Search
viernes 21 septiembre 2018
  • :
  • :

¿Evento “excepcional”? Una teoría abre el debate sobre el sismo de 6,9 registrado en Venezuela

La gente se reúne afuera tras un sismo en la Ciudad de México. 22 de agosto de 2018.

Por RT

Un experto mexicano considera que la tierra se comportó de forma “distinta” durante el movimiento telúrico y que la liberación de energía fue “inusual”. ¿Qué tan sólida es esa afirmación?

El sismo de magnitud 6,9 registrado el pasado martes en Venezuela, que no dejó víctimas mortales ni daños materiales significativos, ha despertado toda clase de teorías.

Una de ellas es expuesta por Juan Cigala, director del Departamento de Sismología de la Central de Emergencias Iquique, en México, quien considera que la Tierra se comportó de manera “inusual” durante el movimiento telúrico.

La dirección hacia donde fue liberada la energía no es usual, no es hacia donde debería ser. Las placas del Caribe se deben mover a la derecha, hacia el océano Atlántico, y la de Suramérica, a la izquierda, al oeste, al océano Pacífico. El sismo ocurrió cerca de donde inician su contacto las dos placas“, dijo, citado por El Nacional.

El experto, quien comparó los sismos registrados en septiembre del año pasado en México con el recientemente ocurrido en Venezuela, afirma que el comportamiento atípico explica por qué el movimiento tuvo impacto en Trinidad y Tobago y en Colombia.

Hay gente que lo sintió a 1.732 kilómetros de distancia, lo que no es normal. La Tierra no se comportó como debería haberlo hecho, según la teoría de las placas, y que debe ser lo usual en la liberación de energía en este punto del planeta“, aseguró, tras vaticinar que “aumentará” la probabilidad de que ocurran eventos telúricos en la zona.

Para la ingeniera civil venezolana Valentina Páez Hernández, experta en riesgo sísmico consultada por RT, las afirmaciones de Cigala son “irresponsables” porque “el comportamiento sísmico es imposible de predecir y cada evento es único”.

Además, sostiene la investigadora, “la condición de sitio de México es muy diferente a la nuestra, especialmente por los tipos de suelo”, lo que hace técnicamente inviable homologar esos eventos.

Indicó que para comparar eventos sísmicos deben considerarse otras variables, más allá de la magnitud. “Por ejemplo, si este evento lo queremos comparar con el sismo de 1997 en Cariaco (en el oriente de Venezuela), que fue de la misma magnitud (Mw 6,9), debemos determinar la aceleración y así poder correlacionar”, precisó.

Por otro lado, desestimó una segunda parte de la declaración de Cigala, quien mostró su extrañeza por el escaso número de réplicas en Venezuela. Según el experto mexicano, un terremoto como el registrado el pasado martes debería estar acompañado por entre 12 y 24 sismos posteriores. Al respecto, Hernández fue tajante: “El número de réplicas tampoco se puede predecir”.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario