Search
domingo 17 diciembre 2017
  • :
  • :

Lo que aprendimos en México: nadie nos va a rescatar si no nos rescatamos nosotros mismos

Por RT

México está triste, con esa peculiar tristeza que sentimos los mexicanos, donde las lágrimas se entrecruzan con canciones, bromas de nosotros mismos, indignación hacia los políticos, mezcales, porras, comida, abrazos, manos que ayudan y que sostienen.

“No hay nada más pesado que la compasión. Ni siquiera el propio dolor es tan pesado como el dolor sentido con alguien por alguien para alguien multiplicado por la imaginación prolongado en mil ecos”, decía Milán Kundera, en ‘La insoportable levedad del ser’. Más de mil ecos han surgido en esta semana después del terremoto del 19 de septiembre. Un nuevo terremoto devastador, justo 32 años después, muestra por qué dicen que México es un país surrealista. 

Del sismo de 1985 aprendimos que nadie nos iba a rescatar si no nos rescatamos nosotros mismos. Aprendimos de construcción, de protección civil, de prevención y simulacros, tanto que hoy nos duelen 194 muertes en la CDMX, en comparación con las más de 9.000 de entonces, según cifras oficiales. Es distinta también la respuesta desde el primer minuto: ciudadanos, sociedad, pero también la Marina, el Ejército, la Policía, personas que en estos momentos, a pesar del uniforme, solo son y se sienten como mexicanos.

Después de tanta injusticia, corrupción e impunidad en estos 32 años, estamos convencidos que la ayuda debe entregarse de mano en mano, a través de cadenas humanas entre ciudadanos, con el código de barras tachado con plumón permanente y mensajes de ánimo como #FuerzaMéxico #NoEstánSolos y “chingue a su madre el que se lo robe”, porque bien sabemos que algunos políticos saben aprovecharse de una tragedia.

Al igual que en 1985, esta semana se evidenció que México no son ellos, somos nosotros, la gente. Habíamos olvidado que somos capaces de sentir la compasión de Kundera, esa que “significa saber vivir con otro su desgracia”esa que en esta semana nos ha hecho voltear a ver a extraños y sonreírles, agradecerles, preocuparnos porque hayan comido. Una compasión que nos hace ser de nuevo comunidad y que nos muestra que es posible un México diferente, uno en que sobran voluntarios para quitar escombros.

Apenas terminó el terremoto, brotaron contundentes ecos que levantan piedras, que compran para donar, que regalan lo que a ellos mismos les hace falta, que cocinan para los que rescatan, que instalan su trompo de tacos al pastor en el derrumbe para regalarlo, que buscan incansablemente herramienta que debería de proveer la autoridad, pero que ya no esperamos que lo haga.

El temblor se llevó y cambió vidas. La ciudad se ha transformado, roto, y con ella nos ha transformado a todos, a los supervivientes que no queremos regresar nunca más al México de la indiferencia.

México está triste y tiene razones para estarlo. Pero, también, México está sintiendo que está unido. Sentimos juntos la alegría del rescate, el dolor de las pérdidas. Distintas generaciones se unieron: unas comparten experiencia, advierten los oportunismos políticos, recuerdan que reinventarnos llevará tiempo y que para ello hay que guardar energías; otros, más jóvenes, aportan fuerza y creatividad para generar nuevas formas de comunicar y cubrir necesidades de maneras más eficientes; así, poniéndose en los zapatos de otros, surgieron @Verificado19S, @comoayudarmx, @MuebletonMexico y las muchas formas sin ‘hashtag’ en las que nos estamos hermanando y levantando.

La caída en mayor proporción de edificios habitacionales en combinación con la hora podría haber puesto a algunas mujeres en una situación más vulnerable

La compasión es indispensable después del desastre porque, siempre, unos sufren más que otros. Un ejemplo se asoma en las cifras que reporta el gobierno de la Ciudad de México: han muerto el doble de mujeres que de hombres en este sismo; de 194 víctimas fatales, 126 eran mujeres y 68 hombres.

Aún faltan datos, pero Patricio Solís, investigador del Colegio de México, comenta que “la caída en mayor proporción de edificios habitacionales en combinación con la hora” podría haber puesto a algunas mujeres en una situación más vulnerable, por ejemplo adultas mayores, amas de casa, aquellas con “trabajo no remunerado o en el trabajo doméstico en viviendas”.

Aunque el paso de este sismo en la CDMX demostró que todos somos vulnerables, también hay historias —como las de las costureras— que nos recuerdan que hay unos que son más frágiles que otros, para quienes el desastre pega más, la ayuda llega más tarde y la reconstrucción llevará más tiempo.

Los que sufren menos tienen la responsabilidad social de contrarrestar esa desigualdad y extender la solidaridad a donde haga falta, pero también de llevarla de este 19S a lo cotidiano. Preservar esta renovada unidad, la tenue solidaridad de volver a cuidarnos, será también una responsabilidad nuestra en los tiempos que vienen. Decían en redes sociales “sonríe al de junto en el transporte público porque está dispuesto a sacarte de los escombros si fuera necesario”. Ese es el México que descubrimos este 19S. No nos soltemos.

Magda Coss

@magdacoss

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario