Suspendido por rechazar la vacuna, el médico puede perder la licencia por tratar a un paciente con Covid

Por LifeSiteNews 

‘Estamos ante un tipo de sociedad que rechaza a los diferentes; rechaza la posibilidad de ser un individuo con sus propias elecciones’, dijo el Dr. Gregory Pamart a LifeSiteNews.

El Dr. Gregory Pamart, miembro del grupo “ReinfoCovid” que ha trabajado activamente por la verdad y la libertad desde el comienzo de las restricciones de COVID en Francia hace dos años, publicó un video el miércoles llamando a los ciudadanos comunes a “ hacer ruido” sobre lo que le está pasando. 

El martes pasado recibió una carta del organismo oficial de médicos en Francia, la “Order of Physicians”, una institución profesional que vela por la probidad médica y, normalmente hablando, defiende la reputación de los médicos. También tiene la tarea de proporcionar a los médicos licencias de práctica. 

Pamart está siendo amenazado con sanciones que podrían incluir sacarlo del registro porque dio una consulta gratuita en diciembre pasado a un hombre que había estado enfermo con COVID durante ocho días y que, además de estar frágil de salud, se había quedado sin aliento. 

El hombre llamó a un médico de urgencias que quería enviarlo al hospital en vista de su estado. El paciente, que había perdido la fe en la profesión médica debido al manejo oficial de la crisis del COVID, por el cual los médicos oficialmente no podían tratar a los pacientes con COVID más que darles paracetamol o enviarlos a las salas de emergencia, se negó y preguntó si podía hacerlo. tener oxígeno en casa. Se dice que el médico visitante respondió que implicaría demasiado papeleo y se fue. 

Fue la enfermera del paciente quien llamó al Dr. Pamart, quien ya estaba suspendido por haberse negado a tomar la inyección de COVID. El médico suspendido subió a su auto y condujo 40 millas para ver al paciente, brindándole tratamiento e instándolo a someterse a ciertos exámenes en el hospital local, a lo que el hombre fue y se hizo, es decir que había recuperado algo de fe en la institución, mucho a satisfacción de Pamart. 

El paciente se recuperó y está bien. 

El Dr. Pamart, por otro lado, enfrenta un proceso administrativo por haber tratado (con éxito) al paciente con COVID, y ahora se enfrenta a que nunca más se le permita ejercer. 

Fue denunciado de forma anónima a la Orden de Médicos por un desconocido que se apoderó de la receta que había hecho y se la remitió. La Orden ahora acusa a Pamart de haber repetido comentarios despectivos sobre el médico de urgencias (no identificado), de haber tratado a un hombre que no estaba en un estado de emergencia vital y de haber recetado medicamentos que “no concuerdan con los datos científicos establecidos”. 

Gregory Pamart contó su historia a LifeSite en francés a través de una entrevista en video durante la cual defendió los valores del cuidado de los demás, la honestidad, la libertad y, sobre todo, la verdad. Sugirió que muchos médicos no están actuando libremente en la crisis del COVID porque son “prisioneros” del dinero, la búsqueda del placer y las obligaciones económicas. También sugirió la necesidad de “abandonar” uno mismo a la “divina providencia o al servicio de la vida” cuando parece que se le quitan las opciones. 

Una pregunta que nadie parece haber pensado es cómo un médico “no vacunado” puede representar una amenaza para un paciente que ya ha sufrido de COVID durante ocho días.

A continuación se muestra una traducción de la entrevista completa del Dr. Gregory Pamart: 

Dr. Gregory Pamart: De hecho, ya me habían convocado y ya había respondido las preguntas que me hicieron los colegas en el Consejo; la noticia que recibí el martes fue que habían decidido remitirme a la sala disciplinaria. Básicamente, han escuchado mi historia, y al escucharla sienten que hay razón para sancionarme. 

LSN: ¿Qué tipo de sanción sería esa? ¿Podría ser cualquier cosa, desde una sanción económica hasta la eliminación del registro? 

Dr. P.: Esto es justicia administrativa, por lo que normalmente no hay sanción económica, pero puede ir desde una advertencia o una amonestación, hasta una prohibición temporal o incluso permanente de ejercer. 

LSN: Usted mismo no está vacunado contra el COVID, por lo que está suspendido desde el 15 de septiembre de 2021.  

Dr. P.: Así es. Había una ley, la ley del 5 de agosto anunciada el 12 de julio por el Presidente de la República, que establece que todo el personal de salud y los trabajadores de la salud en las instituciones de salud deben vacunarse contra el COVID. Es una ley que inicialmente se hizo para proteger a los usuarios, para proteger a los pacientes, pero que ya no es realmente explicable, y que para mí está obsoleta en el sentido de que ahora sabemos que una persona vacunada puede transmitir totalmente la enfermedad. Pero sigue siendo una ley, y una ley que sigue vigente: a estos cuidadores todavía no se les permite trabajar. 

LSN: Primero hablemos de ti. ¿Cuánto tiempo has sido médico? 

Dr. P.: Aprobé mi bachillerato en 2006 y estudié medicina durante 9 años. Pasé tres años como suplente y luego casi tres años trabajando como médico en Jenlain, en el norte de Francia. 

LSN: Entonces tienes 6 años de experiencia en medicina general, y me imagino que te encanta tu trabajo: lo haces para ayudar a los demás.

Dr. P.: Sí, por supuesto. Elegí esta profesión porque, bueno, tenía que elegir una, y no me arrepiento para nada porque al final son cosas que descubrí: cuidar a los demás, cuidar a los demás, estar para los demás, dando la bienvenida a los demás. Por supuesto, esto es algo maravilloso que tuve la oportunidad de hacer y descubrir siendo médico. Entonces, sí, me gusta lo que estaba haciendo. 

LSN: La medida que te golpeó es una simple suspensión: no estás dado de baja, sigues siendo médico. ¿Se le permite escribir recetas, por ejemplo? 

Dr. P.: Esa es una pregunta real. Si tomamos médicos no practicantes, como médicos jubilados, tienen derecho a recetar en caso de emergencia, y para sus familiares cercanos. En base a este principio, cuando dejé de trabajar, escribí una carta a la Orden de Médicos explicando que, en particular si me encontraba ante una emergencia, o para el caso particular de pacientes con COVID que no podían ser tratados de otra manera y que me necesitaban , yo les ayudaría. No obtuve una respuesta a eso, así que en ese momento la Orden no dijo que sí, y no dijo que no. No sacó el cuello, por así decirlo. En cambio, meses después, me echaron la culpa. 

LSN: Entonces usted fue suspendido, pero todavía tiene, si entendí bien, el derecho a intervenir en caso de emergencia. 

Dr. P.: El deber, diría yo. Porque es un deber penal asistir a una persona en peligro. 

LSN: Y ese deber lo tienes aún más por tu competencia como médico y tu capacidad de recetar. Entonces, en teoría, lo que hiciste en diciembre era tu deber. 

Dr. P.: Moralmente diría que sí. Moralmente cumplí con mi deber; de hecho, podemos detenernos en eso porque hoy no podría hacer frente si no hubiera ayudado a este señor. 

LSN: ¿Y este señor se encuentra bien? 

Dr. P.: El señor está bien. Y está agradecido. Está muy contento con la atención que recibió. Y cuando volvió a ver a su médico unos meses después, le dijo que había tenido suerte de que yo hubiera estado ahí para él. A veces bromeamos con que salvamos vidas. En realidad, en la vida de un médico, no se salvan tantas vidas. Por supuesto, conocemos a las personas, conocemos a sus familias, estamos ahí para ellos en momentos difíciles e importantes, pero salvar vidas no sucede tan a menudo. Pero con toda honestidad, no estaba bien y podría haber terminado mal para él. Estoy muy feliz de que haya terminado bien, pero podría haber terminado mal a pesar de mi cuidado, ¡eso sí! 

LSN: ¿Puede hablar sobre lo que le recetó? 

Dra. P.:Puedo hablar en general. Pero no me gusta hablar de él porque si un día se sabe quién es este señor, no quiero tener que dar información sobre él; eso es lo que me molesta de tu pregunta. Si hablo en general, en las personas que están enfermas de COVID, hay varias fases y hay varias cosas que se pueden hacer. Hay tres riesgos de complicaciones: el riesgo de sobreinfección, cuando hay un microbio que ingresa a los pulmones en el momento en que están frágiles; el riesgo de flebitis o embolia pulmonar, un coágulo que se forma en una pierna o en una vena que luego pasa a los pulmones, lo que puede causar dificultad para respirar; y el riesgo de un síndrome de dificultad respiratoria que está relacionado con una irritación masiva del cuerpo. Cuando vemos a un paciente después de ocho días que tiene dificultad para respirar, tenemos que preguntarnos cuál es la complicación. Si sospechamos una sobreinfección, le daremos un antibiótico. La azitromicina, por ejemplo, es el antibiótico de elección para las sobreinfecciones de gripe. Si sospechamos un estado de irritación generalizada del cuerpo, sabemos que la cortisona salva vidas. Si sospecha una embolia pulmonar, necesita hacer una tomografía computarizada o una gammagrafía, o al menos hacer un examen para asegurarse de que no haya nada allí. A veces no tienes la respuesta de inmediato. Se pueden hacer algunas pruebas y luego se inician tratamientos específicos para estos problemas. ¿Por qué no cortisona si el paciente puede estar con cortisona? ¿Por qué no un antibiótico de todos modos si le pones cortisona, para prevenir una sobreinfección o para tratar una sobreinfección si ya está allí? es el antibiótico de elección para las sobreinfecciones gripales. Si sospechamos un estado de irritación generalizada del cuerpo, sabemos que la cortisona salva vidas. Si sospecha una embolia pulmonar, necesita hacer una tomografía computarizada o una gammagrafía, o al menos hacer un examen para asegurarse de que no haya nada allí. A veces no tienes la respuesta de inmediato. Se pueden hacer algunas pruebas y luego se inician tratamientos específicos para estos problemas. ¿Por qué no cortisona si el paciente puede estar con cortisona? ¿Por qué no un antibiótico de todos modos si le pones cortisona, para prevenir una sobreinfección o para tratar una sobreinfección si ya está allí? es el antibiótico de elección para las sobreinfecciones gripales. Si sospechamos un estado de irritación generalizada del cuerpo, sabemos que la cortisona salva vidas. Si sospecha una embolia pulmonar, necesita hacer una tomografía computarizada o una gammagrafía, o al menos hacer un examen para asegurarse de que no haya nada allí. A veces no tienes la respuesta de inmediato. Se pueden hacer algunas pruebas y luego se inician tratamientos específicos para estos problemas. ¿Por qué no cortisona si el paciente puede estar con cortisona? ¿Por qué no un antibiótico de todos modos si le pones cortisona, para prevenir una sobreinfección o para tratar una sobreinfección si ya está allí? o al menos hacer un examen para asegurarse de que no hay nada allí. A veces no tienes la respuesta de inmediato. Se pueden hacer algunas pruebas y luego se inician tratamientos específicos para estos problemas. ¿Por qué no cortisona si el paciente puede estar con cortisona? ¿Por qué no un antibiótico de todos modos si le pones cortisona, para prevenir una sobreinfección o para tratar una sobreinfección si ya está allí? o al menos hacer un examen para asegurarse de que no hay nada allí. A veces no tienes la respuesta de inmediato. Se pueden hacer algunas pruebas y luego se inician tratamientos específicos para estos problemas. ¿Por qué no cortisona si el paciente puede estar con cortisona? ¿Por qué no un antibiótico de todos modos si le pones cortisona, para prevenir una sobreinfección o para tratar una sobreinfección si ya está allí?

Luego están los tratamientos no específicos que se han propuesto para la COVID. Hay tratamientos muy consensuados. Recientemente hay un antiviral que salió al mercado; tiene una lista de 15 páginas de efectos secundarios. Y luego hay otros tratamientos que se han ofrecido: la vitamina D, por ejemplo. Los estudios parecen decir que cuando tomas vitamina D ayuda al sistema inmunológico. También se ha propuesto la ivermectina. Es un fármaco antiparasitario que se utiliza en la sarna, y en muchos estudios muestra una mejoría. Entonces son cosas que podemos prescribir como médicos, y que prescribimos en estos casos “fuera de la autorización de mercado”. Advertimos al paciente que no hay indicación para prescribir este fármaco para el COVID pero que se lo podemos dar; es solo que el medicamento no será reembolsado. Y luego informamos al paciente de los beneficios y riesgos. Y depende del paciente decidir. Eso es lo que hago. 

También es parte de lo que me critican. Me critican por tratar a alguien mientras estaba suspendido y también me critican por ofrecerle medicamentos a ese paciente. 

LSN: Me sorprendió ver que se le informó de forma anónima con una copia de la receta. ¿Tienes alguna idea de lo que pasó? 

Dra. P.: No lo sé. Un médico referente de la Orden de Médicos, pero que no es miembro de la Orden de Médicos del Norte, me dijo que, de todos modos, tiran informes anónimos a la basura, no están para tratar los problemas de bolígrafos venenosos. Esto es especialmente cierto ya que esta receta pertenece al paciente, por lo que si no es el paciente quien la entregó, es simplemente un objeto de robo. Veremos si los responsables de esto pueden ser procesados ​​penalmente o condenados. Sí, un informe anónimo es problemático. Debo agregar que en este caso, frente a mis colegas de la Orden, reconocí los hechos, porque [afirmo] la verdad. Pero bien podría haber dicho: “Escucha, no sé”. Podría haber mentido y salirme con la mía. 

LSN: Podrías haberte salido con la tuya, ¡pero aún estás suspendido! 

Dr. P.: Sí, todavía estoy suspendido. Sigo sin poder mantener a mi familia en beneficio de mi actividad profesional. 

LSN: ¿Puedo preguntarle por qué tomó la decisión de no vacunarse? 

Dra. P.:Esta es una pregunta legítima. En términos generales, soy médico, hago muchas preguntas y es haciendo preguntas que he aprendido a tratar a los pacientes de manera efectiva. Lo que pude ofrecerle a este señor no cayó del cielo. Tuve que intercambiar [opiniones] con colegas, tuve que leer mucho, tuve que obtener mucha información. Sobre el tema de la vacunación, también leí mucho, también me informé mucho y tomé esta decisión por mí mismo porque con cualquier producto, con cualquier intervención médica, hay un beneficio, hay un riesgo, y para mí, Ni siquiera diría que el riesgo es mayor que el beneficio, diría que el riesgo es desconocido. Un fármaco normalmente tarda diez años en salir. En año y medio no podemos tener un medicamento seguro; Es imposible. Todos conocemos escándalos relacionados con medicamentos como Mediator, talidomida, distilbene (Dietilestilbestrol), que eran todos productos presentados como milagrosos y sin riesgos. Hoy, no sabemos, no podemos descartar riesgo. 

Así que ahí está: tomé esta decisión, y es interesante decir por qué, pero en realidad detrás de todo esto, no importa si tengo razón o no, en cierto modo. Es mi salud, es mi problema. El Ministro de Salud dijo que una persona vacunada no puede transmitir el COVID: hoy sabemos que eso es falso. En el momento en que se decía que una persona vacunada no puede transmitir, se podía entender que la autoridad política, la autoridad pública, debía usar la fuerza para restringir la capacidad de trabajo de los cuidadores; hoy, cuando sabemos que no es así, esta regla ya no es legítima. Estamos ante una voluntad política de castigar a las personas que piensan diferente. Y, por tanto, estamos ante un tipo de sociedad que rechaza a los diferentes; niega la posibilidad de ser un individuo con sus elecciones. 

LSN: ¿Sería posible que usted se refiera a estas consideraciones cuando se enfrente a la sala disciplinaria del Consejo de la Orden? ¿Sería de interés y, lo que es más importante, crees que podrías ser escuchado? 

Dra. P.:Me temo que no. Sabes, cuando decidí enviar mi mensaje a las personas diciéndoles que necesitan saber qué está pasando, desafortunadamente es porque me enfrento a alguien del otro lado que no puede escuchar. Si tuviera una persona razonable frente a mí, tendríamos una discusión razonable. Cuando te enfrentas a alguien que no es razonable, tienes que causar un shock. Y, por suerte o por desgracia, también me arriesgo testificando y diciendo estas cosas públicamente. Pero asumo estos riesgos porque creo que, lamentablemente, los compañeros opuestos no se dan cuenta de lo que está pasando. Que un médico decida atacar a otro médico porque atendió a un paciente de emergencia, yo solo pienso: “Wow, ¿cómo pueden estar haciendo eso?”. Si pueden hacer eso, es porque no se dan cuenta de lo que significa. Así que estoy tratando de crear un shock, 

LSN: A nivel personal, usted dijo que ya no puede mantener a su familia con los ingresos de la profesión para la que se formó, y Dios sabe que hay escasez de médicos. ¿Cómo te las arreglas? ¿Has encontrado una alternativa, o aún esperas que la cordura vuelva y puedas volver a ejercer tu profesión?  

Dr. P.: Sinceramente, la Orden me está atacando y seguirán atacándome. Hay una cierta probabilidad de que ya no tenga derecho a ejercer la medicina, incluso el día en que los cuidadores puedan trabajar sin estar vacunados. Estoy consciente de esto. ¿Cómo te ganas la vida? Bueno, un médico se gana bien la vida, así que tengo ahorros. Siempre he vivido con sobriedad: eso es también lo que me permitió tener esta libertad y decir “Para, me rindo”. Y luego, después, todo se trata de renuncia. Como médico general, podría tener lindos autos, una linda casa, irme de lindas vacaciones. Hoy he decidido renunciar a todo eso. 

Pero al final cada renuncia me hace crecer porque con cada renuncia ganas más libertad. Puede que hoy no tenga un gran ramo de rosas para alegrar mi mesa, pero tengo un pequeño ramo de flores silvestres, y es igual de hermoso, si no más. De hecho, cada vez que renuncias a algo, pones tus ojos en otra cosa que es simple, fácil y hermosa.  

LSN: Cuando habla de médicos que pueden no tener esta libertad porque han tomado otras decisiones, ¿es porque han tomado otras decisiones de vida que están atrapados en relación con la crisis actual?  

Dra. P.: Por supuesto. Hay muchas formas de vivir. Cuando estás acostumbrado a disfrutar de tus posesiones, cuando eres prisionero de un estilo de vida, cuando eres prisionero del dinero, cuando eres prisionero de las casas a crédito, de las inversiones inmobiliarias, cuando eres prisionero de los buenos autos arrendados , cuando eres prisionero de tus hábitos, ¡ya está! A veces eres hasta infeliz y trabajas como un loco: hay médicos que son así, que trabajan 80 horas a la semana, que no tienen tiempo para respirar, que no tienen tiempo para mirar el sol afuera, y estos gente, sí, hoy son prisioneras, y muchas veces infelices, creo. Es quizás un juicio de valor, pero a menudo son infelices. Entonces compensan esta infelicidad con placeres, con gratificaciones. Y necesitan aún más dinero para derrochar cuando están de vacaciones. 

Una vez más, es difícil, a veces digo cosas un poco duras. Pero no es un juicio: tengo mucha compasión. Y todo esto no quiere decir que tenga razón: hay muchas formas de serlo. Mi camino es ser simple. 

LSN: Has hecho esta elección, una elección valiente. Muchas personas temen hoy, creo, que se les imponga una obligación general de vacunación. ¿Como ves el futuro? ¿Tienes una visión de las cosas, o simplemente estás esperando? 

Dr. P.: Es difícil tener una idea del futuro. No sabemos dónde estaremos en tres meses, como dices. La vida puede ser suspendida. Existe esta idea de “cuidadores suspendidos”. ¡Qué fuerte es ese mensaje! ¡Es terrible estar suspendido! ¿Suspendido de quién, suspendido de qué? Por un momento, no sé si puedo tener esperanza. Esperar… Sí, espero. Hay una parte en la que ya no puedes ser un actor completo de tu vida, y entonces tienes que abandonarte a ti mismo. Tienes que entregarte a la Divina Providencia, a la fuerza de la vida… Estás en todo caso al servicio de algo más grande que tú mismo. Tienes que dejar de querer hacertodo el tiempo. Tienes que dejar de querer oponerte todo el tiempo. Por eso no me gusta cuando la gente habla de ser antivacunas, anticosas, antialgo. No, no soy “anti”. Estoy al servicio de la vida. ¿A qué conducirá eso? No sé. Pero creo que será bueno. Habré hecho lo que pude; eso es lo que hice cuando fui a cuidar de este hombre. No sé por qué, pero en ese momento, cuando fui a verlo, sabía muy bien que me podía salir mal. Podría meterme en problemas por esto. Me dije: “Voy a tratar a mi hermano, un ser humano. ¿Qué más puedo hacer sino hacer esto? Estoy en el lugar correcto y lo estoy haciendo”. 

LSN: Escuchando a tu conciencia. 

Dra. P.:Hay que escuchar a la conciencia y ponerse al servicio de la vida, del camino, de la verdad. La verdad también es importante. Dije antes: “No, no puedo mentir”. No puedo mentir porque me destruiría a mí mismo si mintiera. Y te dañas con una pequeña mentira que es natural. Algunas personas me dicen: “¿Por qué no usas documentos falsos? Es muy simple, ¿sabes? Me lo han preguntado muchas veces. Varias personas diferentes me han dicho: “Escucha, está bien, te haré algo y estarás bien. Irás a trabajar. O: “Conozco a alguien: le das un billete y estarás bien”. Pero esta es una pequeña mentira que te daña, que te obliga a hacer otra pequeña mentira al margen, y poco a poco te alejas de ti mismo, y ya no sabes quién eres. Ya no te reconoces.