Search
miércoles 14 noviembre 2018
  • :
  • :

Las empresas biotecnológicas culpan a los “genes defectuosos” de los efectos adversos causados por los productos farmacéuticos, las vacunas y los medicamentos

Por Natural News

Si hay algo en lo que los farmacéuticos de nuestro mundo son buenos, es desviar la culpa cuando sus venenos inevitablemente dañan y matan a la gente. Y quizás la mentira más grande que quieren que todo el mundo crea a toda costa es que los “genes defectuosos” son siempre responsables de cualquier interacción negativa, efectos secundarios o eventos adversos que resultan de la exposición a sus narcóticos legales – incluso cuando es completamente obvio que la genética no tiene nada que ver con ello.

Esta ignorancia institucionalizada estuvo en exhibición completa en un artículo publicado por Vox el 30 de octubre de 2017, en el que una escritora llamada Julia Belluz intentó sonar realmente profesional al declarar que las vacunas -que están cargadas de toxinas que causan autismo- no están de ninguna manera asociadas con el autismo. Es algo que el establecimiento ha estado repitiendo una y otra vez ad nauseum desde que el gastroenterólogo Dr. Andrew Wakefield publicó un estudio en la revista The Lancet explicando simplemente una asociación que observó entre la vacuna MMR para el sarampión, las paperas y los síntomas de rubéola y autismo en niños.

Este estudio fue tan impactante que muchos padres tomaron la decisión informada de renunciar a la vacuna MMR para sus hijos, lo que a su vez provocó un evento desencadenante masivo de los establecimientos médicos y farmacéuticos, ambos amenazados por la perspectiva de perder miles de millones de dólares en ganancias. Desde entonces, el Dr. Wakefield ha tenido su reputación arrastrada por el barro, y los medios de comunicación principales han estado en un mareo tratando de explicar por qué tantos niños vacunados tienen autismo en estos días – sus tácticas más recientes son culpar agresivamente a los “defectos genéticos”.

El artículo de Belluz Vox es la ilustración perfecta de esto, la mafia médica quiere que todos crean ahora que la llamada “genética del autismo” es la causa más probable de la actual epidemia de autismo, y que nadie debería preocuparse por las vacunas cargadas de mercurio. Utilizando terminología científica y entrevistando a presuntos expertos en la materia, se espera que una masa crítica de la población acepte esto como un hecho, aunque no tenga absolutamente ninguna base en la realidad real.

Tengan cuidado siempre que algún’ experto’ de la industria farmacéutica haga afirmaciones irracionales basadas en el’ consenso científico’.

La forma en que Belluz, en particular, malinterpreta la ciencia del autismo es otra táctica vista con frecuencia, ya que implica que el “consenso” científico está a favor de la noción de que las causas ambientales del autismo están de alguna manera sobrevaloradas y sobreestimadas, aunque una cantidad sustancial de ciencia publicada contradice esta afirmación. De hecho, varios de los estudios que Belluz destaca en su artículo de éxito contra la conexión entre la vacuna y el autismo dicen lo contrario de lo que afirma, aunque sus lectores tendrían que tomarse el tiempo para investigar más a fondo el asunto para descubrirlo.

Para ser justos, la discusión de Belluz da un guiño a una perspectiva de’ genes más ambiente’ sobre la causalidad del autismo al reconocer que una’ predisposición o mutación genética subyacente’ generalmente necesita’ chocar’ con los desencadenantes ambientales para dar origen a ASD,”explica el Proyecto Mundial de Mercurio, que se dedica a difundir la conciencia y la verdad sobre los peligros del mercurio (timerosal) en las vacunas.

Sin embargo, Belluz caracteriza la investigación sobre los factores de riesgo ambientales para la TEA como “borrosa”,”turbia”,”mixta” y no “robusta”. Belluz también cita un estudio que, según ella, considera que las variantes genéticas compartidas en las familias son’ probablemente más importantes’ como desencadenantes del autismo que los entornos compartidos “.

A decir verdad, para una persona con sentido común no hace falta un amplio bagaje científico para reconocer que inyectar al cuerpo con metales pesados, conservantes, tejido fetal humano abortado y todo tipo de otras sustancias químicas peligrosas es una receta para un desastre para la salud. Lea DangerousMedicine. com para obtener más información sobre los peligros para la salud de la medicina tóxica.

Las fuentes para este artículo incluyen:

WorldMercuryProject.org

Vox.com

NaturalNews.com

Artículo traducido por Buscando La Verdad , apóyanos por Paypal para más artículos como éste.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario