Search
lunes 20 agosto 2018
  • :
  • :

La epidemia de influenza española de 1918 fue causada por las vacunas

La Influenza Española de 1918  fue la peor epidemia de América.

Muy pocas personas se dan cuenta que fue el resultado de una masiva campaña nacional de vacunación.

Los médicos le dijeron a la gente que la gripe era causada por gérmenes.

Los virus no se conocían en ese momento o se les habría culpado.

Si un médico daba un diagnóstico equivocado y el tratamiento mataba al paciente, podían culpar a los gérmenes.

Veremos que la Influenza Española, se produjo de repente, justo después del final de la Primera Guerra Mundial.

En ese momento los soldados regresaban a America desde el extranjero.

Esa fue la primera guerra en la que se le inyectó a los militares todas las vacunas conocidas.

Esta mezcla de drogas venenosas y la proteína putrefacta del compuesto de las vacunas, produjo enfermedad generalizada y muerte entre los soldados.

La conversación común del día era que fueron asesinados más hombres por los tiros médicos que por los disparos de armas de los enemigos.

Miles de personas quedaron inválidas en su hogar o en hospitales militares, antes de que pudieran ver un día de batalla.

La tasa de muerte y enfermedad entre los soldados vacunados era cuatro veces mayor que entre los civiles no vacunados.

Pero esto no detuvo a los promotores de las vacunas.

Las vacunas siempre han sido un gran negocio.

Se trataba de una guerra más corta de la prevista por los fabricantes de vacunas, duró alrededor de un año.

Pero los promotores de las vacunas contaban con muchas vacunas que no fueron utilizadas y que querían vender con un buen beneficio.

Así que hicieron lo que solían hacer.:

“Llamaron a una reunión a puertas cerradas y planearon una campaña nacional de vacunación con todas sus mortales vacunas”.

Le dijeron a la gente que los soldados regresaban a casa con muchas enfermedades temibles.

Y que en los países extranjeros era el deber patriótico de cada hombre, mujer y niño era estar “protegido” vacunándose.

La mayoría de la gente creyó en sus doctores y funcionarios gubernamentales, e hicieron lo que dijeron.

El resultado fue que casi toda la población se sometió a la vacunación sin cuestionar.

Fue sólo una cuestión de horas hasta que la gente empezó a caer muerta, mientras que muchos otros se derrumbaron con una enfermedad de tal virulencia como nunca antes vista.

Tenían todas las características de las enfermedades de las que habían sido vacunados.:

“Fiebre alta, escalofríos, dolores, calambres, diarrea, de la fiebre tifoidea y de la pulmonía como congestión pulmonar y de garganta, de la difteria los vómitos, dolor de cabeza, debilidad y brotes de llagas en la piel de la viruela junto con parálisis, etc.”.

Los médicos estaban desconcertados y afirmaron que no sabían qué causaba la extraña y mortal enfermedad, que ciertamente no tenía cura.

Debieron haber sabido que la causa subyacente eran las vacunas, porque lo mismo les pasó a los soldados después de que los vacunaron en el campamento.

Las vacunas contra la fiebre tifoidea causaron una forma peor de la enfermedad, a la que llamaron para-tifoidea.

Luego trataron de suprimir los síntomas con una vacuna más fuerte, lo que causó una enfermedad aún más grave, que mató a un gran número de hombres.

La combinación de todas las vacunas venenosas que se fermentan en el cuerpo, causó reacciones tan violentas que no pudieron hacer frente a la situación.

El desastre se propagó en los campamentos.

Algunos de los hospitales militares estaban llenos de soldados paralizados, y se les llamó bajas de guerra, incluso antes de que abandonaran el suelo estadounidense.

Los supervivientes de esa vacuna cuando volvieron a casa después de la guerra, contaron los horrores, no de la guerra ni de las batallas, sino de la enfermedad en el campamento.

Los doctores no querían que esta inmensa enfermedad provocada por las vacunas fuera relacionada con ellos, por lo que acordaron llamarla “Influenza Española”.

España estaba lejos y algunos de los soldados habían estado allí, por lo que la idea de llamarla Influenza Española parecía ser una buena manera de echar la culpa a alguien más.

Los españoles se resentían por haberlos nombrado el azote del mundo.

Sabían que la gripe no se originó en su país.

20.000.000 de personas murieron de esa epidemia de gripe, en todo el mundo.

Parecía ser casi universal.

Grecia y algunos otros países, que no aceptaron las vacunas, fueron los únicos que no fueron afectados por la gripe.

¿Eso no prueba algo?.

En Estados Unidos los únicos que escaparon de la influenza fueron los que se habían negado a vacunarse.

Todo el mundo parecía tenerla.

Toda la ciudad estaba enferma y moribunda.

Los hospitales estaban cerrados porque los médicos y las enfermeras estaban enfermos de gripe.

Todo estaba cerrado, escuelas, negocios, oficina de correos todo.

Nadie estaba en las calles.

Era como una ciudad fantasma.

No había médicos para cuidar a los enfermos.

Hemos hablado con personas que dijeron que escaparon de la gripe de 1918.

Les preguntamos si habían sido vacunados y en cada caso, dijeron que no y que nunca habían tenido síntomas.

El sentido común nos dice que todas esas vacunas tóxicas mezcladas todas juntas, causaron envenenamiento extremo del cuerpo y el envenenamiento fue la causa de la enfermedad.

La gripe de 1918 fue la enfermedad más devastadora que tuvimos y usaron todos los trucos médicos para calmarla.

Pero esas drogas añadidas, todas ellas venenosas, sólo intensificaron la condición de envenenamiento de la gente.

Visto en : Orbes Argentina

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario