Search
domingo 20 mayo 2018
  • :
  • :

Paul Craig Roberts pregunta:”¿Cuánta muerte y destrucción nos espera en 2018?”

Por Paul Craig Roberts  / ZeroHedge

El Año Nuevo está lleno de amenazas económicas, políticas y bélicas.

Entre las amenazas económicas se encuentran los mercados de valores, bonos y bienes raíces artificialmente inflados por años de creación de dinero del banco central y por informes falsos de pleno empleo. Es una pregunta abierta si los participantes en estos mercados son conscientes de que la realidad subyacente no soporta los valores de los activos. Los bancos centrales apoyan a los mercados bursátiles no sólo con abundante liquidez sino también con compras directas de acciones. El banco central japonés es ahora uno de los mayores propietarios de renta variable japonesa. Los bancos centrales, que supuestamente deben proporcionar estabilidad económica, han creado un fraude masivo.

En todo el mundo occidental la política ha degenerado en fraude. Ningún gobierno sirve al interés público. Excepto por algunos de los antiguos satélites soviéticos en Europa del Este, los gobiernos europeos han desafiado la voluntad del pueblo al admitir a un gran número de refugiados de las guerras de Washington y a otros que se hacen pasar por refugiados. Los gobiernos europeos ponen aún más en peligro a sus ciudadanos con su apoyo a la creciente agresión de Washington hacia Rusia. El fracaso universal de la política democrática conduce directamente a la guerra.

El Saker explica que los estadounidenses con inteligencia, honor, coraje e integridad han desaparecido del sistema de seguridad nacional estadounidense.

En su lugar están los imbéciles arrogantes y arrogantes que creen: (1) Podemos comprar a cualquiera, (2) Aquéllos que no podemos comprar, intimidamos, (3) Aquéllos que no podemos intimidar, matamos, (4) Nada nos puede pasar, vivimos en total impunidad sin importar lo que hagamos.

Scott Bennett informa que los soldados estadounidenses están propagando que Rusia es un enemigo con el que nos dirigimos a la guerra.

El imperio anglo-sionista está intentando derrocar el acuerdo iraní y reiniciar el intento de derrocar al gobierno de Siria. El Hezbolá libanés también está en la mira del imperio. Washington está armando a Ucrania para permitir un ataque a las provincias separatistas de Novorusia. Aumentan las amenazas contra Corea del Norte. Incluso la pequeña Venezuela se ve amenazada con una intervención militar simplemente porque el país quiere controlar su propio destino y no ser controlado por Washington y los bancos de Nueva York.

En opinión de algunos, la cautelosa diplomacia rusa ha aumentado la probabilidad de que Washington calcule mal y le dé al mundo una tercera guerra mundial. Al no aceptar las peticiones de la ruptura de las provincias rusas en Ucrania para reunirse con Rusia, el gobierno ruso allanó el camino para que Washington proporcionara los medios militares para que su títere ucraniano intentara reconquistar las provincias. El éxito dañaría el prestigio ruso y alentaría a Washington en sus acciones agresivas. Tarde o temprano Rusia tendrá que luchar.

La prematura declaración de victoria rusa en Siria y su retirada han hecho posible que las fuerzas estadounidenses permanezcan en Siria e intenten reiniciar los esfuerzos para derrocar al gobierno de Assad. Rusia tendría que defender su victoria o, de lo contrario, fomentaría acciones más agresivas por parte de Washington.

Las esperanzas se han evaporado de que el presidente Trump restaure las relaciones normalizadas entre las potencias nucleares que Reagan y Gorbachov hicieron posible. La pregunta para el Año Nuevo es cuándo la agresión de Washington contra Rusia desencadenará una guerra candente.

Su sitio web examinará estas cuestiones a medida que se desarrollen en 2018. Desde la perspectiva de hoy, es poco probable que el Año Nuevo sea feliz. En ningún lugar de Occidente hay un signo de liderazgo hacia la paz y el bienestar de la humanidad.

Artículo traducido por Buscando La Verdad , apóyanos por Paypal para más artículos como éste.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario