Search
viernes 24 noviembre 2017
  • :
  • :

El peligro y las consecuencias de un ataque electromagnético (EMP)

No sólo erupciones solares extremas /CME/ “tormenta geomagnética” puede causar interrupción del suministro eléctrico, daños en radio y telecomunicaciones por satélite y en otros sistemas tecnológicos, sino también una ráfaga EMP (PEM – Pulso electromagnético).

Un pulso electromagnético (a veces abreviado EMP ) es una ráfaga de radiación electromagnética. Un brusco pulso de radiación electromagnética por lo general tiene como resultado ciertos tipos de explosiones de alta energía, sobre todo una explosión nuclear, o una brusca fluctuación del campo magnético. El resultado del cambio rápido de los campos eléctricos y campos magnéticos puede acoplarse con los sistemas eléctricos/electrónicos para producir corrientes perjudiciales y picos de tensión.

En terminología militar, una bomba nuclear detonada a cientos de kilómetros sobre la superficie de la Tierra se conoce como un dispositivo de pulso electromagnético de gran altitud (HEMP). Los efectos de un dispositivo HEMP dependen de un gran número de factores, incluyendo la altitud de la detonación, la energía producida, la salida de rayos gamma, las interacciones con el campo magnético de la Tierra, y el blindaje electromagnético de los objetivos.

Un pulso electromagnético (EMP) en los Estados Unidos podría terminar con la vida moderna en Estados Unidos en una noche. Ya sea causada por un ataque enemigo (un artefacto nuclear detonado por encima de la atmósfera) o por un fenómeno natural (una tormenta geomagnética), un PME puede causar que regiones enteras del país pierdan la electricidad de forma permanente. (Esto se puede aplicar a cualquier parte del mundo).

Una ola de EMP crea tres efectos caóticos. En primer lugar, el choque electromagnético puede alterar los dispositivos eléctricos. El segundo efecto es similar a un rayo, una subida de tensión que quema los circuitos e inmoviliza los componentes y sistemas electrónicos. El tercero es un efecto de pulso que fluye a través de líneas de transmisión de electricidad, daña los centros de distribución y funde las líneas de energía. Cualquiera de estos puede causar daños irreversibles a un sistema electrónico.

El resultado de un gran evento EMP podría ser devastador. Las comunicaciones se vendrían abajo, el transporte se detendría, y la energía eléctrica simplemente no existiría. Ni siquiera un esfuerzo humanitario mundial (aquí se supone que sólo fuesen afectados los Estados Unidos y no el resto de países) sería suficiente para evitar la muerte de cientos de millones de estadounidenses por hambre, frío, o la falta de medicamentos. La catástrofe tampoco se detendría en las fronteras de EE.UU. La mayor parte de Canadá también sería devastada, ya que su infraestructura se integra con la red de energía de EE.UU. Sin el motor de la economía estadounidense, la economía mundial colapsaría rápidamente, la Tierra lo más probable es que retrocediese a una “nueva” Edad Oscura.

La mayoría de los estadounidenses no saben esto. Una nación que no sabe cómo vivir sin la tecnología sería casi totalmente desmontada en este momento. Sí, esto realmente podría suceder.

Un ataque EMP es “talón de Aquiles” de Estados Unidos. (Y cualquier país)

Los EE.UU. está completamente sin preparar y todo el mundo alrededor del mundo lo sabe. Es sólo cuestión de tiempo antes de que alguien use un arma EMP contra los EE.UU.

Visto en : Mundo Misterioso

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario