Search
viernes 21 septiembre 2018
  • :
  • :

La administración Trump, demandada por la fractura hidráulica en el golfo de México

Por RT

Una organización ecologista acude a los tribunales para que los jueces recuerden a una agencia gubernamental “que su misión es salvaguardar el medioambiente”.

El gobierno de Donald Trump afronta una demanda por parte de una organización ecologista que busca defender la fauna del golfo de México de las petroleras que contaminan sus aguas. La organización demandante, el Centro para la Diversidad Biológica, ha enviado un aviso formal al respecto a cuatro altos cargos federales para explicarles los motivos de su querella.

La carta alega que la Agencia de Protección Medioambiental de EE.UU. (APM) aprobó un permiso a las plataformas de petróleo y gas —tanto existentes como futuras— para extraer hidrocarburos del lecho marino por el método de fracturación hidráulica. La decisión fue adoptada en septiembre pasado, sin analizar debidamente el efecto que tendrán las inyecciones de desechos líquidos en los yacimientos sobre tortugas, ballenas y otras especies marinas, sostienen los autores.

Según el permiso, las compañías petroleras pueden verter en el golfo de México cantidades ilimitadas de líquidos, estén o no contaminados con productos químicos. Estas prácticas afectarán concretamente a las costas de Texas, Luisiana y Misisipi, que no se han recuperado completamente del desastroso derrame de crudo de la plataforma Deepwater Horizon de BP en abril del 2010.

“La administración Trump está dejando que la industria petrolera convierta nuestros océanos en vertederos de desechos tóxicos”, denunció la abogada del mencionado centro, Kristen Monsell, cuyas palabras recoge el sitio web EcoWatch. “Se supone que la APM debe proteger la calidad de las aguas y no ayudar a contaminar el golfo”.

Puesto que los funcionarios no reconocen este deber, agregó, ha llegado la hora para que “los tribunales recuerden a esta agencia que su misión es salvaguardar el medioambiente y la salud pública“.

Aprobar una autorización como esta, sin estudiar los riesgos para la fauna del golfo de México, fue una violación de la Ley federal de especies en peligro de extinción, sostienen los ambientalistas. Al estudiar los registros de los recientes años, han descubierto que solo en el 2014 las petroleras inyectaron más de 75.000 millones de galones de aguas residuales en el lecho del golfo. Desde entonces, la fractura hidráulica solo ha ido en aumento, mientras que la APM no ha llevado a cabo ninguna revisión significativa de los impactos ambientales de esa práctica.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario