Aparece una botella flotando en un río de EE.UU. con una nota en su interior escrita hace 40 años

Por RT

El mensaje data del año 1983 y fue encontrado flotando en el río Pearl, en el estado de Misisipi, por un profesor jubilado convertido en cazador de tesoros.

Jeremy Weir, un director escolar jubilado que se describe a sí mismo como cazador de tesoros, encontró el pasado 15 de enero una botella con un mensaje en su interior que habría estado flotando en un río de EE.UU. por cuatro décadas.

El propio Weir comentó en sus redes sociales que siempre está «cazando tesoros (botellas antiguas, trozos de madera antiguos, cristales marinos, fósiles, etc)».

«Mientras cazaba esa tarde, encontré una vieja botella de [cerveza] Grolsch con una tapa de cerámica» en el río Pearl, en el estado de Misisipi. «La traje a casa y comencé a limpiarla, cuando noté algo en ella. La abrí y encontré una bolsa de plástico en su interior con una nota dentro», relató.

Al leer la nota, pudo comprobar que fue escrita hace casi 40 años, precisamente el 4 de junio de 1983, y decía lo siguiente: «Al descubridor de mi botella misteriosa, mi nombre es David Blanks. Vivo en Jackson, Misisipi. Tengo 3 años. Si encuentra mi botella, llámeme al (601) 956-5378 – llamar a cobro revertido. ¡Buena suerte y feliz caza!».

Weir comentó que después de buscar a Blanks en línea y no encontrar nada, junto con su esposa y su hija descubrieron que el número que aparecía en la nota era un teléfono fijo que sus padres aún usaban y así pudieron finalmente dar con su contacto. 

«Así que le llamamos y, por supuesto, estaba asombrado de que hubiéramos encontrado esa botella 39 años y medio después», contó Weir al diario Sun Herald. «Hablamos con él y su esposa y le dijimos lo que estaba pasando. Por supuesto que estaban extasiados. No lo recordaba, claro, tenía 3 años».

Asimismo, un primo de Blanks le comentó que la botella fue lanzada mucho más al sur del lugar donde la encontró. «Cómo pudo llegar tan al norte, quién sabe. Claro, estuvo flotando por ahí durante 40 años», concluyó Weir.