Search
lunes 18 diciembre 2017
  • :
  • :

Seis lugares en Rusia para los amantes del riesgo y el misterio

Por RT

‘Valles de la muerte’ entre volcanes, el ‘auténtico’ hogar del ‘Yeti’, tierras de chamanes, misteriosos túneles subterráneos o zonas de avistamientos de ovnis, todos estos lugares se pueden encontrar en Rusia.

Los valles de la muerte

En Rusia existen tres famosos ‘valles de la muerte’: en Kamchatka, en la región de Krasnoyarsk y en Yakutia. No obstante, solo uno de ellos es accesible para los turistas. Los otros dos, simplemente no los encontraréis.

Para los amantes de los viajes extremos vale la pena ir a la ladera occidental del volcán Kijpinich en Kamchatka: la más baja de las zonas termales del volcán (con un ancho de 300 metros y una longitud de 2 kilómetros) recibe el nombre de ‘valle de la muerte’. Entre los gases volcánicos que desprende están presentes el dióxido de carbono, el sulfuro de hidrógeno y compuestos de cianuro altamente tóxicos.

Tan pronto como se derrite la nieve, aparecen restos calcinados de ratas y zorros. En ocasiones, se hallan cuerpos de osos y aves de rapiña que llegaron al lugar atraídos por el olor a carroña. Durante la era soviética, más de cien investigadores que habían sido enviados a Kamchatka para llevar a cabo expediciones murieron por envenenamiento, por eso es necesario tener mucho cuidado.

El volcán Kikhpinych en la península de Kamchatka, Rusia. 

En esta página web, explican detalladamente cómo llegar a varios parques naturales de Kamchatka.  

La cueva del Yeti

En el año 2012, tres laboratorios independientes de Idaho (EE.UU.), Moscú y San Petersburgo reconocieron que el verdadero ‘Hombre de las Nieves’ se encuentra en Rusia. Un análisis de pelo encontrado en 2011 en una cueva de Azas, en Górnaya Shoria, en la república de Altái (Rusia), confirmó que el material genético no pertenecía ni a un humano, ni a un primate.

Resulta curioso que el pelo del ‘Yeti’ hallado en la cueva de Azas sea indéntico a otras muestras encontradas anteriormente en un lugar cerca de San Petersburgo, en los Urales, e incluso en EE UU. Los biólogos aseguran que en todos los casos se trata de pelo de la misma criatura. Tan solo el 1% de su ADN no es compatible con el de los humanos.

No hace mucho que el ‘Hombre de las Nieves’ se convirtió en la atracción turística de la región de Górnaya Shoria. Supone un atractivo turístico que cuenta con gran popularidad entre los viajeros que se acercan a la zona. Incluso tiene hasta su propia cuenta en Twitter.

En busca del ‘Yeti’ llegan a la zona no solo rusos, sino también turistas extranjeros. Con este mismo objetivo se desplazó hasta el lugar el año pasado el boxeador ruso Nikolái Valúev. De modo que si creéis en la existencia del ‘Yeti’, vale la pena ir a la reserva de Azas antes de que lo encuentre Valúev.

Cómo llegar: http://www.sibaltay.ru/altay/shoria_bus.php 

Túneles subterráneos

La cordillera Medvéditskaia es un conjunto de colinas no muy altas (250 metros aproximadamente) en el distrito de Zhirnovsk, en la región de Volgogrado. Esta cordillera se caracteriza por las extrañas historias que, según se dice, tuvieron lugar allí: rayos en forma de bolas de fuego, ovnis, árboles en llamas, túneles subterráneos y una raza de hombres-serpiente que aseguran que vive en el lugar.

Estos túneles son de gran interés entre los turistas. Se encuentran a una profundidad de 20 metros y su diámetro oscila entre los 7 y los 20 metros (superior al del metro de Moscú). A principios de la Segunda Guerra Mundial, los zapadores intentaron volar estos túneles, pero lo único que consiguieron fue que acceder a ellos fuese más fácil.

Además, cerca de estos pueden encontrarse dos manantiales: uno que sale del interior de la tierra y del cual emana agua destilada, y otro del que sale agua con un alto nivel de radiación. 

El triángulo de las Bermudas ruso

En la frontera entre las regiones de Perm y Sverdlovsk está el pueblo de Moliobka. Enfrente de esta localidad, en la orilla izquierda del río Sylva se encuentra el llamado Triángulo de Moliobka (también conocido como la zona anómala de Perm), un análogo del famoso Triángulo de las Bermudas.

Se hizo famoso en los años 80 del siglo XX cuando el geólogo de Perm Emil Bachurin encontró en la nieve una huella en forma circular de un diámetro de 62 metros. Desde entonces, a menudo se escuchan historias sobre el ‘Hombre de las Nieves’, platillos voladores y plasmoides (esferas brillantes). Las investigaciones científicas radiestésicas (detección de radiaciones) demuestran la presencia de fuertes anomalías en la zona.

El triángulo de las Bermudas ruso 

Cómo llegar: desde la estación de Perm II hasta Shumkovo es posible llegar en tren de cercanías. 

Ovnis

En Rusia se han avistado ovnis en la región de Múrmansk, al noroeste del país, en Yakutia, en el Lejano Oriente, y en Moscú. Pero fue en la región de Perm donde se comenzaron a rentabilizar los indicios de vida extraterrestre. En el conocido Triángulo de Moliobka se está construyendo una auténtica reserva de ovnis. En el mismo lugar ya se ha iniciado la construcción de un hotel y un observatorio para turistas y se están instalando un medidor de gravedad, una cámara de infrarrojos y sensores de campo magnético.

El ‘turismo extraterrestre’ también se está desarrollando en la ciudad de Toliatti, donde es posible ver uno de los geoglifos (figuras construidas en laderas de cerros o en planicies) más grandes del mundo.

Y la isla Zelioni, cerca de Rostóv del Don, es conocida porque antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial cayó sobre ella un especie de artefacto volador sin alas que en un principio se pensó que era un avión militar alemán de reconocimiento. Desde entonces, dicen que en la isla es posible escuchar señales de origen desconocido y se han dado incluso casos en los que los visitantes han perdido el sentido de la orientación y se han extraviado.

A menudo tienen lugar excursiones en el territorio de la isla, pero si lo que se quiere es recibir una dosis de adrenalina, es mejor hacer la excursión en pequeños grupos. 

Energías positivas

En Rusia no solo pueden encontrarse zonas anómalas negativas, sino también los denominados ‘puntos de fuerza’, donde los visitantes afirman cargarse de energía positiva.

Uno de estos puntos está en la región de Karelia, donde, según la leyenda, viven los magos más poderosos del mundo. Otro lugar es Belóvode, la Shambala rusa, ubicada en la república de Altái, y también está Lovózero, un lago polar en la península de Kola al que llegan personas que quieren sanarse o, simplemente, meditar.

Una de las zonas anómalas más activas del mundo es la Curva de Samara. En los últimos 10 años, tuvieron lugar ahí más de mil fenómenos paranormales. A lo largo de la montaña de Sviatelka, el campo de los chamanes y la roca de piedra blanca se extiende la Curva de Samara. En esta zona se da a menudo radiación geomagnética, lo que convierte a este lugar en una meca para científicos y turistas de todo el mundo.

Elaborado por Darya González para Russia Beyond The Headlines.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario