Search
domingo 16 diciembre 2018
  • :
  • :

Bilderberg: Sumos sacerdotes de la globalización‏

Escrito por Tony fernández con pagina web Conjugando adjetivos

Conozca al Grupo Bilderberg – un encuentro anual de las 130 mejores élites del mundo occidental a nivel financiero, corporativo, político, académico, medios de comunicación, militar y élite política políticas, que se celebra cada año desde 1954.

Se reúnen a puerta cerrada, en hoteles de cinco estrellas, donde se anima a los participantes a hablar con franqueza – que significa “off the record” y lejos de las miradas indiscretas y penetrantes oídos del público. Se invita a algunos periodistas y ejecutivos de los medios, pero no cubren realmente las reuniones: simplemente asisten como invitados.

La famosa exclusividad y el secretismo del Grupo Bilderberg, se nos dice que está diseñado para fomentar discusiones francas y abiertas entre algunas de las personas más influyentes en América del Norte y Europa Occidental. Pero a diferencia de su representación como un lugar donde la gente poderosa simplemente realiza una “tertulia”, una crítica que dura años, ha considerado las reuniones como una forma de gobierno mundial secreto/discreto.

La verdad, como siempre, descansa en algún lugar entre estos dos extremos.

Bilderberg es una reunión de los que mueven los hilos, los gestores y los responsables políticos, los plutócratas, los tecnócratas, los financieros y los imperialistas de las potencias del Atlántico Norte. Su propósito original era proporcionar un foro en el que las élites europeas occidentales podrían reunirse en privado con funcionarios estadounidenses para fomentar el fortalecimiento de la “Alianza del Atlántico”. El foro ha proporcionado el marco geopolítico y económico para colaborar detrás de las escenas y la cooperación entre las principales potencias de la OTAN.

Los miembros fundadores del grupo en 1954 incluyeron a Joseph Retinger, el príncipe Bernardo de Holanda y David Rockefeller de los Estados Unidos. Lleva el nombre del Hotel de Bilderberg en los Países Bajos, donde la primera conferencia tuvo lugar, los asistentes decidieron celebrar una conferencia anual con lugares rotativos entre Europa y América del Norte. En sus primeros años, gran parte de la financiación para el grupo provenía de la CIA y las fundaciones filantrópicas estadounidenses como la Fundación Rockefeller y la Fundación Ford.

Otras fundaciones importantes, junto con la CIA y la conferencia Bilderberg en sí, fueron fundamentales en el proceso de la integración europea post-Segunda Guerra Mundial, sentando las bases de lo que décadas más tarde se convertiría en la Unión Europea.

En la reunión de 1955 del Grupo Bilderberg, el tema de la “unidad europea” fue un punto de discusión importante, los asistentes articularon de la necesidad de crear finalmente una “moneda común” y “una autoridad política central” en Europa. Uno de los participantes de América según los informes, animó a los asistentes europeos “a ser prácticos y trabajar rápido.” En dos años, el Tratado de Roma se firmó, constitutivo de la Comunidad Económica Europea (CEE) .

Un artículo del New York Times de 1957 señaló que la primera reunión de Bilderberg que se llevó a cabo en territorio estadounidense representó “un enfoque de puerta trasera sin publicidad para mejorar las relaciones entre las naciones” de la OTAN, y señaló que funcionarios del Departamento de Estado de Estados Unidos se “reunieron en secreto durante tres días para un intercambio no oficial pero franco de opiniones”. Entre los participantes estadounidenses estaban el ex embajador en la Unión Soviética de los Estados Unidos (y arquitecto de la ” política de contención “) George F. Kennan; el presidente del Banco Mundial Eugene R. Negro y Gabriel Hauge, asesor económico del presidente Dwight D. Eisenhower.

La cuestión de la integración europea sigue siendo importante para los asistentes a Bilderberg, como un artículo de Reuters señaló en 1965, cuando se emitió un comunicado en el que confirmaba que los participantes de la reunión “creían que sólo una Europa unida podría unirse a Estados Unidos en la dirección efectiva de la alianza atlántica”.

Cómo funciona y quién está involucrado

Bilderberg está dirigido por su Comité Directivo de aproximadamente 40 miembros que tiene la responsabilidad de organizar las reuniones anuales e invitar a los “afortunados” de sus respectivos países, con lo que la asistencia promedio anual es de aproximadamente 130 personas.

Los participantes y los miembros del Comité Directivo provienen de los más grandes bancos, empresas y centros de investigación; los grandes imperios mediáticos, militares y las agencias de inteligencia. Incluyen la realeza y representantes europeos de algunos de las más prominentes dinastías financieras y empresariales del mundo, incluyendo los Rockefeller de los EE.UU., los Rothschild de Europa, los Agnelli de Italia, los Wallenberg de Suecia, Desmarais de Canadá, y la familia Koc de Turquía, entre otros.

Estas élites se reúnen con los principales responsables de las políticas exterior y económica de las naciones de América del Norte y Europa, así como con los fututos líderes políticos siendo preparados para los altos cargos y los jefes de las principales organizaciones internacionales y regionales como la OTAN, la Unión Europea, el FMI, Banco Mundial, la OMC y algunos de los bancos centrales más poderosos del mundo.

Aun así, sus miembros y dirigentes sostienen que no hay nada que el público tenga de que preocuparse cuando todas estas personas se reúnen en reuniones secretas para discutir los principales problemas geopolíticos y económicos del día. Etienne Davignon, uno de los principales arquitectos de la integración europea en las últimas décadas, ha sido un largo tiempo miembro de Bilderberg y era, hasta hace poco, el presidente del comité de dirección.

En 2005, Davignon fue citado por el Financial Times diciendo que la reunión “no es un complot capitalista para moldear el mundo … Si realmente creyéramos que estábamos manejando el mundo, querríamos renunciar de inmediato en completa desesperación” En 2009, Davignon reconoció que la formación del euro se debatió y promovió en las reuniones anuales de Bilderberg.

Hace una década, The New York Times escribió que la lista de invitados de las reuniones de Bilderberg “haría más o menos superposición con los carteles ‘Se busca’ de manifestantes anti-globalización”, señalando que un ex participante, Will Hutton, una vez se refirió a los miembros de Bilderberg y los participantes como los “sumos sacerdotes de la globalización”.

Más recientemente, un artículo de 2013 en el Daily Telegraph se afirmó que, si bien muchos miembros sostienen que el grupo “sigue siendo una mera sociedad de debates”, las entrevistas con los invitados ​​y miembros del comité directivo se refirieron a la conferencia como uno de “los eventos más importantes”, donde “las discusiones que tuvieron lugar influyó de manera decisiva en la construcción de la Europa moderna”.

Con respecto al grupo como “un club para los ganadores en la vida”, el artículo observaba que el ex miembro del comité de dirección Denis Healey dijo que debatió la guerra de Vietnam con Henry Kissinger, y que el grupo reunió a “los arquitectos de la integración europea … Abriendo conversaciones con banqueros y economistas sobre cómo podría funcionar el sistema monetario europeo ” Healey fue citado diciendo: “La gran ventaja de Bilderberg era que no tienen que llegar a un acuerdo. Usted tiene tiempo para hablar de las cosas con las personas que influyen en los eventos que normalmente… La gente podía hablar muy libremente, con mucha más libertad de lo que haría en su casa”.

Otros ex participantes señalaron que fue en las reuniones de Bilderberg, donde se enteraron de las intenciones de los alemanes occidentales para unificar Alemania y donde los políticos británicos convencieron a otras naciones en la asistencia para aplicar sanciones a Argentina durante la guerra de Malvinas. Como explicó Denis Healey : “Me pareció la más útil de todas las reuniones a las que asistí regularmente. El Bilderberg era el mejor porque el nivel de las personas que asisten regularmente era mucho más alto.

De hecho, en un artículo de Argus-Press de junio de 1974, el entonces presidente de Bilderberg, y uno de sus miembros fundadores, el príncipe Bernardo de Holanda, explicó que “el propósito de la conferencia … es que las personas eminentes en todos los campos consigan la oportunidad de hablar libremente sin ser obstaculizados por el conocimiento de que se analizarán sus palabras e ideas, se comentarán y, finalmente, serán criticadas en la prensa”.

Gerald Ford, quien asistió a dos reuniones de Bilderberg mucho antes de convertirse en vicepresidente y presidente de los Estados Unidos, dijo en 1965: “Usted realmente no pertenece a la organización: uno recibe una invitación del príncipe”, refiriéndose a Bernhard. Cabe señalar, sin embargo, que hubo un año en que se canceló la reunión anual – 1976 – debido a las revelaciones de corrupción que involucraba sobornos entre el contratista militar Lockheed y el príncipe Bernhard, dando lugar a su renuncia como presidente del grupo.

En 2005, la BBC citó al entonces presidente Etienne Davignon diciendo: “No creo que (seamos) una clase dirigente global, porque no creo que exista una clase dirigente global. Yo simplemente creo que es gente que tiene influencia y le interesa hablar con otras personas que tienen influencia … Bilderberg no trata de llegar a conclusiones – no trata de decir ‘lo que debemos hacer ‘, es de sentido común pensar que el mundo de los negocios influye en la políta. No es que el juicio de la gente de negocios se tome como deberes para los dirigentes elegidos democráticamente”.

Will Hutton, quien asistió a una reunión de 1997, explicó : “En todos los problemas que pueda influir en su negocio va a escuchar de primera mano a las personas que en realidad están participando de esas decisiones y que jugarán un papel en ayudar a tomar esas decisiones”.

El ex Secretario General de la OTAN y participante en Bilderberg, Willy Claes, dijo en una entrevista en 2010 en un programa de radio belga , “Pues mira, no es todo realmente secreto. Hay una agenda para el día con los problemas más acuciantes al que el mundo se enfrenta … que se discuten … nunca hay un voto, no hay resoluciones que se escriban en papel”. Sin embargo, agregó,” naturalmente .. . el ponente siempre trata de elaborar una síntesis, y se supone que todo el mundo hace uso de estas conclusiones en los círculos donde tiene influencia”.

Un ex participante anónimo en las reuniones de Bilderberg fue citado por el Financial Times en 2013 diciendo: “La razón por la que es percibida como siniestra se debe a que reúne a las grandes instituciones internacionales – el FMI, el Banco Mundial y la Unión Europea – con los jefes de estado, la realeza y los líderes corporativos y que no realizan una declaración al final de la misma”.

En 2001, el miembro fundador Denis Healey dijo a The Guardian en una entrevista, “No nos reunimos en secreto … nos reunimos en privado”. Hablando de los críticos de la reunión que sostienen que el objetivo de la conferencia es lograr un tipo de “gobierno global, Healeydijo al periodista Jon Ronson: “Decir que estábamos luchando por un gobierno mundial es exagerado, pero no del todo injusto. Aquellos de nosotros en Bilderberg sentimos que no podíamos seguir por siempre luchando entre sí por nada y matando gente y dejando a millones sin hogar. Así que pensamos que una sola comunidad en todo el mundo sería una buena cosa”.

La cuestión clave, sin embargo, es que el mundo que Bilderberg está ayudando a dar forma y apoyando es una en la que los financieros e industriales son los principales beneficiarios – uno en el que los políticos elegidos democráticamente se involucran con sus electores reales detrás de puertas cerradas, en conversaciones “privadas” que tienen efectos profundos y reales sobre la política y por lo tanto sobre poblaciones enteras.

Los líderes electos y los responsables políticos no se reúnen en secreto con grandes financieros e industriales del mundo para que puedan discutir las mejores maneras de servir a los intereses del público, o de las poblaciones, de sus respectivas naciones.

Se reúnen para servir a sus propios intereses colectivos e individuales. No es una conspiración: es un foro en el que los líderes de los escalones superiores de las estructuras de poder occidentales tienen por objeto establecer un consenso sobre las prioridades y políticas para los principales temas políticos y económicos.

Bilderberg contribuye a socavar directamente la democracia, y a la institucionalización de más tecnocracia – la “regla de los expertos” – a nivel nacional e internacional. 

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario