Search
viernes 25 mayo 2018
  • :
  • :

Hallazgo único: Las “campanas del inframundo” que crecen bajo un cenote mexicano

Por RT

Científicos han encontrado un tipo de espeleotema único que crece bajo las aguas de los cenotes en Quintana Roo.

Se pensaba que era imposible que crecieran bajo el agua, pero los más recientes estudios confirman que fue así: los cenotes mexicanos son el hogar de las ‘campanas del inframundo’.

Esta especie es una formación mineral, como las estalactitas y las estalagmitas, pero con la singularidad de que creció bajo las aguas por la ayuda de bacterias y arqueas, informó este miércoles el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt).

La aparición de este tipo de estructuras, denominadas espeleotemas, es frecuente en cuevas, donde la disolución, escurrimiento y depósitos de agua con minerales contribuye a su formación. Sin embargo, las ‘campanas del inframundo’ del cenote Zapote, en Quintana Roo, se han expandido bajo el agua hasta alcanzar una altura de 2 metros y hasta 80 centímetros en su parte más ancha.

4.500 años de antigüedad

El Director del Instituto de la Prehistoria de América, el espeleólogo e investigador Jerónimo Avilés Olguín, fue uno de los primeros en advertir la curiosa formación de las ‘campanas del inframundo’, y considerar la posibilidad de que su expansión fuese reciente.

Aunque al principio sus colegas consideraron “poco probable” que hubiesen crecido bajo el agua, enviaron a un equipo de exploración para recolectar muestras en el cenote y enviarlas al doctor Wolfgang Stinnesbeck de la Universidad de Heidelberg, Alemania, para determinar el origen de su formación.

Así fue como se determinó que la capa más antigua de las ‘campanas’ data de hace 4.500 años, y la más reciente, de unos 300 años. Por lo tanto, “han estado creciendo desde mediados del Holoceno hasta la actualidad”, precisa el Conacyt, “algo único entre los espeleotemas”.

¿Cómo crecieron?

De acuerdo a las investigaciones, las estructuras pudieron crecer bajo el agua porque en ellas habitan especies de bacterias que no se hallaron en el agua del cenote. Esos organismos absorben el dióxido de carbono en el agua y generan un ambiente que permite la expansión de las ‘campanas’.

El crecimiento bajo el agua es un fenómeno bastante inusual. De hecho, solo se han detectado en algunas cuevas de Nuevo México, España, Alemania y en los Alpes. En cada uno de esos casos, la responsabilidad es atribuida a microorganismos que permiten el depósito de minerales.

Por ahora, los espeleotemas detectados en México son las más grandes formaciones de este tipo en el mundo.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario