Search
viernes 16 noviembre 2018
  • :
  • :

¿Porqué está tan enferma nuestra sociedad?

Como alguien que sufría de una enfermedad crónica a largo plazo, descubrí que buscar la salud era mucho más fácil una vez que entendí por qué estaba enfermo …

Cuando me di cuenta de lo que me estaba haciendo a mí mismo, se me hizo claro por qué estaba sufriendo. Si bien todo es perfecto en la naturaleza, en lo que nos hemos convertido al alejarnos de ella.

Ha creado sufrimiento. NOSOTROS hemos creado sufrimiento. 

Estar enfermo no es natural, estar saludable sí lo es. Estamos diseñados para serlo. No hay nada de natural en tener un cuerpo desequilibrado, cansado, enfermo y con dolor. 

No existen las llamadas enfermedades en la naturaleza.

No hay animales con artritis reumatoide, diabetes, esclerosis múltiple o asma. Nunca he leído ni oído hablar de ningún animal salvaje que padezca ninguna de las llamadas enfermedades crónicas.

No son alérgicos a los alimentos que comen, y no engordan no se cansan. Cuando se enferman, debido a una bacteria o un trauma, se acuestan y descansan, bebiendo solo agua, para que su cuerpo pueda sanar y restaurar.

Por lo tanto, la regeneración es compatible y la naturaleza puede seguir su curso. La primera vez que leí esto, “sabía” que era importante.

Verá, en la naturaleza, todas las especies viven en armonía con la Madre Tierra. Desde la vida en armonía con el amanecer y el atardecer, las estaciones se respetan y la comida se recolecta y se mata para sobrevivir.

Comer no está relacionado con la supresión de emociones o la alimentación de diferentes tipos de adicciones.

La naturaleza tiene una forma perfectamente armónica de existir, y cuanto más alejados de esa armonía de la que nos desviamos estamos, más nos encontramos en problemas. Cuanto más lejos de la verdad deambulemos, más desesperación experimentaremos.

Como especie, nosotros, como humanos, nos mantenemos alejados de nuestro camino natural. Aquí es donde se perdió la curación y se manifestó la enfermedad.

Nuestro camino se ha perdido para nosotros de muchas maneras diferentes, y ahora estamos viviendo la suma de nuestras acciones y nuestra ignorancia. 

 

Estamos experimentando causa y efecto, puro y simple:

  • siendo la causa no honrar la creación
  • siendo los efectos enfermedad, estrés, dolor y depresión

La violencia, la ansiedad, el miedo y la frustración son parte de la misma manifestación.

 

El que nosotros, como humanos, hemos creado, y nosotros, como individuos, podemos cambiar un paso, un mordisco, un pensamiento y emoción a la vez. 

Desde que vivimos descalzos en la naturaleza, ahora vivimos en rascacielos, rodeados de radiación electromagnética inalámbrica. Este es un gran negocio para nuestras células.

 

El ruido electromagnético nos está golpeando desde muchas fuentes diferentes.

Nuestros dispositivos de comunicación inalámbricos, incluidos,

medidores de potencia inalámbricos, teléfonos celulares, torres de telefonía móvil, enrutadores inalámbricos y teléfonos inalámbricos,

…nos exponen a campos eléctricos y magnéticos (EMF).

Cualquier cosa que tenga un cable o un enchufe emana un campo eléctrico. Eso incluye todos los electrodomésticos, cableado eléctrico, tomacorrientes y cables de extensión. Además de esto, también estamos expuestos a las líneas eléctricas.

 

Algunos están por encima del suelo donde puedes verlos, pero muchos están abajo.

  • Pero, ¿qué hace que este sea un peligro para la salud?
  • ¿Por qué no es esto algo que nuestras células y vibración prosperen por estar cerca?
  • ¿Por qué estamos sufriendo de vivir en este ambiente?

Creo que la palabra clave es vibración

Nuestras células se distorsionarán por estar expuestas a una vibración que causa estrés y disonancia. Las frecuencias están distorsionando la vibración natural de nuestras células, también inducen estrés oxidativo. 

El estrés oxidativo se define simplemente como una perturbación en el equilibrio natural entre la producción de radicales libres y las defensas antioxidantes.

Es un desequilibrio entre la producción de radicales libres y la capacidad del cuerpo para desintoxicar sus efectos nocivos a través de la neutralización por antioxidantes. 

Los radicales libres son átomos o grupos de átomos con un número impar (no apareado) de electrones. Se pueden formar cuando el oxígeno interactúa con ciertas moléculas. Una vez formados, estos radicales altamente reactivos pueden comenzar una reacción en cadena, como los dominós.

¡Entonces pueden crear un peligro real, incluso a nivel de ADN!

Ahora las células se enferman y mueren, pero aquí es donde la naturaleza tiene una solución, los antioxidantes. Son nuestro sistema de defensa contra los radicales libres, que se encuentran en abundancia en cualquier alimento natural vivo. Lo que vemos como colores en las frutas vivas son antioxidantes. 

Entonces, como ve, todo lo que tenemos que hacer es mirar alrededor, y nos daremos cuenta de lo lejos que nos hemos desviado.

De ser una especie tropical, nacida sin ropa ni zapatos, estamos caminando sobre suelas de goma, cubiertas de pies a cabeza para mantener el calor y la moda. Incluso necesitamos zapatos para estar cómodos, para obtener soporte.

Nuestro cuerpo no está hecho para caminar sin zapatos, entonces necesitamos soporte y relleno … ¿de verdad?

Ahora estamos desconectados de las vibraciones de la Tierra, de los iones negativos que nutren nuestras células. Toda esta perturbación de la FEM (Frecuencia Electromagnética), el smog electromagnético, nos está sometiendo a iones positivos, alterando nuestras células en su curación y regeneración natural.

Estamos experimentando decaimiento y mutación celular, en lugar de vitalidad y fuerza natural. 

Mantendré esto simple, ya que eso es todo lo que necesitamos saber:

simplicidad …

Cuando pasamos el tiempo rodeados de teléfonos celulares, computadoras y líneas eléctricas, estamos fuera de la calma. Estamos en un espacio de estrés y degeneración. Cuando estamos en la naturaleza, estamos en un espacio de sanación de armonía para todas nuestras células.

Simple, pero difícil de vivir en este mundo moderno. 

Nuestras vidas incluso incluyen viajar en aviones, caminar en aeropuertos de alta tecnología, conducir automóviles y autobuses, bajo tierra y sobre el suelo. Somos constantemente bombardeados con las frecuencias y energías de los instrumentos y la vibración.

La iluminación artificial y el aire recirculado están contribuyendo a un mayor estrés celular y mental. Esto puede sonar muy deprimente, y en cierto sentido, lo es. 

Estamos enfermos como un efecto de nuestros estilos de vida, como un efecto directo y honesto. Estamos viviendo la vida que creamos. 

Incluso hicimos de la comida nuestro enemigo, por así decirlo. Hicimos de la comida algo que ya no es nutritivo ni curativo. Lo que comemos afecta a cada célula de nuestro cuerpo, positiva o negativamente. Nos están presentando algo que parece ser comida y se percibe como comida, pero en verdad no lo es.

Los supermercados están llenos de cajas y latas, bolsas y botellas de plástico, todos llenos de sustancias que son una carga para el cuerpo humano. Procesado y alterado, lleno de cualquier cosa, desde plástico hasta pulpa de madera. 

Nuestra comida también está genéticamente modificada (OGM), lo que significa que han sido manipulados utilizando técnicas recombinantes de ADN.

No es posible ni deseable en la naturaleza transferir material genético entre organismos. El concepto de modificación genética provoca alteraciones en la composición genética y en las propiedades del organismo desarrollado.

La técnica es altamente mutagénica y conduce a cambios en el ADN y las proteínas producidas por el OMG.

¿Es esto lo que queremos servir a nuestros hijos? Incluso las semillas están siendo alteradas hoy. Estamos manipulando la naturaleza, creando una mutación de células y un cuerpo que ni siquiera reconoce como alimento lo que comemos. Es más bien veneno, y eso es un asunto serio.

El ADN está siendo alterado y la alteración de nuestra comida también conduce a reacciones tóxicas y alérgicas. La naturaleza es perfecta tal como es, y al alterar cualquier parte de ella, creamos problemas, grandes problemas. 

Los OGM (organismos genéticamente modificados) se presentan en aproximadamente el 70 por ciento de los alimentos procesados:

Nuestros ingredientes a base de maíz, soja, semilla de algodón, canola e ingredientes basados en remolacha.

De acuerdo con “Seeds of Deception“, los GMO pueden causar daño a órganos, trastornos gastrointestinales e inmunológicos, envejecimiento acelerado e infertilidad.

Simplemente estamos arañando la superficie de la comprensión de lo que la alteración y la manipulación de nuestros alimentos nos están causando. Estamos aceptando los caminos más peligrosos de todos ellos, el camino del hambre y el auto-envenenamiento. Sí, inanición 

A menos que estemos comiendo productos frescos, no estamos sirviendo al cuerpo los nutrientes que necesita. En cambio, estamos comiendo lo que nos mantendrá desnutridos al obstruir nuestro sistema.

Estamos consumiendo alimentos que carecen de nutrientes y que se han alterado hasta el punto de no reconocerlos por completo, y el cuerpo reaccionará a ellos como veneno. Nos causa estreñimiento, ya que el cuerpo trata de aferrarnos a él, almacenarlo. Además, la falta de fibra y enzimas naturales hará que el cuerpo no pueda deshacerse de los desechos creados.

En su mayoría, no somos conscientes de que los intestinos son donde ocurre la mayor parte de la absorción, a través de las vellosidades del intestino delgado.

Alimentos como,

pizza, pan, perritos calientes, hamburguesas, procesadas, en polvo, enlatadas, fritas y horneadas,

… son una carga para nuestra maquinaria perfecta.

Nuestros cuerpos no están destinados a ser golpeados con cantidades masivas de venenos. 

Estamos sufriendo y estar enfermos se ha convertido en algo normal. ¿Cómo no podría ser así? Nos estamos alimentando con enfermedad, y eso es lo que estamos experimentando. Causa y efecto, simple. 

Visitar el departamento de productos frescos puede ser muy engañoso.

El alimento orgánico, cultivado naturalmente, ahora tiene que estar etiquetado para que podamos encontrar lo que solía ser solo comida, tiene que ser etiquetado como orgánico. Solo unos pocos ven los beneficios de pagar dinero extra por comida limpia, pero el número aumenta constantemente.

Los pesticidas, herbicidas, insecticidas y fungicidas no agregan salud a la mesa, así que ten cuidado.

Las cantidades de veneno que se sirven en nuestros platos están por encima, y estamos viviendo los efectos. Estamos en sobrecarga tóxica. Nuestros alimentos delicatessen, como la carne procesada, están llenos de Nitrito/Nitrato de Sodio, vinculado a lo que se ha etiquetado como cáncer, lo que significa que son células dañadas.

Entonces, en realidad, todo lo que hemos hablado, los campos electromagnéticos, lo que se está rociando en nuestro producto, los OMG, están haciendo que el cuerpo reaccione de la misma manera, dañando las células. 

Estamos dañando nuestras células al omitir alimentos reales, envenenando el cuerpo, pero también impidiendo la eliminación. Nuestros bisabuelos habrían tenido dificultades para reconocer el 80% de lo que hoy se vende en un supermercado típico como comida. 

A través de nuestras opciones alimenticias y trabajos estresantes, nos dirigimos hacia el mismo camino antiguo de enfermedad y las llamadas incomodidades relacionadas con la edad. Todo el escenario de perseguir la vida misma se ha convertido en un obstáculo que debe superarse

Estamos comiendo lo que no es percibido como comida, y estamos viviendo una vida que no está en armonía con lo que realmente somos. 

¿Puedes ver cuántos factores están afectando nuestra salud? Y ahora que no nos sentimos bien, buscamos lo que falta. En todos los lugares equivocados. La búsqueda de la felicidad, el afán constante de realizar y hacer el bien, también nos despoja de nuestra calma y defensa naturales

El equilibrio se pierde entre reuniones y deberes, tareas domésticas y compromisos sociales.

De estar tan condicionados a una vida de hacer, constantemente luchando por reconocimiento y sintiéndose lo suficientemente bien, sufrimos por la falta de llegar allí. La persecución se convierte en la vida, y el sufrimiento representa el camino perdido.

Ser feliz es natural y ser saludable también. 

Está claro como el día, la carga que hemos creado para nuestro cuerpo y alma, y es tan oscuro como la noche, la consecuencia es que sufrimos. 

Ya no es natural pasar el día afuera, y una gran parte del mundo está viviendo sin estar expuesto al sol durante meses. Demasiados tienen un trabajo en el interior, dejándolos completamente agotados de la luz solar que todos necesitamos.

La naturaleza es perfecta en la creación, y somos parte de esa perfección.

Nuestras casas son cada vez más grandes, y vamos a clubes de salud para hacer ejercicio. En lugar de estar afuera donde obtendríamos curación, restauración y aire fresco, nos metimos en estos gimnasios y centros de fitness

Nuestro aire fresco dado por Dios también ha sido contaminado por partículas de geoingeniería (“chemtrails“) y la mayoría de las personas ni siquiera son conscientes de este hecho.

Los rastros de larga duración que dejan los aviones de alto vuelo en el cielo se llaman estelas químicas y se cree que son agentes químicos o biológicos que son deliberadamente rociados en nuestros cielos. Este es un tema de mucho interés y controversia.

Ves, las estelas normales se disipan relativamente rápido, los rastros químicos no se disipan. Dejan un velo y luego nubes, bloqueando la luz del sol. El aire fresco es nuestra línea de vida. Dependemos de eso. 

Otro tema de gran preocupación para nuestra salud son las vacunas.

Estamos siendo bombardeados con opciones de vacunas y tácticas de miedo, dejándonos perdidos y con el temor de vivir de una manera pura y natural. 

 

Nos han llevado a creer que necesitamos,

  • virus y bacterias vivos
  • formaldehído
  • mercurio
  • albúmina humana
  • niveles tóxicos de aluminio,

… y mucho más, para “proteger” nuestra salud.

 

En cambio, ahora estamos viendo el autismo y el daño neurológico como un posible efecto de nuestra aceptación de estas inyecciones. Estamos sometiendo a nuestros hijos a veneno puro, y la naturaleza nunca se trata de que nosotros tengamos que hacer nada para envenenarnos, nunca.

Esto es lo lejos que nos hemos desviado, y así es como nos hemos adormecido. Esto se ha convertido en nuestra rutina, en este mundo donde la verdadera salud ya no parece estar en la agenda. En ningún momento dudo en decir que las vacunas son un peligro para nuestra salud.

Hay innumerables libros escritos sobre el tema. Y los padres indefensos de niños que cambian y nunca recuperan su salud después de sus vacunas son desgarradoras de leer.

Honro a Jenny McCarthy por ser una vocera y una modelo para los niños autistas vacunados. Ella curó a su hijo del autismo inducido por la vacuna.

Sí, me escucharon, ¡autismo! [1]

Nuestro llamado sistema de salud se basa en productos químicos y cirugía, en venenos, sacando lo que no funciona y reparando con instrumentos.

Siempre mirando el síntoma, encontrando remedio mediante la supresión de los síntomas, no una verdadera curación de las causas de la enfermedad. Un buen cirujano es una verdadera bendición, y las salas de emergencia salvan vidas cada minuto del día.

Hay un lugar para todos los traumas y procedimientos agudos para salvar vidas, pero podríamos prescindir de la supresión de los síntomas. Cuando a usted o alguien es etiquetado como crónico, el problema está por venir. El cuerpo necesita curación y la verdad ahora estará oculta y sepultada. 

Siempre buscando la píldora mágica, somos mantenidos en la oscuridad. Nos mantiene alejados de la verdadera salud. Estamos enfermos porque dejamos de escuchar nuestros cuerpos y caímos en la píldora de arreglo fácil comercializada. 

Entonces, ya ves, no necesitamos preguntarnos por qué estamos enfermos, sino que preferimos gastar nuestro tiempo y energía buscando la salud y la vitalidad. Está justo debajo de nuestras narices, como siempre lo estuvo. Nunca fuimos destinados a estar enfermos, no es natural.

Cuando estamos heridos, y sabemos que los accidentes suceden, aún podemos hacer nuestro mejor esfuerzo de vivir en armonía con la naturaleza y la Creación. 

Necesitamos mirar hacia la restauración de nuestra salud, no el enmascaramiento de los síntomas. Estamos haciendo cola, tendiendo nuestras manos para tomar una pastilla. La píldora que te encierra en su prisión, queriendo y necesitando más. Lo que no sabemos puede perjudicarnos a lo grande.

El campo de los alimentos saludables ha continuado por este camino de reparación de los síntomas, al producir aislamientos en forma de vitaminas y minerales hechos químicamente.

El cuerpo no hace aislamientos. La naturaleza es perfecta y no hay aislamientos en la naturaleza. Nuestras mentes están afectando nuestra capacidad de pensar, podría decirse, o nuestra capacidad de razonar. 

La salud se ha convertido en la industria más grande del mundo, y lamentablemente, el Sr. Dinero es el capitán del barco.

El barco se está hundiendo, y todos estamos viendo que está pasando.

Estamos enfermos porque cedimos nuestra autoridad, 

estamos enfermos porque olvidamos que éramos seres soberanos

estamos enfermos porque perdimos nuestra búsqueda de la verdadera salud

estamos enfermos porque aceptamos las etiquetas de la enfermedad

estamos enfermos por no atrevernos a salir de la norma

y estamos enfermos porque perdimos nuestra fe en Dios y la naturaleza

Como hemos sido engañados y equivocados, la confusión y la falta de amor propio también se han convertido en un gran obstáculo para superar cuando se trata de la verdadera salud.

Con eso quiero decir que al no amarnos a nosotros mismos no nos estamos tratando con el mejor cuidado que existe. Esta falta de amor propio es lo que nos permite seguir lastimándonos y castigándonos a nosotros mismos. Debemos darnos cuenta de que todos lo valemos.

Todos merecemos tener vidas sanas e increíbles. Es natural estar sano y la felicidad es una elección. Usted lo vale, cada porción de eso.

Todos los días, caminando hacia la vida que deseas, te darás cuenta de que eres digno. Solo necesitas saber que lo quieres para comenzar a caminar. Y solo necesitas seguir poniendo un pie delante del otro para llegar allí.

Así es como logramos algo. Un día a la vez. Un paso, un mordisco, un pensamiento y una palabra hablada a la vez. 

Nunca había nada de malo con lo que éramos, o la forma en que estábamos destinados a vivir. Nos volvimos demasiado inteligentes, demasiado codiciosos y demasiado atrapados en nuestras mentes para ver hacia dónde nos dirigíamos. Ahora vemos, y ahora sabemos.

Cuando sabemos mas, ¡podemos hacerlo mejor…!

Referencias

[1] “Louder Than Words – A Mother’s Journey in Healing Autism“, Jenny McCarthy 2008

por Hilde Larsen 
16 Mayo 2018 
del Sitio Web WakeUpWorld 

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

https://www.bibliotecapleyades.net/ciencia3/ciencia_industryweapons375.htm

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario