Search
martes 17 julio 2018
  • :
  • :

La Estirpe de los Dioses: Una pequeña parte de la Humanidad no es de este Mundo

Nick Redfern es un autor británico de best sellers, ufólogo y criptozoólogo que vive en Estados Unidos. Es un defensor activo de la divulgación oficial de información OVNI del gobierno y ha trabajado para descubrir miles de páginas de archivos previamente clasificados de la Royal Air Force, el Ministerio del Aire y el Ministerio de Defensa sobre objetos voladores no identificados. En su libro La Estirpe de los Dioses nos plantea una revolucionaria teoría sobre una pequeña parte de la Humanidad, y es que ésta parte, podría bien ser producto de una civilización extraterrestre avanzada.

Como comenta Redfern, dentro de la raza Humana, hay cuatro tipos primarios de sangre. Son A, B, AB y O. Las clasificaciones se derivan de los antígenos de las células sanguíneas de una persona, éstos antígenos son las proteínas que se encuentran en la superficie de las células y que están diseñadas para combatir las bacterias y los virus.

La mayoría de la población humana tiene éstas proteínas en sus células. El porcentaje de sangre Rh positivo de la gente de la Tierra es muy alto. Dentro de los Estados Unidos, las estimaciones actuales sugieren que alrededor del 85 por ciento de todos los caucásicos, aproximadamente el 90 por ciento de los afroamericanos, y aproximadamente el 98 por ciento de los estadounidenses de origen asiático son Rh positivos.

Un pequeño porcentaje de la población de EE.UU. (Y la del resto del mundo, también, debe tenerse en cuenta) que no muestra las proteínas relevantes cae en una categoría muy diferente, la de los Rh negativo. En España, una región específica, el País Vasco, cuenta con una gran parte de sus ciudadanos éste tipo de sangre.

El porqué un grupo particular de personas tiene sangre que es tan increíblemente diferente a la de casi todos los demás, es una cuestión de profunda controversia. Es un enigma que ha llevado al desarrollo de una teoría asombrosa: que en el pasado distante, los extraterrestres visitantes sometieron a humanos primitivos a técnicas avanzadas de empalme de genes y manipulación de células; ostensiblemente para crear una raza de esclavos. Al hacerlo, dieron a luz a los Rh negativos.

Para demostrar cuán increíblemente diferentes son los Rh negativo al resto de la población mundial, solo tenemos que mirar el asunto del embarazo. Para una mujer embarazada que es Rh negativo, los riesgos pueden ser considerables y peligrosos. Si una mujer que es Rh negativo queda embarazada por un hombre que también es Rh negativo, los problemas son inexistentes y no hay necesidad de preocuparse: ambas personas son totalmente compatibles entre sí, el feto se desarrollará de manera normal, y el niño nacerá Rh negativo. Sin embargo, si el padre es Rh positivo y la madre es Rh negativo, ahí es donde pueden comenzar los problemas y los resultados pueden ser muy diferentes, y trágicamente también, ya que el bebé será Rh positivo. Este es el último problema que aborda el quid de la cuestión.

Por increíble que parezca, la sangre Rh negativo de una mujer embarazada puede ser completamente incompatible con la sangre de un bebé Rh positivo que está en su interior. Tal situación puede muy a menudo provocar que la propia sangre de la madre produzca anticuerpos potencialmente letales que están diseñados para atacar la sangre del feto, siempre y cuando el primero esté expuesto a este último. En otras palabras, el sistema inmunitario negativo de la madre percibe al bebé positivo como algo hostil, algo que no es exactamente como debería ser. Para todos los efectos, el feto se considera algo extraño y algo de lo que hay que deshacerse lo más pronto posible.

Más perturbador es el hecho de que cuantas más veces una mujer queda embarazada, más poderosos y frecuentes se vuelven los anticuerpos mortales. En resumen, el cuerpo de la madre encuentra maneras de hacer que el proceso de intentar matar al feto sea cada vez más poderoso, rápido y efectivo con cada embarazo sucesivo. Es casi como si hubiera algo profundamente ancestral y no humano codificado en nuestro ADN que considerase positivo y negativo como muy diferente el uno del otro, y nunca destinado a la unificación. Ese puede ser exactamente el caso.

Si nosotros hoy, y particularmente los de sangre Rh negativo somos el producto de la manipulación extraterrestre, entonces, ¿quiénes exactamente fueron los seres que decidieron jugar a ser dios con las primeras formas de la raza Humana? ¿Por qué estaban tan decididos a crear nuevas y radicalmente diferentes clases de personas? ¿De dónde vienen ellos? ¿Todavía están entre nosotros?

Son preguntas que nos llevan a un cuerpo legendario y poderoso de entidades que se han conocido como los Anunnaki. También son preguntas que nos llevan al corazón de las antiguas culturas sumerias, que se pueden encontrar en lo que hoy es el sur de Iraq y que, según los historiadores y arqueólogos, se estableció por primera vez en algún momento entre el 5.500 y el 4.000 antes de Cristo.

De acuerdo con la tradición sumeria, más de 400.000 años antes de que un gran diluvio devastara la Tierra y matara a millones de personas, esta poderosa raza de personas legendarias llegó a nuestro planeta desde los cielos de arriba. Durante su tiempo aquí, trajeron algún tipo de estabilidad, e incluso la sociedad, a lo que fueron, originalmente, tribus humanas extremadamente primitivas, algunas de las cuales finalmente se convirtieron en los Cromagnons. Sin embargo, esa no era la agenda original de los Anunnaki.

El objetivo principal de los Anunnaki era alterar genéticamente a los humanos primitivos para crear una entidad robusta y fuerte que, efectivamente, equivalía nada menos que a una raza esclava, una diseñada para cumplir las órdenes de sus amos extraterrestres, incluida la explotación de la Tierra para su suministro de oro, precioso e invaluable material resistente en el espacio. Cuando los Anunnaki finalmente abandonaron la Tierra, dejaron detrás de ellos un legado asombroso: una nueva forma de ser humano, una radicalmente diferente al resto: los Rh negativos. Y todavía viven hoy.

La cepa RH negativa corre a través de la familia real británica, algo que ha provocado afirmaciones controvertidas de que los Reales no son todo lo que parecen ser. Existe toda una subcultura que sugiere que esta familia real desciende directamente de una antigua orden de extraterrestres humanos que son los verdaderos gobernantes secretos de nuestro planeta.

¿Hay algo en la composición genética de los Rh negativo que los haga líderes natos, figuras poderosas y tal vez no muy diferentes de los legendarios “héroes de antaño” y los “hombres de renombre”, como se describe en las páginas de la Biblia? ¿Los Rh negativos descienden de un ejército clandestino de híbridos humanos? Si un día se demuestra que un pequeño porcentaje de la raza Humana no es completamente humana después de todo, ¿veremos una reacción violenta contra los Rh negativos? ¿Habrá cazas de brujas? ¿Podría haber llamadas para tener a los negativos aislados del resto de la sociedad? Estos son los tipos de preguntas intrigantes e inflamatorias que provocan los muchos y variados misterios de los Rh negativo.

Investigadores de ovnis, astrónomos y la NASA han pasado incontables años mirando hacia el cielo en busca de la prueba de que los extraterrestres están entre nosotros. La extraña saga de los Rh negativo, sin embargo, sugiere fuertemente que no es en las estrellas donde debemos buscar las pruebas de que los extraterrestres realmente existen, para nosotros, es la raza Humana.

De una manera extraña, fantástica e incluso irónica, nosotros -o, al menos algunos de nosotros, los (Rh negativo) somos los extraterrestres que hemos buscado durante tanto tiempo… Aquí puedes encontrar éste magnífico libro. 

VÍA: Ediciones Obelisco

Visto en : Ufo Spain

loading...



Deja una respuesta

2 pensamientos sobre “La Estirpe de los Dioses: Una pequeña parte de la Humanidad no es de este Mundo

  1. Diferente.

    Especie humana, con diferentes razas, decir raza humana es como decir que solo hay una raza de cánidos o equinos.

  2. Elias

    Porqué no se hace otra propuesta sobre este tema. Crowell cortó la cabeza del último rey inglés. La familia Orange de Holanda tomó el relevo sustituida luego por la Casa de Sajonia-Coburgo-Gotha (orig. Haus Sachsen-Coburg und Gotha) es una dinastía alemana, la línea sajona de la Casa de Wettin que gobernó los Ducados Ernestinos, incluyendo el ducado de Sajonia-Coburgo-Gotha.

    Fundado por Ernesto I, el sexto duque de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, es también la casa real de varias monarquías europeas, y ramas reinantes en la actualidad en Bélgica a través de los descendientes de Leopoldo I, y en los reinos de la Commonwealth a través de los descendientes del príncipe Alberto. No cuadra.

Deja un comentario