Search
martes 22 mayo 2018
  • :
  • :

Facebook dice que está borrando cuentas en la dirección de los gobiernos de Estados Unidos e Israel

Por  / The intercept_

EN SEPTIEMBRE DEL año pasado, observamos que los representantes de Facebook se reunieron con el gobierno israelí para determinar qué cuentas de Facebook de palestinos debían ser eliminadas por considerar que constituían una “incitación”. Las reuniones -convocadas y presididas por uno de los funcionarios israelíes más extremistas y autoritarios, el ministro de Justicia pro asentamiento Ayelet Shaked- se celebraron después de que Israel amenazara a Facebook con que su incumplimiento voluntario de las órdenes de eliminación israelíes resultaría en la promulgación de leyes que obligaran a Facebook a hacerlo, so pena de ser severamente multado o incluso bloqueado en el país.

Los resultados previsibles de esas reuniones están ahora claros y bien documentados. Desde entonces, Facebook ha estado en censura contra los activistas palestinos que protestan contra la ocupación israelí ilegal de décadas, dirigida y determinada por funcionarios israelíes. De hecho, los funcionarios israelíes han estado presumiendo públicamente de lo obediente que es Facebook cuando se trata de órdenes israelíes de censura:

Poco después de que se conociera la noticia a principios de este mes del acuerdo entre el gobierno israelí y Facebook, el Ministro de Justicia israelí Ayelet Shaked dijo que Tel Aviv había presentado 158 peticiones al gigante de los medios sociales durante los últimos cuatro meses para que retirara el contenido que consideraba “incitación”. Dijo que Facebook había concedido el 95 por ciento de las solicitudes.

Ella tiene razón. La sumisión a los dictados israelíes es difícil de exagerar: como dijo el New York Times en diciembre del año pasado,”las agencias de seguridad israelíes monitorean Facebook y envían los mensajes de la compañía que consideran incitación. Facebook ha respondido eliminando la mayoría de ellos.”

Lo que hace que esta censura sea particularmente importante es que “el 96 por ciento de los palestinos dijo que su uso principal de Facebook era para seguir las noticias”. Eso significa que los funcionarios israelíes tienen un control prácticamente ilimitado sobre un foro de comunicación clave de palestinos.

En las semanas siguientes a esas reuniones de Facebook-Israel, informó The Independent,”el activista colectivo palestino Centro de Información informó que al menos 10 de las cuentas de sus administradores para sus páginas en árabe e inglés de Facebook -seguidas por más de 2 millones de personas- han sido suspendidas, siete de ellas permanentemente, lo que dicen es el resultado de las nuevas medidas puestas en marcha tras la reunión de Facebook con Israel”. En marzo pasado, Facebook cerró brevemente la página de Facebook del partido político Fatah, seguido por millones de personas,”debido a una vieja foto del ex líder Yasser Arafat sosteniendo un rifle”.

Un informe de 2016 del Centro Palestino para el Desarrollo y las Libertades de los Medios de Comunicación del Centro Palestino para el Desarrollo detalló cuán extensa era la censura de Facebook:

Páginas y relatos personales filtrados y bloqueados: Red de Diálogo Palestino (PALDF).net) Gaza ahora, Jerusalem News Network, agencia Shihab, Radio Bethlehem 2000, Orient Radio Network, página Mesh Heck, Ramallah news, periodista Huzaifa Jamous de Abu Dis, activista Qassam Bedier, activista Mohammed Ghannam, periodista Kamel Jbeil, cuentas administrativas de Al Quds Page, cuentas administrativas Agencia Shihab, activista Abdel-Qader al-Titi, activista juvenil

Huelga decir que los israelíes tienen prácticamente libertad para poner en libertad lo que quieran sobre los palestinos. Los llamamientos de los israelíes para que maten a los palestinos son comunes en Facebook, y en gran medida siguen siendo imperturbables.

Como Al Jazeera informó el año pasado,”El discurso inflamatorio publicado en hebreo… ha atraído mucho menos la atención de las autoridades israelíes y Facebook”. Un estudio encontró que “122.000 usuarios pidieron directamente violencia con palabras como’ asesinato,” matar,” o” quemar”. Los árabes fueron los que recibieron el No. 1 de comentarios odiosos.” Sin embargo, parece haber poco esfuerzo por parte de Facebook para censurar algo de eso.

A pesar de que a veces se eliminan algunos de los llamamientos más incendiarios y explícitos a favor del asesinato, Facebook sigue permitiendo que florezcan los llamamientos más extremistas a favor de la incitación contra los palestinos. De hecho, el líder de Israel, Benjamin Netanyahu, ha utilizado a menudo los medios sociales para publicar lo que claramente incita a la violencia contra los palestinos en general. En contraste con la represión activa de Facebook contra los palestinos, es impensable la idea misma de que Facebook usaría su poder de censura contra Netanyahu u otros prominentes israelíes que piden violencia e incitan a los ataques. De hecho, como dijo Al Jazeera concisamente,”Facebook no se ha reunido con líderes palestinos para discutir su preocupación”.

FACEBOOK AHORA PARECE estar admitiendo explícitamente que también pretende seguir las órdenes de censura del gobierno de Estados Unidos. A principios de esta semana, la empresa eliminó las cuentas de Facebook e Instagram de Ramzan Kadyrov, el líder represivo, brutal y autoritario de la República chechena, que contaba con 4 millones de seguidores en esas cuentas. Para decirlo suavemente, Kadyrov -quien tiene libertad para gobernar la provincia a cambio de una lealtad absoluta a Moscú- es lo opuesto a una figura simpática: ha sido acusado creíblemente de una amplia gama de horribles violaciones de los derechos humanos, desde el encarcelamiento y la tortura de LGBT hasta el secuestro y asesinato de disidentes.

Pero nada de eso diluye lo perturbador y peligroso que es el razonamiento de Facebook para eliminar sus cuentas. Un portavoz de Facebook dijo al New York Times que la empresa eliminó estas cuentas no porque Kadyrov fuera un asesino en masa y un tirano, sino porque “las cuentas del Sr. Kadyrov fueron desactivadas porque acababa de ser incluido en una lista de sanciones de los Estados Unidos y porque la empresa estaba legalmente obligada a actuar”.

Como señala el Times, este razonamiento parece dudoso o al menos aplicado de manera inconsistente: otros que están en la misma lista de sanciones, como el presidente venezolano Nicolás Maduro, siguen activos en Facebook e Instagram. Pero considera las implicaciones increíblemente amenazadoras de las afirmaciones de Facebook.

Lo que esto significa es obvio: que el gobierno de Estados Unidos -que significa, en este momento, la administración Trump- tiene el poder unilateral e incontrolado de obligar a eliminar de Facebook e Instagram a cualquiera que desee, simplemente incluyéndolo en una lista de sanciones. ¿Alguien cree que es un buen resultado? ¿Alguien confía en la administración de Trump – o en cualquier otro gobierno – para obligar a las plataformas de medios sociales a eliminar y bloquear a cualquiera que desee ser silenciado? Como dijo al Times Jennifer Granick de la ACLU:

No es una ley que parece estar escrita o diseñada para tratar con las situaciones especiales donde es legal o apropiado reprimir el discurso. …. Esta ley de sanciones se utiliza para suprimir la libertad de expresión con poca atención a los valores de la libertad de expresión y a los riesgos especiales de bloquear la libertad de expresión, en contraposición al bloqueo del comercio o de los fondos, como se pretendía hacer con las sanciones. Eso es realmente problemático.

¿Se aplica a todos los gobiernos la política de Facebook de bloquear a las personas de su plataforma que son sancionadas? Obviamente no. Huelga decir que si, por ejemplo, Irán decidiera imponer sanciones a Chuck Schumer por su apoyo a la política de Trump de reconocer a Jerusalén como la capital israelí, Facebook nunca eliminaría las cuentas del líder de la minoría del Senado del Partido Demócrata, del mismo modo que Facebook nunca eliminaría las cuentas de los funcionarios israelíes que incitan a la violencia contra los palestinos o que son sancionados por funcionarios palestinos. Apenas el mes pasado, Rusia anunció sanciones de represalia contra varios funcionarios y ejecutivos canadienses, pero no hace falta decir que Facebook no tomó ninguna medida para censurarlos o bloquear sus cuentas.

De manera similar, ¿se atrevería Facebook a censurar a los políticos o periodistas estadounidenses que utilizan los medios sociales para llamar a la violencia contra los enemigos de Estados Unidos? Hacer la pregunta es contestarla.

Como siempre sucede con la censura, hay un principio, y sólo uno: el poder. Facebook se someterá y obedecerá a las exigencias de censura de los gobiernos y funcionarios que en realidad ejercen el poder sobre ella, ignorando a los que no lo hacen. Es por eso que los enemigos declarados de los gobiernos estadounidense e israelí son vulnerables a las medidas de censura de Facebook, mientras que los funcionarios estadounidenses e israelíes (y sus aliados más tiránicos y represivos) no lo son:

Todo esto ilustra que los mismos peligros severos de la censura estatal son planteados al menos tanto por las súplicas de los gigantes de Silicon Valley para censurar más activamente el “mal discurso”. Los llamamientos a la censura estatal pueden ser a menudo bien intencionados -un deseo de proteger a los grupos marginados de los “discursos de odio” dañinos-, pero, como era de esperar, se utilizan con mucha más frecuencia contra los grupos marginados: para censurarlos en lugar de protegerlos. Basta con observar cómo se utilizan las leyes de incitación al odio en Europa, o en los campus universitarios de Estados Unidos, para ver que las víctimas de la censura son a menudo críticos de las guerras europeas, o activistas contra la ocupación israelí, o defensores de los derechos de las minorías.

Uno puede crear un mundo de fantasía en la cabeza, si se desea, en el que los ejecutivos de Silicon Valley usen su poder para proteger a los pueblos marginados de todo el mundo censurando a aquellos que desean hacerles daño. Pero en el mundo real, eso no es más que un triste sueño imposible. Al igual que los gobiernos, estas compañías utilizarán su poder de censura para servir, no para socavar, a las facciones más poderosas del mundo.

Así como uno podría aplaudir la censura de alguien que no le gusta sin contemplar las consecuencias a largo plazo del principio validado, uno puede aplaudir la desaparición de Facebook e Instagram de un monstruo checheno. Pero Facebook te está diciendo explícitamente que la razón de sus acciones es que estaba obedeciendo los decretos del gobierno de Estados Unidos sobre quién debe ser rechazado.

Es difícil creer que la visión ideal de Internet de cualquiera implica conferirle poder al gobierno de Estados Unidos, al gobierno israelí y a otras potencias mundiales para decidir quién puede ser escuchado y quién debe ser reprimido. Pero cada vez más, en nombre de las empresas de Internet para que nos protejan, eso es exactamente lo que está ocurriendo.

Artículo traducido por Buscando La Verdad , apóyanos por Paypal para más artículos como éste.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario