Search
jueves 18 octubre 2018
  • :
  • :

Conoce a Xi Jinping, presidente de por vida

Como ya habrán oído, el presidente chino, Xi Jinping, acaba de designarse a sí mismo como el Dios Emperador por la Vida. O, en el Chino del Partido Comunista: “El mandato del Consejo de Estado es el mismo que el del Congreso Nacional del Pueblo”.

Para aquellos que siguen la pista en casa, esa es la cláusula de la constitución china que solía decir: “El mandato del presidente y vicepresidente de la República Popular de China es el mismo que el de la Asamblea Popular Nacional, y no servirá más de dos términos consecutivos”. Pero el congreso acaba de aprobar una enmienda constitucional que deja caer ese límite de mandato, por lo que, a diferencia de sus predecesores, Xi Jinping podrá continuar como presidente después de que expire su segundo mandato de cinco años en 2023.

O, en otras palabras: ¡Conoce a Xi Jinping, presidente de por vida!

Ahora, nadie puede decir que esto fue completamente inesperado. De hecho, planteé la idea de que Xi podría quedarse después de su segundo mandato en mi editorial sobre el Congreso Nacional del año pasado. Pero el hecho de que sucedió tan rápido, y con tan poca preparación del público, parece haber tomado a todos por sorpresa.

Entonces, ¿qué significa realmente este movimiento? Como habrías esperado, la respuesta es “mucho”, pero no del todo en la forma en que piensas. Permíteme explicarte.

Veras, cuando se trata de poder político real en China, “Presidente” es probablemente el título menos importante de Xi. Bueno, de acuerdo, podrías argumentar que “líder supremo” -siendo un título inventado que no corresponde a una oficina real- es el menos importante, dependiendo de cómo lo veas. Pero sea cual sea tu elección, la posición de Xi como “Secretario General del Partido Comunista en China” y “Presidente de la Comisión Militar Central” es de donde proviene su verdadera influencia política, e incluso si él hubiera renunciado como presidente en 2023, él seguiría siendo el líder efectivo del país si conservara esos dos títulos.

¿Confuso? ¡Bienvenido al loco mundo de la República Popular de China! Aquí, tal vez esto ayude:

O tal vez no.

En pocas palabras, la presidencia china es una oficina en gran parte ceremonial que concede poderes muy limitados a su portador. Como señala el bastión de la verdad: “teóricamente, el presidente sirve a placer del Congreso Nacional del Pueblo, la legislatura, y no está legalmente investido para tomar medidas ejecutivas sobre su [propia] prerrogativa”. En una China unipartidaria, el “Secretario General del Partido Comunista” es una posición mucho más importante, que trae consigo una posición permanente en el Politburó gobernante y la dirección de la Secretaría del partido. Y, como podrán adivinar por el título, el “Presidente de la Comisión Militar Central” (CCMC) es el comandante de las fuerzas militares más grandes del mundo (por tamaño, no de financiación).

No está constitucionalmente ordenado que los tres de estos títulos -presidente, secretario general y CCMC- estén en manos de la misma persona. Jiang Zemin retuvo el puesto de CCMC cuando renunció como presidente en 2002, y no fue hasta que renunció a ese puesto dos años más tarde que su sucesor, Hu Jintao, se convirtió en el jefe formal del ejército chino. Y antes de Jiang estaba Deng Xiaoping, que gobernó el país bajo el título de “líder supremo” sin haber sido presidente o secretario general (y que continuó ejerciendo un enorme poder político incluso después de su retiro formal en 1989).

En resumen: Game of Thrones: China Edition es más un asutno de “hazlo mientras puedas” que un sistema formal e institucionalizado de reglas y procedimientos.

Así que Xi ha dejado su huella esencialmente reclamando el título de Presidente de por Vida, o al menos eliminando las restricciones constitucionales a permanecer en esa oficina todo el tiempo que quiera (o mientras mantenga el control sobre las facciones de poder disputadas del partido). ¿Pero por qué? Si el título de “presidente” es más ceremonioso que un indicador real del poder político, ¿por qué haría un esfuerzo por imponer una enmienda constitucional (profundamente impopular) a través del congreso de China para retener esa posición?

La respuesta no radica en el sistema político interno de China o en la política interna de poder del Partido Comunista, sino en el papel cambiante de China como un poder económico y geopolítico en alza. Incluso hace una década, la cuestión de qué cara china se sentaba en la mesa de negociaciones durante las cumbres presidenciales y otras reuniones internacionales era, en general, no muy importante. Pero ahora que China es un jugador global (ista) en la mesa de los niños grandes, el título presidencial es cada vez más importante para Xi y sus ambiciones globales (globalistas). Como presidente, Xi llega a hacer discursos ante el grupo globalista en Davos (¡un golpe de relaciones públicas tan importante que los medios de ChiCom todavía se regodean!) Y convoca cumbres con líderes mundiales para discutir su proyecto Belt and Road de un billón de dólares.

En el siglo XXI, el “Presidente” de China de cara al mundo de repente es una figura importante, y es por eso que Xi no tiene intención de renunciar al título en el corto plazo.

Entonces tenemos al presidente de por vida (o hasta que lo destronen) Xi. Tenemos al vicepresidente de por vida Wang Qishan siendo un viejo amigo de la infancia de Xi. Tenemos a Yang Xiadou, la ayuda confiable de Xi, designado para dirigir la nueva agencia “anticorrupción” de la Guardia de Ejecución de Xi. Y tenemos el pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era (que, debe señalarse, es tan ridículo como parece) formalmente consagrado en la constitución china. Ya lo has escuchado antes, pero vale la pena repetirlo: ningún líder chino desde Mao ha tenido tanto poder político como Xi. Entonces, la verdadera pregunta es: ¿qué va a hacer con ese poder?

Bueno, hasta ahora, Xi ha intensificado la represión de China contra la disidencia en línea (que recientemente incluyó la prohibición de la letra “N” del internet chino).

Ha supervisado la construcción del sistema estatal policial más omnipresente y visto hasta ahora, desde el estado de vigilancia Uigur en Xinjiang hasta la base de datos de reconocimiento facial más grande del mundo (y los oficiales de policía con gafas de reconocimiento facial que la acompañan).

Ha dirigido la entrada de China en la canasta de DEG del FMI, impulsando la campaña del Gobernador del Banco Popular de China para utilizar el activo globalista como la nueva moneda de reserva mundial.

Ha guiado los intentos de China de ajustarse a los “estándares internacionales” como espiar a sus aliados, construir bases militares extranjeras y usar amenazas militares en contornos geopolíticos.

Ah, sí, y ha estado gastando dinero extra de deuda de reserva extranjera en proyectos de desarrollo en países que están dispuestos a jugar con las empresas chinas, ¡así que supongo que es para bien! (<-Sarcasmo)

Digamos que no estoy conteniendo la respiración para que China se abalance y nos salve de la agenda del Nuevo Orden Mundial pronto.

Para aquellos que recién están llegando a esta historia, sugiero (como siempre) mis informes anteriores sobre este tema, incluyendo “China y el Nuevo Orden Mundial“, “La oposición ficticia: la verdad sobre los BRICS” y “El gran desacoplamiento: cómo” Occidente está generando su propia caída“.

Mientras tanto, será mejor que te acostumbres a escuchar acerca del presidente Xi, porque es poco probable que ese apodo desaparezca pronto.

James Corbett

Visto en : La Verdad Nos Espera

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario