Search
lunes 24 septiembre 2018
  • :
  • :

Los parásitos que controlan la mente pueden conducir a las víctimas al suicidio

Los Parásitos que controlan la mente.

La neuroporositología es una rama emergente de la ciencia.

Esta rama se ocupa de parásitos que pueden controlar el sistema nervioso del huésped.

Imagine un parásito que hace que un animal cambie sus hábitos, proteja a la descendencia del parásito o incluso se suicide.

El control mental puede sonar como algo salido de una película de ciencia ficción.

Pero el fenómeno es muy real y ha engendrado un nuevo campo, la neuro parasitología.

Como se describe en un artículo publicado en Frontiers in Psychology.:

“Entender cómo los parásitos “piratean” el sistema nervioso de su anfitrión para lograr un objetivo en particular, podría proporcionar nuevos conocimientos sobre cómo los animales controlan su propio comportamiento y toman decisiones”.

Explica uno de los autores del artículo, el profesor Frederic Libersat de la Universidad Ben-Gurion del Negev en Israel.:

“Los parásitos han evolucionado, a través de años de coevolución con su huésped, una ‘comprensión’ significativa de los sistemas neuroquímicos de sus anfitriones”.

“Explorar estos mecanismos altamente específicos podría revelar más sobre el control neuronal del comportamiento animal”.

El artículo describe algunas de las maneras sofisticadas, astutas y horripilantes de que varios parásitos burlen y exploten a sus insectos hospedadores.
 
Un método es afectar la forma en que un insecto navega.

Las esporas de un hongo parásito, por ejemplo, invaden el cuerpo de una hormiga, donde el hongo crece y consume los órganos de la hormiga mientras deja intactos los órganos vitales.

En consecuencia, el hongo libera sustancias químicas que hacen que la hormiga trepe a un árbol y agarre una hoja con sus piezas bucales.

Después de emerger del cuerpo de la hormiga, el hongo libera cápsulas llenas de esporas que explotan durante su caída, esparciendo las esporas infecciosas por el suelo.

Al forzar a la hormiga a trepar a un árbol, el hongo aumenta la dispersión de las esporas que caen y la posibilidad de infectar a otra hormiga.

De manera similar, un gusano parásito provoca que los grillos infectados busquen agua, donde se ahogan.

El suicidio del grillo permite a los gusanos entrar en un ambiente acuático para la reproducción.

En otro tipo de interacción, llamada “manipulación de guardaespaldas”, el parásito obliga al insecto infectado a proteger a sus crías.

Uno de esos parásitos es una avispa, que inyecta sus huevos en una oruga al picarla.

Dentro de la oruga viva, los huevos se convierten en larvas, que se alimentan de la sangre de la oruga.

Eventualmente, hasta 80 larvas emergen del cuerpo de la oruga antes de formar capullos para completar su crecimiento en avispas adultas.

Sin embargo, las larvas de avispa son vulnerables a los depredadores en sus capullos.

Para asustar a posibles depredadores, una o dos larvas permanecen en la oruga y controlan su comportamiento a través de un mecanismo desconocido.

De este modo actúa agresivamente contra los depredadores, protegiendo así los capullos.

Estos ejemplos arrojan luz sobre la muy antigua y altamente específica relación entre parásitos y hosts.

¿Pero cómo exactamente estos parásitos afectan el comportamiento de su anfitrión?.

La neuro parasitología sigue siendo un campo joven.

En la mayoría de los casos, los investigadores no comprenden por completo los mecanismos implicados.

Sin embargo, muchos de estos parásitos producen sus efectos al liberar compuestos que actúan sobre los circuitos neuronales del huésped.

Por lo tanto, identificar y usar estos compuestos en el laboratorio podría ayudar a los científicos a determinar cómo los circuitos neuronales controlan el comportamiento.

Dice Libersat.:

“Debido a que las neurotoxinas son el resultado de la estrategia evolutiva de un animal para incapacitar a otro, generalmente son altamente efectivas y específicas”.

“Los ingenieros químicos pueden generar cientos de neurotoxinas potenciales en el laboratorio”.

“Aunque estas neurotoxinas potenciales son al azar y a menudo, inútiles”.

“Pero cualquier neurotoxina natural ya ha superado la última prueba de detección, durante millones de años de coevolución”.

Visto en : Orbes Argentina

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario