Search
miércoles 20 junio 2018
  • :
  • :

Revelan por qué los mayas empezaron a criar animales hace 2.500 años

Por RT

Un análisis de restos de fauna en Ceibal, Guatemala, reveló evidencias directas más tempranas de la crianza y el comercio de perros por los mayas, y con fines muy distintos a los de otras civilizaciones.

Hace ya 2.500 años, los mayas criaban y vendían perros domésticos y salvajes, probablemente para uso ritual, según una investigación publicada por el portal Proceedings of the National Academy of Sciences. Se trata de la primera evidencia directa del manejo de animales por esa civilización mesoamericana.

De acuerdo con la investigación, una serie de análisis de isótopos de carbono, nitrógeno, oxígeno y estroncio permitió descubrir que el comercio y manejo de animales entre los mayas comenzó en el Período Preclásico y se intensificó durante el Período Clásico.

Ashley Sharpe, arqueóloga del Instituto de Investigación Tropical Smithsonian en Panamá, señaló que “en Asia, África y Europa, la gestión de los animales fue de la mano con el desarrollo de las ciudades. Pero en las Américas, la gente pudo haber criado animales con fines ceremoniales“. Según la experta, el desarrollo de las ciudades “no parece estar directamente relacionado con la cría de animales”, recoge el portal Science Daily.

Un análisis de restos de fauna en Ceibal, Guatemala, revela la evidencia más antigua de perros vivos comercializados. La idea de que esto cumplía funciones ceremoniales sugiere que “el manejo y comercio de animales comenzó en el área maya para promover eventos especiales, actividades que fueron críticas en el desarrollo de la sociedad estatal”, reza el estudio.

La evidencia isotópica sobre el cautiverio de animales en Ceibal revela que su manejo jugó en las comunidades mayas un papel más importante de lo que se creía.

Ceibal tiene uno de los historiales de ocupación continua más antiguos y extensos en la región maya, debido a su ubicación estratégica sobre el río Pasión.

Según el estudio, la presencia de huesos de perros, un diente de tapir y posibles casos de animales criados en cautiverio tanto en el núcleo ceremonial de Ceibal como incluso más allá de las tierras bajas, sugieren que las comunidades mayas manejaron y movilizaron animales por siglos y antes de lo que se creía.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario