Search
miércoles 20 junio 2018
  • :
  • :

Las maravillas de un mundo perdido: captan con drones imágenes de la cueva más grande de la Tierra

Por La Gran Época

Gracias a los drones, se han capturados bellísimas imágenes de la caverna más grande del mundo.

Un pequeño equipo de rusos logró recientemente captar imágenes a través de drones de Son Doong, la cueva natural más grande del mundo. Enclavada en las selvas esmeraldas del centro de Vietnam, se trata de una de las formaciones naturales más puras de nuestro planeta.

El portal Disclose.tv explica que la cueva Son Doong fue descubierta por un maderero vietnamita local llamado Ho Khanh en 1991, la ubicación exacta de esta maravilla natural se perdió, pero se redescubrió por los exploradores británicos dirigidos por Howard Limbert en 2009.

Fue formada hace más de 2 millones de años a partir de un derrumbe causado por un río de montaña. La cueva tiene más de 5 kilómetros de longitud.

Con un volumen estimado de 38,5 millones de metros cúbicos, esta gigantesca cueva es dos veces más grande que la cueva de ciervos de Malasia, que pasó a ser la segunda de mayor envergadura de la Tierra.

Disclose.tv, sitio especializado en “fenómenos inusuales e inexplicables”, destaca que sólo se abrió al público en 2013, a través de una entrada limitada y extremadamente costosa, con boletos que alcanzan varios miles de dólares. Sin embargo, a pesar del precio astronómico, los recorridos se agotan en cuestión de horas.

Solo aproximadamente 2000 visitantes han puesto pie en esta cueva, y aún menos lo han filmado.

Virgen de la presencia humana, la cueva de Son Doong es una reserva natural a la espera de ser explorada.

Con una regulación tan estricta sobre las entradas a la cueva, el equipo ruso de viajeros pasó un año solicitando permisos para explorarla.

Su excursión, después de ser finalmente aprobada, abarcó más de cuatro días continuos de trepadas extenuantes. Por sus esfuerzos, el equipo fue recompensado con vistas pintorescas no tocadas por el hombre durante milenios: estalagmitas elefantinas, corrientes de cristal e incluso un bosque subterráneo.

Ernest Rudyak, miembro del equipo, señala en su diario de vídeo: “Aquí es todo pacífico, te sientes completamente desapegado y libre. Esto es lo que llamas un reinicio. Es un santuario, un mundo perdido debajo de la superficie, un ecosistema único”.

Imágenes desde el dron del equipo de viaje de Rusia

Futuro incierto

A pesar de su condición de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2003, el gobierno ha intentado capitalizar la belleza natural de la cueva de Son Doong.

Se han hecho planes para establecer una ruta de teleférico a través de la cueva, que -denuncian- afectará la belleza natural de la cueva.

Las protestas ecologistas en el año 2014 interrumpieron los planes originales para la construcción, pero el plan inicial de 200 millones de dólares aún permanece.

Si bien los planes están actualmente en suspenso, el futuro de esta belleza natural aún está por verse.

Si te ha entusiasmado adentrarte a este impresionante mundo subterráneo, compártelo con tus amigos y familiares para que puedan ver las maravillas que nos brinda la naturaleza en estado virgen.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario