Search
martes 19 noviembre 2019
  • :
  • :

Hashima, la misteriosa isla fantasma de Japón

Por Mundo Esotérico y Paranormal

Hay lugares en este mundo que parecen haber sido olvidados por la humanidad e incluso por el tiempo mismo. Estos lugares extraños y abandonados una vez fueron una fuente de vida, sin embargo, por una razón u otra, su legado se ha convertido en un recuerdo desvaído, enterrado bajo el paso inevitable de los años. Estas son las reliquias olvidadas de la humanidad, meras conchas de lo que alguna vez fueron, imbuidas con los ecos de los recuerdos perdidos y habitadas por los fantasmas del pasado.

Uno de esos lugares se puede encontrar en una roca oscura en el Pacífico, frente a la costa de Japón, a menos de una hora en barco desde el puerto de Nagasaki. Una vez fue el lugar más densamente poblado del mundo, pero ahora es una isla fantasma surrealista, con sus estructuras abandonadas y una población compuesta solo de ratas, gatos salvajes, y fantasmas.

La historia de Hashima

Para comprender cómo una isla tan próspera se convirtió en el lugar muerto, debemos profundizar en su extraña y olvidada historia. Hashima, también llamada Gunkanjima, significa isla del Acorazado debido a su forma única que recuerda a un barco de guerra. Hashima fue durante mucho tiempo otra de las muchas pequeñas deshabitadas pequeñas de Japón, prácticamente solo una roca completamente desprovista de árboles o vegetación. Pero en 1890, se descubrió el carbón en este enigmático lugar y la Corporación Mitsubishi decidió comparar la isla con la intención de comenzar la extracción de fondos marinos.

La compañía logró perforar un pozo minero vertical de 199 metros de largo en 1895 y otro en 1898. Con Mitsubishi propietaria de Hashima y comenzando las operaciones mineras, los mineros de carbón y sus familias comenzaron a llegar, viviendo donde pudieran encontrar espacio. Para 1916, más de 3.000 personas ya habitaban la isla y Hashima producía 150.000 toneladas de carbón.

Para dar cabida a más trabajadores, Mitsubishi intensificó considerablemente el desarrollo de la isla. Decidieron construir un enorme muro alrededor de la isla para protegerla del mar durante los tifones, lo que le da una apariencia única de acorazado. Los complejos de apartamentos y otros edificios comenzaron a surgir en todas partes de la isla, incluido el edificio más grande de Japón en ese momento con 9 pisos de altura. Este desarrollo continuó sin cesar durante años y la población aumentó.

Durante el apogeo de la prosperidad de Hashima en la década de 1950, la isla lucía una pequeña ciudad completa con más de 30 grandes edificios, varias tiendas, un supermercado, hospital, escuelas, biblioteca, gimnasio, peluquería, cine, bares, restaurantes, un espacio al aire libre, piscina, templo, santuario e incluso una sala de pinball, burdel y salón de baile, todo en una pequeña isla de apenas 12 campos de fútbol. La población alcanzó su máximo de 5.259 en 1959, todo en una superficie de 6,3 hectáreas, lo que daba como resultado una densidad de población 83.500 personas por kilómetro cuadrado o 1,391 personas por hectárea, la mayor densidad de población jamás registrada.

El lado oscuro de la isla

Sin embargo, había una parte oculta oscura en toda esta prosperidad. Los apartamentos en la isla eran excesivamente estrechos, que consistían en una sola habitación pequeña para toda una familia. También dependían del mundo exterior para los envíos de alimentos y agua, por lo que cada vez que había un el tifón, los barcos de suministro no podían acceder a la isla. Además, trabajar en las minas era un trabajo muy peligroso. A los mineros se les obligaba a trabajar en condiciones infernales hasta 1.000 metros en la tierra debajo del océano, donde estaban sujetos a peligros tales como derrumbes de minas, humos tóxicos y explosiones de gas, todo con pocas o nulas precauciones de seguridad establecidas.

Y cuando llegó la Segunda Guerra Mundial, Japón decido utilizar a un gran número de prisioneros de guerra coreanos y chinos para trabajar en las minas. Estos esclavos se vieron obligados a hacer el trabajo más peligroso en las minas, y fueron sometidos a condiciones de vida inimaginables. Se dice que hasta cinco de estos trabajadores morían cada día, y la cercana isla de Nakanoshima fue reconvertida en un crematorio para los muertos. Se estima que miles de personas murieron en Hashima. La verdad es que no se sabe cuántas, ya que muchas de estas muertes no fueron documentadas.

Los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial se convirtieron en una prosperidad renovada para Hashima. El carbón producido por la isla fue clave para la reconstrucción y recuperación de Japón. Con el paso de los años, las condiciones de vida en la isla mejoraron y los ciudadanos traían aparatos electrónicos, como televisores y refrigeradores, que hasta ese momento habían sido vistos solo como artículos de lujo. La isla también tuvo su primer suministro constante de agua potable en 1957. Los habitantes de la isla se dedicaron a hacer jardines en la azotea y cultivar sus propias frutas y verduras.

Sin embargo, todo cambió en la década de 1960. Japón ya estaba haciendo el cambio gradual de la energía del carbón a la energía petrolera a medida que su economía continuaba su ascenso meteórico. Las minas de carbón en todo el país comenzaron a cerrarse. Hashima resistió, pero la disminución de la demanda de carbón llevó a la Corporación Mitsubishi a reubicar trabajadores a otros sectores hasta que finalmente en 1974 las minas de Hashima se cerraron oficialmente.

El cierre de las minas de Hashima condujo a un éxodo rápido y masivo de la bulliciosa isla. El abandono de la isla fue rápido, y prácticamente de la noche a la mañana, Hashima pasó del lugar más densamente poblado del planeta a ser un lugar vacío. La gente huyó tan rápido que muchos de ellos simplemente dejaron atrás todas sus pertenencias, junto con parte del equipo de minería del carbón. Como no se limpió la isla debido al enorme costo financiero, los apartamentos y otros edificios simplemente se dejaron como estaban a los caprichos del tiempo.

En la actualidad

Al visitar la isla ahora, parece desde la distancia ser como siempre fue. Uno puede observar los numerosos edificios y algunas de las instalaciones industriales que se ciernen sobre el agua. Pero la realidad es que la antigua muralla se ha deteriorado lentamente. También se nota que los edificios tienen un aspecto un tanto decrépito. La sensación es el de un lugar donde toda la vida humana parece haberse desvanecido de la faz de la tierra. Ahora Hashima es un lugar desolado, silencioso y salvaje. Pero todavía existe la inquietante sensación de que alguien podría salir de su apartamento en cualquier momento. Las habitaciones permanecen como estaban cuando había habitantes, con televisores, muebles e incluso botellas y platos de comida. Los teléfonos muertos permanecen en las habitaciones.

La escuela abandonada todavía tiene escritorios cubiertos de polvo alineados con libros de texto debidamente dispuestos para la clase. El hospital de la isla todavía está lleno de botellas polvorientas y frascos de medicamentos, así como equipos médicos abandonados, algunos de ellos en condiciones extraordinariamente prístinas. Los restaurantes tienen las mesas curiosamente dispuestas como para recibir clientes en cualquier momento.

Los fantasmas de Hashima

Al observar la extraña visión de este páramo aparentemente post apocalíptico y recordar su pasado mortal y oscuro, tal vez no sea sorprendente que se diga que Hashima está intensamente embrujado. Se han visto apariciones en la costa, asomándose por las ventanas oscuras o deambulando por las calles. Los barcos que pasan por la isla a veces informan sobre luces extrañas que parpadean entre las ruinas o ruidos inexplicables que emanan de la ciudad desierta.

Quizás las zonas más embrujadas parecen estar dentro o alrededor de los largos pozos de minas abandonadas que se tragaron tantas almas en el pasado, con gemidos y gritos que surgen de la oscuridad. Los visitantes de la isla también han informado de repentinas e inexplicables ráfagas de aire frío o la sensación de ser tocado o golpeado por manos invisibles.

Una advertencia para la humanidad

Aunque durante mucho tiempo cerrado al público, Hashima ha experimentado un resurgimiento de interés en los últimos años. Debido a su apariencia única y al poderoso efecto que tiene en las personas, la isla se ha convertido en la inspiración para los paisajes de películas como “Origen” de Christopher Nolan o “007: Operación Skyfall” de Sam Mendes. Sin embargo, en 2009 el gobierno japonés decidió abrir la isla a los turistas, convirtiéndose en una de las atracciones turísticas más populares de Japón. Pero existen algunas restricciones: solo puede visitar la isla durante un máximo de dos horas y con un número limitado de personas. Casi todo el lugar se puede visitar a excepción de la llamada ‘Escalera al Infierno’ y el ‘Bloque 65’, que están fuera del alcance de los turistas por razones desconocidas.

Hashima es realmente un lugar único y enigmático, obsesionado con el pasado y con los fantasmas. Pero también nos muestra los peligros del desarrollo, la industria y la explotación de recursos, una advertencia de lo que podría suceder algún día en una escala mucho más grande y aterradora. Tal vez algún día nosotros seamos los fantasmas que habitaron un día la Tierra.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario