Search
martes 28 enero 2020
  • :
  • :

Aplicaciones de salud para móviles: ¿una ayuda o una fuente de información para el marketing?

Queremos saber cuánto hemos caminado, la ruta de nuestra última carrera o las pulsaciones registradas, pero ¿realmente queremos compartir esta información con terceros?

Cada vez resultan más populares los smartwatches y las pulseras de actividad que prometen monitorizar nuestro hábitos de activad durante todo el día (y los de sueño durante la noche) y el sinfín de aplicaciones que nos ofrecen consejos beneficiosos para nuestra salud.

Sin embargo, todos estos datos pueden usarse también para ayudar a construir perfiles de consumo más precisos y relacionados con nuestras respuestas inconscientes, como puede ser un incremento del ritmo cardiaco o la correlación de nuestros patrones de sueño con la actividad que realizaremos al día siguiente, a los grandes gigantes del marketing online. Estas nuevas relaciones entre marketing y consumo suponen nuevas posibilidades de control social.

Así, bajo la promesa de disponer de un entrenador personal con nosotros, estamos ofreciendo una posibilidad de acceso a unos metadatos que pueden afinar todavía más lo selectivo de la publicidad que recibimos cada día cuando navegamos por internet o cuando usamos aplicaciones gratuitas. Ya no solo hablamos de encontrar a la persona adecuada, sino de saber cuál es el momento oportuno para lanzar el impacto publicitario.

Caminamos hacia un futuro en el que empresas de venta online sabrán cómo reaccionamos frente al product placement de un artículo en una de nuestras series favoritas, o si nos emocionamos al ver el objeto de nuestro deseo en el banner de una oferta mientras navegamos por una noticia o en plena calle, cuando nos detenemos frente a un escaparate.

El análisis predictivo puede establecer nuestros hábitos de consumo, lo que sirve para anticiparse e influir en nuestras decisiones a posteriori. Esto se puede aplicar tanto a un individuo como a un grupo y, si se combina con una geolocalización casi imposible de desactivar, puede derivar también en agresivas campañas para determinar nuestras compras presenciales o nuestro ocio nocturno, por ejemplo. Para las empresas anunciantes, tener la posibilidad de ajustar sus reclamos en tiempo real supone una ventaja frente a la publicidad pasiva de antaño.

¿Es igual para todos los dispositivos? En el caso de iPhone, además, la política más abierta de su Store frente a Android, que permite, por ejemplo, descargar una aplicación de poker online sin tener que habilitar la instalación desde fuentes desconocidas como en Android, se traduce en una mayor flexibilidad para el desarrollador y una mayor confianza del consumidor, lo que acaba aumentando el número de aplicaciones instaladas y su rentabilidad; así, el catálogo de aplicaciones de salud para iOS supera en tiempo de uso al de su más directo competidor.

Esto implica que habrá más datos disponibles para un mayor número de desarrolladores, y no solo para los responsables del sistema operativo y de la aplicación que empleemos para gestionar los smartdevices que usemos.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario