Search
miércoles 26 septiembre 2018
  • :
  • :

Los extraños Wolds de Yorkshire: dentro del misterioso triángulo de Wold Newton

“Pliegue sobre pliegue de las envolventes colinas, amontonadas ricas y doradas”, así es como la escritora (conocida por su novela póstuma de 1936, South Riding) Winifred Holtby describió a los Wolds de Yorkshire. Ochenta años después, así es como una pareja de guías turísticos describen el área:

“Con valles escondidos, arroyos, y aldeas tranquilas, los Wolds de Yorkshire suponen una alternativa refrescante a la vida urbana o a la playa. Es un lugar fabuloso para relajarse y disfrutar de lo mejor del campo inglés.”

Pero este campo misterioso también tiene su lado oscuro.

Es un lugar donde diversos reyes construyeron hospicios para proteger de los lobos (y hombres lobo) a los viajeros cansados; un lugar donde los monjes recluidos registraban cómo los zombis, vampiros y alienígenas devoraban a inocentes; un lugar lleno de setos, tumbas, túmulos y montículos correspondientes a ancestrales enterramientos que eran evitados por los lugareños supersticiosos que temían un encuentro con las hadas que allí moraban.

Fue aquí donde, en tiempos prehistóricos, los primeros colonizadores utilizaron máscaras construídas a base de cráneos de animales y donde adoraban a los monolitos de piedra. Y tiempo después, la aristocracia rural del condado pudo comprobar cómo los lamentos de una intranquila calavera interrumpían la mascarada

Sin comparación en toda Inglaterra, los muchos mitos y leyendas de Wold también incluyen a hadas de piel color verde, fantasmas sin cabeza, viejos caudillos de guerra, sacerdotes hacedores de milagros, un río que desaparece, una reina avara, un esqueleto negro, un dragón, serpientes marinas, abundantes pavos, los edificios más antiguos de Inglaterra, formas cambiantes, pozos encantados, monolitos gigantes y líneas ley.

Los Wolds tienen fama de ser territorio de hadas y espíritus sobrenaturales. 

Aún resulta más extraño que también sea un lugar asociado con algunos de los héroes y villanos más grandes de la prensa sensacionalista actual, del crimen y de la ciencia ficción, según el concepto literario concebido por el escritor de ciencia ficción Philip Jose Farmer (1918-2009).

Y todo esto ocurrió antes de que la paz de los Wolds de Yorkshire fuese interrumpida por el impacto de un meteorito gigante que cayó del cielo en el centro de lo que he denominado el Triángulo de Wold Newton.

¿Dónde está el Triángulo de Wold Newton?

El lado oeste del Triángulo de Wold Newton sigue ampliamente el camino de la vía B1249 a través de los Wolds de Yorkshire del este de Inglaterra, desde Driffield al sur, y luego baja hacia  Staxton Hill y llega al Valle de Pickering.

El lado este del Triángulo está limitado por el Mar del Norte, cubriendo el camino costero A165 desde Gristhorpe y Filey Brigg a lo largo de Flamborough Head y Bridlington Bay. El lado sur del Triángulo va en paralelo con la antigua vía Woldgate Roman, la cual se dirige desde Bridlington y atraviesa lo que solía llamarse el East Riding de Yorkshire hacia Stamford Bridge y York.

Pero, ¿por qué un lugar así, tan remoto y escasamente poblado durante toda su historia, sirve de ubicación a tantos fenómenos extraños? ¿Es pura coincidencia o existen otros factores en juego que hacen que esta parte de los Wolds de Yorkshire tenga una conexión con lo esotérico, lo inusual y lo extraño?

En cuanto a las explicaciones posibles, hay dos que sobresalen del resto: las Líneas Ley y el río Gypsey Race.

Las líneas Ley

 Si aceptamos que las líneas ley existen, entonces Rudston, que está en el corazón de los Wolds, es uno de los lugares más místicos y mágicos del país, pues es el punto final (o nodo primario) no sólo para una, sino para cinco líneas ley, entre las que destaca una de las tres “Alineaciones Básicas” del país. Esto es, la ley de Rudstone hasta Wardstone Barrow en Dorset, la cual atraviesa las otras dos Alineaciones Básicas (la ley de Lands End hasta Hopton y la de la isla de Wight a la isla de Man) en el Beckhampton ‘Adam’ Longstone (menhir), cerca de Avebury.

Intersección de los Wolds de Yorkshire con Chalkland Way. Dr. Patty McAlpin/Wikimedia Commons

También, extendiéndose a partir del monolito, surge la ley del Rudston hasta Helvellyn, la del Rudston hasta islas Scilly, Rudston hasta Prescelly (o las montañas Preseli: la fuente de las piedras azules gigantes utilizadas para construir el círculo interno de Stonhenge) en Pembroke, y la de Rudston hasta Harwich. Harwich también se halla sobre otra línea ley que atraviesa Prescelly y cruza la ley del Rudston hasta Wardstone en el monolito King Stone: parte del complejo de menhires de Oxfordshire. Juntas, estas tres líneas ley forman también los tres lados de un triángulo con Rudstone en la cima, el cual, si se acepta el significado místico de las leys, le añade aura y poder al monolito Rudston.

Monolito Rudston, East Riding de Yorkshire, Inglaterra. La piedra mide casi 8 metros y está al lado de la Rudston Parish Church of all Saints. Está  construído a base de un conglomerado de gravilla de brezal del Periodo Neolítico Tardío. Esta piedra puede encontrarse en Cleveland Hills, en el interior de Whitby. Vista de su lado que mira hacia el noreste. Wikimedia Commons

Pero podría haber otra explicación.

Las aguas de los lamentos

Con el paso de los siglos, se ha ido desarrollando cada vez más una leyenda que afirma que el Río Race Gypsey es precursor del mal y que sólo fluye antes de que una gran desgracia o un evento tumultuoso golpee la tierra (“batalla, plaga o hambruna”, como afirman los ancianos del lugar), así el arroyo ha pasado a ser conocido como “las aguas de los lamentos.”

Aparentemente, el Gypsey Race comenzó a fluir años antes de las hambrunas que llegaron con “la anarquía” de la guerra civil surgida en el siglo XII entre el Rey Stephen y la Emperatriz Matilda; antes de la Muerte Negra, la estrella de la Guerra Civil Inglesa, la ejecución del Rey Charles I, la Restauración del Rey Charles II, la Gran Plaga de 1665 y el Incendio de Londres; la llegada del Príncipe Guillermo de Orange y la estrella de la Gloriosa Revolución, el año de las malas cosechas en 1861, la Gran Tormenta del Mar del Norte en 1888, en los años antes del comienzo de las dos Guerras Mundiales, así como los gélidos inviernos de 1947 y 1962, cuando muchas aldeas de los Wolds quedaron bajo una capa de nieve de 3.6 metros por varios días.

La tumultuosa historia de la región incluye el Gran Incendio de Londres, 1666.

Y la aparición de Gypsey en 1795 se dice que fue seguida casi de forma simultánea por el meteoro de Wold Newton que impactó la tierra.

Meteorito de Wold Cottage. Una condrita que cayó cerca de la Granja Wold Cottage, cerca de Wold Newton en 1795. En exhibición en el Museo de Historia Natural de Londres. Wikimedia Commons

Para descargar un mapa del Triángulo de Wold Newton, por favor haga clic aquí: http://www.urbanfantasist.com/wold-newton-triangle-map.html

Para más detalles sobre los mitos, leyendas y hechos del Triángulo de Wold Newton, visite www.urbanfantasist.com

Por Charles Christian

Visto en : Ancient Origins en español

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario