Search
viernes 16 noviembre 2018
  • :
  • :

Hombre de Nueva Jersey afirma que engendró cientos de bebés con alienígenas

Por La Gran Época

Un empleado de 74 años que atiende el público desde el mostrador de una rotisería de Nueva Jersey, describió que estuvo en contacto regular con seres extraterrestres desde que tenía 8 años de edad, y que engendró cientos de niños con ellos, según Daily Mail y un documental de largometraje sobre la vida del hombre titulado “Love and Saucers (Amor y Platillos)”.

David Huggins describió que su encuentro más reciente con alienígenas fue hace cinco o seis meses en un lugar que él llamó “allí”, un reino que no puede explicar donde viven los seres extraterrestres. Huggins afirma que se encontró con su primer alienígena cuando era niño y que comenzó a tener relaciones sexuales con extraterrestres cuando tenía 17 años.

Brad Abrahams, el director que filmó un documental sobre el hombre, al principio descartó la historia de Huggins como “fantástica”, pero finalmente fue desarmado por la actitud relajada y la franqueza del hombre.

“Inmediatamente te desarmas por lo realista y normal que aparenta ser”, el director Brad Abrahams a Daily Mail. “Él es de una pequeña ciudad de Georgia, de la década de los años 50, y  habló en voz baja, de un hablar simple, en realidad no reflexiona sobre las cosas, sino que te cuenta con toda naturalidad el más ridículo o surrealista de los relatos”.

David Huggins en el Deli Hoboken donde trabaja. (Love and Saucers/Curator Pictures)

Pintura de David Huggins (Love and Saucers/Curator Pictures)

(Love and Saucers/Curator Pictures)

“Y al oír estas cosas salir de la boca de alguien que parece tan normal y sobrio, la forma en que habla de ellas es una dicotomía real”, continuó Abrahams. “Como describí, te desarma y te deja abierto a escucharlo como a otro ser humano, no – como uno podría pensar- a un charlatán o a alguien que está desequilibrado. Porque de inmediato ves que no es así, y te tomas la historia más en serio”.

A través de los años, David realizó cientos de pinturas basadas en sus encuentros. Refirió a Daily Mail que esperaba que la película abriera las mentes de la gente y fomentara el diálogo. Huggins cree que millones de personas pueden haber experimentado las mismas cosas que él, especialmente en una edad temprana.

David Huggins en su departamento de Hoboken. (Love and Saucers/Curator Pictures)

(Love and Saucers/Curator Pictures)

“Espero que la gente lo piense seriamente”, expresó a DailyMail.com. “Nunca  he pedido a nadie que crea una palabra de lo que digo, porque sé que nunca podré probarlo. Espero que lo pienses”.

Para el film Love and Saucers, Abrahams entrevistó al hijo, jefe y vecinos de Huggins. El hijo de Huggins le comentó al cineasta que nunca cuestionó la historia de su padre. El jefe de la rotisería donde trabaja David también le creyó a su empleado.

“Eso es lo que me dijo”, agregó el jefe de la rotisería. “Yo sólo le creo”.

David Huggins sostiene su pintura de un extraterreste. (Love and Saucers/Curator Pictures)

David Huggins dibuja en su departamento en Hoboken, Jersey. (Love and Saucers/Curator Pictures)

El director Abrahams espera que su película pueda hacer que la gente se vaya “escuchando, no juzgando” y “aprendiendo algo sobre la conciencia o la humanidad, o simplemente yéndose con experiencias más enriquecedoras sobre la condición humana”.

“No necesito que la gente se vaya creyendo en los extraterrestres; esa no es mi intención”, reportó Abrahams. “Es más bien irse creyendo en David, creyendo que tuvo algún tipo de experiencia”.

“Puedo decir rotundamente que no creo que David esté inventando nada, él mismo cree que lo que le pasó fue real – pero si esto es algo que le sucedió en una realidad objetiva y concreta, y si un miembro del público hubiera estado allí con él, ¿Hubiera visto lo que vio David?”. Preguntó Abrahams. “Eso es algo a lo que no sé la respuesta”.

Pintura de David Huggins. (Love and Saucers/Curator Pictures)

David Huggins sostiene su pintura de extraterrestres. (Love and Saucers/Curator Pictures)

David remarcó que su primer encuentro con un alienígena ocurrió cuando estaba al aire libre cuando era niño.

“Nadie en mi familia parecía ver lo que yo estaba viendo”, detalló Huggins en Love and Saucers. Mi primer encuentro fue cuando tenía ocho años. Estaba jugando en la base de un árbol y oí una voz que decía: “David, detrás de ti”. “Y me di la vuelta y vi a un tipo peludo con grandes ojos brillantes viniendo directo hacia mí. Pensé que era el hombre del saco. No sabía qué pensar de eso”.

“Lo interesante es que por un segundo sentí como si estuviera en sus ojos mirándome. Luego me asusté y corrí al granero, y miro hacia atrás y el pequeño tipo peludo se daba la vuelta y regresaba al bosque”, continúa. “Los ojos brillaban, es la mejor manera de decirlo”.

David Huggins sostiene su pintura de extraterrestres. (Love and Saucers/Curator Pictures)

A lo largo de los años, Huggins sostuvo que se encontró con diferentes tipos de extraterrestres: algunos con forma de insectos, otros a los que llamaba “pequeños grises”, y un número de mujeres alienígenas con ojos grandes y cuerpos esbeltos.

David describió en el documental que comenzó a tener una relación sexual con una de las alienígenas femeninas a las que llamó Crescent. Un día esta alienígena le anunció a Huggins que tenía un hijo.

Pintura de David Huggins. (Love and Saucers/Curator Pictures)

“Estaba dibujando un poco, y de repente la pared se abre y ahí está Crescent”, dice Huggins en el documental. “Y ella está muy estresada y dice: “David, el bebé se está muriendo”. Y yo dije: “¿Bebé? ¿Qué bebé?” “Tu bebé, pero se está muriendo”. Y yo digo: “¡Enséñame a mi bebé!” Al principio ella no lo hizo y tuve que gritarle tres veces, muy fuerte: “¡Muéstrame a mi bebé!”.

“Ella recoge al bebé de un recipiente y lo sostiene frente a ella, y el bebé estaba como colgando”, continúa Huggins. “Y yo digo:’ No, no, no, no… no agarres al bebé así. Mueve el bebé en tus brazos… Escucha, tengo que ir allí”.

David luego afirmó que cruzó hacia el “otro” ámbito donde tocando con la mano al bebé alienígena fue revivido inmediatamente después de que una sacudida de energía pasara de su mano al cuerpo del bebé alienígena.

Otro extraterrestre llevó a Huggins a otra habitación diferente llena de bebés, a quienes también revivió con un toque de su mano.

Pintura de David Huggins. (Love and Saucers/Curator Pictures)

Abrahams le comunicó a Daily Mail que fueron las pinturas de David las que lo motivaron para decidir y hacer la película.

“Eso fue lo que realmente me hizo querer hacer la película, después de ver las pinturas”, aclaró Abrahams a Daily Mail. “Como cineasta, son tan cinematográficos. Cada uno cuenta una historia. Él tiene muy poco entrenamiento; pero a pesar de esto hay un verdadero sentido de la composición, de iluminación… es como una narrativa en cada uno de ellos. Es un verdadero regalo para un cineasta. Es como un dispositivo para contar historias, hay algo  deslumbrante y a la vez desagradable, y sí, hay cientos de ellos, y son completamente coherentes”.

loading...