Search
sábado 25 noviembre 2017
  • :
  • :

Hanging Rock, un paraje idílico marcado por el misterio

Fuente: Pexels

A principios del siglo XX cuatro mujeres desaparecieron en extrañas circunstancias en esta formación volcánica de Australia. Nunca más se supo de ellas.

Estamos acostumbrados a escuchar historias de auténtico misterio que tienen como telón de fondo los inhóspitos y desérticos parajes de Estados Unidos. El desierto de Nevada es uno de los lugares en los que más sucesos extraños ocurren al año. Esto se debe a que es uno de los puntos más importantes para el avistamiento de ovnis. De hecho, existe una carretera que ya se conoce como la Carretera de los Extraterrestres que recorre de norte a sur el condado de Lincoln. El Área 51 se postula como el objetivo de todo aquel que cree que la NASA esconde pruebas sobre la existencia de vida en otros planetas. Es curioso pensar que todas estas historias, todos estos sucesos ocurren a tan solo dos horas y media de Las Vegas, un lugar emblemático para la diversión que, a pesar de haber perdido su hegemonía como cuna del juego, sigue manteniendo su título como capital de la fiesta mundial.

Sin embargo, no todo ocurre en Estados Unidos. De hecho, una de las historias que más sorprenden aún a día de hoy sucedió en un idílico paraje natural del estado de Victoria, en Australia. Fue en Hanging Rock (roca colgante), a unos 70 km de la ciudad de Melbourne, en el día de San Valentín de 1900, donde tuvieron lugar los hechos. Esta formación rocosa de origen volcánico tiene varios millones de años y se eleva a más de 150 metros de altura sobre una llanura. En aquella época era habitual organizar y realizar excursiones por allí debido a la belleza del lugar y a su cercanía con el pueblo de Woodend. Aquella mañana del 14 de febrero, 19 estudiantes salieron acompañadas junto a dos de sus profesoras, Diane de Poitiers y Greta McCraw, y el conductor de autobús que las llevaría hasta Hanging Rock para pasar un día diferente alejadas de los libros y al aire libre. La excursión comenzó como cualquier otra excursión: las mujeres pasearon entre la naturaleza hasta que hicieron un descanso para comer, momento en el que el conductor del autobús se les unió. Una vez terminado el picnic, todos decidieron que sería mejor echar una cabezada antes de regresar de nuevo al pueblo. Sin embargo, 3 de las chicas más responsables del grupo pidieron permiso a sus profesoras para ir a “explorar” por las inmediaciones. Con la promesa de que fueran con cuidado y estuvieran bien atentas a no dar un paso en falso debido a la cantidad de barrancos que había en la zona, el grupo de 3 chicas, que finalmente serían 4 al unírseles una más, se marchó con el objetivo de disfrutar un poco más de los increíbles paisajes naturales que las rodeaban. Después de una larga siesta, y cerca de las cuatro y media de la tarde, tanto el conductor del autobús como una de las profesoras comenzó a reunir al grupo de chicas para regresar al pueblo. Cuál fue su sorpresa cuando se dieron cuenta que las cuatro chicas que habían salido de expedición no habían regresado y que además faltaba la otra profesora, la señora McCraw. Tanto la maestra como el conductor decidieron esperar una hora más con la idea de que quizás la profesora había salido en busca de las alumnas y todas ellas estarían ya de camino hacia el punto de reunión. Sin embargo, a medida que pasaron las horas, ambos se dieron cuenta de que parecía que las 5 mujeres no iban a regresar, por lo que comenzaron a buscarlas con la ayuda del resto de alumnas. A pesar de que todos buscaron con ahínco, tan solo fue posible encontrar a una de las alumnas, a la más pequeña en edad, que salió despavorida de entre los árboles, gritando y con arañazos y heridas por los brazos y las piernas. Tanto el conductor como Diane de Poitiers intentaron sonsacarle algo sobre lo sucedido pero la chica parecía estar en estado de shock y no fue capaz de pronunciar ni una sola palabra.

Fuente: Pexels

El grupo siguió buscando pero para cuando la noche se les echó encima decidieron regresar al pueblo y avisar a las autoridades para que se pusiera en marcha una búsqueda oficial. Al día siguiente, y siempre con la idea de que las mujeres se habían desorientado y perdido en la inmensidad de Hanging Rock, se organizó una búsqueda activa que duró todo el día y terminó como había empezado: con 4 mujeres desaparecidas.

Edith Horton, la chica que salió del bosque con heridas y fuertemente alterada, fue examinada por un médico e interrogada por el policía que estaba a cargo de la investigación. Horton confesó que solo recordaba haber salido corriendo de entre los árboles y que por el camino se había encontrado con la profesora McCraw que, con la mirada perdida y en ropa interior, se dirigía hacia la formación rocosa sin inmutarse lo más mínimo por los gritos de su alumna. Con estos datos, la investigación prosiguió un par de días más hasta en los que un perro sabueso de la policía siguió un rastro tras haber olido la ropa de la profesora que lo llevó al pie de una de las rocas. Allí estuvo 10 minutos olfateando en círculos, pero nada en claro se pudo sacar. Una semana después de la desaparición de las 4 mujeres, la investigación se iba a suspender por falta de pruebas cuando misteriosamente dieron con Irma Leopold, una de las alumnas desaparecidas. La chica se encontraba desorientada y sufría de insolación pero curiosamente no tenía ni un rasguño y sus pies estaban completamente limpios pese a haber estado una semana vagando por el bosque.

La policía la interrogó pero, al igual que había sucedido con su compañera de estudios, nada se pudo sacar de la mente de Irma Leopold que por alguna razón había perdido la memoria y afirmaba no recordar nada de lo sucedido.

Las hipótesis sobre lo que les pudo haber pasado a estas mujeres son múltiples y variadas. En primer lugar hay que tener en cuenta que la historia se hizo famosa gracias a la novela Picnic en Hanging Rock escrita por Joan Lindsay en 1967 (que cuenta además con versión cinematográfica), lo que complica la tarea de discernir entre aquello que es real y lo que pertenece al mundo de la fantasía. En este sentido, los historiadores han podido cotejar ciertos datos como el nombre de las chicas y sus docentes, pero otros, como la existencia de la institución en la que las chicas estudiaban, revelarían que la historia es incierta ya que ésta habría sido fundada en 1910, diez años después de lo sucedido. Además, no se ha encontrado nada en los periódicos locales de la zona que haga referencia a tal desaparición. Sin embargo, son muchos los que continúan otorgándole veracidad a la historia apoyándose en los relatos de los aborígenes que poblaron aquellas tierras muchos años antes de que tal suceso aconteciera, y es que para aquellos nativos Hanging Rock era un lugar maldito. Las leyendas afirman que aquella roca tenía vida y que se comía a la gente.

Si tomamos por cierta la historia y partimos de la base de que realmente sucedió, las posibles explicaciones pasan por confiar en las leyendas de los antiguos nativos y creer que efectivamente las chicas fueron engullidas por la roca. En este sentido, cabe destacar la posibilidad de que la roca sirviese como portal para viajar en el tiempo (puede que la saga de Outlander haya sacado su idea de aquí) o incluso a una realidad paralela. También existe la posibilidad de que aquel grupo de mujeres fuera abducido por OVNIS y llevado a un lugar desconocido, lo que explicaría que jamás se volviera a saber de ellas ni se recuperasen sus cuerpos.

En el lado opuesto a estas opciones paranormales, la lógica invita a pensar que las chicas pudieron caerse en alguna de las múltiples cuevas con las que contaba la zona y permanecer allí hasta morir de hambre o ser atacadas por algún animal. Otra posibilidad es que alguien raptase a las mujeres y que tanto Irma como Edith consiguiesen escapar a su captores.

En cualquier caso, ya sea siguiendo la vía racional o la más alejada a la lógica, lo que está claro es que nada más se supo de aquellas 4 mujeres que acudieron a Hanging Rock para disfrutar de una jornada de excursión de la que jamás pudieron regresar.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario