Search
sábado 20 abril 2019
  • :
  • :

Destino Tierra 2.0: ¿cuál es el lugar más probable para el traslado de la humanidad?

Foto: Pixabay

Por Sputnik

Alfa Centauri, nuestro sistema estelar vecino, está a la vez tan cerca y tan lejos… Los participantes del proyecto Breakthrough Starshot creen que en tan solo 20 años se lanzará una misión para explorar la mítica Tierra 2.0.

Las sondas espaciales robóticas Voyager 1 y Voyager 2 son los únicos aparatos que lograron escapar del campo gravitatorio del sistema solar. Lo abandonaron en 2013 y en 2018 respectivamente, si bien fueron lanzados en 1977.

Si los lanzaran al sistema estelar Alfa Centauri, que está más cerca del Sol, a una velocidad de 17 kilómetros por segundo, tardarían decenas de miles de años en llegar. En 2025 se les agotará el combustible, uranio, y no podrán continuar con sus labores de observación.

El físico británico Stephen Hawking y el inversor ruso Yuri Milner, en el marco del proyecto Breakthrough Starshot, idearon en 2016 una posible solución al problema. Y elaboraron una sonda que ha sido analizada en un reciente artículo por el presidente de la organización ‘La iniciativa para los estudios interestelares’, Kelvin Long.

La sonda incluye un microchip que pesa solo un par de gramos. Se espera que un rayo láser lo impulse hasta los 60.000 kilómetros por segundo. Eso supone un 20% de la velocidad de la luz. Si el proyecto llega a buen puerto, la sonda podrá alcanzar Alfa Centauri en un plazo de dos décadas.

El objetivo mayor de la misión es encontrar un planeta con unas condiciones similares a las de la Tierra. A los científicos les interesa el planeta Próxima Centauri b, que orbita en la zona habitable de la estrella enana roja Próxima Centauri, la más próxima al Sol. Su tamaño es similar al de la Tierra, si bien su masa es un poco mayor que la de nuestro planeta.La sonda podría investigar el movimiento y la forma de Próxima Centauri b, la composición de su atmósfera y superficie y buscar los rastros de vida.

El problema es que la velocidad de la sonda es demasiado grande para que entre en órbita y aterrice. Ahora los científicos no comprenden cómo se puede frenar el aparato espacial.

Los críticos del proyecto afirman que la vela solar para la sonda todavía no está diseñada. E incluso, si finalmente lo lanzan, se evaporará bajo el rayo láser. La columnista Tatiana Pichúguina opina en su artículo para la versión rusa de Sputnik que la sonda no logrará alcanzar el objetivo.

En primer lugar, a la sonda la bombardearán miles de átomos durante varios años y eso la dañará. En segundo lugar, los materiales terrestres pueden destruirse а una velocidad tan grande. Por último, no está claro dónde se puede encontrar energía para la transmisión de información a la Tierra.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario