Search
lunes 28 mayo 2018
  • :
  • :

Cómo la inteligencia artificial está ahora al servicio de la Policía china

Por Sputnik

La Policía china lleva ahora lentes capaces de identificar a criminales en cuestión de segundos. En la estación de Zhengzhou, los guardias de seguridad vigilan la zona con gafas equipadas con un ‘software’ conectado a una base de datos. Reconocen los rostros sospechosos y, cuando lo hacen, envían una señal de alerta a los cuerpos de seguridad.

La tecnología es obra de la empresa pequinesa LLVision Technology.

“La tecnología de reconocimiento facial ya se usaba antes ampliamente. Pero nosotros somos los primeros en producir esta tecnología a escala industrial en forma de gafas inteligentes. Pero no inventamos esa tecnología (…) La cámara fija reconoce caras y, por tanto, sospechosos. Pero fuimos nosotros quienes inventamos cómo usar el dispositivo portátil para reconocer caras rápidamente”, explica a Sputnik el jefe del departamento de suministros de la compañía, Sun Daihui.

Asegura Daihui que las lentes no solo pueden servir para buscar a criminales. También para revisar documentos en los aeropuertos y en las estaciones, por ejemplo. Y es que el policía de un control de pasaportes puede equivocarse, mientras que al sistema de reconocimiento facial es “difícil de engañar”.Utiliza para ello algoritmos matemáticos que no entienden de flequillos o de cambios de aspecto, pone como ejemplo. Tampoco pasará nada si la fotografía con la que cuentan las autoridades es ya antigua. Si la persona en cuestión no se ha hecho ningún cambio estético importante en la cara, el ‘software’ lo reconoce.

“Por otro lado, ninguna tecnología puede ser 100% precisa. Por lo tanto, las gafas solo pueden advertir sobre la similitud de una persona con alguien. Ya luego depende de los oficiales de policía interrogar, verificar documentos, etcétera”, puntualiza Daihui.

Los policías con inteligencia artificial de la estación de Zhengzhou comenzaron las pruebas durante al Año Nuevo chino, cuando las estaciones de tren están a rebosar de gente. El mejor momento para probar un sistema de esta naturaleza. En pocos días, las fuerzas de seguridad lograron detener a siete sospechosos y a otras 26 personas que viajaban usando el documento de identidad de otro individuo.

Las gafas inteligentes, prosigue Daihui, no tienen por qué estar conectadas a internet para funcionar.

Antes de que los cuerpos de seguridad chinos adoptasen esta tecnología, el país asiático contaba con 176 millones de cámaras de vigilancia. Un número muy superior a las 50 millones que vigilan Estados Unidos. En 2020, se espera que esa primera cifra se convierta en 626 millones, según datos de IHS Markit.

El ‘software’ de estas cámaras funciona, también, con inteligencia artificial y aprendizaje autónomo. Analiza las grabaciones de vídeo de las cámaras de las ciudades utilizando, también, un algoritmo. Los rostros de quienes caen en el campo de visión de la cámara se escanean y se comparan, también, con varias bases de datos. Durante muchos años, los líderes en cámaras de vigilancia fueron los británicos. Ahora son los chinos.

En los vuelos nacionales de China, por ejemplo, se pasea, antes del despegue y tras el aterrizaje, un empleado con una cámara en el cinturón conectada a un dispositivo que también analiza los rostros. Según parece, se hace para impedir que haya pasajeros que embarquen usando documentos que no sean suyos.

Las cámaras de seguridad están por todas partes: en las calles, en los centros comerciales, en el metro… Sin embargo, según la Policía no eran suficientes. Ahora, con la llegada de la inteligencia artificial a los propios cuerpos de seguridad, parece que se solventará ese problema.

Según los científicos de la Universidad de Toronto, la conferencia de la Asociación Internacional para el Desarrollo de la Inteligencia Artificial —una de las más importantes en este ámbito— fue protagonizada por los científicos chinos el pasado año 2017. EEUU, por el contrario, comenzó a perder terreno.

Los investigadores señalaron que el 23% de todos los estudios científicos en este campo, presentados en la conferencia, fueron redactados por autores chinos. Por comparar, en 2012, los chinos presentaron solo el 10% de los estudios sobre el tema. Aunque EEUU todavía sigue siendo líder —los científicos estadounidenses han escrito el 34% de todas las investigaciones— su participación durante el mismo período, por el contrario, se redujo en un 41%.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario