Search
domingo 20 mayo 2018
  • :
  • :

¿Hígado tatuado? Un cirujano confiesa haber marcado sus iniciales en órganos de pacientes

Por RT

El galeno admitió su responsabilidad ante un tribunal británico.

Simon Bramhall, médico británico de 53 años, confesó haber marcado sus iniciales en órganos internos de dos pacientes.

Ante un tribunal de la Corona de Birmingham, el galeno del Hospital Queen Elizabeth –ubicado en Birmingham, West Midlands–, admitió que había realizado el singular ‘tatuaje’ con rayos láser en el hígado de dos pacientes, durante una operación de trasplante. Ambos órganos tienen una “S” y una “B” cauterizadas, refiere The Telegraph.

Para detener hemorragias en el hígado, los cirujanos suelen emplear gas argón, que también puede usarse para cauterizar la superficie del órgano. Bramhall utilizó ese medio para marcar sus iniciales.

El hallazgo de la marca se dio durante una operación posterior. Una de las pacientes se sometió a una intervención quirúrgica y el nuevo cirujano detectó el singular ‘tatuaje’. Este es un caso “sin precedentes legales en el derecho penal”, alegó el fiscal Tony Badenoch.

El acusado, quien también se declaró culpable por una operación practicada en 2013 a un paciente desconocido, será sentenciado el próximo 12 de enero, indica The Independent: “Lo que él hizo no solo fue éticamente incorrecto, sino que está penado”, agregó el fiscal ante la corte.

Para Badenoch, el hecho de que las iniciales de Bramhall hayan sido detectadas en dos oportunidades revela que “no fue un incidente aislado”, sino una conducta repetida “que requirió cierta habilidad y concentración” y fue realizada “en presencia de colegas”.

La fiscal especialista del caso, Elizabeth Reid, puntualizó que la gravedad de esos actos radica en que fueron practicados mientras los pacientes se sometían a una cirugía y estaban en total vulnerabilidad: “Marcar el hígado de esos pacientes, de una manera totalmente innecesaria, fue un acto deliberado y consciente de su parte”, alegó.

“Esos asaltos fueron incorrectos no solo éticamente, sino también criminalmente. Fue un abuso de la confianza depositada en él por los pacientes”, finalizó Reid.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario