Search
lunes 24 septiembre 2018
  • :
  • :

Falcon Lake: El incidente ovni mejor documentado de Canadá

Por Ufo Spain

El incidente OVNI de Falcon Lake, en Canadá, es el mejor documentado de toda la historia del país norteamericano. Stefan Michalak de 51 años era un ciudadano polaco que emigró a Manitoba. Trabajaba de mecánico soldador y tenía una gran afición por la geología y a menudo iba a lugares cercanos de su pueblo a examinar formaciones de cuarzo por aquellas zonas, donde era muy común encontrar.

20 de Mayo de 1967. Ese día sobre las 12 del mediodía, Stefan se acerco a un área pantanosa cerca de un pequeño arroyo del área de Falcon Lake y escuchó un fuerte ruido de gansos que pasaban volando y estaban muy alborotados, fue tan estremecedor lo que sintió en ese momento que llegó al punto de asustarse por el comportamiento extraño de las aves.

A escasos metros, se detuvo y miró hacia arriba observando en una explanada cercana dos objetos metálicos en forma de cigarro (tubular) con cúpulas en la parte superior de dichos objetos. Los objetos estarían a unos 45 grados de altitud, descendían y brillaban.

Según cuenta, una de las naves estaba aterrizada y la puerta se abrió, al acercarse dijo escuchar unas voces extrañas dentro, pero no pudo ver a nadie, aunque sí pudo observar unas luces intermitentes de varios colores en su interior, la otra nave mientras permanecía a escasos metros en el aire durante unos minutos antes de elevarse.

Instantes después se acercó más para intentar saber si podía ser algún tipo de aeronave militar, pero la compuerta se cerro y la nave empezó a elevarse sobre el suelo expulsando unos chorros calientes y provocando unas explosiones de aire o gas que salían por unas rejillas de uno de los laterales de ese objeto volador, lanzando a Stefan a pocos metros por la propulsión y haciendo que su camisa comenzará a arder.

Esto le provocó unas quemaduras muy extrañas y profundas en la parte pecho-abdomen, quemándole también el sombrero que llevaba y un guante con el que segundos antes había tocado la nave al apoyarse en ella para mirar dentro. Fue cuando se arranco las prendas ardiendo mientras la nave despego y se alejo. Recordaba también haber sentido en esos momentos mucho olor a azufre.

La policía desde un primer momento no creyó lo que relataba Stefan de lo sucedido en ese lugar, a pesar de que hizo unos dibujos mostrando cómo era la nave. Un oficial incluso dijo que presentaba claras muestras de estar bajo estado de embriaguez aunque negó que Stefan oliera a alcohol.

Se basó en que su estado mostraba que estaba asustado, desorientado, con dificultad en el habla y los ojos muy irritados e inyectados en sangre. Stefan se negó en todo momento a que los agentes se acercarán a él por miedo a poder estar contaminado por la radiación del objeto.Cuando les mostró a los agentes las marcas de las heridas en su pecho y abdomen tampoco dejó que lo tocarán o examinaran.

En el informe consto que Stefan se había hecho unas marcas o heridas en el cuerpo con algún tipo de sustancia negra posiblemente cenizas de madera. No creyeron en ningún momento la versión de sus hechos. Luego los agentes se ofrecieron a llevar a Stefan donde él quisiera, pero debido a que tenía miedo a llevar radiación, no quiso ir a su casa temiendo por el bien de su familia y de su hijo pequeño y se quedó en un motel.

Días después de lo ocurrido Stefan se acercó a un periódico de su localidad a contar su historia  y para ver si allí le creían y efectivamente mostraron interés por lo sucedido. Él para evitar habladurías negó haber consumido nada de alcohol el día de los hechos, aunque un testigo, un joven camarero de un bar cercano, afirmó que la noche anterior le había vendido varias botellas de cerveza.

Lo curioso de este caso es que esas quemaduras de su abdomen estuvieron apareciendo y desapareciendo durante un periodo de tiempo y durante varias semanas después del incidente sufrió diarreas, fuertes dolores de cabeza, vómitos, pérdida de peso y se le veía en muchos momentos desorientado.

Stan, hijo de Stefan que en ese momento tenía 9 años de edad, recuerda aún haber visto a su padre enfermo y herido al llegar días después de lo ocurrido a su casa, afirmó que pasó varias semanas convaleciente en cama, pálido, desorientado y demacrado. Muchos años más tarde cuando se cumplían los 50 años de este extraño suceso su hijo decidió escribir un libro sobre lo ocurrido titulado “When They Appeared (cuando aparecieron).

Años más tarde Stefan fallecía a los 83 años de edad, en 1999. Y creo que nunca sabremos en realidad lo que verdaderamente sucedió aquel día..

Sonia Ufo-Spain

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario