Search
domingo 20 mayo 2018
  • :
  • :

Años antes de su uso en Vietnam, la Industria Química conocía los peligros de las dioxinas

Por Petra Sorge / independentsciencienews.org

El 17 de noviembre de 1953 se produjo un grave accidente en una planta química alemana propiedad de BASF (Badische Anilin und Soda-Fabrik). Una pérdida de control en la producción causó que docenas de trabajadores estuvieran en contacto con los productos de la reacción, que contenían la sustancia química dioxina (principalmente 2,3,7,8-TCDD). Estos trabajadores desarrollaron cloracné, que un médico de Monsanto describió más tarde como “horribles erupciones cutáneas con irritaciones similares a ampollas y algunas ulceraciones donde se produjeron infecciones” (link p506). Estas ronchas se encontraron en “la cara, el cuello, los brazos y la mitad superior del cuerpo”.

Los síntomas se propagaron de forma paulatina: una semana después del accidente, eran seis los trabajadores de BASF enfermos, dos meses después dieciséis, un año después 60 trabajadores mostraron los síntomas. Se quejaban no sólo de sus pústulas, sino también de insomnio, mareos, dolor articular y pérdida de la libido.

Diez días después del accidente, BASF colocó conejos enjaulados en la instalación durante períodos de “24 a 48 horas”. Dos semanas más tarde, ni un solo animal seguía con vida. Una autopsia mostró que murieron por insuficiencia hepática aguda.

La industria mantiene en secreto los efectos de este producto tóxico

La dioxina es un compuesto químico clorado que se produce especialmente cuando ciertos productos químicos, como el triclorofenol, se sobrecalientan. Las compañías químicas han utilizado el triclorofenol durante décadas en la producción de pesticidas. Es esta forma de fabricación la que hizo que las dioxinas se conocieran mundialmente como un contaminante involuntario en el defoliante “Agente Naranja”, que el ejército estadounidense utilizó en grandes cantidades en la guerra de Vietnam. Hasta el día de hoy, la población local y los soldados están sufriendo sus consecuencias.

Pero la carta del médico de Monsanto, sellada como “Confidencial”, que data de 1956, mucho antes de la guerra de Vietnam, forma parte de una amplia correspondencia entre el fabricante químico alemán Boehringer Ingelheim y el grupo químico estadounidenseDow. De tal correspondencia se puede concluir que la industria química sabía “del extraordinario peligro de la tetraclorobenzodioxina”, pero lo mantuvo en secreto.

Carta confidencial de Dow de junio de 1965

La larga historia de estos escándalos del cloracné está ahora disponible para que el mundo la descubra por primera vez.

Se puede encontrar en los Poison Papers, un archivo de datos que ahora es de dominio público que contiene más de 20.000 archivos sobre la industria química, y que sólo ahora ha sido publicado por activistas ambientales e investigadores estadounidenses.

Estos documentos de Poison Paper exponen, en particular, las relaciones entre la Industria, la Política y el Ejército Estadounidense.

20.000 documentos con escándalos de la industria química

Los Poison Papers datan de la década de 1920. Demuestran que las empresas químicas alemanas y estadounidenses sabían desde el principio lo extremadamente tóxicas que eran las dioxinas, pero mantuvieron este conocimiento bajo llave durante años. Sólo indemnizaron a los trabajadores lesionados. Aparentemente también probaron las dioxinas en seres humanos. Y aún así, se mantuvo en silencio a pesar de que el 2,4,5-T se fumigó en los campos de Estados Unidos hasta la década de 1980.

(La Agencia Medioambiental de los Estados Unidos, EPA, aún no ha respondido aBuzzfeed News. Bayer y BASF afirmó que no podía llevar a cabo una investigación tan exhaustiva sobre las actividades históricas con tan poca antelación. Boehringer Ingelheim respondió después de la publicación del artículo, pero sólo a las preguntas sobre el Agente Naranja. Sin embargo, BASF confirmó que se produjeron enfermedades cutáneas entre los empleados en el accidente con la dioxina de 1953, después del cual la empresa suspendió la producción de triclorofenol en Ludwigshafen).

Como muestran los archivos, el interés de Monsanto en el accidente de BASF surgió de su propia crisis de cloracné tras un accidente en Nitro, Virginia Occidental, en 1949.

Representantes de Monsanto y BASF se reunieron en Ohio, en 1956, con investigadores del Laboratorio Kettering de la Universidad de Cincinnati. El representante de Monsanto levantó actas, que envió directamente al director médico de Monsanto, el Dr. Emmet Kelly.

Cloracné en un trabajador de una empresa de producción de pesticidas

El Laboratorio Kettering, según estos informes, ya había realizado “experimentos con humanos y animales” para reproducir el cloracné en los sujetos experimentales. El problema, sin embargo, era que en ninguna de las pruebas realizadas en conejos, ratas, gatos, perros y cerdos se pudo observar cloracné. Por lo tanto, los participantes acuerdan “emplear voluntarios humanos” para correlacionar los síntomas animales y humanos.

Experimentos con dioxinas en humanos

De acuerdo con los informes, los sujetos humanos sometidos a los ensayos recibieron un ungüento con triclorofenol de los lotes de producción de Monsanto, y también deDiamond Chemical Company, aplicado repetidamente en sus brazos. El grupo de control fue tratado con Halowax 1014 (una sustancia ya conocida por estimular el acné). Los médicos que atendieron no pudieron detectar ningún cambio en la función hepática, pero algunos sujetos de prueba desarrollaron cloracné localizado.

BASF no confirmó a BuzzFeed Germany si por entonces había analizado también los residuos de triclorofenol o dioxina en humanos

En la reunión de Ohio, las actas de Monsanto señalan que el Dr. Oettel, de BASF, informó sobre las pruebas de cuatro sustancias tóxicas. Un contaminante – la dioxina 2,3,7,8-TCDD – comprobó que era el más potente. Según las actas, “el Dr. Oettel está convencido de que es el agente activo”.

Los documentos muestran que otras empresas también tuvieron problemas con el cloracné entre los trabajadores. El Dr. Oettel informó que Boehringer Ingelheim también“tuvo muchos casos de cloracné durante muchos años”. El informe señaló entre paréntesis: “También aprendí en Bayer que han experimentado el cloracné durante la producción de triclorofenol, pero’ ahora han resuelto el problema’”.

Cuando y cuántos accidentes de este tipo se han producido, la oficina de prensa de Bayer no pudo comprobarlo antes de tiempo, pero ofreció a BuzzFeed News el acceso a los archivos de la empresa.

Un año más tarde -en 1957-, como el New York Times informó más tardeBoehringer Ingelheim escribió a todos los fabricantes de triclorofenol acerca de sus investigaciones.

En Dow Chemical en Midland, Michigan, un nuevo brote importante de cloracné se produjo en 1964/65. Hasta 70 personas resultaron afectadas. Pero Dow Chemicalaparentemente había olvidado o ignorado la carta de Boehringer de 1957. En cualquier caso, Boehringer Ingelheim, en respuesta a una solicitud de Dow, describió el 19 de diciembre de 1964 sus conocimientos sobre la dioxina.

Boehringer escribió: “Hasta ahora no hemos revelado el contenido de este informe a nadie de fuera de nuestra empresa, ya que le atribuimos un valor especial, porque el extraordinario peligro de la tetraclorobenzodioxina no se conoce en general”.

Aparentemente, las empresas químicas no tenían ningún interés en compartir sus conocimientos sobre la alta toxicidad de las dioxinas.

Poco después, en enero de 1965, representantes de Dow Chemical y Boehringer Ingelheim participaron en una teleconferencia. Dow Chemical pregunta sobre un acuerdo de confidencialidad. Un representante de Boehringer prometió investigar esto inmediatamente. Estaba seguro de que los documentos ya habían sido “enviados”. El colega estadounidense se mostró encantado de que los alemanes fueran tan“extremadamente cooperativos” y estuvieran “realmente preocupados por nuestro problema”. Dos meses más tarde, ambas empresas firmaron un contrato para queBoehringer Ingelheim suministrara triclorofenol, que ambas empresas sabían que era muy tóxico, a los Estados Unidos de ahora en adelante.

Tan explosiva es la información sobre las dioxinas que Dow Chemical, Diamond Alkali, Hercules Power y Hercules Chemical Corporation se reunieron ese mismo mes, el 24 de marzo de 1965, para una “reunión sobre el problema del cloracné”. Las actas redactadas cinco días después muestran que el representante de Hooker informa que sus empleados afectados habían desarrollado síntomas hasta treinta años después de un solo contacto con dioxina.

Una de las empresas participantes parece sentir remordimientos: Hércules cree que el Servicio de Salud Pública “estaría dispuesto a actuar”, como escribió más tarde el Dr. Emmet Kelly, director médico de Monsanto. Él mismo prefiere que “primero reafirmemos nuestros métodos analíticos y luego busquemos formas de minimizar la presencia de este conocido agente que provoca el cloracné”, ya que se trata obviamente de un “potente carcinógeno”, es decir, una sustancia altamente cancerígena. Kelly agrega que “nunca sabremos lo cerca que estamos de que hubiese otra epidemia en Nitro, y ciertamente no queremos pasar por eso de nuevo”.

Monsanto falsificó estudios sobre las dioxinas

Monsanto no sólo impidió que el público descubriera la toxicidad de las dioxinas. La empresa falsificó estudios sobre el tema. En 1985, el director médico de Monsanto, George Roush, declaró bajo juramento que sabía de tales manipulaciones, según un archivo de Poison Papersen el que 27 casos de cáncer en trabajadores expuestos a dioxinas fueron excluidos de un estudio científico revisado por pares.

Este estudio amañado fue fundamental en la falta de regulación de las dioxinas por parte de la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU., explican los editores de Poison Papers. La misma falsificación protegió también a los fabricantes en las demandas de las víctimas del Agente Naranja.

Ni la EPA ni Monsanto respondieron a las acusaciones en múltiples peticiones deBuzzFeed News.

Según los Poison Papers, el National Institute of Health (Instituto Nacional de Salud), dependiente del Departamento de Salud de los Estados Unidos, fue informado por primera vez en febrero de 1970 de los peligros de la dioxina. En una carta de agradecimiento a Dow Chemical, el Director de Investigación del Departamento de Salud, Educación y Bienestar Social describió los datos sobre toxicidad como “bastante asombrosos e ilustrativos”.

En 1979, Dow Chemical aún intentaba evitar la prohibición del 2,4,5-T, un componente del Agente Naranja. En su planificación interna anual, la empresa describe la cooperación con las autoridades ambientales. Según las actas, la empresa quiere apoyar a la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) en, entre otras cosas, el análisis de dioxinas en la leche materna. La EPA ya había encontrado dioxinas en la leche materna, pero “desacreditó erróneamente sus propios estudios“, según los promotores del proyecto de Poison Papers.

Mientras tanto, en Europa se cerró una de las últimas fábricas a nivel mundial donde se producía el triclorofenol. Se produjo un fuga de dioxina en el norte de Milán, tras la explosión de una planta química en 1976, después de la cual unas 200 personas de Seveso y las comunidades vecinas enfermaron de cloracné.

En 1984, la desastrosa historia de la dioxina terminó también para Boehringer Ingelheim. Se cerró una planta química en Hamburgo que producía insecticidas. Un inspector había encontrado residuos de dioxinas en el plaguicida.

Una de las mayores filtraciones en la historia de la industria química

Los Poison Papers son una de las mayores filtraciones en la historia de la industria química. Fueron iniciados por la escritora y activista Carol Van Strum, de 76 años de edad. Desde mediados de la década de 1970 Van Strum ha estado presentando demandas para obtener acceso a los archivos de la EPA relacionados con las dioxinas y la fumigación de herbicidas. Como reportó The Intercept, ella acumuló alrededor de 100.000 páginas de papel con moho en un granero en el Bosque Nacional Siuslaw en Oregon.

En los años 70 y principios de los 80 se llevaron a cabo fumigaciones en el bosque y alrededor de la casa de Van Strum. Sus hijos desarrollaron hemorragias nasales, diarrea y dolores de cabeza. En el vecindario, los abortos espontáneos se volvieron comunes. Los guardabosques y el público informaron sobre la aparición de alces ciegos, patos con patas retorcidas y aves con pico torcido. Perros y gatos se desangraban por los ojos.

En 1977, Carol Van Strum presentó su primera demanda. Su casa se quemó y perdió a sus cuatro hijos en la tragedia. Aunque los bomberos consideraron que el incendio pudo ser provocado; el accidente nunca fue investigado. Sólo en 1983 la administración forestal nacional sustituyó los herbicidas.

Jonathan Latham, director de Bioscience Resource Project en Ithaca, Nueva York, y elCenter for Media and Democracy han ayudado a rescatar grandes secciones de los archivos de Van Strum y digitalizarlos para Poison Papers.

En una conversación con Buzzfeed Germany, el Dr. Latham nos dijo: “Los documentos muestran claramente que las autoridades muchas veces no regulaban la industria, sino que la protegían”. los documentos de Van Strum documentan, a menudo por primera vez, según Latham,“que los peligros de las sustancias altamente tóxicas han sido silenciados y minimizados durante décadas”.

Traducido de un artículo aparecido en BuzzFeed Alemania, 24 de agosto de 2017, por EL Cobb.

Actualización 26 Agosto, 2017 07:09, por Daniel Drepper, Editor en Jefe, BuzzFeed Germany

El día después de la publicación, el responsable de relaciones públicas de Bayer, Christian Maertin, expresó su disgusto por correo electrónico (y en Twitter) sobre la redacción de este texto. Maertin criticó a BuzzFeed News por ofrecer sólo un período de respuesta de 24 horas sobre las actividades del pasado. Esto a pesar de que este artículo fue publicado 14 días después de que nos pusiéramos en contacto con Bayer.

En su crítica Maertin ignora el hecho de que en su investigación, BuzzFeed News ofreció, debido al corto plazo de respuesta, permitirle enviar respuestas más tarde, que BuzzFeedinsertaría en consecuencia. Hasta ahora, Bayer no ha aprovechado esta oportunidad.

Además, es interesante que el portavoz de Bayer, Christian Maertin, se centre en nuestros intercambios, y no en el fondo de la investigación, los años de ocultación de los hallazgos de Bayer sobre las dioxinas altamente tóxicas.


Comentario:

14 de noviembre de 2017, a las 4:33 PM. RESPUESTA

Del profesor Steven Rose:

Hay todavía algo más.

En 1968, los médicos de Vietnam mostraron datos sobre los efectos de los defoliantes -en particular el Agente Naranja- en la conferencia CBW celebrada en Londres, publicados bajo mi dirección por Harrap el año siguiente. En 1970/71 Hilary Rose y yo entrevistamos a refugiados de Vietnam del Sur sobre los efectos de los defoliante en ellos. Mi informe de los efectos del Agente Naranja fue publicado – después de algunas reticencias – en Science, 177,710-712 1972. El testimonio de los vietnamitas fue rutinariamente minimizado en los EE. UU. -incluso por aquellos que se oponían al programa de defoliación en base a que era propaganda de Vietnam del Norte.

Sólo cuando los veteranos estadounidenses comenzaron a sufrir los mismos efectos se tomaron en serio.

En los mismos años, un ingeniero químico que trabajaba para Shell se me acercó en secreto, hablándome de un accidente en una fábrica de Shell en el norte de Inglaterra, durante la fabricación de defoliantes. Los trabajadores enviados a limpiar el desastre se vieron afectados por los residuos de dioxinas, y sufrieron cloracné persistente e inerradicable. Los recipientes de acero contaminados fueron enterrados.

No sé si The Poison Papers cubre este episodio, pero no debería ser olvidado.

Steven Rose

Visto en : Noticias de abajo

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario