    MUCHAS GRACIAS FERNANDO

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Hola Ninja. Hasta ahí no he llegado investigando. Yo sólo sé quiénes crearon todo el Nuevo Testamento y cuándo. Está en el libro, año a año, casi mes a mes.

      Lo del la Parusía es un invento del loco de Lactancio. Si lee
      http://www.sofiaoriginals.com/seis-diez-persecuciones/
      y todos los siguientes conocerá a fondo al fundador del Cristianismo, retratado por él mismo.

      El Mal no gana la Tierra, el Bien fue ocultado por el Mal y la Tierra salió perdiendo. Es hora de recuperar los inicios.

      Todo el Apocalipsis es un delirio, de cabo a rabo.

      Sobre Daniel, propiedad de los judíos, los cristianos no tenemos ningún derecho a hablar.

      Buenas noches …

      Responder
      1. Aletheia

        El Apocalipsis, sea delirio o no, es un panfleto antirromano. La bestia y la gran ramera simbolizan el Imperio de Roma. Nadie que sepa un poquito de la historia del Cristianismo puede sostener, como hace Conde Torréns, que fue escrito por orden de un Emperador de Roma. Es algo así como decir que Mein Kampf fue escrito por orden de los judíos.

        Responder
  7. Salvador Rivas

    bien ya sabemos quien hizo la biblia ya sabemos como o quien creo al cristianismo y en que año y con que intenciones solo nos falta pensar , pensar, pensar, y sacr nuestras propias conclusiones si las quieres sacar, amen…..

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      A nivel individual, sí. Ése deberá ser el primer paso. Luego vendrá adherirse a algún tipo de doctrina que nos guíe bien para satisfacer las ansias de trascendencia, de Perfección y de Felicidad que tiene el ser humano. La hay, la había, pero entre Constantino y Teodosio nos la ocultaron. Y era europea, nuestra, y acertada, pero nuestros antepasados dejaron invadir el mundo de sus conciencias. No se debe consentir ninguna invasión, ni fisica, ni intelectual.

      Nosotros deberemos poner las cosas en su sitio, donde estaban antes de los manipuladores, de los desvergonzados y los mentirosos. Me parece que a nivel colectivo queda bastante camino por recorrer, Salvador … Habrá que cambiar también la historia, para que pase a ser Historia.

      Un cordial saludo.

      Responder
      1. Alberto Coitiño

        Ing. Fernando Conde.

        No tengo oportunidad aún de lee su libro, pero sobre la base de la información disponible y sus respuestas, si doy por ciertos los resultados de su investigación, pienso en el contenido cultural generado durante esos 17 siglos, lo que ha resultado inevitables y que influyen incluso en nuestras actitudes y comportamientos de hoy día, incluso en quienes no son cristianos pero conciben una idea de Dios desde la lectura de la Biblia, considerado libro sagrado. Ni hablar de los inocentes ejecutados durante la inquisición, hechos consumados sobre la base de un invento.

        Pienso también en lo que nos dejó en su momento ciertos contenidos de la novela “El código Da Vinci” de Dan Brown, los que en base a su investigación sería una invención sobre la base de una invención anterior.

        Sinceramente habremos de acostumbrarnos a la incertidumbre y al pragmatismo, desechar certezas y domatismos para acceder a una idea mas cercana, desde nuestra mirada, de la realidad, despojada nuestra mente de creencias y determinismos que en última instancia nos inducen a pensamientos que nos alejan de la realidad.

        Respetables son quienes necesitan de una verdad reveladas como vía de salvar la incomodidad que genera la incertidumbre, la falta de certezas sobre la realidad y la condición humana.

        Responder
        1. Aletheia

          Alberto:

          Dice que comparte las conclusiones de Conde Torréns de que no había cristianos en los siglos I, II y III.

          Esta cita de Suetonio -que Conde Torréns ignoraba, se enteró de ella gracias a mí y, en vez de agradecérmelo, me insulta- demuestra que esa afirmación es falsa: [Nerón] infligió suplicios a los cristianos, que tenían supersticiones nuevas y maliciosas.

          Responder
          1. Alberto Coitiño

            Gayo Suetonio Tranquilo (75-160), escribió alrededor del 120 que el emperador Claudio expulsó de Roma a judíos instigados por un tal ‘Chrestus’:

            Iudaeos, impulsore Chresto, assidue tumultuantis Roma expulit.
            A los judíos, instigados por Chrestus, los expulsó de Roma por sus continuas revueltas

            Vit. Caes., Claud., 25.
            Algunos estudiosos dieron por sentado que el nombre ‘Chrestus’ equivale a ‘Cristo’ y que la diferencia reside simplemente en un problema ortográfico; sin embargo, se trata apenas de una presunción. Chrestus es un nombre común en la Roma imperial, atestiguado en lápidas e inscripciones; en latín significa «buen hombre», «íntegro», «útil», pero también se podía usar en el sentido peyorativo de «simple», «ingenuo», «tonto», y los mismos que defienden esta hipótesis arriesgan que era un apelativo aplicado a los esclavos (entre los que la doctrina cristiana supuestamente tenía más éxito).

            Pero Suetonio dice que el emperador expulsó a judíos, no a cristianos, y Chrestus en el texto aparece como un revoltoso en Roma de alrededor de los años 50 y no un predicador de los 30s en Israel. Más allá del nombre, no parece haber relación entre ‘Chrestus’ y ‘Cristo’.

            Años más tarde Suetonio escribió, en una lista de las actividades realizadas por Nerón:

            Multa sub eo et animadversa severe, et coercita, nec minus instituta […]
            afflicti suppliciis Christiani, genus hominum superstitionis novae ac maleficae.
            Bajo éste [su reinado] se reprimieron y castigaron muchos abusos, dictándose reglamentos muy severos […]
            Nerón infligió suplicios a los cristianos, un género de hombres de una superstición nueva y maligna.

            De Vita Caesarum. Nero, XVI.2.

          2. Alberto Coitiño

            “Pero Suetonio dice que el emperador expulsó a judíos, no a cristianos, y Chrestus en el texto aparece como un revoltoso en Roma de alrededor de los años 50 y no un predicador de los 30s en Israel. Más allá del nombre, no parece haber relación entre ‘Chrestus’ y ‘Cristo’.”

        2. Fernando Conde Torrens

          Tiene que leer el libro – espero que pueda hacerlo, al menos en formato E-book – y tras hacerlo y saber todo lo que se ha podido averiguar, sacándolo de los propios escritos del Nuevo Testamento, sabrá la raíz, el motivo de la creación del Cristianismo, que fue un motivo absurdo, y qué, no obstante, eclipsó, destruyó, arruinó mucho. Nos arruinó el futuro a todos los occidentales. Y debemos recuperarlo, al menos intentarlo. Le puede parecer que soy extremo, pero es porque no sabe lo que se coció en tiempos de Constantino.

          Sobre el Código Da Vinci: En efecto, el Código Da Vinci es un libro imaginativo, una auténtica novela de ficción. Y en el fondo a la jerarquía le ha venido bien, porque lo que luego se discutió es si Jesús estuvo o no liado con la Magdalena, pero no si Jesús existió o no. Es decir, les hizo el juego.

          Sobre “… habremos de acostumbrarnos a la incertidumbre …” Mejor que aceptar la incertidumbre, yo sugeriría leer obras que no hayan pasado al tamiz de los poderosos, que no sean obras de autores consagrados. Y luego ejercer la capacidad de crítica personal, para adherirse a aquello que nos parezca sensato y veraz. Sólo entonces somos nosotros y no manada. Y leyendo bastante, parte de lo que uno lee será una porcion no desdeñable de la Verdad.

          Siobre “Respetables son quienes …” Es respetable su elección, porque no pueden elegir otra cosa, porque no han puesto en marcha su capacidad de crítica personal, porque aún son ovejitas (dicho como parábola, al igual que la de los Evangelios, no en plan peyorativo) que se sienten a gusto si se ven acompañadas de otras ovejitas que piensan como ellas, y seguras si ven un pastor y un perro ladrador rondando. Por su seguridad.

          Hay que dejarles crecer, sin renunciar a la edad que tenemos. Al igual que la edad cronológica, no se puede renunciar a la edad evolutiva. Y, también, igual que el niño no comprende a la persona mayor, ni qué siente, ni por qué actúa no como él, y sólo entiende a los más pequeños, porque él también fue así, lo mismo sucede con los menos evolucionados, como uno que no anda lejos. Sólo comprende a los que son como él, niños. No entiende a los mayores, no entiende que los mayores no quieren ya jugar, como juega él, con sus mismos juguetes. Y se enfurecen, porque los mayores ya no juegan a sus juegos. Hay que dejarles ser niños. Ya crecerán … Y no enfadarmos con ellos, pero claro, ni borracho imitarles.

          Responder
          1. Fernando Conde Torrens

            Lo anterior era a Alberto Coitiño sobre su mensaje de Noviembre 16. Lo que sigue, responde a su mesaje de 17 Noviembre a las 16:59, sobre Suetonio.

            No tengo más remedio que remitirle a lo que yo he averiguado y expuesto en “Año 303. Inventan el Cristianismo.” Si después de leerlo, e incluso estudiar lo que allí digo – y la continuación con más pruebas y escritos que se ofrecen en los Anexos del mismo relacionados con cierta Web – le queda la más mínima duda de la veracidad de la falsificación que supuso la trama cristiana, vuelva por aquí y expóngame sus dudas.

            Antes haré dos consideraciones. Una sobre cómo resolver algo que en verdad nos interesa. Si a alguien le interesa verdaderamente saber si sus creencias son ciertas o no, no puede dudar en gastar tiempo y dinero en un libro, que, además, es de lectura grata y fácil (opiniones de los lectores). No puede pretenderse resolver una duda auténtica, nada menos que existencial, tecleando sobre un ordenador, leyendo entrevistas radiadas, ni siquiera consultando con Wikipedia. Ésta, las entrevistas, los mails, están bien para una duda de menor cuantía, un tema al que estamos dispuestos a dedicarle media hora en total.

            Otra, que no acepto tareas impuestas por alguien que no se quiere ni leer lo que he averiguado. Que se niega a conocer mis hallazgos y se saca la idea de que cierta cita anula algo que ni siquiera sabe qué es. Yo, D. Alberto, me niego a entrar en un mundo de niños. Y a sus juegos, no juego. Esto las personas mayores lo deben ver claro. Los niños, no. Yo sé que Vd. es una persona mayor. Se le nota al escribir. Mi saludo respetuoso.

  8. NINJA WARRIOR

    HOLA FERNANDO ESTOY LEYENDO A LACTANCIO PROPAGANDISTA EN SU SITIO WEB SOFIA-
    ORIGINALS, PERO TODAVÍA TENGO ALGUNOS INTERROGANTES, NO SOBRE ESTE TEMA SINO
    SOBRE ALGUNAS IDEAS SUELTAS QUE PULULAN DENTRO DE MI CABEZA:
    1- ME PUEDE DECIR ENTONCES DE DÓNDE SURGIÓ EL CENTURIÓN ROMANO SAN EXPEDITO
    QUE FUÉ MARTIRIZADO SEGÚN EN LA “PERSECUCIÓN DE DIOCLESIANO” EN ARMENIA?????
    EN EL 303, ME RESULTA “CASUAL” ESTE AÑO POR LA CERCANÍA CON LACTANCIO.
    2- EL SUDARIO DE TURÍN SERÁ OBRA DE LEONARDO DA VINCI COMO SE SOSPECHA???
    3- EL LEGIONARIO SAN ROMAN QUE FUE MARTIRIZADO EN EL 260 TAMBIÉN ES UN INVENTO,
    LE PREGUNTO POR EL AÑO, FUE ANTES DE LACTANCIO Y CONSTANTINO.??
    4- LOS TEMPLARIOS Y CRUZADOS TAMBIÉN FUERON ENGAÑADOS POR ESTA OBRA DE
    LACTANCIO??
    5- Y ENTONCES PARA QUÉ CONSTANTINO MANDÓ A SU MADRE SANTA ELENA A JERUSALEN
    A BUSCAR QUÉ COSA, TAMBIÉN LE MINTIERON??
    6- POR ÚLTIMO QUÉ ME DICE DE PERPETUA LA MARTIR SEGÚN “PERSEGUIDA POR SEVERO”
    FUE EN EL 200 APROXIMADAMENTE, TAMBIÉN ES UN INVENTO ???
    MUCHAS GRACIAS FERNANDO DISCULPE SI SOY TAN PREGUNTÓN.

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      1 En Oriente no hubo Cristianismo alguno hasta Nicea, año 325. Todo mártir anterior es puro cuento, literatura, ficción. Otro invento más.

      2 Es una falsificación más. No estoy seguro de cómo se hizo el fraude, no es mi tema.

      3 Vale la respuesta a pregunta 1. Todo lo anterior al 325, literatura.

      4. Me temo que sí. No creo que supieran griego antiguo (koiné) como para deducirlo ellos solos.

      5 Hay un capítulo dedicado a eso en el libro con una opción verosímil. La realidad auténtica de esta anécdota es de importancia secundaria: Fue en el año 326/327 y para entonces todo estaba ya atado y bien atado, tras Nicea, año 325.

      6. Vale lo mismo que para 1, ficción. Si no se habían inventado, no pudieron ser perseguidos, ya que no existían.

      Nos va a costar a los occidentales acostumbrarnos a pensar en las coordenadas reales. Eso será fácil dentro de 3 generaciones.

      Responder
  9. V.M.

    Hola Fernando:

    Me gustaría saber en qué documentos o fragmentos se basa para afirmar que Eusebio de Cesarea es un Maestro del Conocimiento, como usted le llama, siguiendo la estela de Sócrates, Epicteto, Plotino, etc. Además de los Evangelios, ¿hay algún otro texto de Eusebio en el que se pueda deducir que lo es realmente?

    Un cordial saludo

    Responder
  10. Fernando Conde Torrens

    Estimado V.M: Para investigar en esto del Conocimiento hace falta lo que llamo “pituitaria sutil”, es decir, hay que saber reconocer el Conocimiento cuando lo lees. Si el que hay en Juan y en Santiago lo puso Eusebio de Cesarea, es porque él lo tenía.

    Lo digo ahora conforme se me fue mostrando el tema: Leí despacio la carta de Santiago y vi claro como el agua que un Maestro había escrito los originales escondidos por el interpolador. El autor de los originales era un Maestro del Conocimiento. Sólo una persona así es capaz de escribir eso. Mucho más tarde vino localizar a ese autor inicial, e identificarlo como Eusebio de Cesarea, puesto que él firmó con SIMÓN esa Carta y la Historia eclesiástica.

    Este tema es fundamental y de difícil explicación, porque necesito recurrir a una pregunta al investigador de Ideas: “Señor investigador, ¿está Vd. completamente seguro de que es capaz de distinguir la Verdad Universal del error y la barbaridad? Porque si me dice Vd. que no existe la Verdad Universal, o que yo separo lo que a mí me conviene,en ese caso, lo siento pero Vd. no es interlocutor válido para estos temas porque está incapacitado para investigar sobre tema ideológicos. Le falta la Capacidad de distinguir que da lo que me gusta llamar la “Mente Superior”. Y sin esa Capacidad, todo lo que Vd. crea deducir no vale un pimiento.” Y posiblemente se me enfade.

    UN abrazo, V.M.

    Responder
  11. V.M.

    Hola Fernando:

    En tu libro “Año 303, Inventan el cristianismo”, expones tres pruebas: la doble redacción de los evangelios, las estructuras con las que dotaban a un escrito los antiguos, y por último, las marcas o firmas de SIMON. Con estos tres instrumentos, en el caso de los Evangelios, has identificado que una parte está escrita por Eusebio de Cesarea y otra por Lactancio.

    Quisiera saber si la Filología está suficientemente avanzada como para que un grupo de expertos independientes, usando sus métodos, analice los textos tanto de Eusebio como de Lactancio que has identificado en los evangelios, y que comparen sus estilos con obras firmadas de su puño y letra, como por ejemplo, Historia eclesiástica en el caso Eusebio o Instituciones divinas en el de Lactancio, para confirmar que efectivamente lo que afirmas es cierto. Entiendo que en estas condiciones no sea necesario el requisito tan exigente de poseer esa sabiduría sutil que has comentado en tu anterior respuesta, sino “sólo” un profundo conocimiento filológico.

    ¿Ves factible que se pueda realizar un análisis similiar a corto o medio plazo? ¿Sabes si se ha hecho algo semejante con otros textos?

    Un abrazo

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Estimado V.M. Yo lo que he hecho ha sido descubrir instrumentos nuevos, que la Filología no tenía, ni tiene al presente, como la doble redacción con ideas opuestas, o las estructuras, desconocidas hasta ahora, que Lactancio mantiene iguales en supuestos autores distintos, como Mateo, Lucas, Pedro o Judas, o los acrósticos de SIMÓN. Y lo he expuesto detalladamente entre el libro y la Web. Lo que pueden hacer los filólogos profesionales es revisar las aportaciones nuevas, ver si son correctas o no. Si lo son, reconocerlo de manera pública y clara, incluyéndome. Si encuentran pegas en alguna de las pruebas, indicarlo del mismo modo. Y debatiremos sobre esos fallos.

      Pero me parecería un absurdo que los estudios que no se han iniciado en 150 años, con medios filológicos anteriores a mi libro, se empiecen ahora a toda prisa SIN ANALIZAR E IGNORANDO LOS NUEVOS MÉTODOS ENCONTRADOS POR UN INGENIERO INDUSTRIAL. Sinceramente, me niego a que se ignore lo que aporto en el libro. Que se analicen mis pruebas y que, si son incorrectas, se me diga en qué yerran.

      Sobre las condiciones para entrar en el terreno ideológico sin Capacidad de distinguir entre la Verdad y la falsedad, léanse los 3 primeros artículos del Método primero o filológico, que está en la Web. Que personas sin Capacidad de distinguir entren en estudiar los Evangelios y pretendan que sus conclusiones tengan validez es un absurdo.

      Se han aportado instrumentos nuevos. Estúdiense y véanse sus frutos.

      Responder
      1. Aletheia

        Veo también que Fernando Conde Torréns dice la falsedad -esta vez no digo “mentira” porque se lo atribuyo a su inconmensurable ignorancia en Humanidades- de que ha descubierto la técnica de “la doble redacción con ideas opuestas”.

        Eso es como si yo digo que he descubierto el Mediterráneo. Eso es algo muy viejo y, por ejemplo, se ha utilizado mucho en los estudios sobre el Evangelio de Juan, que es obra de varios autores y por eso tiene contradicciones internas, cosa que ignora el ingeniero jubilado porque lo único que ha hecho es jugar a buscar en los textos las letras s, i, m, o y n.

        Responder
    2. Aletheia

      V.M.

      Los métodos de Conde Torréns no son científicos. Son esoterismo en estado puro.

      Como ya he dicho más de una vez, Conde Torréns desconocía una cita de Suetonio en la que menciona la persecución de Nerón a los cristianos, lo cual desmiente su mentirosa afirmación de que no había cristianos en los siglos I, II y III.

      En sus libros y web no las cita, lo cual quiere decir que la desconocía y que es un gran ignorante en historia. Y, si la conocía pero la ha omitido porque va contra sus intereses, entonces carece de honestidad intelectual. Él debe elegir si es un ignorante o un deshonesto.

      Responder
      1. Fernando Conde Torrens

        Dirigido a V.M.

        Este alevín de inquisidor se dedica ahora a apostrofar mis comentarios a diversos foristas para meter cizaña. He tenido con él una larga y desagradable Tertulia que está en:

        http://www.sofiaoriginals.com/ano-303-tertulia-desagradable-con-aletheia-1/
        http://www.sofiaoriginals.com/ano-303-tertulia-desagradable-con-aletheia-2/
        http://www.sofiaoriginals.com/ano-303-tertulia-desagradable-con-aletheia-y-3/

        En ellas se ve que no se ha leído el libro, ni piensa leerlo, con lo que sus críticas se hacen en el vacío, basándose en comentarios en Foros, pero no en mi tesis y mis pruebas. Por eso le digo que primero se lea lo que defiendo y luego ataque si tiene argumentos.

        Se empeña en que yo estudie a Suetonio. Yo he obtenido lo que he obtenido analizando los Textos del Nuevo Testamento. En ellos están las pruebas dejadas por Eusebio de que muchos de ellos son obra suya.

        Responder
        1. Aletheia

          Miente. Si hubiese estudiado a Suetonio hubiese encontrado esta cita: “Los cristianos, clase de hombres llenos de supersticiones nuevas y peligrosas, fueron entregados al suplicio”

          Esta cita no aparece en su libro porque usted la desconocía y, si la desconocía, es porque no ha estudiado a Suetonio. Para escribir sobre el Cristianismo primitivo hay que leer los libros cristianos y los libros no cristianos que hablan sobre el Cristianismo, cosa que usted no ha hecho.

          Responder
  12. Fernando Conde Torrens

    Bastante después de responder a tu pregunta, V.M., me vino la idea de que si alguien quisiera echar tierra sobre mis hallazgos haría algo muy parecido a lo que tú indicas en tu post: Se convocaría una reunión de Filólogos e Historiadores muy afines a la falsificación, no leerían nada de lo que yo he descubierto, no aplicarión nada de lo hallado y explicado en el libro, lo ignorarían sistemáticamente, y emplearían unos instrumentos “ad hoc”, cuidadosamente seleccionados, para que el resultado fuera lo que ellos defienden y el “consenso” que han forzado a lo largo de los últimos 150 años, que Cristo existió, que Pablo existió, que había Cristianismo en el siglo II de manera indudable, y que cualquier afirmación que niegue esto es propia de un ignorante, con referencia lejana a “Año 303”.

    Y firmarían el supuesto estudio Catedráticos y Rectores a montón. Con ello pretenderían asestar un duro golpe a lo desvelado en el libro. Y lo presentarían a los medios de comunicación más importantes, para que le dieran toda la publicidad que algunos no han dado al libro.

    Entiendo que lo que procede es que haya un análisis sereno y leal a lo que se ha aportado, aunque lo haya hecho una persona ajena al ramo de la Filología y la Historia. Y se juzguen las nuevas aportaciones con ganas de querer saber la verdad histórica, no con empeño de mantener las viejas creencias a las que sólo apoya una minoría de ciudadanos. Así ha actuado siempre la Ciencia, con honestidad, sin prejuicios, buscando la Verdad. Lo otro, negarse a leer las nuevas aportaciones, no es propio de científicos, sino de propagandistas cegados por su fanatismo.

    Espero que la mayoría de Filólogos e Historiadores no pertenezcan al, ni se dejen vencer por, el grupo de fanáticos, más activos, eso sí, que el resto de profesionales.

    Un saludo.

    Responder
    1. Aletheia

      Para echar por tierra sus mentiras no es necesaria ninguna reunión de filólogos e historiadores. Basta con leer la Vida de Nerón escrita por Suetonio, en la que dice lo siguiente: “Los cristianos, clase de hombres llenos de supersticiones nuevas y peligrosas, fueron entregados al suplicio”

      Esa cita echa por tierra todos sus libros de esoterismo.

      Responder
  13. William Boney

    Sus argumentos tienen tanta validez como los argumentos del catolicismo para acreditar y justificar la verdad de su fundacion, de su fundador y de su historia a travez de los siglos. Me pregunto como es que si esto es un invento, ha podido persistir a travez de 2000 años y mas (tomando en cuenta el Antiguo Testamento)?. Pero en fin, para mi sus argumentos NO TIENEN VALIDEZ, asi como para usted los nuestros tampoco la tienen..Todo es cuestion de FE, de CERTEZA y de CONOCIMIENTO de DIOS, de JESUCRISTO, de su SANTISIMA MADRE MARIA , de los santos y todo lo que envuelve a la UNICA y VERDADERA iglesia que fundo JESUCRISTO ((la catolica, POR SUPUESTO ¡¡)),,,LA FE ES LO QUE DIFERENCIA A UNOS DE OTROS,,Y LA FE ES LA QUE SALVA,,,,HA,,Y PRONTO, YA FALTA POCO SABREMOS QUIEN TIENE LA RAZON,,,JESUCRISTO VIENE DE NUEVO,,,,si tiene la fortuna y gacia de poderlo ver, dira al final,,,”QUE PENDEJO FUI,,,JESUCRISTO SI EXISTE”,,pero para usted (y para los que no ceen) sera demasiado tarde ¡¡¡

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Parece que no respondí a su comentario, William. Lo hago ahora.

      Dice: ” para mí sus argumentos NO TIENEN VALIDEZ, asi como para usted los nuestros tampoco la tienen”. Aceptada su posiciòn. Tras aceptarla, le diré algo: Yo me he dedicado durante años – 12 para cada investigación – a saber los argumentos oficiales. Los he estudiado por activa y por pasiva. Dígame que, al menos, Vd. ha dedicado las horas que sean para leer mis argumentos, expuestos en el libro …

      Sigue: “Todo es cuestion de FE”. Eso puede ser váldio para Vd. Me parece aceptable. Pero para Vd. Hay muchos que queremos saber, tener pruebas, tener un criterio propio de las cosas importantes. Y a ésos la fe no nos resulta suficiente, Es más, la desechamos como comoponente de nuestra ecuación. Para estas personas está escrito el libro, no para los que se rigen por lo que se rige Vd.

      Su comentario final: “dirá al final,,,”QUÉ PENDEJO FUI … JESUCRISTO SÍ EXISTE”, pero para usted (y para los que no creen) será demasiado tarde ¡¡¡” Comprendo que con estos criterios hechos suyos, no quiera saber nada de mi libro. NO LO LEA, WILLIAM.

      Siga Vd. con la religión que le sirve. De paso que hace novenas, va a misa y reza rosarios, procure ayudar a sus vecinos, a sus familiares, sea una buena persona, sea tolerante con los que no piensan exactamente como Vd., cree buen ambiente alrededor, hágase niño con los niños, reparta felicidad y sonrisas. Y nos veremos al Otro Lado, ya lo verá …

      Responder
  14. Aletheia

    Fernando Conde Torréns dice que no había cristianos en los siglos I, II y III. Sin embargo, hacia el año 120, Suetonio escribió esto sobre Nerón: “Los cristianos, clase de hombres llenos de supersticiones nuevas y maliciosas, fueron entregados al suplicio”

    Estas 15 palabras, que el señor Conde Torréns desconocía, derrumban las 700 páginas de su libro.

    Responder
  15. Fernando Conde Torrens

    He decidido no responder a ningún “aprendiz de detractor” o “alevín de inquisidor” que se niegue a conocer a fondo lo que he descubierto y expongo en mi libro “Año 303. Inventan el Cristianismo”.

    Estoy hasta el gorro de que, ignorando voluntariamente mis descubrimientos y pruebas, se arroguen la capacidad de ponerme tarea.

    El tiempo de la Inquisición ya pasó.
    El “ordeno y mando” ya pasó.
    El “yo tengo toda la razón y todos los que me llevan la contraria no son dignos ni de ser siquiera oídos”, ya pasó.

    Si alguien quiere refutar mis pruebas, primero que las conozca y luego hablamos. Ya está bien de imposiciones, cerrazón mental, despotismo, mentiras, calumnias y cinismo.

    He escrito un libro de 721 páginas, detallando año a año como fraguaron el Cristianismo dos personas, Lactancio y Eusebio de Cesarea, Sólo hablaré sobre el tema con auténticos científicos, como yo lo soy. No con fanáticos, ni con personas acientíficas. Es perder el tiempo, el mío y el de los Foristas que lean semejantes desvaríos.

    Fin de la comunicación.

    Responder
    1. Aletheia

      ¿Aportar una cita de Suetonio que usted desconocía es ser inquisidor? ¡Hay que ver cómo se pone porque Suetonio desmonte con 15 palabras las 721 páginas de su libro!

      Responder
  16. Fernando Conde Torrens

    Los del gueto ideoilógico.

    Viven en su mundo, un mundo poblado por muy pocas personas, sólo los fanáticos como ellos. Entre ellos se jalean y se dan palmaditas en la espalda, animándose mutuamente. Viven en su universo ideológico particular, sin darse cuenta de que se han quedado atrasados en el tiempo y en las ideas. Debieran haber nacido 600 años antes, antes del descubrimiento de América, y ser de los de a caballo.

    Si fueran discretos, si procuraran pasar desapercibidos, tendrían mejor futuro, pero no. Tal vez porque deben hacer proselitismo activo, divulgan sus ideas con ocasión y sin ella, y sus contiguos lo perciben. Y terminan por ser rechazados por el entorno. Cuando cumplan años, cuando les reconozcan en cada sitio que pisen, se darán cuenta de que no pueden hablar con nadie, porque todo el mundo les vuelve la espalda y los desprecia.

    Se volverán amargados y, en su ya enfermiza ceguera, pensarán que el mundo está perdido, que se han perdido los valores. Y se tendrán que reunir sólo los del gueto, comer sólo ellos, charlar sólo ellos, los que queden, porque nadie más los admite.

    Es triste, pero ésa es la realidad. Ellos se lo han ganado a pulso, con su intolerancia, sus ideas rancias y su lengua viperina. Lo suyo es la insensatez. Y luego se quejan de que no se les comprende. No, no es que no se les comprenda, es que, por su forma de ser, todo el mundo normal quiere estar lejos de ellos, tratarlos lo menos posible.

    Ésa es mi postura, no es que huya, es que me dan náuseas su prepotencia y su ceguera, el absurdo del que parten, de querer criticar sin saber qué demonios están criticando, porque se niegan a leer y a saber. Anda y que los zurzan …

    Responder
    1. Aletheia

      Usted desconocía la cita de Suetonio sobre la persecución de Nerón a los cristianos que derrumba su “tesis” y, como es solo una frase, no puede agarrarse a la delirante mentira de que es un acróstico.

      En lugar de aceptar con humildad su error, agarra una pataleta y huye del debate.

      Responder
    1. Aletheia

      Tiene gracia que me llame ignorante un señor que ignoraba esa importante cita de Suetonio sobre los cristianos que desmonta su tesis. ¿O la conocía pero no la ha metido en su novela porque desmiente su “tesis”.

      Si la ignoraba, tiene gracia que me llame ignorante. Si la conocía pero la ha ocultado, carece de honestidad. Usted elige.

      Responder
    1. Aletheia

      Tengo mejores cosas en las que gastar mi dinero. Le he dicho varias veces que miente. Una prueba más de que es un mentiroso es que, unos mensajes atrás, ha escrito “fin de la comunicación” y sigue escribiendo.

      Parece que le ha escocido mucho enterarse de esa cita de Suetonio que usted ignoraba sobre Nerón y los cristianos.

      ¿No pedía antes que refutásemos sus afirmaciones? Ya lo ha hecho Suetonio.

      Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Estimado Webmaster: Le ofrecí terminar la discusión. Yo no deseo discutir más con él.

      Está claro que ya hemos dicho lo que tenemos que decir. Lo que no desearía sería que nos vetase a los dos y mensajes de foristas educados que se dirigieran a alguno de los dos quedaran sin respuesta, máxime cuando el inicio del hilo fue hecho por mí.

      Yo no deseo responder a más mensajes de Aletheia. Yo no diré nada destinado a él y tal vez él pudiera no dedicarme ningún mensaje más. Como alternativa, me gustaría saber qué puedo responder que merezca su aprobacion y que no suponga callar y supuestamente “huir”. ¿”Lea primero mi libro” podría ser una respuesta aceptable?

      Confío en su criterio y lamento haberle hecho intervenir.

      Responder
  17. Aletheia

    Sr. Conde:

    Usted es ingeniero, yo historiador. Lo que usted llama “tareas impuestas” es lo que es imprescindible realizar si quiere que su trabajo pueda calificarse de científico y no de pseudocientífico. Simplemente, le estoy explicando cómo funciona la Ciencia, esa cosa que tanto odia.

    Esa cita de Suetonio desmonta toda su “tesis” porque demuestra que había cristianos en el siglo I.

    Conociendo esa cita de Suetonio que usted desconocía y que ha conocido gracias a mí (¡y no me da las gracias por enseñarle algo que no sabía!), nadie necesita leer su libro porque sabe que su afirmación de que no había cristianos en los siglos I, II y III no se sostiene.

    Responder
  18. Juan

    Fernando tantos años de estudio y te han servido de poco.
    ¿No has leido a otros historiadores de antes del 303, confirmando la existencia de Cristo y los cristianos, como por ejemplo Flavio Josefo?

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Pues claro que lo he estudiado y leído, Juan. Pero lo que se demuestra en el libro es que esos pasajes que hablan de Jesús y Cía no fueron escritos por Flavio Josefo en el siglo I, sino por Eusebio de Cesarea en el siglo IV, a las órdenes de Constantino. Eso se demuestra en el libro.

      Responder
      1. Juan

        • TÁCITO (c. 56-120) A Tácito se le considera uno de los grandes historiadores de la Roma antigua. Su obra Anales trata la historia del Imperio romano desde el año 14 hasta el 68 (Jesús murió en el año 33). Tácito escribió que el gran incendio que devastó la ciudad de Roma en el año 64 se le atribuyó al emperador Nerón, pero que Nerón culpó del incendio a los cristianos “para acabar con los rumores”. Luego añadió: “Aquel de quien tomaban el nombre, Cristo, había sido ejecutado en el reinado de Tiberio por el procurador Poncio Pilato” (Anales, XV, 44).

        SUETONIO (c. 69-d. 122) En su obra Vida de los césares, el historiador romano Suetonio narró los sucesos acontecidos en los reinados de los primeros once emperadores romanos. En la sección dedicada a Claudio, hizo referencia a unos disturbios que surgieron entre los judíos de Roma, tal vez provocados por disputas a causa de Jesús (Hechos 18:2). Suetonio escribió: “Puesto que los judíos constantemente causaban disturbios por instigación de Cresto [Cristo], él [Claudio] los expulsó de Roma” (El divino Claudio, XXV, 4). Aunque culpó erróneamente a Jesús de generar disturbios, Suetonio no dudó de su existencia.

        PLINIO EL JOVEN (c. 61-113) Fue escritor y gobernador de Bitinia (actual Turquía). En una carta que envió al emperador romano Trajano, Plinio le preguntó cómo debía tratar a los cristianos. Le dijo que había intentado obligarlos a renegar de su fe y que había ejecutado a todos los que se negaron a hacerlo. Agregó: “Quienes repitieron conmigo una invocación a los dioses [paganos] y ofrecieron ritos religiosos con vino e incienso delante de tu estatua […] y maldijeron a Cristo […,] pensé apropiado absolverlos” (Plinio el Joven, Cartas, Libro X, XCVI).

        FLAVIO JOSEFO (c. 37-100) Josefo, historiador y sacerdote judío, escribió que Anás, sumo sacerdote que continuó ejerciendo mucha influencia política, hizo lo siguiente: “Reunió el sanedrín [el tribunal supremo judío]. Llamó a juicio al hermano de Jesús que se llamó Cristo; su nombre era Jacobo [o Santiago]” (Antigüedades judías, XX, 200).

        Responder
      1. Juan

        • TÁCITO (c. 56-120) A Tácito se le considera uno de los grandes historiadores de la Roma antigua. Su obra Anales trata la historia del Imperio romano desde el año 14 hasta el 68 (Jesús murió en el año 33). Tácito escribió que el gran incendio que devastó la ciudad de Roma en el año 64 se le atribuyó al emperador Nerón, pero que Nerón culpó del incendio a los cristianos “para acabar con los rumores”. Luego añadió: “Aquel de quien tomaban el nombre, Cristo, había sido ejecutado en el reinado de Tiberio por el procurador Poncio Pilato” (Anales, XV, 44).

        SUETONIO (c. 69-d. 122) En su obra Vida de los césares, el historiador romano Suetonio narró los sucesos acontecidos en los reinados de los primeros once emperadores romanos. En la sección dedicada a Claudio, hizo referencia a unos disturbios que surgieron entre los judíos de Roma, tal vez provocados por disputas a causa de Jesús (Hechos 18:2). Suetonio escribió: “Puesto que los judíos constantemente causaban disturbios por instigación de Cresto [Cristo], él [Claudio] los expulsó de Roma” (El divino Claudio, XXV, 4). Aunque culpó erróneamente a Jesús de generar disturbios, Suetonio no dudó de su existencia.

        PLINIO EL JOVEN (c. 61-113) Fue escritor y gobernador de Bitinia (actual Turquía). En una carta que envió al emperador romano Trajano, Plinio le preguntó cómo debía tratar a los cristianos. Le dijo que había intentado obligarlos a renegar de su fe y que había ejecutado a todos los que se negaron a hacerlo. Agregó: “Quienes repitieron conmigo una invocación a los dioses [paganos] y ofrecieron ritos religiosos con vino e incienso delante de tu estatua […] y maldijeron a Cristo […,] pensé apropiado absolverlos” (Plinio el Joven, Cartas, Libro X, XCVI).

        FLAVIO JOSEFO (c. 37-100) Josefo, historiador y sacerdote judío, escribió que Anás, sumo sacerdote que continuó ejerciendo mucha influencia política, hizo lo siguiente: “Reunió el sanedrín [el tribunal supremo judío]. Llamó a juicio al hermano de Jesús que se llamó Cristo; su nombre era Jacobo [o Santiago]” (Antigüedades judías, XX, 200).

        Responder
  19. Juan

    • TÁCITO (c. 56-120) A Tácito se le considera uno de los grandes historiadores de la Roma antigua. Su obra Anales trata la historia del Imperio romano desde el año 14 hasta el 68 (Jesús murió en el año 33). Tácito escribió que el gran incendio que devastó la ciudad de Roma en el año 64 se le atribuyó al emperador Nerón, pero que Nerón culpó del incendio a los cristianos “para acabar con los rumores”. Luego añadió: “Aquel de quien tomaban el nombre, Cristo, había sido ejecutado en el reinado de Tiberio por el procurador Poncio Pilato” (Anales, XV, 44).

    SUETONIO (c. 69-d. 122) En su obra Vida de los césares, el historiador romano Suetonio narró los sucesos acontecidos en los reinados de los primeros once emperadores romanos. En la sección dedicada a Claudio, hizo referencia a unos disturbios que surgieron entre los judíos de Roma, tal vez provocados por disputas a causa de Jesús (Hechos 18:2). Suetonio escribió: “Puesto que los judíos constantemente causaban disturbios por instigación de Cresto [Cristo], él [Claudio] los expulsó de Roma” (El divino Claudio, XXV, 4). Aunque culpó erróneamente a Jesús de generar disturbios, Suetonio no dudó de su existencia.

    PLINIO EL JOVEN (c. 61-113) Fue escritor y gobernador de Bitinia (actual Turquía). En una carta que envió al emperador romano Trajano, Plinio le preguntó cómo debía tratar a los cristianos. Le dijo que había intentado obligarlos a renegar de su fe y que había ejecutado a todos los que se negaron a hacerlo. Agregó: “Quienes repitieron conmigo una invocación a los dioses [paganos] y ofrecieron ritos religiosos con vino e incienso delante de tu estatua […] y maldijeron a Cristo […,] pensé apropiado absolverlos” (Plinio el Joven, Cartas, Libro X, XCVI).

    FLAVIO JOSEFO (c. 37-100) Josefo, historiador y sacerdote judío, escribió que Anás, sumo sacerdote que continuó ejerciendo mucha influencia política, hizo lo siguiente: “Reunió el sanedrín [el tribunal supremo judío]. Llamó a juicio al hermano de Jesús que se llamó Cristo; su nombre era Jacobo [o Santiago]” (Antigüedades judías, XX, 200).

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Que sí, Juan, que sí, que eso es lo que dice la falsificación y todo el mundo se ha creído, hasta Wikipedia, pero que todo eso es falsedad. ¿Cómo crees que puedo haber escrito y editado un libro si no supiera el ABC que se sabe en cuanto empiezas a enterarte un poco del Cristianismo primitivo, dedicandole los minutos que tú les has dedicado? Me ha costado 31 años aclararme del todo y obtener las pruebas.

      Gracias por tu intencion, Juan, pero lo sé desde hace unos … 24 años. Y es, por mucho que te sorprenda, todo falso. Sólo saldrás de tu extrañeza si te lees el libro. Y no te lo digo para vender un libro más, sino porque me has dicho lo que me has dicho.

      Si el tema de tus creencias te interesan realmente, de verdad de la buena, ¿será mucho esfuerzo dedicarle unos euros y unas horas, o prefieres tal vez seguir engañado el resto de tu vida? A mí me entró la duda cuando tenía 39 años e investigué, y yo ya no me moriré engañado, fíjate …

      Responder
      1. Aletheia

        Juan:

        Se te ha olvidado añadir una cita de la Vita Neronis de Suetonio que menciona la persecución de Nerón a los cristianos y que, en 24 años de “estudio”, el señor Conde Torréns no ha sabido de ella hasta que se lo he dicho yo y le he pillado con el pie cambiado.

        Y, como supondrás, el señor Conde miente cuando dice que tiene pruebas de que esos textos están falsificados y morirá sin que nadie lo recuerde por esos libros. Los que ahora le creen, le dejarán de creer cuando maduren mentalmente.

        Responder
      2. Juan

        Fernando no he leido tu libro y sin duda que contendrá detalles históricos interesantes, pero la conclusión a la que has llegado, con todos mis respetos, es errónea.
        La religión que nació con Constantino no fue el cristianismo sino el catolicismo.
        Otra cosa, no solo he dedicado unos minutos al tema de Jesús. Llevo 35 años leyendo, estudiando y practicando nuestro libro sagrado, la Bíblia, así que conozco bien los evangelios donde se habla de la figura de Jesús. No soy historiador pero me encanta la historia y me documento sobre ella.
        Te envio comentarios de historiadores y personajes reconocidos sobre la vida de Jesús:

        • Michael Grant, historiador y experto en antigüedad clásica, señaló: “Si, como debemos, aplicamos al Nuevo Testamento el mismo criterio que debemos aplicar a otros escritos antiguos que contienen información histórica, no podemos rechazar la existencia de Jesús, así como no podemos rechazar la existencia de muchísimos personajes paganos cuya historicidad nunca se pone en duda”.

        • Rudolf Bultmann, profesor de Estudios del Nuevo Testamento, dijo: “La duda de si Jesús realmente existió carece de fundamento y no vale la pena discutir sobre ello. Nadie puede cuestionar que Jesús fundó el movimiento histórico cuya etapa inicial más característica fue la comunidad primitiva [de cristianos] de Palestina”.

        • Will Durant, historiador, escritor y filósofo, afirmó: “Que unos pocos hombres sencillos [los escritores de los Evangelios] hubiesen podido, en una generación, haber inventado una personalidad tan poderosa y atractiva, una ética tan elevada y una concepción tan confortadora de la hermandad humana, sería un milagro mucho más increíble que cualquiera de los consignados en los Evangelios”.

        • Albert Einstein, físico alemán de origen judío, declaró: “Aunque soy judío, la figura del Nazareno me resulta fascinante”. Cuando se le preguntó si consideraba a Jesús un personaje histórico, respondió: “¡Por supuesto! Nadie puede leer los Evangelios sin sentir la presencia de Jesús. Su personalidad palpita en cada palabra. Ningún mito está tan lleno de vida”.

        Responder
        1. Fernando Conde Torrens

          Juan, cuando uno ha investigado y conseguido pruebas escritas – los propios capítulos de los Evangelios originales – de que todo el Nuevo Testamento es una falsificacion del siglo IV, las opiniones de eruditos anteriores a tal hallazgo no son ya pruebas de nada. Sino de que se han creído la falsifiación, como el caso de Einstein, o la propagan por interés propio, tal vez se han dedicado toda su vida a escribir y enseñar sobre Jesucristo y su historia, tal vez en alguna Institución o Universidad eclasial.

          Como ya he repetido en varios sitios, tengo ganas de que algún detractor, me escriba y me diga: “Sr. Conde, he leído su libro y Vd. en la pagina XX del mismo (tiene 721 para elegir) se ha columpiado.” Ánimo valientes …

          Lo cierto es que el libro está a la venta desde el pasado Abril. Han pasado ocho meses y en este tiempo NADIE me ha presentado la menor objeción a mis hallazgos y pruebas, NADIE. Se han vendido 1.300 libros. ¿No los ha leído ni un solo Historiador, ni un solo Filólogo en Clásicas? ¿Ningún titulado se interesa por la veracidad histórica de sus ideas cristianas? NADIE, Juan, ninguno.

          Mientras persista esta situaciòn, todos los mensajes alabando la falsificación me los paso por debajo del brazo. Si quiere rebatirme, tenga la valentía de leer qué defiendo y qué pruebas aporto, Entretanto, sus objeciones sólo demuestran al personal que a Vd, le gusta mucho la falsificación, que es un entusiasta. Y eso lo acepto, me parece perfecto, allá Vd. Pero, por favor y en su propio beneficio, no objete a algo que no conoce. Antes de objetar, entérese.

          Responder
          1. Aletheia

            Sr. Conde:

            Si, como reconoce, no es historiador, debe aceptar humildemente que los que sí lo somos le demos lecciones de cómo se investiga la Historia, algo que se niega a aceptar con prepotencia.

            Usted no ha hecho ningún hallazgo.

            Aparte de que no ha descubierto ninguna falsificación, las 15 palabras de Suetonio sobre la persecución de Nerón a los cristianos derrumba todas sus afirmaciones. Naturalmente, no es esa la única prueba de sus falsas afirmaciones, pero se la restriego porque la desconocía, lo cual deja bien claro que no ha hecho ningún estudio.

            El que ningún lector de su libro le haya hecho objeciones solo significa que sus lectores son ignorantes en historia.

  20. Juan

    Fernando no he leido tu libro y sin duda que contendrá detalles históricos interesantes, pero la conclusión a la que has llegado, con todos mis respetos, es errónea.
    La religión que nació con Constantino no fue el cristianismo sino el catolicismo.
    Otra cosa, no solo he dedicado unos minutos al tema de Jesús. Llevo 35 años leyendo, estudiando y practicando nuestro libro sagrado, la Bíblia, así que conozco bien los evangelios donde se habla de la figura de Jesús. No soy historiador pero me encanta la historia y me documento sobre ella.
    Te envio comentarios de historiadores y personajes reconocidos sobre la vida de Jesús:

    • Michael Grant, historiador y experto en antigüedad clásica, señaló: “Si, como debemos, aplicamos al Nuevo Testamento el mismo criterio que debemos aplicar a otros escritos antiguos que contienen información histórica, no podemos rechazar la existencia de Jesús, así como no podemos rechazar la existencia de muchísimos personajes paganos cuya historicidad nunca se pone en duda”.

    • Rudolf Bultmann, profesor de Estudios del Nuevo Testamento, dijo: “La duda de si Jesús realmente existió carece de fundamento y no vale la pena discutir sobre ello. Nadie puede cuestionar que Jesús fundó el movimiento histórico cuya etapa inicial más característica fue la comunidad primitiva [de cristianos] de Palestina”.

    • Will Durant, historiador, escritor y filósofo, afirmó: “Que unos pocos hombres sencillos [los escritores de los Evangelios] hubiesen podido, en una generación, haber inventado una personalidad tan poderosa y atractiva, una ética tan elevada y una concepción tan confortadora de la hermandad humana, sería un milagro mucho más increíble que cualquiera de los consignados en los Evangelios”.

    • Albert Einstein, físico alemán de origen judío, declaró: “Aunque soy judío, la figura del Nazareno me resulta fascinante”. Cuando se le preguntó si consideraba a Jesús un personaje histórico, respondió: “¡Por supuesto! Nadie puede leer los Evangelios sin sentir la presencia de Jesús. Su personalidad palpita en cada palabra. Ningún mito está tan lleno de vida”.

    Responder
  21. Juan

    La Bíblia,Un libro digno de confianza.
    Roma en la historia bíblica

    JESÚS fundó el cristianismo, y sus seguidores lo difundieron por todo el mundo en tiempos del Imperio romano. Todavía pueden verse calzadas, acueductos y monumentos romanos en países como Gran Bretaña, España y Egipto. Esos vestigios son reales, y nos recuerdan que Jesús y sus apóstoles —así como la historia de sus hechos y palabras— también lo fueron. Por ejemplo, si uno camina por la antigua Vía Apia, estará yendo por la misma ruta que el apóstol Pablo recorrió en su viaje a Roma (Hechos 28:15, 16).
    Historia fiable

    El registro bíblico de las actividades de Jesús y sus discípulos incluye numerosas referencias a hechos históricos del siglo primero. Observe la precisión con que el escritor bíblico Lucas señaló el año que vio dos acontecimientos de excepcional importancia, a saber, el comienzo del ministerio de Juan el Bautista y el bautismo de Jesús, cuando este se convirtió en el Cristo, o Mesías. Lucas dejó constancia de que ambos hechos ocurrieron en “el año decimoquinto del reinado de Tiberio César [29 de nuestra era], cuando Poncio Pilato era gobernador de Judea, y Herodes era gobernante de distrito de Galilea” (Lucas 3:1-3, 21). El evangelista mencionó también los nombres de otros cuatro funcionarios importantes: Filipo (hermano de Herodes), Lisanias, Anás y Caifás. Estos siete nombres han sido confirmados por historiadores seglares. De momento, hablaremos de Tiberio, Pilato y Herodes.

    TIBERIO CÉSAR es muy conocido, y su efigie aparece en varias obras de arte. El Senado romano lo nombró emperador el 15 de septiembre del año 14 de nuestra era, cuando Jesús tenía unos 15 años de edad.

    PONCIO PILATO: su nombre y el de Tiberio se mencionan en un relato del historiador romano Tácito fechado poco después de que se terminara de escribir la Biblia. Con respecto al término cristiano, Tácito dijo: “El autor de este nombre fue Cristo, el cual, imperando Tiberio, había sido justiciado por orden de Poncio Pilato, procurador de la Judea”.

    HERODES ANTÍPAS fue famoso por haber fundado junto al mar de Galilea la ciudad de Tiberíades, en la que instaló su residencia. Posiblemente fue allí donde ordenó que se le cortara la cabeza a Juan el Bautista.
    Los relatos bíblicos también hacen referencia a sucesos notables ocurridos en la época romana. Respecto al tiempo del nacimiento de Jesús, leemos: “Ahora bien, en aquellos días salió un decreto de César Augusto de que se inscribiera toda la tierra habitada (esta primera inscripción se efectuó cuando Quirinio era el gobernador de Siria); y todos se pusieron a viajar para inscribirse, cada uno a su propia ciudad” (Lucas 2:1-3).

    Tanto Tácito como el historiador judío Josefo nombran a Quirinio. Y la confirmación de que se produjo este tipo de inscripciones se halla en un edicto de un gobernador romano que se conserva en la Biblioteca Británica. Dice así: “Siendo inminente el censo de cada casa, es necesario intimar a todos los que por cualquier causa residan fuera de los [distritos], que vuelvan a sus propios domicilios”.
    Las Escrituras también dicen que hubo “una gran hambre […] en el tiempo [del emperador romano] Claudio” (Hechos 11:28). Josefo, quien vivió en el primer siglo, corrobora este hecho: “En aquel momento la ciudad sufría por el hambre, y muchos morían”.

    Además, en Hechos 18:2 leemos que “Claudio había ordenado que todos los judíos se fueran de Roma”. Esto queda confirmado por una biografía suya escrita por el historiador romano Suetonio alrededor del año 121. Claudio “expulsó de Roma a los judíos”, dice Suetonio, y añade que los judíos “provocaban alborotos continuamente” debido a su hostilidad hacia los cristianos.

    Más o menos por el tiempo en que tuvo lugar aquella hambre, Herodes Agripa, vestido con “ropaje real”, pronunció un discurso ante un público entregado que respondió gritando: “¡Voz de un dios, y no de un hombre!”. Entonces, “llegó a estar comido de gusanos, y expiró” (Hechos 12:21-23). Josefo también documentó el hecho, agregando algunos detalles, entre ellos que Agripa pronunció su discurso “cubierto con una vestidura admirablemente tejida de plata”, que “empezó a sentir dolores en el vientre, violentísimos desde el comienzo”, y que murió cinco días más tarde.

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Juan, no sé si ha escrito algún libro. Yo sí, varios.Y entre ellos dos novelas históricas. Le diré cómo se hace. Eusebio de Cesarea era mejro historiador que yo, que soy un simple aficionado.

      Se piensa en qué época se va a situar la novela. Se estudia esa época, y el lugar donde se desarrollará la acción. Se toman varios personajes históricos de esa época y lugar. Y luego se inventan personajes ficticios, imaginativos, para decir a través de ellos lo que se desea decir.

      Yo me he inventado a Eladio, sobrino supuesto de Eusebio, para poder explicar las estructuras con detalle. Y me he inventado a Yela, una esclava germana joven y guapa, para poder poner escenas de sexo en el libro. Y a alguno más, como el amigo de Osio.

      Pero para ser exactos, científicos, hay que distinguir entre los personajes reales, históricos, y los personajes de fiucción, que son los que dan el mensaje que se quiere dar al escribir. Los que viven de la falsificación no distinguen, claro, Juan, claro.

      Me queda la duda de saber si es Vd. como Einstein, un engañado, o como algún otro que yo me sé, un engañador. Sus actos nos lo dirán a todos. Buenos días …

      Responder
  22. Juan

    Eusebio: ¿“el padre de la historia eclesiástica”?

    EN EL año 325 E.C., el emperador romano Constantino convocó un concilio de todos los obispos en la ciudad de Nicea. ¿Su objetivo? Resolver la cuestión tan debatida de la relación entre Dios y su Hijo. En aquel concilio se hallaba presente Eusebio de Cesarea —considerado el hombre más instruido de su época—, quien había estudiado las Escrituras con diligencia y había sido un defensor del monoteísmo cristiano.

    En el Concilio de Nicea, “Constantino mismo —señala la Encyclopædia Britannica— presidió y dirigió activamente las deliberaciones, y personalmente propuso […] la fórmula decisiva que, en el credo que el concilio emitió, expresaba la relación de Cristo con Dios, que es ‘consustancial al Padre’. […] Intimidados por el emperador, los obispos, con solo dos excepciones, firmaron el credo, muchos de ellos en contra de sus deseos”. ¿Fue Eusebio una de las excepciones? ¿Qué lección aprendemos de la postura que adoptó? Examinemos sus antecedentes: sus credenciales y logros.

    Sus destacados escritos

    Probablemente, Eusebio nació en Palestina hacia el año 260 E.C. De joven entró en contacto con Pánfilo —presbítero de la iglesia de Cesarea— y se unió a su escuela teológica, donde se destacó como un estudiante concienzudo. Empleó bien la extensa biblioteca de Pánfilo y se entregó a los estudios, sobre todo al de la Biblia. También llegó a ser un leal amigo de este, pues posteriormente se hizo llamar “Eusebio de Pánfilo”.

    Respecto a sus aspiraciones, Eusebio dijo: “Es mi propósito consignar las sucesiones de los santos apóstoles y los tiempos transcurridos desde nuestro Salvador hasta nosotros; el número y la magnitud de los hechos registrados por la historia eclesiástica y el número de los que en ella sobresalieron en el gobierno y en la presidencia de las iglesias más ilustres, así como el número de los que en cada generación, de viva voz o por escrito, fueron los embajadores de la palabra de Dios”.

    A Eusebio se le recuerda por su muy estimada obra Historia eclesiástica, que comprende diez libros editados hacia el año 324 E.C., y que se considera la más importante historia eclesiástica escrita en tiempos antiguos. Gracias a esta obra, se le llamó “el padre de la historia eclesiástica”.

    Además de la Historia eclesiástica, redactó la Crónica, que consta de dos partes. La primera, que en el siglo IV se convirtió en el texto básico para consultar la cronología mundial, presenta un resumen de la historia universal. En la segunda, Eusebio consigna las fechas de acontecimientos históricos y, utilizando columnas paralelas, muestra la línea de sucesión de la realeza de diferentes naciones.

    Eusebio escribió otras dos obras históricas: Mártires de Palestina y Vida de Constantino. La primera abarca el período entre los años 303 y 310 E.C., y trata sobre los mártires de esa época, de cuyos sufrimientos Eusebio fue testigo ocular. La segunda obra, publicada en cuatro libros después de la muerte del emperador Constantino en el año 337 E.C., contiene valiosos datos históricos. Pero no es un simple relato biográfico, sino que es mayormente un panegírico, o escrito de alabanza.

    Sus obras apologéticas incluyen una respuesta a Hierocles, gobernador romano contemporáneo suyo. Cuando este redactó un escrito en contra de los cristianos, Eusebio respondió en su defensa. También escribió 35 libros en apoyo de la autoría divina de las Escrituras, los cuales se consideran la obra más importante y más elaborada de su clase. Los primeros quince procuran justificar la aceptación cristiana de los escritos sagrados de los hebreos. Los veinte restantes demuestran que los cristianos hicieron lo que debían al ir más allá de los preceptos judíos y adoptar nuevos principios y prácticas. En conjunto, estos libros presentan una defensa exhaustiva del cristianismo desde la óptica de Eusebio.

    Eusebio vivió unos ochenta años (c. 260-c. 340 E.C.), y fue uno de los escritores más prolíficos de la antigüedad. Sus obras abarcan acontecimientos de los primeros tres siglos hasta el tiempo del emperador Constantino. En los últimos años de su vida, no solo fue escritor, sino también obispo de Cesarea. Aunque es más conocido como historiador, era asimismo apologista, topógrafo, predicador, crítico y exegeta.

    Sus dos objetivos

    ¿Por qué emprendió Eusebio estas obras de magnitud sin precedentes? Porque estaba convencido de que vivía en un período de transición entre dos épocas y opinaba que durante las generaciones anteriores habían ocurrido grandes acontecimientos de los que era preciso dejar constancia para la posteridad.

    Eusebio deseaba además cumplir la función de apologista. Creía que el cristianismo era de origen divino, aunque algunos se opusieran a esta idea. Él escribió: “Es mi propósito consignar […] también quiénes y cuántos y cuándo, [ab]sorbidos por el error y llevando hasta el extremo sus novelerías, se proclamaron públicamente a sí mismos introductores de una mal llamada ciencia y esquilmaron sin piedad, como lobos crueles, al rebaño de Cristo”.

    ¿Se consideraba Eusebio cristiano? Parece que sí, pues llamó a Cristo “nuestro Salvador”. Declaró: “Es mi propósito consignar […] las desventuras que se abatieron sobre toda la nación judía en seguida que dieron remate a su conspiración contra nuestro Salvador, así como también el número, el carácter y el tiempo de los ataques de los paganos contra la divina doctrina y la grandeza de cuantos, por ella, según las ocasiones, afrontaron el combate en sangrientas torturas; y además los martirios de nuestros propios tiempos y la protección benévola y propicia de nuestro Salvador”.

    Sus exhaustivas investigaciones

    Son innumerables los libros que Eusebio leyó y a los que hizo referencia. Gracias a sus escritos, tenemos conocimiento de muchos eminentes personajes que vivieron durante los primeros tres siglos de la era común. En sus obras hallamos relatos únicos que arrojan luz sobre importantes movimientos de opinión, datos que de no haber sido por él se habrían perdido, pues las fuentes originales ya no existen.

    Eusebio fue diligente y meticuloso al recopilar información. Parece que fue muy cuidadoso a la hora de distinguir entre los informes dignos de confianza y los que no lo eran. Con todo, su obra no es perfecta. En ocasiones interpreta de manera equivocada, e incluso malentiende, a los hombres y sus acciones. No siempre es exacto con respecto a la cronología ni tampoco tiene un estilo agradable o brillante. Sin embargo, a pesar de las claras deficiencias, sus abundantes obras son consideradas un tesoro inapreciable.

    ¿Amante de la verdad?

    A Eusebio le preocupaba la cuestión en disputa sobre la relación entre el Padre y el Hijo. ¿Existió el Padre antes que el Hijo, como creía Eusebio, o siempre coexistieron? “Si acaso siempre han coexistido —preguntó él—, ¿cómo será el Padre, Padre, y el Hijo, Hijo?” Incluso apoyó su creencia con textos bíblicos citando Juan 14:28, que dice que “el Padre es mayor que [Jesús]”, y Juan 17:3, donde se refiere a Jesús como aquel a quien el único Dios verdadero “envi[ó]”. Aludiendo a Colosenses 1:15 y Juan 1:1, Eusebio dijo que el Logos, o la Palabra, es “la imagen del Dios invisible”, el Hijo de Dios.

    Sin embargo, es sorprendente que al concluir el Concilio de Nicea, Eusebio apoyara el punto de vista opuesto. Favoreció la opinión del emperador, aunque esto supuso ir en contra de su postura bíblica de que Dios y Cristo no siempre coexistieron y de que no son iguales.

    ¿Qué lección aprendemos?

    ¿Por qué sucumbió Eusebio a la presión en el Concilio de Nicea y respaldó una doctrina antibíblica? ¿Tenía objetivos políticos? En primer lugar, ¿por qué asistió al concilio? Aunque se convocó a todos los obispos, solo asistieron 300, apenas una fracción del total. ¿Le interesaría conservar su posición social? ¿Y por qué lo estimaba tanto el emperador Constantino? Cabe señalar que Eusebio se sentó a la diestra del emperador durante el concilio.

    Responder
    1. Alberto Coitiño

      Excelente Juan su reseña historica y el énfasis en la genialidad del escritor Eusebio, lo que hace enteramente posible que haya sido el propio Eusebio quien concibió la biblia y toda la historia de Jesús.
      De esta manera Eusebio es el único, exclusivo e incuestionable sabedor de la misma dado que fue su creador.
      Es dificil borrar de la mente y la cultura de la civilizacion cristiana un registro de esa magnitud, que cuestiona y relativiza todo lo que se ha dicho, hecho y escrito sobre la base de esa historia. Sobre todo considerando que parte de su contenido apunta a generar esa resistencia a concebir una realidad diferente sobre la vida y obra de Jesús.
      Lamento que el Ingeniero Fernando Conde no sea lo suficiente paciente y empático con la realidad mental de esos creyentes para comprenderlos y asi ayudarlos en ese proceso tan duro que determina la autocritica que les ayude a concebir una versión diferente de lo que hasta hoy han creído y concebido desde sus mentes como verdad revelada e incuestionable.
      Agradezco a ambos sus tiempos y dedicación para darnos este cúmulo de información que nos ayuda a aproximarnos a la verdad acerca del critianismo y esa parte de la historia de la humanidad.
      Juan y Fernando reciban un gran saludo.
      Alberto.

      Responder
      1. Aletheia

        Alberto:

        El señor Fernando Conde Torréns sabe de Historia tanto como yo de Ingeniería de los materiales: nada.

        Su tesis de que no había cristianos en los siglos I, II y III ha sido desmontada y ha saltado por los aires con una pequeña cita de Suetonio sobre las persecuciones Nerón, ¡que el señor Conde desconocía, pese a haber “investigado” 24 años!

        Lo que él llama investigar es jugar a buscar en textos las letras s, i, m, o y n. Pseudociencia en estado puro.

        Responder
        1. Alberto Coitiño

          Aletheia.

          Con todo el respeto que usted se merece, quisiera decirle que más de muchas veces he leído su contribución a este debate, el cual por estrecho y repetido resulta de muy poco valor.

          Créame que entiendo su resistencia a concebir una historia diferente acerca de la vida de Jesús y la historia del cristianismo, 17 siglos de vigencia de una muy buena historia, llena de valores morales muy deseables para la condición y realidad humana, (sobre todo para aquel momento histórico de la humanidad), que resulta por demás creíble y deseable, han hecho sus efectos.

          Los 17 siglos de vigencia esta historia se constituye en una utopía que marcó y aún marca un camino de esperanza para una condición humana tan caótica, banal y aparentemente sin sentido, que nos cuesta entender y aceptar que así sea, sobre todo cuando se trata del otro y no de nosotros mismos.

          Una historia, como tantas que han surgido en la historia de la humanidad, que contribuye a cesar, a calmar la incómoda e insoportable incertidumbre que genera la falta de respuestas, cuando por momentos y ante determinadas vicisitudes necesitamos explicarnos el para qué de la existencia y la realidad del hombre.

          Es obvio que una historia así, en la mente del individuo de aquel tiempo, se constituyó en ese “para qué” de su existencia en la tierra, gran requerimiento de nuestra mente, a diferencia de los animales.

          Instrumento mental que el ing. Fernando Conde pretende se acepten como invalidas, así como así, de un momento para otro, desde sus apenas 25 años de investigación y 800 páginas de su libro, lo que genera las más que lógicas y esperables resistencias.

          Debemos tener presente que estamos en la era del conocimiento, conocimiento que metafóricamente fue negado y prohibido a forma de pecado, ni bien abrimos la Biblia, desde el contenido del propio Génesis.

          Este es el gran desafío de nuestro tiempo, la posibilidad de encontrarnos con verdades que puedan cuestionar nuestras verdades más básicas y elementales; una revolución interna que no todos estamos dispuestos a aceptar, la verdadera, la más intensa, las más desafiante que cualquier otra revolución que nos sea impuesta desde afuera: la revolución propia.

          Mis atentos saludos.

          Responder
          1. Aletheia

            Alberto:

            Yo respeto las creencias religiosas y, por lo tanto, respeto su fe en el esoterismo que Fernando Conde Torréns se empeña en divulgar a sabiendas de que es falso lo que dice.

            Pero, en la Ciencia, no nos guiamos por la fe, sino que utilizamos una cosa que se llama método científico.

            Según ese método científico, para defender la patochada que defiende el señor Conde, hay que demostrar científicamente que es una falsificación la cita de Suetonio que, por lo que me dice, ha leído.

            El señor Conde no ha demostrado que sea una falsificación porque no la conocía.

            ¿Cómo es posible que, en 24 años de supuesta investigación -en los que no ha investigado nada- no haya sabido de la existencia de esa cita? Respuesta: porque no ha utilizado ningún método científico.

            Como digo, respeto que usted, por fe religiosa, crea que el señor Conde Torréns está en lo cierto, pero la Ciencia dice lo contrario.

  23. Juan

    Constantino y el “cristianismo” que surgió después de él no fue el verdadero cristianismo fundado por Jesús tres siglos antes:

    Constantino fue el primer emperador romano que se convirtió al llamado cristianismo, y su conversión cambió el rumbo de la historia. Abrazó una religión que había sido perseguida y la transformó en el fundamento de la cristiandad, la cual se convirtió en “la fuerza social y política más poderosa” de la historia, asegura The Encyclopædia Britannica.*

    ¿POR qué debería interesarle a usted la historia de un emperador romano? Bueno, si le interesa el cristianismo, debe saber que las maniobras políticas y religiosas de Constantino influyeron y siguen influyendo en las creencias y costumbres de muchas religiones. Veamos cómo.

    LAS IGLESIAS: LEGALIZADAS Y LUEGO MANIPULADAS

    En el año 313, Constantino regía sobre el Imperio romano de Occidente, mientras que Licinio y Maximino gobernaban sobre el de Oriente. Constantino y Licinio les otorgaron libertad de culto a todos sus súbditos, incluidos los cristianos. Constantino protegió al cristianismo pensando que la religión le ayudaría a unificar su imperio.*

    No extraña, pues, que el emperador se indignara al ver que las iglesias estaban divididas por disputas. Ansioso por ponerlas de acuerdo, estableció —y luego hizo respetar— una doctrina “verdadera”. Los obispos tuvieron que ceder en asuntos doctrinales para complacerlo, y a cambio recibieron subsidios y pagaron menos impuestos. El historiador Charles Freeman comenta: “Aceptar la versión ‘verdadera’ de la doctrina cristiana les abría [a los líderes religiosos] no solo las puertas del cielo, sino también las arcas del Imperio”. Así, el clero se volvió muy influyente en cuestiones de este mundo. “La Iglesia consiguió un protector —dice el historiador A. H. M. Jones—, pero al hacerlo se ató a un amo.”

    “La Iglesia consiguió un protector, pero al hacerlo se ató a un amo.” (A. H. M. Jones, historiador)

    ¿QUÉ CLASE DE CRISTIANISMO?

    La alianza entre Constantino y los obispos produjo una religión de dogmas en parte cristianos y en parte paganos. Y no podía ser de otra manera, pues el emperador no buscaba la verdad, sino la pluralidad religiosa. Al fin y al cabo, su imperio era pagano, así que para complacer a cristianos y paganos actuó “con total ambigüedad en su vida y en su gobierno”, como señala un historiador.

    Aunque se proclamó defensor del cristianismo, Constantino no abandonó el paganismo. Por ejemplo, practicaba astrología y adivinación, actividades espiritistas condenadas por la Biblia (Deuteronomio 18:10-12). En el Arco de Constantino, en Roma, se le puede ver realizando sacrificios a dioses paganos. Además, siguió honrando al dios Sol al fabricar monedas con su imagen y promover su culto. Al final de su vida, Constantino incluso accedió a que un pueblecito de Italia llamado Umbría les construyera un templo a él y a su familia y nombrara sacerdotes que oficiaran en dicho templo.

    Constantino pospuso su bautismo “cristiano” hasta poco antes de morir, en el 337. Según muchos especialistas, lo hizo para conservar el respaldo político de los sectores paganos y cristianos del Imperio. En efecto, su vida y su bautismo tardío ponen en duda la sinceridad de su fe en Cristo. Lo que sí es seguro es que la Iglesia que él hizo oficial se convirtió en una poderosa institución política y religiosa que le dio la espalda a Jesús y le abrió los brazos al mundo. Sin embargo, Jesús mismo había dicho sobre sus discípulos: “Ellos no son parte del mundo, así como yo no soy parte del mundo” (Juan 17:14). De esta Iglesia —que ahora era parte del mundo— surgieron incontables religiones.

    ¿Qué nos enseña todo esto? Que no debemos aceptar las doctrinas de ninguna religión sin antes compararlas con lo que enseña la Biblia (1 Juan 4:1).

    La palabra cristiandad se refiere aquí al conjunto de religiones que dicen ser cristianas.

    Muchos cuestionan la sinceridad de la fe de Constantino, en parte debido a lo que una obra llamó “su aparente tolerancia de los cultos paganos, incluso al final de su reinado”.

    Responder
      1. Juan

        Hablas con Juan, un autodidacta, y las fuentes están al alcance de todos pues vivimos en la era de la información.
        Un placer.
        Hablamos en otro momento, por ejemplo lunes por la mañana. Las obligaciones me llaman.

        Responder
  24. Juan

    Luciano (165 d.C.) El escritor griego Luciano de Samosata satiriza a los cristianos en su obra «La muerte de Peregrino»: «Consideraron a Peregrino un dios, un legislador y le escogieron como patrón…, sólo inferior al hombre de Palestina que fue crucificado por haber introducido esta nueva religión en la vida de los hombres (…) Su primer legislador les convenció de que eran inmortales y que serían todos hermanos si negaban los dioses griegos y daban culto a aquel sofista crucificado, viviendo según sus leyes».

    Mara Bar Sarapión (Finales del siglo I) Existe una carta de Mara Ben Sarapión en sirio a su hijo en la que se refiere así a Jesús, aunque no lo menciona por su nombre: «¿Qué provecho obtuvieron los atenienses al dar muerte a Sócrates, delito que hubieron de pagar con carestías y pestes? ¿O los habitantes de Samos al quemar a Pitágoras, si su país quedó pronto anegado en arena? ¿O los hebreos al ejecutar a su sabio rey, si al poco se vieron despojados de su reino? Un dios de justicia vengó a aquellos tres sabios. Los atenienses murieron de hambre; a los de Samos se los tragó el mar; los hebreos fueron muertos o expulsados de su tierra para vivir dispersos por doquier. Sócrates no murió gracias a Platón; tampoco Pitágoras a causa de la estatua de Era; ni el rey sabio gracias a las nuevas leyes por él promulgadas».

    Celso (175 d.C.) En «Doctrina verdadera» ataca a los cristianos. Aunque no se conserva su libro, sí muchas de sus citas por la refutación que escribió Orígenes unos 70 años después.

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Juan, oculta información cuando no responde lealmente a mis dos preguntas, Vd. sabrá por qué lo hace. Yo sólo puedo hipotetizar en base a indicios razonables. He entrado en http://wol.jw.org/es/wol/dt/r4/lp-s/2016/11/26.

      Y también he buscado en Google con estas cuatro palabras
      https://www.google.es/?gws_rd=ssl#q=Biblia+libro+digno+confianza
      y me ha salido “Conozca su Biblia”. Me lo ofrecen en PDF, pero lo he rechazado, es inútil. A Vd. en cambio le sirve, y de él se nutre.

      De ahí ha hecho un Copy-Paste y le ha salido exactamente su respuesta sobre Tiberio y compañía. Eso no es investigar, Juan, eso se llama “Copiar” o “adornarse con plumas ajenas”. Investigar es algo mucho más serio y laborioso.

      No me voy a molestar en responder a un escrito de propaganda de una Institución religiosa, como la que edita ese texto. No pueden decir sino las mil defensas preparadas en los 150 últimos años para defender el fraude cristiano.

      Decirle que su lectura me ha servido para aclararme su afán por “el cumplimiento de las profecías”, frase de su primera comunicación personal. Ya, veo, confía en las profecías del Nuevo y Antiguo Testamento, robado que fue a los judíos por Lactancio. Pues siga esperando, Juan, siga esperando.

      Sus meninges y sus argumentos prestados no tienen nada que ver con mis investigaciones, mal que le pese a otro defensor acérrimo del montaje que asoma en cuanto puede. Somos inmiscibles, Juan, por lo que toda comunicación entre ambos está condenada al fracaso. Vd. no responde a mis comentarios, sólo escupe y escupe lo que aprendió en el Seminario y en sus 35 años de ministerio pastoral.

      Vaya Vd. con Dios, Juan.

      Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      No es Vd. leal, Juan, oculta su formación, su profesión, llama investigar a lo que sólo es copiar. Y oculta sus fuentes, o no las declara honestamente cuando se le piden, ¿porque tal vez se le vería el plumero?

      Cuando se copia algo de un lugar, se pone abajo, entre paréntesis, el enlace al sitio, por si alguien desea cotejar. Vd. no lo pone y, cuando le pregunto, evade la respuesta y dice que es Vd. solito.

      Vamos a ver, Juan. Vd. no es Vd. Vd. es una amalgama de “eruditos” del siglo pasado y del anterior, que han trabajado durante todas sus vidas para defender y dar apariencia científica a una falsificación. Vd. es un reflejo, un altavoz, una marioneta. No tiene criterios propios, nada de lo que expone es suyo, deducido por su cerebro personal, nada reflexionado por Vd. con pensamiento crítico. Es Vd. absolutamente acrítico. Acepta lo que le eneñaron de joven y lo repite una y otra vez.

      Y procura disimular su ignoracncia personal hablando de “investigar” ( su mensaje de noviembre 25, 2016 a las 21:59). Esa palabra les llena al boca a quienes no han investigado nunca. Luce tanto, aparenta, tanto.

      En fin, reitero mi decisión, discutir con la Iglesia, paso.

      Responder
      1. Fernando Conde Torrens

        Por unas pocos enlaces que he seguido cabe la posibilidad de que defienda Vd. los postulados de los Testigos de Jehová, basándome en sus fuentes. Podía haberlo dicho … Así sabríamos todos en qué campo estamos.

        Lo dicho, si no tiene capacidad para argumentar por Vd.mismo y precisa acudir a recetas escritas, no merece la pena seguir. Seria como hablarle a una pared. Lo siento, porque tenía Vd. buena pinta al comienzo. No insultaba y eso ya es algo, dado el personal que circula por estos predios.

        Un saludo, Juan, pero cada mochuelo a su olivo.

        Responder
        1. Juan

          Hola Fernando y gracias Alberto por tus saludos.

          Fiel a mi palabra aquí estoy de nuevo hoy Lunes para continuar en este foro de opinión.
          En primer lugar mis disculpas por descontinuar mi conversación el sábado. He de decir que, como muchos, soy hombre muy ocupado y tengo mis obligaciones y este fin de semana he estado super ocupado.

          Comentas que oculto información sobre mi formación y profesión. He de decir que no soy erudito ni historiador, solo soy un ciudadano de a pie con inquietudes morales, espirituales y religiosas que aparte de leer la bíblia prácticamente todos los días desde los 15 años también me gusta leer, hoy gracias al internet, en otras muchas fuentes y precisamente gracias a esto fui a parar a esta página web donde vi la entrevista que te hicieron. En cuanto a la información de mi profesión creo que no es relevante en cuanto al tema que nos ocupa.

          Comentas que rechazas un PDF que te ofrecen sobre “Conozca su Bíblia”. Por supuesto que estás en tu derecho de hacerlo pero si empiezas rechazando de plano esta posibilidad quizás es cerrar los ojos y oídos a detalles que podrían ayudarte en este dilema que nos ocupa acerca de la veracidad de Jesús, pues el registro escrito que más nos habla acerca de Jesús. Aunque este no es el tema que nos ocupa, para mí la Bíblia merece todo el respeto y credibilidad del mundo. Es un libro que científicamente, arqueológicamente e históricamente es exacto y confiable. Podríamos estar horas aportando infinidad de detalles pero nos apartaríamos del tema que nos ocupa en este foro, que es la historicidad de Cristo y los cristianos antes de Constantino.

          Comentas que me dedico solo a copiar y pegar y que no muestro las fuentes. En cuanto a esto he de decir que no al no ser escritor ni historiador no estoy muy acostumbrado a poner mis ideas y convicciones de forma escrita como, por ejemplo, es el caso tuyo y ahí me tienes ventaja (aunque la verdad he de decir que a veces he pensado en escribir algún libro). Entonces prefiero copiar y pegar. De todas formas de ahora en adelante procuraré no hacerlo, solo en casos puntuales para no deformar ni maquillar alguna información valiosa.

          En cuanto a las fuentes de mi información también de ahora en adelante las añadiré a mis comentarios.
          Comentas que no respondes a propaganda de ninguna institución religiosa y me parece muy bien. Si te habrás dado cuenta que yo en ningún momento he mencionado a qué religión pertenezco, precisamente por eso y además para no entorpecer ni impedir el buen dialogo en este tema debido a los prejuicios y posicionamientos a favor y en contra. Creo que el verdadero conocimiento debe estar libre de prejuicios religiosos, históricos, científicos, ect.

          Y de ahora en adelante haré valer “mi capacidad de argumentar por mí mismo sin acudir a ninguna receta escrita”.

          Y para terminar, Fernando he notado que en todas las intervenciones solo te has limitado en decir que todo lo que hay escrito en cuanto a Jesús anterior a Constantino es falso pero no has aportado ningún dato histórico contrastable para ello. ¿Cómo es posible después de escribir un libro, creo haber leído por ahí de 800 páginas? ¿Cómo es posible que solo te limites a decir a todo el que opine lo contrario que lo que dice es falso, sin aportar nada para probarlo? ¿Podrías aportar algo contrastable?. Yo por lo menos he aportado, aunque sea copiando y pegando, datos de lo que han comentado historiadores y personajes reconocidos anteriores a Constantino acerca del personaje de Jesús. También he aportado algunos artículos que he creído interesantes, sobre el entorno de Constantino. Tambien te limitas a decir que lean tu libro. No tengo inconveniente en leerlo. Seguramente aprendería muchas cosas interesantes y estaría de acuerdo en muchas de ellas. Ni yo ni nadie es dueño de la verdad absoluta. ¿Por qué no nos aporta algo del libro, para poder contrastar?
          Si tardo en responder es debido a mis ocupaciones.

          Gracias y de nuevo mis saludos.

          Responder
  25. Juan

    Hola Fernando y gracias Alberto por tus saludos.

    Fiel a mi palabra aquí estoy de nuevo hoy Lunes para continuar en este foro de opinión.
    En primer lugar mis disculpas por descontinuar mi conversación el sábado. He de decir que, como muchos, soy hombre muy ocupado y tengo mis obligaciones y este fin de semana he estado super ocupado.

    Comentas que oculto información sobre mi formación y profesión. He de decir que no soy erudito ni historiador, solo soy un ciudadano de a pie con inquietudes morales, espirituales y religiosas que aparte de leer la bíblia prácticamente todos los días desde los 15 años también me gusta leer, hoy gracias al internet, en otras muchas fuentes y precisamente gracias a esto fui a parar a esta página web donde vi la entrevista que te hicieron. En cuanto a la información de mi profesión creo que no es relevante en cuanto al tema que nos ocupa.

    Comentas que rechazas un PDF que te ofrecen sobre “Conozca su Bíblia”. Por supuesto que estás en tu derecho de hacerlo pero si empiezas rechazando de plano esta posibilidad quizás es cerrar los ojos y oídos a detalles que podrían ayudarte en este dilema que nos ocupa acerca de la veracidad de Jesús, pues el registro escrito que más nos habla acerca de Jesús. Aunque este no es el tema que nos ocupa, para mí la Bíblia merece todo el respeto y credibilidad del mundo. Es un libro que científicamente, arqueológicamente e históricamente es exacto y confiable. Podríamos estar horas aportando infinidad de detalles pero nos apartaríamos del tema que nos ocupa en este foro, que es la historicidad de Cristo y los cristianos antes de Constantino.

    Comentas que me dedico solo a copiar y pegar y que no muestro las fuentes. En cuanto a esto he de decir que no al no ser escritor ni historiador no estoy muy acostumbrado a poner mis ideas y convicciones de forma escrita como, por ejemplo, es el caso tuyo y ahí me tienes ventaja (aunque la verdad he de decir que a veces he pensado en escribir algún libro). Entonces prefiero copiar y pegar. De todas formas de ahora en adelante procuraré no hacerlo, solo en casos puntuales para no deformar ni maquillar alguna información valiosa.

    En cuanto a las fuentes de mi información también de ahora en adelante las añadiré a mis comentarios.
    Comentas que no respondes a propaganda de ninguna institución religiosa y me parece muy bien. Si te habrás dado cuenta que yo en ningún momento he mencionado a qué religión pertenezco, precisamente por eso y además para no entorpecer ni impedir el buen dialogo en este tema debido a los prejuicios y posicionamientos a favor y en contra. Creo que el verdadero conocimiento debe estar libre de prejuicios religiosos, históricos, científicos, ect.

    Y de ahora en adelante haré valer “mi capacidad de argumentar por mí mismo sin acudir a ninguna receta escrita”.

    Y para terminar, Fernando he notado que en todas las intervenciones solo te has limitado en decir que todo lo que hay escrito en cuanto a Jesús anterior a Constantino es falso pero no has aportado ningún dato histórico contrastable para ello. ¿Cómo es posible después de escribir un libro, creo haber leído por ahí de 800 páginas? ¿Cómo es posible que solo te limites a decir a todo el que opine lo contrario que lo que dice es falso, sin aportar nada para probarlo? ¿Podrías aportar algo contrastable?. Yo por lo menos he aportado, aunque sea copiando y pegando, datos de lo que han comentado historiadores y personajes reconocidos anteriores a Constantino acerca del personaje de Jesús. También he aportado algunos artículos que he creído interesantes, sobre el entorno de Constantino. Tambien te limitas a decir que lean tu libro. No tengo inconveniente en leerlo. Seguramente aprendería muchas cosas interesantes y estaría de acuerdo en muchas de ellas. Ni yo ni nadie es dueño de la verdad absoluta. ¿Por qué no nos aporta algo del libro, para poder contrastar?
    Si tardo en responder es debido a mis ocupaciones.

    Gracias y de nuevo mis saludos.

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      Hola Juan: No tiene ninguna importancia que en ciertos momentos el trabajo de uno le impida atender la correspondencia; el que sea por mail la hace asequible cuando podemos.

      Te diré el motivo, que me parece que no interpretas bien. Yo no quiero aprender más cosas sobre lo que tú llamas la Biblia. No quiero leer más ni el Antiguo Testamento, ni el Nuevo. El Nuevo, porque demuestro en el libro que es falso. ¿Para qué voy a leer escritos de un texto falsificado, que se hace pasar por lo que no es?

      Y del Antiguo Testamento no quiero entrar en su análisis, porque lo escribieron los hebreos hace más de dos mil años. Y analizarlo es cosa del pueblo judío de hoy, entiendo que no de nosotros, los cristianos. Por eso no me sirven los argumentos que sean sacados de él, porque su utilización por los cristianos primitivos fue un robo. Y yo no quiero proseguir tal sustracción, máxime con el pago, traicionero, que el mundo cristiano ha dado al mundo judío durante los 1.700 años últimos.

      Yo ya no tengo ningún dilema sobre la historicidad de Jesús, ya lo tengo claro y lo he demostrado en el libro. Ahora bien, demostrarlo me ha requerido exponer ciertas técnicas y muchos ejemplos y eso no pienso irlo desgranando en comentario de un Foro. El que tenga suficiente interés para querer enterarse, ya tiene el libro. Yo cumplo cuando edito, a mis expensas, un libro con todo lo que he averiguado.

      Yo no tengo prejuicios, Juan. Ya puede uno ser agnóstico, testigo de Jehová, ateo o practicante, si dice cosa veraces, estupendo, adelante. Si percibo que no lo hace, pues se lo diré. Me interesa la verdad y tú dices que “para mí la Bíblia merece todo el respeto y credibilidad del mundo. Es un libro que científicamente, arqueológicamente e históricamente es exacto y confiable”. Como doy por hecho que dentro de lo que denominas Biblia está incluido el Nuevo Testamento y yo he demostrado, en el libro, que todo el NT es una falsificación y que todos los hechos que narra el NT no tuvieron realidad histórica, pues fíjate cómo estamos ambos, en las antípodas. Por eso no podemos argumentar de nada, Juan. Tu tomas como base un texto que yo declaro falsificación integral. ¿De qué vamos a discutir, si nuestras bases son incompatibles?

      Yo he ido a ciertos medios de comunicación a hablar de mi libro, a promocionarlo. Porque mantengo que dice la verdad y que ésta debe ser conocida. Si quieres argumentar, muéstrame en qué estoy equivocado, pero no me pidas que vuelva a decir aquí lo que ya he dicho en el libro. Es muy largo de teclear otra vez. Léelo, si te parece, pero si no, no podemos hablar de nada, Juan. Yo también estoy muy ocupado, te lo aseguro.

      Y he dicho muchas cosas como en qué consisten las pruebas que he sacado en el libro, en la medida en que pueden decirse en entrevistas de 15 minutos, o poco más. Hay un refrán que no sé si conoces, que dice, en castellano antiguo, más bien basto: “El que quiera peces, que se moje el culo”. Ya sabes, Juan, la parábola se entiende fácil.

      Un abrazo.

      Responder
      1. Juan

        Gracias Fernando por dignarte a responder y apartar tu tiempo para ello.

        Al leer tu respuesta me han surgido varias dudas y una de ellas me ha desconcertado bastante.
        La primera es referente a la frase que dices: “… analizarlo (refiriéndote al Antiguo Testamento) es cosa del pueblo judío de hoy, entiendo que no de nosotros los cristianos”… Al decir “nosotros los cristianos” ¿Cómo es posible si tú no crees en Cristo? ¿Cómo te identificas como cristiano? ¿Sabes lo que significa el término “cristiano”? o ¿tal vez ha sido un error en la formación de la frase?, ¿Me lo puedes aclarar?

        Y la otra duda es respecto a lo que dices después (refiriéndote también al Antiguo Testamento): “… su utilización por los cristianos primitivos fue un robo…” ¿A qué cristianos primitivos te refieres?

        Otra cosa, cuando te pido alguna prueba contrastable no me la das y sigues diciendo que lea el libro y me respondes también con esta frase: “…demostrarlo me ha requerido exponer ciertas técnicas y muchos ejemplos y eso no pienso irlo desgranando en comentario en un foro”. Lo considero un hombre honesto y no me cabe la duda de la ardua y elaborada labor que has llevado a cabo en la compilación de su libro, pero este tipo de respuesta, aparte de no convencerme para nada (ni a mí ni creo que a muchos) me hace dudar de la autenticidad, veracidad e historicidad de los argumentos que en él se expone. No le pido que me reescriba su libro en este foro de opinión. Solo le pedía “un algo” decente y con peso para empezar a considerar su postulado al respecto.

        Es cierto que las referencias históricas de Jesús y los primeros cristianos, aparte de las de los evangelios, son escasas. Pero eso no descalifica a Jesús como personaje inventado. Estas referencias, y no una ni dos, son suficientes para confirmar la existencia de Jesús y los cristianos de los primeros cristianos de nuestra era, por mucho que te empeñes en repetir que son falsas sin aportar ninguna prueba.

        Creo que por este camino “no llegaremos a buen puerto” (por lo de los refranes).

        De todos modos no soy negativo y he sacado cosas interesantes en este diálogo.

        Un amistoso saludo.

        Responder
        1. Fernando Conde Torrens

          La correspondencia epistolar tiene algunas pegas, como la interpretación. Yo escribo una cosa con una idea en la cabeza y no la explico lo suficiente como para que mi destinatario la entienda.

          Al decir “nosotros los cristianos” ¿Cómo es posible si tú no crees en Cristo? Hablaba en general, debiera haber dicho “los occidentales cristianos”.

          ¿Cómo te identificas como cristiano? No me identifico como cristiano, dejé de serlo al averiguar ciertas cosas.

          ¿Sabes lo que significa el término “cristiano”? Claro, seguidor de Cristo. Ya he dicho que no lo soy, pero hablaba en plan general, desligándome del conjunto de occidentales.

          ¿tal vez ha sido un error en la formación de la frase? Más que error es que yo me consideraba fuera y me refería a vosotros, Pero decir inconveniencias de los demás me parece mal, y me ponía yo también para poder hablar negativamente con más libertad. Si no parecería que reprocho y no era esa mi intención.

          “su utilización por los cristianos primitivos fue un robo…” ¿A qué cristianos primitivos te refieres?” Básicamente, a Lactancio y a los jerarcas u obispos primeros y segundos, que siguieron su intolerancia porque iba con ellos. Eso se explica en …… el libro.

          Aunque soy contrario a facilitar acceso a detalles que deben leerse después de haber leído el libro y entendido los Anexos, te pasaré este enlace. No aspiro a que se entienda todo, porque sin leer el libro habrá aspectos que no se pueden entender. Pero ahí va, puesto que pides pruebas escritas:

          http://www.sofiaoriginals.com/evangelio-de-lucas-y-simon-1/

          A partir de éste, un enlace abajo lleva al siguiente.

          No es por las referencias que sean más o menos, o más creíbles o no. Son cuatro: Plinio, Josefo, Tácito y Suetonio. Ésas son más o menos claras. El resto son elucubraciones, o interpretaciones interesadas. Es por pruebas escritas. Pero eso no se puede ver sin el libro.

          Hay un problema de fondo sobre el interés real por querer enterarse, Juan. Tiene que ver con la cualidad de científico o no que uno sea. Yo tenía una convicción, digamos que un poco menos fuerte que la suya en Jehová. Yo no estaba tan “seguro” como Vd. lo está Yo no hacía proselitismo de mi tesis. Pero en cuanto me enteraba de una noticia que ponía mi tesis en solfa, iba y me compraba lo que hiciera falta, para aclarar si se mantenía mi tesis o se iba a la porra. Es lo que le estoy pidiendo. Una duda absoluta sobre su religión y sus creencias ¿y Vd. pretende aclararse tecleando sobre su ordenador? … Con perdón, Juan, no me jodas. Dicho con cariño, pero no me fastidies. ¿Horchata o sangre? ¿Cómo así le importan sus creencias? No tome mi vigor por enfado, es Sorpresa Mayúscula, nada más.

          Ahora no me diga que los 17 acrósticos que le he ofrecido no significan nada para Vd., como ha hecho otro insigne personaje “de cuyo nombre no quiero acordarme”. En el libro se dan 14 acrósticos iguales más. Y se pueden encontrar más, hay más. Total, 31. Todos idénticos, con 8 lugares o espacios al extremo de la línea, incluyendo la propia letra de la firma. Así verá que esto hay que verlo al 100%, …….. en el puto libro. No estoy enfadado, enfatizo. Es que estoy cansado ya de la resistencia a querer enterarse de todo el mundo que me discute ……

          Responder
  26. Aletheia

    “Si quieres argumentar, muéstrame en qué estoy equivocado” (Conde Torréns)

    Aunque se lo dice a Juan, ya se lo he mostrado yo. Está equivocado en su indefendible afirmación de que no había cristianos en los siglos I, II y III.

    Se lo he demostrado científicamente, pero se niega a aceptarlo porque supondría dejar de vender libros y decir a sus lectores que les ha engañado.

    Responder
    1. Fernando Conde Torrens

      A los lectores de este post.

      Todos los detractores que han surgido a “Año 303” tiene una postura en común, niegan los argumentos y los hallazgos del libro sin necesidad de habérselo leído. NINGUNO LO HA LEÍDO y afirman que no se lo piensan leer, porque sólo contiene tonterías. Defiendo que no son interlocutores válidos, porque no conocen qué niegan.

      Cuando lo conozcan podrán decirme: “Sr. Conde, en la página tal de su libro comete Vd. un gran error: Éste.” Y junto buscaremos dónde está la verdad en ese aspecto. Como hice cuando detractores al libro anterior me dijeron que las firmas que yo mostraba eran debidas al azar, y tenían razón. Y así aparecieron las verdaderas, puestas por Eusebio, ofrecidas en el libro.

      Buscar la verdad es una aventura apasionante. Y ahí estaré siempre. Discutir por discutir, con alguien que se niega reiteradamente a conocer lo que he descubierto – aunque el libro costara un euro, según ha afirmado – es una pérdida de tiempo y darle ocasion a repetir lo que ya ha expuesto en bastantes comentarios que están en este mismo post, más arriba.

      Responder
      1. Juan

        Fernando dices “Todos los detractores que han surgido a “Año 303”…”afirman que no se lo piensan leer” (referente al libro).

        Ya le mencioné que a mí no me importaría leerlo, así que no me incluyas en el lote. Además sin haberlo leído creo que lo he tratado con todo el respeto del mundo, inclusive diciendo que de seguro que contiene detalles muy interesantes de los cuales estaría de acuerdo. Cuando una persona se niega a examinar las pruebas del que no piensa como él o es porque no está seguro de sí mismo y tiene miedo de qué lo convenzan o es porque se cree dueño de toda la verdad. Le diré que ninguno de los casos es el mío.

        Valoro mucho a las personas buscadoras de la verdad y eso va tambien por ti Fernando.

        Por otro lado estoy de acuerdo en que discutir por discutir no sirve de nada. Con todo el respeto del mundo le digo que esa no es mi intención.

        ¿Me podrías por lo menos responder a las dos dudas que te he hecho llegar antes? Si no es mucho pedir.

        Gracias.

        Responder
        1. Fernando Conde Torrens

          Siguiendo lo anterior. Vale, Juan, no te incluyo en el lote de los “no lectores” a ultranza. Y sí, muestras respeto y lo aprecio.

          A mi juicio esta larga frase te honra: “Cuando una persona se niega a examinar las pruebas del que no piensa como él o es porque no está seguro de sí mismo y tiene miedo de qué lo convenzan o es porque se cree dueño de toda la verdad. Le diré que ninguno de los casos es el mío.” Ya me gustaría a mí que unos cuantos titulados con títulos de Historia o Filología Clásica fueran de tu misma opinión.

          He respondido Juan, y también quiero hacer constar que responder a personas educadas y respetuosas como tú no es “dignarme a responder y apartar tiempo para ello.” Es mi obligación, después de haber editado el libro. No cabe hacer otra cosa, sino responder a las dudas.

          Un afectuoso abrazo

          PD: Si vives en España y me das una dirección postal y un número de móvil, para el transportista – ambos vía portada de la Web, que es particular – te envío un libro en formato papel.

          Responder
          1. Juan

            Gracias Fernando por el ofrecimiento de enviarme tu libro en formato papel, pero me conformo con que me lo envíes en formato digital a mi dirección de correo electrónico. No me importa darla públicamente. Es “jcxx71@gmail.com”

            Gracias tambien por responder a mis dudas anteriores.

            Un saludo.

          2. Fernando Conde Torrens

            No puedo, Juan. Me he informado y uno va a Amazon, paga con tarjeta y Amazon le da un número de descarga, para que se descargue el libro en formarto ebook A SU ORDENADOR, desde el que se ha conectado con Amazon. No se puede hacer sino con un ordenador, el propio. Tendría que ser formato papel, no puedo ofrecer otra cosa. De todas formas tampoco es tan caro, 18´40 euros …

            PD: Vencer las tentaciones del “demonio” corren a cargo tuya también.

  27. Juan

    Te reenvio de nuevo el anterior comentario por si no lo has leído.

    Gracias Fernando por dignarte a responder y apartar tu tiempo para ello.

    Al leer tu respuesta me han surgido varias dudas y una de ellas me ha desconcertado bastante.
    La primera es referente a la frase que dices: “… analizarlo (refiriéndote al Antiguo Testamento) es cosa del pueblo judío de hoy, entiendo que no de nosotros los cristianos”… Al decir “nosotros los cristianos” ¿Cómo es posible si tú no crees en Cristo? ¿Cómo te identificas como cristiano? ¿Sabes lo que significa el término “cristiano”? o ¿tal vez ha sido un error en la formación de la frase?, ¿Me lo puedes aclarar?

    Y la otra duda es respecto a lo que dices después (refiriéndote también al Antiguo Testamento): “… su utilización por los cristianos primitivos fue un robo…” ¿A qué cristianos primitivos te refieres?

    Otra cosa, cuando te pido alguna prueba contrastable no me la das y sigues diciendo que lea el libro y me respondes también con esta frase: “…demostrarlo me ha requerido exponer ciertas técnicas y muchos ejemplos y eso no pienso irlo desgranando en comentario en un foro”. Lo considero un hombre honesto y no me cabe la duda de la ardua y elaborada labor que has llevado a cabo en la compilación de su libro, pero este tipo de respuesta, aparte de no convencerme para nada (ni a mí ni creo que a muchos) me hace dudar de la autenticidad, veracidad e historicidad de los argumentos que en él se expone. No le pido que me reescriba su libro en este foro de opinión. Solo le pedía “un algo” decente y con peso para empezar a considerar su postulado al respecto.

    Es cierto que las referencias históricas de Jesús y los primeros cristianos, aparte de las de los evangelios, son escasas. Pero eso no descalifica a Jesús como personaje inventado. Estas referencias, y no una ni dos, son suficientes para confirmar la existencia de Jesús y los cristianos de los primeros cristianos de nuestra era, por mucho que te empeñes en repetir que son falsas sin aportar ninguna prueba.

    Creo que por este camino “no llegaremos a buen puerto” (por lo de los refranes).

    De todos modos no soy negativo y he sacado cosas interesantes en este diálogo.

    Un amistoso saludo.

    Responder
  28. Aletheia

    Sr. Conde y Juan:

    Sabiendo que el libro no menciona la Vida de Nerón de Suetonio, ni los evangelios apócrifos, ni Ireneo de Lyon y decenas de textos cristianos o sobre el Cristianismo, no es necesario leerlo para saber que, desde un punto de vista científico, es excremento.

    Quizás sea una novela entretenida, pero pseudociencia pura y dura.

    Responder
    1. Juan

      Hola Aletheia.
      En primer lugar un saludo.

      Opino lo mismo que tú. Para mí las referencias historicas del movimiento cristiano anteriores a Constantino son suficientes para pensar que existióun grupo de personas seguidoras de Cristo.

      De todas formas no tendría inconveniente leer el libro. pués así le daría la oportunidad a Fernando para su defensa y yo estaría en mejor posición para contrastar un postulado con el otro.

      Repito, no tengo dudas de mis creencias. Quizás, aunque parezca extraño, al leer el libro me reafirmaría más en ellas. Porque lo que yo pienso es que Fernando lo que ha descubierto es la trama, en tiempos de Costantino, de cómo se inventó la religión oficial de la “Iglesia Católica Apostólica Romana”. Fíjate “Romana”. Una forma muy distorsionada y alejada del verdadero cristianismo que inició Jesucristo tres siglos antes.

      De nuevo, un afectuoso saludo.

      Responder
      1. Aletheia

        Juan:

        ¿Sabes lo que es un acróstico? El “método” de Conde Torréns consiste en inventarse un nuevo concepto de acróstico y buscar si en las últimas 5 letras de una línea aparece alguna de estas cinco letras: s, i, m, o, n.

        Si se da la coincidencia, en cualquier orden, dice que esas líneas han sido escritas por Eusebio y, si no se da la coincidencia, dice que han sido escritas por Lactancio.

        En un acróstico auténtico las letras tienen que estar alineadas. Con el nuevo concepto de acróstico inventado por Conde Torréns, no es necesario que coincidan y ni siquiera es necesario que formen la palabra SIMON.

        Responder
        1. Juan

          Acabo de abrir el enlace que manda Fernando sobre un extracto del evangelio de Lucas y el supuesto acróstico.
          Yo al igual que tú no veo la relación o coincidencia que él explica. No lo veo alineado como dice él.
          De todas formas tengo que ver el texto griego original (pues tengo medios de hacerlo) y la forma en que están las frases estructuradas.
          Estamos en contacto.

          Responder
          1. Fernando Conde Torrens

            JUAN: ME AGRADARÍA QUE TUS PRÓXIMAS INTERVENCIONES, CASO DE HABERLAS, LAS HICIERAS MEDIANTE EL FORMULARIO DE CONTACTO DE LA WEB SOFIAORIGINALS.COM.

            VALORO LA PRIVACIDAD Y HABLAR SIN “ROPA TENDIDA”, CON PLENA LIBERTAD, SIN RUIDO. GRACIAS.

  29. Juan

    No hay problemas Fernando. Estoy encontrando muchisímas cosas interesantes. En cuanto pueda nos ponemos en contacto, via SOFIAORIGINALS.COM.
    Un saludo.

    Responder

Deja un comentario