Search
lunes 20 agosto 2018
  • :
  • :

¿Porqué las personas compasivas y altruistas tienen un “cerebro más grande”?

Por 

El altruismo, compasión y evaluación avanzada de situaciones moralmente complejas, tienen en el cerebro efectos no sólo ideológicos, sino también fisiológicos

El altruismo, compasión y evaluación avanzada de situaciones moralmente complejas, tienen en el cerebro efectos no sólo ideológicos, sino también fisiológicos.

Aumento de materia gris

Las personas con un mayor nivel de razonamiento moral mostraron un aumento de materia gris en áreas del cerebro relacionadas con el comportamiento social, toma de decisiones, y transformación de conflictos, según un estudio publicado el 3 de junio, en la revista PLOS ONE.

El estudio, realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de Perelman y la Escuela Wharton de la Universidad de Pennsylvania, utilizó las etapas de razonamiento moral descritos por el psicólogo estadounidense Lawrence Kohlberg (1927-1987). Los temas de prueba, un total de 67, se les pidió evaluar dilemas morales complejos, tales como el suicidio médico asistido, y elegir la relevancia de 12 razones dadas. Esto determinó donde cada sujeto se encaja en etapas de razonamiento moral de Kohlberg.

A continuación, se sometieron a imágenes de resonancia magnética (IRM) para comparar y contrastar al volumen de materia gris en sus cerebros.

“Se necesita más investigaciones para determinar si estos cambios son la causa o el efecto de los niveles más altos de razonamiento moral”, dijo una noticia editada en un comunicado de prensa, el autor principal Dr. Hengyi Rao, profesor asistente de investigación de neuro-imagen cognitiva en la Escuela de Medicina de Perelman.

Entrenamiento de compasión altera respuestas neuronales

Las personas que cada vez han practicado más compasión, demuestran una mayor actividad en las partes del cerebro involucradas con la simpatía y la comprensión hacia los demás, así como en las partes que interviene la regulación de emociones, y emociones positivas.

El estudio fue realizado por investigadores del Centro de Investigación de Mentes Saludables en el Centro Waisman de la Universidad de Wisconsin-Madison, y publicado el 21 de mayo de 2013, en Psychological Science.

El altruismo, compasión y evaluación avanzada de situaciones moralmente complejas, tienen en el cerebro efectos no sólo  ideológicos, sino también fisiológicos

El objetivo principal del estudio fue el de ver si los adultos podrían ser entrenados para ser más compasivos. A los sujetos se les pidió que por un momento imaginen cuando alguien había sufrido y practique desear que su sufrimiento le sea aliviado. Comenzaron con la previsión que tiene una buena relación con las personas, y terminaron por imaginar a alguien con quien tuvieron un conflicto. Esto les enseña a sentir compasión por los demás, ya sea amigo o enemigo.

Después del entrenamiento, se realizaron pruebas de resonancia magnética, mientras que los sujetos veían imágenes de sufrimiento humano. Sus respuestas neuronales al sufrimiento habían cambiado, reflejando una mayor simpatía.

Las personas que cada vez han practicado más compasión, demuestran una mayor actividad en las partes del cerebro involucradas con la simpatía y la comprensión hacia los demás

“Es algo así como el entrenamiento con pesas”, dijo Helen Weng, una estudiante graduada en psicología clínica y autora principal del artículo, de acuerdo a un comunicado de prensa. “Por el uso de este enfoque sistemático, encontramos que actualmente la gente puede construir su ‘músculo’ de compasión y responder a sufrimientos de los demás con el cuidado y deseo de ayudar”.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario