Search
Martes 6 diciembre 2016
  • :
  • :

Narcolombia

screenshot143

Escrito por Ralf B. Leepman para Buscando La Verdad

El Rey emérito Juan Carlos I, Obama y el Papa Francisco aplauden a la proclamación del plebiscito colombiano entre las FARC y el gobierno de Juan Manuel santos. ¿Por qué?…

Bajo el bombo y platillo de la palabra PAZ, el gobierno de Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, ha aceptado un yugo de esclavitud perpetua para el pueblo colombiano. Tras más de 50 años de conflicto, los guerrilleros de las FARC dicen deponer las armas si se pactan los acuerdos previstos y aprobados en un plebiscito que han aplaudido personajes como Barack Obama, El Papa Francisco y el Rey Juan Carlos I.

Veamos. La versión oficial nos dice que este acuerdo traerá al país el fin del conflicto y una paz estable y duradera. Recordemos que actualmente, Colombia es el país más violento del mundo. Pero ¿qué hay de cierto en esto? ¿Realmente este pacto fortalecerá los lazos del país, o es otro engaño más de la élite?

Para empezar, y ya que vivimos en ella, es un atentado a la democracia. Un engaño al pueblo colombiano y al resto del mundo usando la palabra PAZ. Creando el riesgo de que repitan la misma tragedia que Venezuela.

Se pretende con este pacto conceder al grupo narcotraficante, financiado por la CIA, todo lo que Santos les prometió sin importar la destrucción de Colombia. Como aceptar que los responsables de crímenes atroces no vayan a la cárcel y puedan ser elegidos como Conejales, Alcaldes, Gobernadores, Senadores o incluso Presidente. Sujetos como “el Paisa” que atentó contra el club “el nogal” causando 36 muertos. “el Enfermero” que huyó de España y practicó miles de abortos, o el propio Timochenko que tiene una condena de 448 años. Estos individuos quedarían impunes tras la firma del plebiscito. Dejando inválido los casos por los que fueron acusados, es decir, las miles de víctimas que de una u otra manera se oponían al régimen de las FARC. O simplemente era inocentes en su cruzada. El reclutamiento de niños para sus guerrillas, se estima en unos 11.500, dejaría de ser un delito y perdonado. Como si no hubiera pasado nada…

Otro de los puntos inquietante es la entrega, regalo, de 26 curules en el congreso con un sueldo que sobre pasa los 25 millones de pesos al mes.

Aceptar, significa que con el dinero de la extorsión, el narcotráfico y la minería ilegal puedan hacer política y reemplazar las armas que entreguen. No destinen un solo peso para la reparación de las víctimas ni para el desminado humanitario. Y siendo el tercer grupo terrorista más rico del mundo las FARC, según la revista Forbes, Santos no encuentra un solo peso y declara “que si lo tenían, se lo han gastado”.

Así mismo, una vez aprobado el plebiscito, los delitos por secuestro, narcotráfico y extorsión no tendrán castigo y por tanto carecerán de extradición.

Se permitirá que los grandes narcotraficantes, definan la lucha contra las drogas… (¡!) Con la participación de las FARC, se expropiará de forma administrativa las tierras adquiridas legalmente y se definirá la política agraria.

Igualarán a policías y militares con las FARC. Así como seleccionar a un nutrido grupo de jueces que juzgue a todos aquellos, empresarios, militares, policías… etc. Que se opusieron y denunciaron en su día a las FARC.

Subida de impuestos para sufragar a las víctimas de las FARC.

Todo ello para hacer constituyentes a las FARC donde se incorporarán los acuerdos de impunidad de la Habana en la constitución. Aceptando estos acuerdos, legitiman a aquellos que llevaron la tragedia a Cuba y Venezuela.

Es lógico pensar que tanto Obama como el Papa Francisco y en menor grado el rey Juan Carlos, den validez a este chanchullo. Como siempre las figuras monarquía, estado y religión acuden para desorientar, confundir y neutralizar las voces que se yerguen en contra de semejante acuerdo. Pero debemos pensar que los Estados Unidos tienen su mayor interés en la producción de cocaína ya que es a través de esta que financian gran parte de sus guerras. No pueden permitir que el número uno del narcotráfico del mundo, se pierda. Sólo hay que ver Afganistán, antes de la guerra la producción de opio era de un escaso 30%. En 2014 la producción ha aumentado un 3000%.

El próximo 2 de octubre se decide qué se vota. No me cabe la menor duda de que será un sí apabullante. Y poco a poco, Europa y los USA, dejarán de tener noticias de Colombia. No sabremos qué pasa, como les va… hasta que se disipe como una cortina de humo.

Ralf B. Leepman

loading...



3 pensamientos sobre “Narcolombia

  1. Ralf.

    Ayer Colombia demostró a su gobierno y a los interesados que el pueblo decidió decir NO al plebiscito. ¡Cuánto me alegra equivocarme, aunque sea por un margen tan pequeño! Pero suficiente para obligar a Santos a renegociar los acuerdos. De nuevo los representantes de la élite se fueron con el rabo entre las patas. Y replantearse que las conveniencias extranjeras no son las que dirigen el país. Bien por Colombia, por no dejarse apabullar por el miedo. ¿Qué iban ha hacer, matarlos a todos? ¿Quién los mantiene entonces?.

    Ralf B. Leepman.

    Responder

Deja un comentario