Search
martes 21 noviembre 2017
  • :
  • :

Conoce a YuMi, el robot que podría quitarle el trabajo a los músicos

Por Sputnik

De a poco la inteligencia artificial está conquistando terrenos insospechados. Ya no solo se extiende a la industria o a la informática. En Italia, una empresa presentó a YuMi, un robot capaz de dirigir a una orquesta sinfónica.

En los últimos tiempos, la robótica ha dado mucho que hablar. Desde máquinas capaces de difundir plegarias y oficiar de pastores hasta dispositivos capaces de ofrecer servicios sexuales o de policía, los ejemplos del avance de la inteligencia artificial han abundado. Ahora, la tecnología nos asombra con un nuevo lanzamiento: YuMi, un robot que puede dirigir nada más ni nada menos que una orquesta sinfónica.

Según el sitio web ‘WillRobotsTakeMyJob‘, que mide las probabilidades que hay de automatización de determinadas profesiones, los directores de orquesta tienen un riesgo del 1,5% de perder su trabajo de manos de un robot. Por eso, están en una situación “totalmente segura”, aunque ahora quizás cambien las perspectivas.

 

#YuMirobot will take the stage on September 12 in Pisa, Italy. #robotics #robot #robots #opera #conducting

Una publicación compartida de ABB (@abbgroup) el

YuMi fue desarrollado por la empresa tecnológica suiza ABB, que “trabaja con sus clientes para escribir el futuro de la digitalización industrial y crear valor”, según su descripción corporativa. El robot es uno de sus proyectos estrellas, y fue el encargado de dirigir la noche de gala del Festival Internacional de Robótica en Pisa (Italia). En el Teatro Verdi de esa ciudad, el aparato dirigió a la Orquesta Filarmónica de Lucca y al célebre tenor Andrea Bocelli.

En el proyecto musical, YuMi fue entrenado por el director musical italiano Andrea Colombini, quien describió en el sitio web de ABB su experiencia con la máquina. A criterio del artista “conducir es mucho más que pararse y mover los brazos en frente de una orquesta”.

“El papel del director es compartir una visión de una pieza musical, marcar el tono y dar forma a las voces diversas de los músicos en una única expresión al servicio del compositor. Requiere conocimientos, técnica, interpretación y carisma”, describió Colombini sobre la tarea.

Por eso, transmitir esto a YuMi fue “una de las tareas más satisfactorias, a pesar de ser desafiante” que haya tenido el italiano, quien dijo que la “tecnología sofisticada” lo “entusiasmó” y le “reveló” muchas maneras de ejecutar arte y música a través del robot.

Primero, los movimientos de Colombini fueron registrados y analizados para que los brazos de YuMi pudieran emularlo. Luego, se trabajó en la sincronización con la música y la programación en sí.

“Debo decir que el resultado final es increíble. Los matices gestuales de un director se reprodujeron de un modo completo que para mí era impensable. Pero lo hicimos: YuMi alcanza un nivel altísimo de fluidez en sus gestos, con una suavidad en su toque y una gradualidad expresiva. Este es un paso adelante increíble, dada la rigidez de los gestos de otros robots”, dijo el director.

No obstante, el músico precisó que YuMi “es bueno en la técnica, pero no tiene los dones de la sensibilidad humana”. Los brazos son su herramienta, pero “el alma y el espíritu” siempre vienen del humano. Por eso, considera que la inteligencia artificial puede servir “de ayuda” y no reemplazarlo.

“Una vez que nos entendimos el uno al otro, YuMi y yo nos volvimos buenos amigos”, expresó Colombini.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario