Search
Jueves 8 diciembre 2016
  • :
  • :

Medios de comunicación: Armas de desinformación masiva

screenshot122

Por Tony fernandez  / Conjugando adjetivos

La libertad de expresión es un derecho garantizado en la gran mayoría de las constituciones de los países que nos autodenominamos como… democráticos.

Sin embargo esta libertad o derecho, ganada por cierto a través de muchas revoluciones y sufrimientos, no es tan real como nos quieren hacer ver.

Es cierto que todo el mundo puede decir y publicar “casi” lo que se quiera, otro tema es que esa información sea accesible a los demás en igualdad de oportunidades, es aquí en donde los medios de comunicación no cumplen con su propósito, que no es otra cosa que informar de la realidad de nuestro entorno.

Aunque estos medios se enorgullezcan de su independencia frente a poderes políticos (algo muy refutable), dependen de manera incuestionable de los poderes económicos de dos formas muy claras, a través de los consejos de administración (es decir, el control mediante las acciones), y también por medio de la publicidad.

Así, lo que se supone que es la supuesta libertad de un medio, pues la financiación es a través de la publicidad, es a su vez la correa que aprieta el cuello de la autocensura.

Las grandes empresas y sus filiales, los bancos, etc.., invierten grandes cantidades tanto en entrar en el accionariado de los grupos mediáticos, como en financiarlos mediante la publicidad.

Con esto se garantizan una “orientación” general de los medios de aceptar el mundo como es, sin plantearnos seriamente porqué en este planeta cada vez hay más desigualdades sociales, guerras de interés económico o desastres ecológicos.

Por supuesto que todos estos problemas los oímos en muchos medios de comunicación, pero siempre como algo lejano, algo que no está en nuestras manos, y haciéndonos seguir viviendo en un mundo ilusorio, alejados de los problemas reales que afecta a una grandísima parte de la humanidad.

Así, su principal misión se convierte en distraernos. Los telediarios, portadas de la prensa o tertulianos radiofónicos hablan casi siempre de lo mismo y de los mismos, lo alternativo o es radical o es la opinión de unos “bohemios” que no se enteran de cómo funciona el mundo.

La gente con ideas independientes o críticas simplemente es ignorada o apartada, sin un gran medio que dé a conocer estas ideas a las masas, esta gente se convertirá en marginados intelectuales que serán sólo leídos y escuchados en medios minoritarios, o que no estén bajo el control directo de los poderes económicos, un buen ejemplo de esto es que prácticamente todas las alternativas serias al capitalismo sólo tienen cabida en Internet o pequeñas publicaciones con una tirada muy limitada.

El proceso de globalización neoliberal ha llevado a una concentración de medios a nivel mundial y local, la supuesta diversidad de opiniones se resume en el control de casi todos los medios por parte de unas pocas corporaciones mediáticas, AOL-Time Warner, News Corporation, General Electric, Etc en USA. En España unos buenos ejemplos son el grupo PRISA, Recoletos, Vocento, Grupo Correo y algunos otros más, por supuesto todos ellos con bancos, constructoras o cualquier gran corporación detrás de ellos (Telefónica, Endesa, BBVA, etc..).

Gracias a este control es prácticamente imposible denunciar a Michelin, Nestlé, o Nike por el expolio y explotación de los recursos y personas del tercer mundo. Pocas veces oiremos que los bancos tienen asegurado el control de nuestras sociedades por medio de nuestro endeudamiento casi eterno con hipotecas o créditos. Al mismo tiempo que casi no se habla de estos temas, nos echarán cien veces las últimas imágenes de cualquier accidente, persecución policial o chorrada similar que llene un telediario. Y sólo hablo de la parte informativa de los medios, la telebasura merecería un artículo a aparte.

Este control se realiza de formas muy discretas, la supuesta “libertad” se corrompe sin que la mayoría de la gente se dé cuenta, así, cualquier periodista independiente y comprometido no pasará de ser, como mucho, un articulista exótico en algún periódico,. La manipulación y el control no está en presionar a un periodista para escribir a favor de algo, sino que en puestos de responsabilidad y decisión sólo acceden los políticamente correctos.

Este control se traduce también en objetivos muchos más globales, claros y reales. Buena parte de las cadenas norteamericanas están controladas por grandes compañías, como por ejemplo la influencia de General Electric desde los años 50 en los gobiernos americanos. Esta multinacional, con grandes industrias de armamento y tecnología militar, lo tenía muy claro cuando un directivo suyo, Charles Wilson (curiosamente nombrado por Truman para un cargo llamado “movilización de defensa”) declaraba esto a los miembros de la Asociación de Editores de Prensa

“Si el pueblo no estuviera convencido de que el mundo libre está en peligro, sería imposible que el Congreso aprobase las enormes sumas que ahora se están gastando en impedir este peligro. Con el apoyo de la opinión pública, dirigida por la prensa, podremos empezar a trabajar. Nuestro trabajo -el suyo y el mío- consiste en mantener a nuestro pueblo convencido de que la única forma de que el desastre se mantenga alejado de nuestras fronteras es fortalecer el poderío de América”.

A pesar de tener estas declaraciones 54 años siguen sin duda vigentes.

En la actualidad no creo que haga falta poner muchos ejemplos, las guerras de Irak y similares, por el control de los recursos imprescindibles para la maquinaria capitalista, han sido posibles gracias a un masivo apoyo a posturas inmorales y totalmente beneficiosas para unos determinados grupos industriales y financieros. Por supuesto este apoyo no se recibe contando los verdaderos y oscuros intereses, sino que se disfraza con una retórica infantil pero efectiva, el hecho de repetir una mentira cien veces hace que la gente la pueda llegar a creer, la manipulación está controlada milimétricamente, de forma sutil. General Electric se hizo hace tiempo su propia emisora, la NBC, curiosamente una de las más fervorosas partidarias de expandir la “democracia” por el mundo.

Otro buen ejemplo es la presión de grandes corporaciones relacionadas con el medio ambiente. No hace mucho podíamos leer en algún periodicucho como las grandes petroleras estaban “financiando” a científicos y periodistas para que “influyeran” en los medios de comunicación a su favor. Así, sólo hay que escuchar a muchos tertulianos ridiculizando los efectos a medio plazo de este genocidio medioambiental con argumentos estúpidos como que ahora hay más árboles en España que hace 50 años, cuando cada año se pierden en el mundo varias españas de bosques tropicales. A pesar de los miles de documentos de las organizaciones internacionales (ONU, FAO, etc..) que claman por un cambio total de nuestro tipo de crecimiento económico, estos señores consiguen con su influencia que mucha gente frivolice con este futuro desastre, y mientras las grandes compañías pueden seguir ganando miles de millones durante todo el tiempo que puedan, e hipotecando el derecho a vivir en un mundo limpio y digno a las siguientes generaciones.

Aunque nos quieran hacer ver otra realidad, vivimos en el mundo de la desinformación. En la era de la globalización, la característica principal de la información es que funciona como una mercancía y, por consiguiente, algo totalmente en contradicción con las leyes de la información, tal y como se estudian en la Universidad. El dinero es el que dirige realmente la información que debemos recibir. Dinero que sirve para alienarnos más en este mundo de consumo insaciable, así como para aceptar un sistema injusto, insolidario y dirigido por las multinacionales y sus intereses.

Fecha del artículo 22 de marzo de 2014

loading...



Un pensamiento en “Medios de comunicación: Armas de desinformación masiva

Deja un comentario