Por Extranotix

La zona pantanosa de la antigüedad se percibía como un territorio hostil, peligroso y mortal. Así sucedió en Yakutia. El valle de la muerte o el valle de las calderas Vilyui. Nadie sabe realmente qué hay realmente allí.

Sin embargo, si comparamos los diversos relatos de testigos presenciales, investigadores y viajeros, podemos obtener una imagen bastante clara.

Comencemos con los nativos. Este territorio es difícil de pasar, pero desde la antigüedad, los evenks tenían que moverse a lo largo de él, porque había una gran ruta comercial o, como también se le llama, la nómada even.

Cualquiera que haya estado aquí sabe que puedes encontrarte con enormes estructuras metálicas de forma redonda.

Si está abierto, puede subir al interior para pasar la noche. Y si está cerrado, entonces ni siquiera puedes acercarte. Puedes enfermarte. Luego, en 3-4 semanas, todos los dientes, el cabello y las uñas se caerán, y la persona se cubrirá con manchas negras y morirá.

Entonces, al ver grandes objetos redondos desde lejos, los cazadores y viajeros verificaron rápidamente si estaba abierto y luego actuaron según la situación.

Los ancianos locales dijeron que las calderas abiertas son seguras y que siempre hace calor en ellas. Incluso en invierno, la nieve se derrite a su alrededor y en el interior se puede dormir sin ropa.

Curiosamente, la información sobre estos objetos se ha conservado desde finales del siglo XVIII. Desde entonces, se han hundido lentamente en el suelo, y cada año quedan menos en la superficie.

Vídeo con las imágenes:

En 1933, apareció información de Mikhail Koretsky, un investigador de Vladivostok, que durante la expedición al valle de la muerte, habló con muchos residentes locales. Una carta sobre esto se almacena hoy en los archivos de la Biblioteca Nacional de Yakutia. En él, Michael describe varias historias que le contaron.

Uno de ellos cuenta cómo el cazador quiso pasar la noche en un caldero abierto, pero encontró dentro a un hombre alto de metal con un solo ojo. Asustado, salió corriendo y, sin cumplir la orden, regresó al asentamiento. Ya era imposible atraerlo al valle del río Vilyui.

En 2006, el viajero checo Ivan Matskerle visitó el valle de la muerte. Durante la expedición, él y otras personas de ideas afines viajaron y navegaron en barcos durante más de 200 kilómetros. Al mismo tiempo, siempre tenían cerca instrumentos que mostraban actividad anómala. ¡Gracias a ellos, se descubrió la caldera! Sorprendentemente, los instrumentos comenzaron a salirse de escala y comportarse de manera inapropiada en el momento en que los dos grupos de investigadores estaban en un bote sobre el lodo del pantano.

El descenso fue extremadamente peligroso. Luego, con la ayuda de una ecosonda y sondas, se realizó el trabajo de evaluación. Resultó que debajo de ellos, a una profundidad de 2,5-3 metros, había un objeto esférico de metal, de al menos 10-12 metros de tamaño. Permanecieron cerca de él solo unas 2 horas, después de lo cual los miembros de la expedición se enfermaron.

El propio Ivan Matskerle sintió asfixia, zumbidos en los oídos, dolor en el corazón y la cabeza. Al regresar a la República Checa, recurrió a los médicos en busca de ayuda. Resultó que el especialista recibió una dosis de radiación no letal, pero extremadamente impresionante. Después de 7 años murió. Algunos colegas asocian su partida inesperada con esta expedición a Yakutia.

A pesar de esto, Iván trató de sistematizar la información recibida de los residentes locales con sus propias conclusiones. En su opinión, las instalaciones de una antigua civilización tecnogénica desconocida estaban ubicadas en el valle de la muerte, o los extraterrestres eligieron estos lugares y, por alguna razón, prepararon una fosa común aquí. Sin embargo, nadie sabe si todas las áreas no funcionan o están esperando algo.

En cualquier caso, el dato más interesante es la presencia de alta radiación entre los pantanos de Yakut. ¡Y ella no ha sido criada por tantos años! Es posible que estos aparatos sigan funcionando, por lo que persiste el nivel de radiación.

También a favor de esto está la preservación de la temperatura cerca de las esferas, es positiva incluso en invierno. Y los inviernos en Yakutia son oh-oh-oh. Pero a pesar de toda esta evidencia, por el momento nadie ha sido capaz de dar una definición clara y precisa del fenómeno del valle de la muerte. Solo hay suposiciones.

Deja una respuesta

Comentarios

No hay comentarios aún. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja un comentario