Search
domingo 22 julio 2018
  • :
  • :

¿Está el mundo al borde de una nueva crisis económica?

Por Sputnik

El crecimiento económico se ha acelerado en los últimos años en todos los países del mundo. Al mismo tiempo, la correlación global entre la deuda externa y el PIB, pese a las maniobras de los reguladores bancarios de las principales potencias económicas, alcanzó casi el 250%.

En este contexto cabe preguntarse, ¿existe el riesgo de que el mundo vuelva a verse sacudido por una crisis económica?

“Para responder a esta pregunta debemos recordar que la deuda es a la vez un pasivo y un activo”, subraya el exvicepresidente del Banco Mundial Kemal Dervis, en un artículo para Project Syndicate.

“En una economía cerrada —ya que no le debemos nada a los extraterrestres— el volumen de la deuda total y el volumen de los activos que le corresponden se recompensan de manera natural”, asegura el experto.

Según Dervis, en realidad, lo más importante es la estructura de la deuda, es decir, quién, cuánto y a quién se debe el dinero.

En el caso de la deuda privada la clave está en de cuál de los tres tipos de deuda se trata. El primero es la deuda ‘fiable’, cuando el flujo de efectivo del deudor cubre todas sus obligaciones. El segundo es el especulativo, cuando el efectivo cubre solamente el pago de los intereses, mientras que el tercer tipo se refiere al esquema Ponzi —cuando los recursos no son suficientes para hacer frente a los intereses—. Según el economista estadounidense Hyman Minsky, cuanto mayor es el porcentaje de deudas del primer y el segundo tipo, mayor es el riesgo de que el impacto de una pérdida de confianza provoque una oleada repentina de impagos, lo que puede llevar a una inminente crisis financiera.

A diferencia de la mayoría de analistas, Dervis considera que enfocarse únicamente en los datos macroeconómicos tiene poco sentido.

El economista pone el ejemplo de China que, según él, presenta unas cifras “temibles”: la correlación entre la deuda y el PIB chino equivale al 250%, mientras que la cuota de la deuda perteneciente al sector privado representa alrededor del 210% del PIB.

No obstante, aproximadamente dos tercios de la deuda del sector privado pertenecen en realidad a las compañías estatales y a las estructuras gubernamentales locales, que el Gobierno central controla en gran medida. El principal riesgo para Pekín lo representa el sector bancario informal, sobre el que no existen datos fiables, indicó.

En otros países en desarrollo también surgen algunas preocupaciones pero, en general, la situación es bastante estable. Por lo que respecta a los países desarrollados no se puede decir que la crisis de la deuda esté a punto de estallar, recoge el análisis, lo que parece que aleja el fantasma de una nueva crisis mundial.

Riesgos geopolíticos

Sin embargo, también hay que tener en cuenta cuáles son los riesgos geopolíticos, advierte el economista. Así, por ejemplo, el problema nuclear norcoreano abre la posibilidad de que se produzca una impredecible escalada del conflicto, algo que aumentaría el riesgo de enfrentamiento directo entre EEUU y China.

Otro foco de inestabilidad sigue siendo Oriente Medio. La tensión en el golfo Pérsico es tan elevada que un enfrentamiento bélico entre Arabia Saudí e Irán es cada vez menos descartable, opina el autor.

No obstante, Dervis considera que por el momento la situación geopolítica sigue teniendo un rumbo y una cierta estabilidad. Los líderes políticos todavía tienen tiempo para llevar a cabo las reformas estructurales necesarias pero, recuerda, este período no es eterno.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario