Search
sábado 25 noviembre 2017
  • :
  • :

Se recrudece el debate en torno al daño causado a las abejas por los insecticidas neonicotinoides

Por Daniel Cressey / nature.com

Maj Rundlöf recuerda el momento en que cambió de opinión sobre los neonicotinoides. En diciembre de 2013, en su oficina de la Universidad de Lund en Suecia, ella y el estudiante de postdoctorado Georg Andersson estaban investigando los datos de su último estudio. Fue concebido para probar lo que les ocurriría a las abejas si se alimentaban de cultivos tratados con neonicotinoides, los insecticidas más utilizados en el mundo. “No esperaba ver ningún efecto, para ser sincera,”dice Rundlöf.

El polen y el néctar de las colmenas de abejas melíferas (Apis mellifera) no se vieron muy afectados por las sustancias químicas, según el estudio (1). Pero los datos sobre los abejorros (Bombus terrestris) revelaron una historia diferente. Las colonias de abejorros que no se habían alimentado con las cosechas tratadas parecían normales: estaban recogiendo alimento para sobrevivir al invierno. Pero en las colonias expuestas a los neonicotinoides, la gráfica de crecimiento era una línea uniforme.

Cuando el estudio sueco se publicó en abril de 2015, ocupó los titulares en todo el mundo. Fue el primero en demostrar que los productos químicos neonicotinoides -conocidos como neónicos- podrían dañar a las abejas de utilizarse en los cultivos agrícolas.

Las poblaciones de abejas están disminuyendo en muchas partes del mundo, una señal preocupante para los cultivos y las plantas silvestres que dependen de estos polinizadores para su supervivencia. Los parásitos, las enfermedades y la disminución de los recursos alimentarios son los principales sospechosos. Pero un vínculo con los neónicos se ha convertido en un importante punto de inflexión.

Incluso antes de que los resultados de Rundlöf fueran conocidos, la Unión Europea impuso fuertes restricciones a los tres neónicos más ampliamente utilizados en los cultivos con flores -plantas que podrían ser atractivas para las abejas- en medio de la creciente preocupación de que estos productos químicos pudieran dañar a los polinizadores. Los neónicos que vieron restringido su uso fueron imidacloprid y clotianidina, fabricados por el gigante agroquímico Bayer, y tiametoxam, fabricado por Syngenta. Pero los agricultores, la industria agroquímica y algunos científicos señalaron que la moratoria era de carácter provisional y se basaba en pruebas limitadas, recogidas en su mayoría a partir de pruebas de laboratorio.

Desde la publicación del artículo de Rundlöf, los estudios que muestran el daño causado por los plaguicidas en el campo han ido aumentando, y las organizaciones ecologistas han exigido prohibiciones más amplias. Las agencias reguladoras pronto decidirán qué hacer con los neónicos, que tienen un mercado mundial valorado en más de 1.500 millones de dólares al año. Este mes, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria de la UE debe completar una reevaluación de las pruebas para restringir la entrada de neonicotinoides; la UE tendrá que decidir entonces qué medidas adoptar. Se espera que la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos complete su propia revisión de los insecticidas el próximo año. El parlamento francés ha aprobado una ley que prohibiría los neonicotinoides en 2018, aunque se permitirán algunas excepciones.

Pero los grupos industriales y algunos científicos dicen que las evidencias aún no son concluyentes. La situación es complicada: algunos estudios muestran daños a algunas abejas en algunas circunstancias, mientras que otros no encuentran ningún daño. Los resultados parecen verse afectados por muchos factores, incluyendo las especies de abejas y los tipos de cultivos involucrados. Los científicos que trabajan en la cuestión dicen que el tema se ha vuelto demasiado intrincado: cualquier estudio nuevo es reconocido por unos u otros y defendido o rechazado según el caso. Incluso los resultados del mayor estudio sobre el tema, financiado por la industria agroquímica, no logró llegar a un consenso. Publicado este año (2), obtuvo nuevas recriminaciones – incluyendo quejas de los que lo financiaron, que criticaron el estudio por el que habían pagado. En última instancia, es probable que las decisiones políticas o regulatorias resuelvan el asunto antes de que las partes enfrentadas lleguen a un acuerdo, dice Sainath Suryanarayanan, entomóloga y socióloga de la Universidad de Wisconsin-Madison que ha estudiado el tema de la salud de las abejas. “Es un patrón común en los debates sumamente polémicos y polarizados “, afirma.

El insecticida favorito en todo el mundo

A principios de la década de 1980, los científicos de Nihon Tokushu Noyaku Seizo de Tokio, un brazo de Bayer, comenzaron a utilizar la nitiazina, un insecticida producido en California una década antes. Descubrieron un nuevo compuesto que era 100 veces más efectivo para matar los parásitos de los cultivos, como los áfidos. Llamado imidacloprid, el producto químico se lanzó al mercado en la década de 1990 y rápidamente se convirtió en uno de los insecticidas más ampliamente utilizados en el mundo. A mediados de los años 2000, el imidacloprid y otros compuestos similares constituían una cuarta parte de todos los insecticidas. Estos compuestos dañan el sistema nervioso de los insectos al hacer que los nervios se activen continuamente hasta que fallan, llegando a provocar la muerte. Muchos neonicotinoides se aplican directamente a las semillas y son absorbidos por las plantas en crecimiento. Si la planta florece, los químicos llegan al polen y al néctar.

En Francia, donde las semillas de girasol cubiertas de imidacloprid salieron al mercado en 1994, los apicultores dieron la alarma. Decían que sus abejas melíferas no volvían a su colmena después de los vuelos, y echaban la culpa a los girasoles. Las preocupaciones desencadenaron una prohibición en Francia en 1999 sobre las semillas de girasol recubiertas con imidacloprid, que continúa hasta el día de hoy –”aunque se basó en el principio de precaución, en lugar de pruebas formales de daño”-, dice Axel Decourtye, investigador del Instituto de Abejas de Avignon, Francia.

Los científicos se apresuraron a encontrar esas pruebas – o evidencias de que la preocupación era exagerada. Los investigadores rápidamente descubrieron que las abejas melíferas alimentadas con altas dosis de neonicotinoides morían. E incluso dosis subletales desencadenaron un comportamiento inusual: las abejas melíferas expuestas cambiaron sus hábitos alimenticios, buscando alimentos menos a menudo pero durante períodos más largos (3). Otras investigaciones mostraron (4) que los neónicos actúan en partes del cerebro de la abeja asociadas con la memoria y el aprendizaje. Las abejas melíferas entrenadas para responder a olores particulares sacando la lengua, por ejemplo, se comportaron peor -o no aprendieron la tarea en absoluto- cuando se las dosificó con un insecticida neónico.

En cada etapa, los críticos plantearon nuevas preguntas acerca de cuán realistas eran los experimentos, dice Decourtye. “¿Cómo sabemos si las dosis de neonicotinoides son realistas? ¿De afectar a los individuos tiene algún efecto en la colonia?”

Estudios de campo

A medida que el trabajo continuó en el laboratorio, los investigadores también comenzaron a recurrir a los estudios de campo. En 2012, Decourtye y sus colegas publicaron un artículo (5 ) en el que mostraban que lo que llamaron “intoxicación por tiametoxam” parecía interferir en la capacidad de las abejas melíferas para regresar a sus colmenas después de buscar comida en el campo, al aire libre. Sin embargo, ese estudio todavía dosificaba los alimentos de las abejas con neonicotinoides, en lugar de permitirles alimentarse de cultivos tratados.

Al mismo tiempo, un equipo británico descubrió (6) que no sólo las abejas melíferas podían estar en peligro. Informaron que las colonias de abejorros expuestos a niveles “realistas en el campo” de imidacloprid en el laboratorio y luego creciendo en en campo lo hacían más lentamente que los abejorros del grupo de control. También produjeron un 85% menos de nuevas reinas. Ese trabajo fue dirigido por Dave Goulson, un investigador de abejas que actualmente trabaja en la Universidad de Sussex en Brighton, Reino Unido. En 2006, Goulson fundó una organización benéfica dedicada a la conservación de los abejorros, y la gente empezó a contarle sus preocupaciones sobre los neonicotinoides.“Para empezar, yo tenía mis dudas”, dice. Pero en 2014, el Grupo de Trabajo sobre Plaguicidas Sistémicos (TFSP) -un grupo de 30 científicos, entre ellos Goulson- anunció que había analizado 800 estudios revisados por pares sobre neonicotinoides y abejas, y encontró “suficientes pruebas para solicitar una acción por parte de las Agencias de Regulación” (8).

El estudio de Rundlöf se propuso ser el más serio hasta ahora. Su equipo sembró ocho campos en Suecia con semillas oleaginosas de colza recubiertas de clotianidina, y ocho con semillas no tratadas. Encontraron (1) no sólo que las colonias de abejorros en los campos tratados crecían peor que los grupos de control, sino también que el número de abejas silvestres en los campos tratados disminuyó. Los portavoces de la industria señalaron que las colonias de abejas melíferas no se vieron afectadas, sino que también argumentaron, por ejemplo, que los investigadores sólo habían colocado un pequeño número de abejas silvestres en los campos, por lo que los hallazgos podrían no ser estadísticamente sólidos. Sin embargo, Rundlöf señala que los investigadores también estudiaron a las abejas silvestres que volaban alrededor y que tenían los datos de la colonia de abejorros para obtenerlos. “Sé que tenemos pruebas sólidas”, dice.

A mediados de 2017, el mayor estudio realizado hasta la fecha -financiado con cerca de 3 millones de dólares por la industria- informó de sus esperados resultados (2). Científicos del Centro de Ecología e Hidrología (CEH) cerca de Wallingford, Reino Unido, habían puesto abejas melíferas, abejas albañiles (Osmia bicornis) y abejorros en 33 campos de colza en el Reino Unido, Alemania y Hungría. Esta vez, las semillas, sembradas en invierno, habían sido recubiertas con clotianidina o tiametoxam, o con un tratamiento sin neonicotinoides libre de pesticidas.

Los investigadores, liderados por el entomólogo del CEH Ben Woodcock, encontraron que sufrían más daños los abejorros y las abejas mason más expuestos a los insecticidas neonicotinoides La situación de las abejas era más complicada: en algunos casos, los neonicotinoides parecían afectar a la salud de las abejas, pero en otros no. En el Reino Unido y Hungría, los compuestos neónicos parecieron reducir el número de abejas obrera en las colmenas de las abejas melíferas; en Hungría, los investigadores también observaron menos huevos en estas colmenas, lo que indica un menor éxito reproductivo. En Alemania, sin embargo, las colmenas de abejas expuestas a los neónicos tenían más huevos – un resultado desconcertante. En general, el estudio del CEH concluyó que los neonicotinoides redujeron la capacidad de las abejas para establecer nuevas colonias después del invierno. El resumen del editor de la revista sobre el artículo se publicó bajo el título:”Daños confirmados”.

Las empresas agroquímicas que financiaron el estudio no están de acuerdo. En una conferencia de prensa celebrado en junio, cuando los científicos del CEH presentaron sus resultados -sin Woodcock, que estaba en el extranjero- los portavoces de Syngenta y Bayer dijeron a los periodistas que tanto el análisis del estudio como sus conclusiones eran cuestionables. Señalaron que el equipo de Woodcock había analizado más de 200 documentos informativos sobre las abejas melíferas; 9 mostraron un efecto negativo de los neonicotinoides, mientras que 7 fueron positivos. “La conclusión simplista publicada no refleja los datos presentados en este documento “, argumentó Peter Campbell, especialista en medio ambiente de Syngenta de Reading, Reino Unido, en una declaración publicada en los medios de comunicación.

Woodcock estaba indignado por las críticas. En una entrevista con el grupo ecologista Greenpeace, dijo que la industria lo había acusado de mentiroso. Ahora, dice, lamenta las palabras utilizadas, pero todavía cree que la industria cerró los ojos ante los resultados.“Siento que lo que dije, aunque inapropiado, no fue una reacción irrazonable “, dice. Los efectos negativos se produjeron en áreas clave relacionadas con la salud de las abejas, dice, y agrega que para las empresas industriales negar que los neonicotinoides están teniendo un efecto sobre las abejas es “probablemente ingenuo”.

Muchos de los científicos con los que la Nature habló estuvieron de acuerdo. “Creo que la mayoría de los investigadores subrayan que el debilitamiento de las poblaciones de abejas causado por los neonicotinoides está probado “, dice Decourtye. Pero no todos están tan seguros. ” La pregunta de si el daño a las abejas se traduce en un efecto sobre las poblaciones enteras de abejas es mucho más difícil de demostrar “, dice Linda Field, jefa del departamento de Biointeracciones y Protección de Cultivos de Rothamsted Research de Harpenden, Reino Unido. “Las colonias maduras pueden sobrevivir incluso si las abejas individuales se ven afectadas, porque otras abejas obreras compensan el daño”, señala Nigel Raine, biólogo de la Universidad de Guelph en Canadá. Pero las abejas solitarias, como las abejas silvestres y los abejorros reina que aparecen tras la hibernación, podrían estar en mayor riesgo.

Campbell piensa que muchos académicos son “neutrales” en la materia, pero no se expresan de manera clara al respecto. Los estudios que muestran daño a las abejas tienden a atraer la atención de los medios de comunicación, y se publican en revistas de amplia difusión, mientras que los que no muestran impacto alguno son relegados a publicaciones menos citadas, dice. Pero Goulson y Woodcock dicen que algunos de los estudios que la industria cita como que no muestran ningún daño son estadísticamente dudosos, y más imperfectos que los ensayos que muestran daño.

Christian Maus, científico líder mundial en el cuidado de las abejas de Bayer, Monheim am Rhein, Alemania, escoge sus palabras cuidadosamente. “Creo que está claro y no debatido que los neonicotinoides tienen algo de toxicidad intrínseca para las abejas “, dice. “Pero en condiciones realistas, como las que prevalecen en el campo y la práctica agrícola, no hemos visto ninguna evidencia de que puedan estar dañando a las colonias de abejas, por ejemplo, cuando se aplican correctamente “.

Efectos combinados

Los investigadores están mirando más allá de las simples relaciones entre un solo pesticida y el daño a las abejas. En un artículo de 2012 (8), Raine y sus colegas demostraron que la exposición de abejorros a un neonicotinoide en combinación con uninsecticida piretroide obstaculizó su capacidad para recolectar polen. Las colonias expuestas a ambos compuestos experimentaron mayores pérdidas de abejas obreras que los controles, o colonias dosificadas con sólo uno. El estudio fue el primero en mostrar efectos combinados, dice Raine, lo cual es importante porque las abejas están expuestas a múltiples compuestos en la naturaleza. Y este año, en un artículo (9) publicado junto con el de Woodcock, un equipo canadiense que estudió las colonias de abejas melíferas cercanas del maíz descubrió que la presencia del fungicida boscalida redujo a la mitad la dosis de neonicotinoides necesaria para causar la muerte.

Ese trabajo también sugirió que los químicos neónicos pueden desplazarse lejos de las plantas que se supone deben proteger: al identificar las fuentes de granos de polen en las colmenas, los investigadores mostraron que las abejas estuvieron expuestas a los neónicos principalmente a través del polen de plantas no tratadas. Los neonicotinoides son solubles en agua – así es como se mueven de las semillas a los tejidos vegetales en crecimiento. “Pero eso también significa que pueden ser arrastrados de la semilla al suelo y tal vez a otras plantas “, dice Christian Krupke, entomólogo de la Universidad Purdue en West Lafayette, Indiana.

En un estudio (10), Krupke descubrió que sólo el 1,34% de la clotianidina aplicada como tratamiento de las semillas demaíz terminó en los tejidos del cultivo. Los neonicotinoides que penetran en el entorno más amplio podrían causar otros problemas más indirectos. Un estudio de 2014 (11) realizado en los Países Bajos, por ejemplo, reveló una disminución de las poblaciones de aves que comen insectos en zonas con altas concentraciones de neonicotinoides en el agua. Sugirió que los químicos podrían haber agotado el recurso alimenticio de las aves.

Algunos investigadores se preguntan ahora si el uso de los neonicotinoides tiene algún beneficio. En otro estudio (12), el grupo de Krupke no encontró beneficios en el rendimiento del maíz por el uso de neonicotinoides en Indiana. En este cultivo, dice, el uso profiláctico de los neonicotinoides -que a menudo forman parte de un manojo de pesticidas que se venden preaplicados a las semillas- es una tontería.

“El grupo de Krupke no encontró beneficios

en el rendimiento del maíz por el uso de

neonicotinoides en Indiana. En este cultivo, dice,

el uso profiláctico de los neonicotinoides –

que a menudo forman parte de un manojo de pesticidas

que se venden preaplicados a las semillas- es una tontería”.

La forma en que se usan no tiene sentido “, dice. “Sólo tiene sentido por un motivo: el beneficio del fabricante”.

Campbell insiste en que los neonicotinoides sí proporcionan aumentos en el rendimiento, pero gran parte de las evidencias son privadas e inéditas. Desde las restricciones de los neonicotinoides de la UE, dice Maus, la investigación sugiere que ha habido un descenso del 4% en el rendimiento de la colza oleaginosa. Independientemente de que las restricciones hayan tenido o no algún efecto, los agricultores han protestado furiosamente contra la pérdida de la capacidad de usar neonicotinoides. Los informes sugieren que muchos intentan compensar aplicando cantidades cada vez mayores de piretroides, que se rocían sobre los cultivos, en lugar de aplicarse a las semillas; estos productos químicos pueden traer sus propios riesgos para la salud si se usan en grandes cantidades, porque son tóxicos para los peces y los insectos acuáticos.

La palabra B

Los reguladores de algunos países pronto decidirán si deben tomar nuevas medidas para restringir los neonicotinoides, y aquí los investigadores están divididos. Algunos grupos, como Greenpeace y Pesticide Action Network, han defendido la prohibición del uso de neonicotinoides en todos los cultivos al aire libre, no sólo en aquellos que podrían ser atractivos para las abejas, como las flores de colza amarillo brillante.

Muchos agricultores dependen fundamentalmente de los neonicotinoides “, dice Woodcock. Y si se restringe severamente un producto químico podría significar que se utilicen mayores cantidades de otras sustancias dañinas. “Si la gente no puede usar neonicotinoides y van a otros insecticidas, ¿es eso mejor? Hay muchos usos de efecto multiplicador “, dice Field.

“Esa preocupación apunta a mayores dudas sobre los sistemas regulatorios que permitieron la entrada en el mercado de agroquímicos como los neonicotinoides”, dice Goulson. Muchos investigadores dudan en abogar por las prohibiciones categóricas. Algunos, como Rundlöf, dicen que no es su trabajo hacer recomendaciones políticas. Pero Goulson dice que su punto de vista ha cambiado a medida que las evidencias se han incrementado. En 2014 -en el momento del primer informe de síntesis del TFSP- pensó que podría haber ciertas situaciones en las que los neonicotinoides eran la mejor opción. Pero desde entonces, dice, ha habido evidencias aún más sólidas de que las poblaciones de insectos colapsan, y es difícil regular las prohibiciones parciales. “Creo que ahora votaría a favor de una prohibición completa”, dice.

Cualquiera que sea el caso, dice Goulson, cada vez es más pesimista en cuanto a las posibilidades de que se alcance un consenso entre la industria y el mundo científico.“Estoy llegando a la conclusión de que nunca habrá un cambio de actitud “, dice. No hay nada que cualquier científico pueda hacer a estas alturas para que la gente reciba una respuesta.

Nature, 551, 156–158, 9 de noviembre de 2017

Visto en : Noticias de abajo

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario