Search
lunes 28 mayo 2018
  • :
  • :

Los productos químicos en los alimentos promueven la obesidad, alteran las hormonas

Por  Natural News

A medida que las cifras de obesidad continúan batiendo récords en los EE. UU. y en muchos lugares del mundo, las personas conscientes de la salud buscan cada vez más su dieta para tratar de mantener un peso saludable. La mayoría de estas personas buscan ingredientes como el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa y las grasas trans y, por derecho propio, ya que el consumo regular de estos alimentos garantiza prácticamente el crecimiento de la cintura. Sin embargo, hay algunos otros ingredientes de los que quizás no sea consciente que promueven la obesidad, y es hora de agregarlos a su lista de cosas que debe evitar.

Un nuevo estudio publicado en Nature Communications, y llevado a cabo por investigadores de Cedars-Sinai, encontró que tres conservantes comunes añadidos a los alimentos y otros productos cotidianos podrían contribuir a la obesidad y alterar sus hormonas. Usando un método novedoso que implicaba el crecimiento de los tejidos productores de hormonas a partir de células madre, mostraron cómo la exposición regular a tales sustancias químicas interfiere con las señales enviadas entre el sistema digestivo y el cerebro para que las personas sepan que están llenas y deben dejar de comer.

El efecto más fuerte se encontró en BHT, o butilhidroxitolueno. Este antioxidante se encuentra en los cereales de desayuno en Estados Unidos, aunque ha sido prohibido en otros lugares. También se utiliza en otros alimentos como galletas y papas fritas para evitar que las grasas en ellos se vuelvan rancios y para proteger sus nutrientes.

Aunque es “generalmente reconocido como seguro” por la FDA, este ingrediente se ha demostrado en otros estudios para aumentar el riesgo de cáncer y llevar a la ampliación del hígado, por lo que la promoción de la obesidad es sólo la última en una lista bien establecida de razones para evitar el ingrediente.

Otro producto químico a tener en cuenta es la PFOA, o ácido perfluorooctanoico. Este polímero se puede encontrar en utensilios de cocina y alfombras antiadherentes. En algunos lugares, se ha abierto paso hacia el agua potable, particularmente en áreas cercanas a plantas químicas que utilizan PFOA, e incluso se puede encontrar en el polvo doméstico. La Sociedad Estadounidense del Cáncer también informa que las alfombras resistentes a las manchas y la cera de esquí también pueden ser fuentes de exposición a la PFOA.

La tercera sustancia química que los investigadores encontraron que interrumpió las hormonas y promovió la obesidad fue el TBT, o tributilestaño. Según una hoja informativa publicada por el Distrito Sanitario de Contra Costa Central, el TBT altamente tóxico ha sido utilizado en una variedad de aplicaciones durante muchos años. Se puede encontrar en productos para el hogar como pinturas, tintes, limpiadores, conservantes de madera y champús para alfombras, por nombrar algunos.

Utilice alimentos y limpiadores naturales para minimizar el riesgo

Si usted piensa que buscar todos estos ingredientes en las etiquetas suena como mucho trabajo, tiene razón – y a veces incluso se disfrazan con otros nombres, por lo que puede que no sean inmediatamente obvios. Usted puede hacer que la tarea de encontrar cosas saludables para comer sea mucho más sencilla si se adhiere a los alimentos enteros en la forma que la naturaleza pretende. Los alimentos procesados a menudo contienen ingredientes poco saludables de una u otra forma, por más “naturales” que sean.

Las frutas y verduras orgánicas, por otro lado, son mucho menos propensas a causar daño, particularmente si las cultiva usted mismo. Cualquier cosa que viene en una caja o bolsa con una larga lista de ingredientes simplemente no vale la pena el riesgo.

Al hacer un esfuerzo consciente para comer alimentos naturales y limpiar con productos naturales como vinagre, jugo de limón y bicarbonato de sodio, usted puede hacer un largo camino hacia la reducción de su riesgo de enfermedad, así como la obesidad.

El método de prueba diseñado para este estudio podría ser utilizado para probar los efectos de un sinnúmero de otras sustancias químicas en nuestros alimentos y medio ambiente, y la lista de sustancias químicas a evitar es probable que sólo crezca a medida que aprendamos más sobre los efectos en la salud de los productos a los que estamos expuestos.

No podemos vivir en una burbuja, pero podemos tomar medidas muy deliberadas y efectivas para acumular las probabilidades a nuestro favor manteniéndonos informados y tomando decisiones inteligentes.

Artículo traducido por Buscando La Verdad , apóyanos por Paypal para más artículos como éste.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario