Search
jueves 25 febrero 2021
  • :
  • :

Gobierno de Reino Unido decide introducir guetos Covid. ¿Qué será lo próximo, campos de concentración?

La colada se seca en un tendedero de una urbanización municipal, parte de la cual se está reurbanizando y vendiendo a compradores privados en el sur de Londres

Por Dr Lisa McKenzie / RT

Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Se ha anunciado que otras 1,7 millones de personas se han añadido a la lista de blindaje Covid (un registro de pacientes vulnerables que se suponen que están en alto riesgo de sufrir complicaciones por Covid-19) en Inglaterra – y, por supuesto, son los más pobres entre nosotros los que deben mantenerse fuera de la vista y fuera de la mente.

La lista se amplió después de que científicos de la Universidad de Oxford desarrollaran un algoritmo para evaluar el riesgo de las personas de padecer enfermedades graves o de morir en función de su etnia, su IMC, su código postal y sus niveles de privación.

Como científico social que ha investigado, vivido y conocido a comunidades de clase trabajadora, puedo mirar esta lista y decir con confianza que los nuevos protegidos son la clase trabajadora, porque estos son exactamente los mismos factores que yo miraría al estudiar la débil relación de una comunidad con el poder y las consecuencias perjudiciales de las desigualdades institucionales estructuradas y estructurales.

Los que corren el riesgo de ser perjudicados por este virus son los pobres, ¿y por qué? ¿Es un accidente? ¿Una coincidencia? ¿Es su composición genética inferior? ¿O es que 40 años de abandono, austeridad y un enfoque obsesivo en el cuidado de las clases altas y medias, esperando que lo bueno se filtrara hacia abajo, han fracasado? En lugar de estar todos juntos en esto, los gobiernos de todas las tendencias han descuidado a la clase trabajadora, y los pobres están donde siempre han estado: solos y en el fondo. Algo secundario.

Si le cuesta digerir esto, le recomiendo que lea “Clase baja: Una historia de los excluidos de John Welshman, un historiador que examina la política, el discurso, el texto y la retórica sobre el llamado “grupo problemático” desde 1880. A principios del siglo XX, conservadores y progresistas de la “élite” (altos funcionarios, médicos, académicos, novelistas, comentaristas de los medios de comunicación y líderes religiosos) empezaron a pensar juntos lo que había que hacer con “el grupo problemático”, normalmente habitantes pobres de las ciudades, delincuentes e inmigrantes, mujeres y niños pobres que llevaban enfermedades y suciedad en el cuerpo.

El resultado fue que, en la década de 1930, el Ministerio de Sanidad creó el “Comité Departamental de Esterilización Voluntaria” para hacer frente a estos problemas sociales causados por los pobres, que, en su opinión, ponían en riesgo la seguridad y la estabilidad de toda la sociedad. Las políticas normales no eran suficiente y había que tomar medidas extremas. En consecuencia, la comisión encargó a las universidades que investigaran cómo podía ser más sana la población en su conjunto y qué había que hacer con el obstinado “grupo problemático”. Al mismo tiempo, en Alemania surgía una narrativa similar, pero mucho más siniestra, y se ponía en marcha un programa de esterilización forzosa y de eliminación de los grupos peligrosos y problemáticos, al tiempo que se creaban guetos y campos para ocuparse de los “grupos problemáticos” de Alemania. El resto, como se dice, es historia.

Pero, ¿lo es? En 2021, millones de personas en el Reino Unido viven en condiciones precarias, tienen pobre acceso a la sanidad y a la educación, y ahora se encuentran en el mayor riesgo de muerte de esta pandemia debido a la desigualdad estructural, ya que se les han negado o no se les han proporcionado los servicios que necesitan para mantenerse sanos, en condiciones y seguros.

Y la solución, desde las mismas cúpulas del poder que una vez jugaron con la eugenesia para resolver el problema de la pobreza deshaciéndose de los pobres, es considerar a este grupo de personas como un “grupo problemático” que debe ser segregado del resto de la población. Décadas de abuso y abandono por parte del Estado británico los han hecho vulnerables a sí mismos y una amenaza para la sociedad en general. Hay que enumerarles, clasificarles, enviarles cartas pidiéndoles que se aíslen, engatusarles con una paga por enfermedad reglamentaria y una caja con pasta básica y judías al horno.

Ya es suficiente; este es el ejemplo más claro hasta ahora de que el estado ha fracasado en su primera obligación de mantener a sus ciudadanos a salvo. La clase media -trabajando desde casa, con acceso a una buena educación, asistencia sanitaria y empleo- se ha mantenido lo más segura posible durante la pandemia, pero la clase trabajadora no. Esto no empezó en marzo de 2020. ¿Cuántos años más deben sufrir? ¿Cuántas generaciones más deben perderse en la narrativa de un “grupo problemático”?

Pregunto a la Dra. Jenny Harries -subdirectora médica de Inglaterra- y a los científicos de Oxford que han creado este algoritmo: ¿qué pasará después del 31 de marzo (la fecha hasta la que se les ha ordenado aislarse)? ¿Qué ocurrirá con los que se han blindado? ¿Habrá apoyo para su salud mental, la pérdida de la escolarización de sus hijos? ¿Su salud física será una prioridad? ¿Tendrán los medios económicos para llevar una vida digna? ¿O nada de esto será su problema hasta la próxima pandemia?

La Dra. Lisa McKenzie es una académica de clase trabajadora. Creció en un pueblo minero de Nottinghamshire y se interesó por la política gracias a la huelga de mineros de 1984 con su familia. A los 31 años, fue a la Universidad de Nottingham y se licenció en sociología. La Dra. McKenzie da clases de sociología en la Universidad de Durham y es autora de “Pasar de largo: estamentos, clase y cultura en la Gran Bretaña de la austeridad“. Es activista política, escritora y pensadora. Síguela en Twitter @redrumlisa.

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario