Search
lunes 16 julio 2018
  • :
  • :

Barcos fantasma que ponen los pelos de punta

Por Sputnik

Las historias de barcos fantasmas que deambulan por los mares a la deriva son parte del folklore de los marineros. ¿Son realmente leyendas o hay algo más detrás? Te ofrecemos cinco de las historias de barcos fantasma más populares.

Octavius

Ilustración antigua del momento en el que la tripulación entra en el camarote y descubre al capitán congelado.

Esta goleta de tres mástiles fue hallada en 1775 por el barco ballenero Herald al oeste de Groenlandia. La tripulación del ballenero subió al Octavius y encontró a la tripulación y a los pasajeros muertos y congelados. Al capitán lo hallaron sentado a la mesa de su camarote congelado escribiendo en el cuaderno de bitácora.
La última entrada del cuaderno del Octavius correspondía al 11 de noviembre de 1762, 13 años antes de la fecha en la que encontraron el Octavius. Según la leyenda, el Octavius zarpó del Lejano Oriente de vuelta a Inglaterra y su capitán escogió navegar por el Paso del Noroeste para atajar a través del océano Ártico. El barco no lo consiguió y deambuló a la deriva durante 13 años.

La Joyita

Fotografía de La Joyita, una de las pocas que se conservan

A este barco lo encontraron a la deriva al sur del océano Pacífico en 1955. Debía dirigirse a las Islas Tokelau cuando algo le ocurrió. A bordo no había rastro ni de sus 25 tripulantes ni de las cuatro toneladas de carga y la radio de a bordo sintonizaba 2182 kHz, el canal de socorro marítimo. ¿Qué pasó con sus pasajeros?

Lady Lovibond

El capitán del barco, Simon Reed, se acababa de casar y decidió celebrarlo yéndose de crucero por la costa de Inglaterra. Con él se llevó a su esposa, a pesar de que existía la superstición de que las mujeres a bordo de los barcos traían mala suerte. Zarpó el 13 de febrero de 1748. Para desgracia de Reed, su primer oficial también estaba enamorado de su esposa y los celos y la ira hicieron que dirigiese el barco hacia un banco de arena. El barco se hundió, llevándose consigo a toda la tripulación. Según la leyenda, el barco aparece cada cincuenta años en la costa este de Inglaterra.

Mary Celeste

Ilustración del aspecto de Mary Celeste, una de las pocas que se conservan del navío

Este barco mercante zarpó en 1872 del puerto de Nueva York rumbo a Italia y fue encontrado en medio del océano Atlántico navegando a toda velocidad hacia Gibraltar. A bordo no encontraron ni rastro de su tripulación, la comida estaba servida y los botes salvavidas en su sitio. Tampoco se encontró al capitan ni el cuaderno de bitácora.

El Holandés Errante

Los ocupantes de una pequeña embarcación, en primer plano, mirando hacia el mar mientras aparece el Holandés Errante ante ellos

No existe barco fantasma más famoso que el Holandés Errante. La primera vez que se menciona es en 1700, cuando George Barrington lo recogió en su libro ‘Voyage to Botany Bay’.

Según la leyenda, los marineros contaban la historia de un barco holandés que había zarpado desde Ámsterdam perdido en el mar durante una fuerte tempestad. Willem Van der Deken, su capitán, se dirigía a las Indias Orientales cuando se adentró en la tormenta cerca del Cabo de Buena Esperanza. Decidido a continuar con el viaje y a librarse de la tempestad, Van der Deken sacrificó a su primer oficial e hizo un juramento: que atravesaría la tormenta.

El barco acabó naufragando pero, según la leyenda, el capitán y su navío fueron condenados a errar por el mundo eternamente.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario