Search
sábado 17 noviembre 2018
  • :
  • :

James Rickards: “EE. UU. atacará Corea del Norte antes de marzo”

Por JAMES RICKARDS Daily Reckoning

Bitcoin, burbujas bursátiles, oro, decisiones sobre tasas de interés de la Fed, recuperación global y problemas de deuda de los mercados emergentes dominan las discusiones financieras de hoy.

¿Cuál de ellas es la más importante?

La respuesta es,”ninguno de los anteriores”.

La cuestión financiera o geopolítica más importante en el mundo actual es la guerra entre Estados Unidos y Corea del Norte, probablemente en las próximas doce semanas.

¿Cómo puedo estar tan seguro del momento? Me lo dijo el director de la Agencia Central de Inteligencia.

En un cónclave privado en Washington DC el 20 de octubre de 2017, el director de la CIA Mike Pompeo le dijo a un pequeño grupo de expertos (incluyendo yo) que sería imprudente asumir que Corea del Norte tardaría más de “cinco meses” en tener un arsenal confiable de misiles ICBM armados con armas nucleares. Éstos podrían atacar ciudades estadounidenses y matar a millones de estadounidenses.

Cinco meses a partir del 20 de octubre de 2017 es el 20 de marzo de 2018. Es una fecha fuera, pero la guerra probablemente comenzará antes de eso.

Eso crearía un elemento de sorpresa – y evitaría la sorpresa de un despliegue de armas estratégicas más rápido de lo esperado por el líder norcoreano Kim Jong Un.

¿Por qué los EE. UU. no pueden vivir con una bomba nuclear?
armado Corea del Norte?

Conseguimos vivir con una Rusia y China nucleares durante la Guerra Fría.

Nos basamos en la disuasión, la contención, las sanciones, la diplomacia y, en última instancia, los tratados de armamentos para evitar una guerra nuclear. ¿Por qué no hacer lo mismo con Kim?

El Asesor de Seguridad Nacional del Presidente Trump, el General H. R. McMaster contestó esa pregunta en nuestro cónclave de Washington también.

Dijo que la aceptación de una Corea del Norte con armas nucleares es “inaceptable”. Estados Unidos impedirá que Corea del Norte adquiera su capacidad nuclear en primer lugar en lugar de aprender a vivirla.

Las razones de esto son muchas. Ninguna de las otras potencias con armas nucleares amenazó con atacar a los Estados Unidos a menos que se atacara primero.

Corea del Norte ha amenazado con atacar y destruir a Estados Unidos muchas veces. El mejor enfoque para hacer frente a las amenazas de los dictadores es tomarles la palabra.

Adolfo Hitler le dijo al mundo en la década de 1920 que uniría a Alemania, conquistaría Europa y mataría judíos. Lo hizo en los años treinta y cuarenta.

Osama bin Laden le declaró la guerra a Estados Unidos en 1996 y nuevamente en 1998. En 2001 atacó Nueva York y Washington y dejó miles de estadounidenses muertos en Manhattan, Virginia y Pennsylvania.

Cuando Kim Jong Un dice que atacará a Estados Unidos con armas nucleares, es imprudente creer lo contrario.

Otras consecuencias de una Corea del Norte armada con armas nucleares incluyen la adquisición de armas nucleares por parte de Japón y Corea del Sur (por razones defensivas) e Irán (por razones ofensivas, utilizando tecnología proporcionada por Corea del Norte).

Una vez que Irán tenga armas nucleares, le seguirán Arabia Saudita, Egipto y Turquía. En resumen, una Corea del Norte armada con armas nucleares conduce rápidamente a armas nucleares en otros seis países, muchos de ellos mutuamente hostiles entre sí y con Estados Unidos.

Ese tipo de proliferación aumenta exponencialmente las probabilidades de una guerra nuclear entre uno o más de estos países más pronto que tarde.

Esa es otra razón más para marcar una línea en la arena y no permitir que Corea del Norte tenga armas nucleares en primer lugar.

¿Kim Jong Un está loco?

La comunidad de inteligencia estadounidense no lo cree así. Estiman que Kim es un actor racional, aunque racional dentro de su propio campo de visión limitado.

Kim vio que el líder libio Qaddafi renunció a sus armas nucleares. Libia fue entonces invadida por la OTAN, y Qaddafi fue asesinado.

Saddam Hussein de Irak tenía un programa de armas nucleares en la década de 1980, que abandonó después de la primera Guerra del Golfo. Años después, una coalición estadounidense invadió Irak y Saddam fue ahorcado.

Ucrania abandonó las armas nucleares que adquirió tras la desintegración de la antigua Unión Soviética. Posteriormente Rusia invadió Ucrania, anexionó Crimea y ocupó partes del este de Ucrania.

Irán tiene un programa de armas nucleares que no ha abandonado. Los mulás que gobiernan Irán siguen en pie.

La lección para Kim es clara. Si renuncian a las armas nucleares, Occidente los invadirá y los matará. Si mantienen sus armas nucleares, Occidente los dejará en paz.

Por lo tanto, Kim se siente más seguro con sus armas nucleares que sin ellas. Eso no es una locura; su razón prima facie se basa en la evidencia. Kim continuará su programa de armas.

¿Kim está posando sólo para obtener alivio de las sanciones? No. Kim podría tener alivio de sanciones en cualquier momento con una llamada a Washington. Sólo tiene que descontinuar sus programas de armas.

Kim no tiene que ir tan lejos, incluyendo una prueba de bomba H, pruebas ICBM y el desarrollo de submarinos con armas nucleares sólo para obtener el alivio de las sanciones. Está en modo de fuga y busca una robusta capacidad de armas nucleares.

¿Kim no entiende el daño que causará
sufrir si Estados Unidos ataca?

En primer lugar, Kim cree que estamos fanfarroneando. Basa eso en parte en la fallida “línea roja” de Obama sobre el uso sirio de armas químicas y biológicas.

Siria usó las armas de todos modos, y Obama no hizo nada. Kim tomó notas. Cree que Estados Unidos es un tigre de papel.

¿Ayudará China a Estados Unidos a asesinar a Kim y a cambiar el régimen de fuerza en Corea del Norte? La respuesta es no. China no quiere desestabilizar a Corea del Norte porque teme una inundación de refugiados en China.

También temen una reunificación de la península coreana en condiciones favorables a Estados Unidos si el régimen de Kim se desestabiliza.

China también cree que Estados Unidos está fanfarroneando. Aprendí esto recientemente durante el almuerzo en un club exclusivo en Washington DC con uno de los mejores estrategas geopolíticos en China y un asesor de los líderes chinos.

¿Qué hay de los daños colaterales a Corea del Sur
y posiblemente Japón?

El daño potencial es real, pero Estados Unidos lo considera un costo necesario para poner fin a la amenaza norcoreana de una vez por todas.

Ningún oficial de la bandera americana cambiará Seattle por Seúl. Vivimos en un nuevo mundo de “América Primero”.

Los surcoreanos y los japoneses lo entienden. Por eso cooperan con nosotros para acabar con la amenaza de Corea del Norte.

La situación no mejorará para ellos si no hacemos nada. Una vez que Corea del Norte tiene un arsenal nuclear, el chantaje de Japón y la invasión de Corea del Sur son sólo cuestión de tiempo.

Estados Unidos espera mitigar el daño colateral con una temible combinación de guerra cibernética, guerra psicológica, operaciones especiales, bombardeos masivos e invasión aérea y anfibia limitada.

Estados Unidos también tiene tecnología de armas secretas, incluyendo el dron Waverider hipersónico (lanzado desde buques nodriza B-52) y un dron de microondas que puede’ freír los sistemas de lanzamiento de misiles norcoreanos’. Cuando empiece la guerra, Corea del Norte no sabrá qué los golpeó.

Evalúo los resultados probables en Corea del Norte de la siguiente manera:

10% de probabilidad de que Kim Jong Un se retire y permita inspecciones de armas

20% de posibilidades de que Kim sea asesinado y se produzca un cambio de régimen.

0% de probabilidad de que EE. UU. acepte a Corea del Norte con armas nucleares

70% de posibilidades de guerra antes de mediados de marzo de 2018.

El mercado ni siquiera se acerca a la fijación de precios en estas probabilidades. El mercado comenzará a hacerlo a medida que se acerque el D-Day, y las señales serán claras.

¿Y la bolsa de valores?

Una guerra con Corea del Norte no implica necesariamente una crisis bursátil.

De hecho, las guerras han sido históricamente buenas para las existencias, ya que los contratistas de defensa, los fabricantes, los mineros, las empresas de tecnología y otros sectores se multiplican para satisfacer las demandas de los tiempos de guerra.

La guerra también suele provocar inflación, ya que la Reserva Federal se mantiene en suspenso en términos de tipos de interés nominales y se ven afectadas las limitaciones de capacidad.

El gobierno puede retrasar la inflación con controles salariales y de precios, pero siempre surge tarde o temprano como ocurrió en 1919 y 1946 después de la Primera y Segunda Guerra Mundial respectivamente, y de nuevo a finales de los años 70 después de la Guerra de Vietnam.

El mayor vencedor será el oro, tanto por su condición de refugio seguro como por ofrecer una cobertura contra la inflación.

Los fundamentales ya están a favor del oro, pero una guerra con Corea del Norte puede dar lugar a un super-spike.

Los medios de comunicación no te dicen que esta guerra está llegando. El mercado de valores no te dice que esta guerra está llegando.

Te digo que la guerra está llegando, pero no estoy solo. El Presidente, el Secretario de Defensa, el Secretario de Estado, el Director de la CIA y el Asesor de Seguridad Nacional dicen lo mismo. Es sólo que nadie está escuchando.

Ve aquí a prepararte ahora.

Mis mejores deseos,

Jim Rickards

Editor colaborador, The Daily Reckoning Australia

Artículo traducido por Buscando La Verdad , apóyanos por Paypal para más artículos como éste.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario