Search
Lunes 5 diciembre 2016
  • :
  • :

Paul Craig Roberts: “Al cooperar con Washington en Siria, Rusia ha caído en una trampa”

screenshot031

Por El Robot Pescador

A continuación reproducimos un artículo de Paul Craig Roberts, economista, escritor y periodista conservador estadounidense, que ocupó el cargo de subsecretario del Tesoro en la administración Reagan.

En el artículo, Roberts nos describe cómo, según su criterio, Rusia ha caído en una trampa norteamericana en Siria…


Hace un mes escribí una columna, “He Who Hesitates Is Lost—And Russia Hesitated” ( algo así como “el que vacila, pierde…y Rusia ha vacilado”).

screenshot030

Paul Craig Roberts

Las consecuencias de esta duda son ahora evidentes:

1. Un informe de la ONU orquestado por Washington ha acusado a Siria y a Rusia de crímenes de guerra en Alepo. Según el informe, “los ataques aéreos indiscriminados en toda la parte oriental de la ciudad por las fuerzas gubernamentales y sus aliados [Rusia] son responsables de la inmensa mayoría de las víctimas civiles. Estas violaciones constituyen crímenes de guerra. Y si se han cometido a sabiendas como parte de un ataque generalizado o sistemático contra la población civil, constituyen crímenes contra la humanidad”(http://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=20723&LangID=E).

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha votado para iniciar una investigación “independiente”. El propósito de la investigación es acusar a Rusia y a Putin como criminales de guerra y “llevar ante la justicia a los responsables de los presuntos abusos”. Por otra parte, “la situación debe ser trasladada urgentemente a la Corte Penal Internacional. Cada parte en este conflicto debe saber que van a ser responsables de los crímenes internacionales que cometan – todos, sin protección selectiva o discriminación“. Tenga en cuenta que Washington proporciona la mayor parte del presupuesto de la ONU, y la ONU pasará por alto que fue Washington el que envió el ISIS a Alepo.

Obviamente, ni Washington ni la ONU serán capaces de arrastrar a Putin a la Corte Penal Internacional, pero un cargo de criminal de guerra puede servir al propósito de Washington de detener los viajes al extranjero de Putin y restringir sus esfuerzos diplomáticos. El propósito de este ejercicio orquestado es su valor propagandístico. Entre las muchas preocupaciones de Washington está el que algunos países de Europa del Este, alarmados por el conflicto con Rusia al que los está llevando Washington, amenazan a la OTAN con una declaración de no participación. Si Rusia es marcada como criminal de guerra, esto hará aún más difícil el librarse de las consecuencias para los países que tontamente y sin pensarlo se unieron a la OTAN.

2. Washington ha logrado llevar al poder en Polonia al partido de extrema derecha Ley y Justicia. Estos agentes de Washington han vuelto a abrir la cuestión de la muerte del presidente de Polonia Kaczynski en un accidente de avión, haciendo afirmaciones salvajes acerca de que el choque fue un ataque terrorista por parte de Rusia destinado a privar a Polonia de su dirección política (https://www.rt.com/news/363726-polish-plane-crash-conspiracy-tusk/).

A pesar de la evidencia masiva y convincente de lo contrario, las reclamaciones del partido Ley y Justicia encontrarán empuje gracias al retrato aterrador de Rusia pintado por la campaña de demonización de Washington. El resultado previsto es manchar y aislar más a Rusia y a su gobierno.

3. En su calidad de portavoz consagrada por los belicistas neoconservadores, Hillary quiere que Washington imponga una zona de exclusión aérea en Siria. Una zona de exclusión aérea que Washington requeriría para tratar de evitar los ataques aéreos sirios y rusos contra las posiciones del ISIS. Parece bastante claro que Siria y Rusia no aceptarán ningún intento de negar a Siria el uso de su propio espacio aéreo en el conflicto contra las fuerzas enviadas por Washington para derrocar al gobierno sirio, como le ocurrió a Gadafi en Libia. A menos que Rusia y Siria se rindan, la zona de exclusión aérea de Hillary daría lugar a un conflicto militar entre Rusia y los EE.UU..

Para avanzar en la propuesta de la zona de exclusión aérea, ha sido resucitado el “uso de armas químicas” por parte de Rusia. Están apareciendo informaciones fabricadas de que la fuerza aérea siria es culpable de abandonar las armas químicas en la población siria. El 22 de octubre, el Indian Express informó que el 21 de octubre, el Mecanismo Conjunto de Investigación de la ONU informó al Consejo de Seguridad de la ONU que el ataque químico sobre Qmenas “fue causado por un helicóptero de las Fuerzas Armadas Árabes Sirias dejando caer un dispositivo desde una gran altura que alcanzó el suelo y liberó la sustancia tóxica que afectó a la población”. El informe llegó a la conclusión de que tres de los ataques químicos investigados fueron cometidos por Siria y uno por el Estado islámico (http://indianexpress.com/article/world/un-says-syrian-army-used-chemical-weapons-in-qmenas-village-in-2015-3096558/).

El hecho de que los rusos resolvieran el problema de las armas químicas en 2014, un año antes del presunto ataque a Qmenas, tomando posesión de las armas y eliminándolas de Siria, significa que el informe tiene poca credibilidad (http://www.wsj.com/articles/removal-of-chemical-weapons-from-syria-is-completed-1403529356).

Sin embargo, en ningún momento durante los 15 años que dura el ataque de Washington contra los países musulmanes, los hechos han desempeñado un papel y, ciertamente, los hechos no han jugado ningún papel en la demonización de Rusia por parte de Washington.

4. Diana Johnstone ha llegado a la conclusión de que Hillary se propone un cambio de régimen para Rusia y que utilizará la presidencia para ese propósito

(http://www.globalresearch.ca/hillary-clintons-strategic-ambition-in-a-nutshell-regime-change-in-russia-putin-is-an-obstacle/5552264http://www.globalresearch.ca/hillary-clintons-strategic-ambition-in-a-nutshell-regime-change-in-russia-putin-is-an-obstacle/5552264).

Es imposible imaginar un propósito más imprudente e irresponsable. Muchos miembros del gobierno ruso han declarado que la provocación y la demonización de Rusia por parte de Washington han llevado casi a cero la confianza entre las potencias nucleares, y que Rusia nunca luchará de nuevo una guerra en su propio territorio. Sergey Karaganov dijo a la revista alemana Der Spiegel, que si Washington y la OTAN pasan de las provocaciones a las invasiones contra Rusia, una potencia nuclear, serán castigados.

(http://www.spiegel.de/international/world/interview-with-putin-foreign-policy-advisor-sergey-karaganov-a-1102629.html).

Mucha gente insensata cree que la guerra nuclear no puede suceder, porque no puede haber un ganador. Sin embargo, los planificadores de guerra estadounidenses, que elevan las armas nucleares estadounidenses del papel de represalia a una función de primer ataque preventivo, obviamente, no están de acuerdo en que la guerra nuclear no se pueda ganar. Si se cree que la guerra nuclear es imposible de ganar, no hay ningún punto en una doctrina de guerra que asigne a estas armas el papel de ataque por sorpresa.

Los rusos son conscientes y están preocupados porque Washington ha hecho la situación entre los EE.UU. y Rusia más peligrosa que durante la Guerra Fría. El propio Vladimir Putin ha declarado que Occidente no escucha sus advertencias. En un esfuerzo por evitar la guerra, Putin se estruja todo lo posible al margen de la diplomacia. Fima acuerdos con Washington que debe saber no serán mantenidos.

Han ocurrido demasiadas cosas para enseñarle esa lección: la invasión de Osetia del Sur por parte de Georgia promovida por Washington mientras él estaba en los Juegos Olímpicos de Beijing, el golpe de estado de Washington en Ucrania mientras estaba en los Juegos Olímpicos de Sochi, el abandono de Washington del Acuerdo de Minsk, la ventaja que tomó Washington de los acuerdos de alto el fuego de Siria, la violación de la promesa de Washington de no mover la OTAN a las fronteras de Rusia, la despedida de Washington del Tratado anti-ABM, la orquestada culpa de Rusia por el MH-17, por el robo de correos de Hillary, etc.

Washington tiene la clara intención de utilizar la asistencia militar y diplomática de Rusia a Siria para condenar a Rusia por crímenes de guerra ante la opinión pública mundial. Fue la indecisión de Rusia en Siria la que permitió a Washington recuperarse de la derrota de sus mercenarios del ISIS y sustituir el control de las explicaciones por la derrota sobre el terreno.

El asalto aéreo de Rusia sobre el ISIS en Siria cogió con la guardia baja a Washington y rápidamente cerró el apoyo de Washington a las fuerzas del ISIS, revertiendo por completo el rumbo de la guerra. Rusia tenía terminado el trabajo, Siria habría sido limpiada de las fuerzas hostiles antes de que Washington hubiera podido recuperar el aliento.

En su lugar, presionado por el elemento atlantista integracionista en la élite rusa, el gobierno ruso se retiró, anunciando cumplida su misión y confiando en el Ejército sirio para completar el trabajo. Este error estratégico permitió a Washington no sólo reponer las municiones del ISIS que habían sido destruidas y reunir más mercenarios, sino, lo más importante, llegar con un plan para arruinar a Rusia y a Assad.

En el momento en que el gobierno ruso se dio cuenta de que la retirada temprana fue un error y volvió a entrar en el conflicto, Washington había decidido que si Damasco no podía ser “liberado”, Siria podría ser dividida y la presión sobre Assad siguió de esa manera. Pero el gobierno ruso siguió posponiendo la victoria mediante acuerdos de alto el fuego que Washington utilizó para rearmar al ISIS y como armas de propaganda contra Rusia.

Cualquiera que sea el resultado del conflicto militar en Siria, Rusia se enfrenta a una condena por criminal de guerra en los medios occidentales, si no por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y a una zona de exclusión aérea en Siria si Hillary se convierte en presidente de los EE.UU..

Este es el enorme costo que Putin ha pagado por escuchar a los poco realistas integracionistas atlantistas, adoradores de los estadounidenses que están decididos a que Rusia sea aceptada por Occidente, incluso si eso significa ser un semi-vasallo. Si hay guerra nuclear, los atlantistas integracionistas rusos compartirán la culpa con los neoconservadores estadounidenses. Y todos pagaremos el precio por el desastre producido por estos pocos, los neoconservadores exigiendo la guerra y los atlanticistas integracionistas exigiendo el apaciguamiento de Washington.


Fuente: http://www.paulcraigroberts.org/2016/10/24/by-cooperating-with-washington-on-syria-russia-walked-into-a-trap-paul-craig-roberts/
http://katehon.com/es/article/al-cooperar-con-washington-en-siria-rusia-ha-caido-en-una-trampa

loading...



Deja un comentario