Search
Domingo 28 Mayo 2017
  • :
  • :

A dos minutos y medio del apocalipsis: ¿Llegó la hora de rehabilitar los búnkeres nucleares?

Por RT

La humanidad se halla situada en su segunda posición más cercana al apocalipsis, pero, como ocurría hace décadas, salvarse de un ataque nuclear sigue siendo un privilegio al alcance de muy pocos.

En los años transcurridos desde el fin de la Guerra Fría, poco a poco ha ido cayendo en el olvido uno de los rasgos distintivos de aquella época: la infraestructura de defensa civil en caso de guerra nuclear. En todo este tiempo muchos búnkeres nucleares han sido transformados y habilitados para servir a otros propósitos, permanecen abandonados bajo la amenaza de la contaminación, o bien fueron destruidos y los transeúntes no tienen la  menor idea de que pasan sobre lugares que fueron diseñados para salvarse de un ataque nuclear.

Este 26 de enero la junta directiva de la revista ‘Bulletin of the Atomic Scientists’ adelantó en 30 segundos la flecha del Reloj del Apocalipsis, de tal manera forma que a la humanidad le quedan solo dos minutos y medio virtuales hasta la ‘medianoche’. De esta forma los científicos sitúan a la humanidad más cerca que nunca de su fin desde 1953, cuando EE.UU. probó la primera arma termonuclear.

Se trata de la 22.ª vez que los científicos adelantan o retrasan las agujas del reloj, fijado inicialmente en 1947 a siete minutos de la medianoche. Sin embargo, esta es la primera vez que la decisión de cambiar la hora se basa en primer lugar en las palabras y acciones de una solo persona: el nuevo presidente de EE.UU., Donald Trump.

El Reloj contempla como principales amenazas para la humanidad las armas nucleares y, desde 2007, también el cambio climático. Sin embargo, más allá de los problemas medioambientales y de las opiniones de Trump que “empeoraron una situación ya mala de por sí en materia de seguridad internacional”, existen otros tres factores secundarios que nos acercan a la ‘medianoche’:

  • La cuarta y la quinta prueba nuclear realizadas por Corea del Norte.
  • Las tensiones entre EE.UU. y Rusia, países que poseen el 90% de arsenal nuclear del mundo.
  • La amenaza de guerra nuclear entre la India y Pakistán.

La preocupación de los científicos antes las posibles decisiones de Trump también alcanza a los legisladores de EE.UU., que este 25 de enero desafiaron por primera vez “la autonomía nuclear del presidente” al introducir un proyecto de ley que le impediría ordenar un ataque nuclear sin una aprobación del Congreso de declaración de guerra, escribe Becky Alexis-Martin, investigadora de la Universidad de Southampton británica, en el portal The Conversation, dedicado al intercambio de opiniones científicas.

“La mayoría de la gente no puede aspirar a sobrevivir a un ataque nuclear”

“Tal vez llegó la hora de resucitar nuestra arquitectura de búnkeres nucleares y de reestablecer los antiguos ejercicios de defensa civil”, se pregunta la investigadora.

Sin embargo, más allá de que las infraestructuras existentes estén deterioradas, el problema radica en que, en realidad, nunca existieron búnkeres nucleares suficientes para salvar a todos. De hecho, muchos de los búnkeres construidos durante la Guerra Fría iban destinados, en primer lugar, para la élite política y no para la población, pues, al menos para el Gobierno británico, la palabra ‘supervivencia’ no significaba la supervivencia de la gente, sino la del Estado”, explica la investigadora.

Según ella, al igual que en los años 50, ahora:

  • La mayoría de la gente no tiene ningún motivo para aspirar a sobrevivir un ataque nuclear,
  • Solo los más adinerados y poderosos están tienen ‘derecho’ a sobrevivir a una catástrofe nuclear.

La diferencia es que ahora los ricos pueden hacerlo no tanto gracias a las infraestructuras construidas por el Estado, sino en “búnkeres privados, lujosos, costosos y de altas tecnologías”, como los que en EE.UU. construyen empresas privadas para los más adinerados que se preparan para sobrevivir a un eventual apocalipsis, explica la científica.

loading...



Deja un comentario

Donaciones