Search
lunes 16 diciembre 2019
  • :
  • :

Un inquietante informe del Ejército de EE.UU. dice que los soldados Cyborg estarán disponibles para 2050

Por Mundo Esotérico y Paranormal

Son muchos los teóricos de la conspiración que critican el transhumanismo y los principales defensores del movimiento, ya que lo consideran la “Nueva Edad Oscura”. ¿Por qué? Si bien el movimiento transhumanista ha existido durante décadas, ha crecido de una manera alarmante en los últimos años.

El transhumanismo aparece en películas y en televisión, y una generación más joven parece aceptarlo. Como con todos los movimientos sociales radicales, es probable que haya resistencia. Después de todo, los transhumanistas están interesados ​ principalmente en vivir indefinidamente a través de la ciencia de la extensión de la vida, biohacking para instalar partes del cuerpo cyborg y crear inteligencia artificial.

Cada una de estas áreas cambiará radicalmente la vida de las personas, y algunas, como las partes del cuerpo cyborg, ya lo están haciendo. Sin embargo, cada vez son más las personas que han comenzado a criticar al movimiento transhumanista y aseguran que todo forma parte de un gobierno global: “debes acepta la nanotecnología”. Toda la sociedad, todo el plan tecnotrónico; la robótica, el futuro no nos necesita, la eliminación gradual de la humanidad, por lo que no podemos resistir su control. Pero la realidad del transhumanismo está más cerca de lo que piensas.

A las puertas del transhumanismo

Un nuevo informe del Pentágono, Cyborg Soldier 2050: Human/Machine Fusion and the Implications for the Future of the DoDdetalla cuatro tecnologías de cyborg que son “técnicamente factibles para 2050 o antes”, incluidas las mejoras oculares para la conciencia situacional, control muscular programado, mejora auditiva y mejora neuronal directa del cerebro humano para la transferencia de datos bidireccional. Lo has leído bien: el Departamento de Defensa de Estados Unidos (DoD) quiere conectar tu cerebro a las máquinas.

Realizado desde septiembre de 2018 hasta agosto de 2019, el estudio fue elaborado por un grupo del Consejo de Biotecnologías para la Salud y el Desempeño Humano del Departamento de Defensa y publicado el lunes por el Centro de Biología Química del Comando de Desarrollo de Capacidades de Combate del Ejército.

La primera capacidad factible que describe el estudio es un ojo cyborg, con dos formas técnicas de avanzar. Una ruta incluiría un “sistema de mejora ocular” que se coloca sobre el globo ocular existente, en el que un soldado podría aprender a interpretar los datos que se recopilan.

En el otro, el globo ocular se retiraría físicamente y se reemplazaría por otro mejorado. Los datos recopilados por el nuevo sistema “pasarían directamente al haz de nervios óptico detrás del ojo”. El estudio espera que todas estas mejoras estén disponibles para 2050. Probablemente comenzarán con sujetos del servicio que ya han perdido parte o la totalidad de su visión; No es probable que alguien con ojos perfectos se extirpe el tejido para obtener la visión del cyborg.

“En esencia, el ojo sería completamente artificial y capaz de extraer cualquier tipo de información sensorial y alimentarla directamente al cerebro para su interpretación”, dice el estudio.

La próxima capacidad cyborg seria insertar sensores debajo de la piel que ayudarían a controlar el movimiento del cuerpo estimulando los músculos cuando sea necesario. El estudio dice que ayudaría a disminuir las tasas de lesiones y mortalidad para los soldados a través de la evitación automática de riesgos. Por ejemplo, la “red de sensores” permitiría a alguien que ha perdido el uso de su pierna debido a un daño nervioso o muscular continuar el tratamiento, al tiempo que restaura la función de la extremidad. Esto podría incluso proporcionar “un tratamiento de reemplazo a largo plazo” para alguien que sufrió daños permanentes.

Además de mejorar la función, el estudio dice que eventualmente permitiría que los soldados realicen funciones cada vez más desafiantes que a menudo los llevan al límite de su capacidad física. Es cierto que la idea de los exoesqueletos no es nueva, pero el estudio dice que insertarán un sistema interno para controlar las funciones del cuerpo y así ayudar a conectarlo con un exosistema, lo que llevaría a “comportamientos físicos más estables y ágiles”.

La mejora auditiva para los soldados tiene como objetivo no solo proteger su audición, sino mejorarla. El estudio dice que debido a lo invasiva que sería la tecnología actual, reemplazando físicamente los huesos del oído medio y la cóclea, solo iría a los miembros del servicio con una pérdida auditiva significativa. La mejora sería irreversible. Pero, para el 2050, las nuevas tecnologías pueden ser mucho menos invasivas y más accesibles. Las capacidades desarrolladas en el futuro podrían incluso incluir la traducción de idiomas en tiempo real.

Y ahora lo más sorprendente e inquietante de todo: conectar los cerebros de los soldados a las máquinas. La cuarta capacidad que el estudio dice que podría estar lista para 2050 incluye implantes neuronales que traerían una interacción perfecta entre el soldado y los drones, sistemas de armas u otros “sistemas remotos”. No solo permitiría la transmisión de datos humanos a máquinas, sino al revés, de máquina a cerebro, así como la interacción humana a humano. Eliminaría totalmente la necesidad de complementos como joysticks o teclados para controlar la tecnología.

La actividad cerebral se mediría a través de electrodos en el exterior del cráneo, o mediante electrodos directamente implantados en el cerebro.

“El potencial para el intercambio directo de datos entre redes neuronales humanas y sistemas microelectrónicos podría revolucionar las comunicaciones tácticas de los combatientes de guerra, acelerar la transferencia de conocimiento a lo largo de la cadena de mando y, en última instancia, disipar la ‘niebla’ de la guerra”, continúa diciendo el estudio.

El informe predice que los implantes neuronales comenzarán a ser utilizados por las Fuerzas Especiales, los pilotos militares, los operadores de drones y el personal de inteligencia para 2030. Para 2050, ese círculo se expandirá a medida que se entienda mejor la tecnología y esté más ampliamente disponible. Por más sorprendente que parezca, hay docenas de preguntas que aún necesitan respuesta. Por ejemplo, ¿cómo manejará el Departamento de Defensa las implicaciones sociales, éticas y legales de los soldados cyborg?

No es ningún secreto que hay una serie de preocupaciones que surgen con el uso militar de tecnologías como la realidad aumentada: la integración física de estas capacidades avanzadas no será diferente. También hay preguntas sobre qué pasaría con los soldados con estas mejoras después de que abandonen el servicio. El estudio incluso le dio un nombre: Síndrome de angustia posterior a la mejora (PEDS), que los investigadores esperan les dará a los soldados “sentimientos de inferioridad o abstinencia, o incluso una forma de depresión con el estado no mejorado”.

El informe también reconoce cómo las personas con capacidades auditivas, visuales o cognitivas mejoradas podrían tener una “ventaja competitiva definida” sobre la sociedad “humana”. ¿Y cómo sería el mantenimiento a largo plazo para este tipo de implantes?

En general, el estudio dice que los científicos e ingenieros que trabajan con estas nuevas tecnologías trabajan para comprender las consecuencias involuntarias, pero que los beneficios de las “fusiones humanas/máquinas” serán importantes y tendrán un impacto positivo en la calidad humana de vida. Pero a los científicos hay que decirles como acaban este tipo de cosas, y no es necesario imaginarlas, ya está ocurriendo la actualidad: Una desevolución de la humanidad.

¿Qué opinas sobre estos avances tecnológicos? ¿Estamos asistiendo al nacimiento del transhumanismo?

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario