Search
miércoles 21 abril 2021
  • :
  • :
Ultimas actualizaciones

Advierten que el histórico desfile de las momias en El Cairo ha desatado una gran maldición para la humanidad

Por Mundo Esotérico y Paranormal

Las momias de las películas son conocidas por dos cosas: por provocar miedo y ser los causantes de causar una terrible maldición a todos aquellos buscadores de tesoros. Pero Hollywood no inventó el concepto de maldición.

La “maldición de la momia” fue conocida mundialmente por primera vez después del descubrimiento en 1922 de la tumba del rey Tutankamón en el Valle de los Reyes cerca de Luxor, Egipto.

Cuando Howard Carter abrió un pequeño agujero para mirar dentro de la tumba en busca de tesoros escondidos durante 3.000 años, también desató una pasión global por el antiguo Egipto.

Los resplandecientes tesoros de Tut ocuparon grandes titulares, especialmente después de la apertura de la cámara funeraria el 16 de febrero de 1923, al igual que los relatos de la posterior muerte del patrocinador de la expedición, Lord Carnarvon. Fueron muchos los que relacionaron la muerte del aristócrata inglés con la maldición de Tutankamón.

Sin embargo, para evitar que el pánico se extendiera, la versión oficial fue que Carnarvon murió por envenenamiento de sangre, y solo seis de las 26 personas presentes cuando se abrió el sarcófago murieron en una década. Por su parte, Carter vivió hasta 1939, casi 20 años después de la apertura de la tumba. Pero si bien la maldición del faraón ha ido perdiendo con el tiempo, aún son muchos los que creen en ella.

Y ahora, culpan a la “maldición de los faraones” por una serie de trágicos incidentes en Egipto en las últimas semanas, incluido el enorme buque carguero, el Ever Given, que bloqueó el Canal de Suez durante aproximadamente una semana hasta que fue liberado el lunes 29 de marzo.

La maldición de los faraones

Millones de egipcios encendieron sus televisores para el gran desfile de 22 momias reales egipcias antiguas mientras eran trasladadas a la capital, El Cairo, el sábado 3 de abril. Los funcionarios instaron a las personas a mantenerse alejadas de las calles debido a las restricciones del coronavirus.

Las autoridades cerraron las carreteras a lo largo del Nilo para la elaborada procesión real denominada Golden Parade, diseñada para despertar el interés en las ricas colecciones de antigüedades del país del norte de África cuando el turismo se ha detenido casi por completo debido a la pandemia del coronavirus.

El convoy transportó a 18 reyes y cuatro reinas, en su mayoría de la era antigua del Imperio Nuevo, en vehículos con cápsulas especialmente diseñadas llenas de nitrógeno para garantizar su protección.

Los tesoros nacionales viajaron aproximadamente 5 kilómetros desde el Museo Egipcio, inaugurado en 1902 en la plaza de la Liberación o plaza Tahrir, ubicada en el centro urbano de El Cairo, hasta su nuevo destino hogar en el Museo Nacional de la Civilización Egipcia en Fustat, la capital de Egipto bajo la dinastía Omeya después de la conquista árabe.

Mover las momias ha reavivado el miedo sobre la maldición de un faraón, particularmente en las redes sociales, después de que el carguero Ever Given bloqueara el Canal de Suez, un accidente de tren en el que murieron decenas de personas a fines del mes pasado y un el colapso de un edificio en el centro de El Cairo, sin mencionar las miles de muertes provocadas por el coronavirus.

“La muerte vendrá con alas rápidas para aquellos que perturben la paz del rey”decía la advertencia en la tumba de Tutankamón, antes de que el arqueólogo británico Howard Carter la abriera en 1922.

Los miembros de su expedición sucumbieron más tarde a accidentes y muertes, alimentando el mito de la maldición, aunque los arqueólogos y científicos han intentado desacreditarla diciendo que probablemente estuvieron relacionados con la exposición al polvo y los gérmenes en las cavernas selladas. El arqueólogo egipcio Zahi Hawass ha disipado todos los rumores, o por lo menos lo ha intentado.

“Antes de que las momias estuvieran caminando hoy por las calles de El Cairo pasaron cosas en Egipto: el barco en el Canal de Suez, también los trenes tuvieron un accidente y un edificio se derrumbó”, dijo Hawass a NBC News“Todos dicen que esta es la maldición de la momia, pero yo digo que hay no es una maldición de la momia. La maldición es buena para la televisión, las películas y los periódicos, pero no es verdad. No hay ninguna maldición.”

En cambio, el arqueólogo egipcio explicó que los turistas locales y extranjeros podrán ver por sí mismos los “secretos” que guarda cada momia una vez que estén en exhibidas.

Hay que recordarle a Hawass que hay muchos egipcios que están convencidos de que la marcha de Tutankamón tendrá un efecto muy negativo en la llegada de turistas. Y advierten que no se deben burlarse del antiguo rey.

No sabemos si tiene relación o no, pero lo que es seguro es que desde se anuncio la marcha de los farones, Egipto se ha visto envuelto en todo tipo de catástrofes. Y tal vez esto solo sea el principio de otras muchas.

A los muertos no se les debe molestar y mucho menos exhibirlos como trofeos solo para llamar la atención de futuros turistas.

¿Crees que la marcha de los faraones ha despertado una gran maldición?

loading...



Deja una respuesta

Deja un comentario