Search
miércoles 22 septiembre 2021
  • :
  • :
Ultimas actualizaciones

Los seis mayores bancos advierten de un desplome bursátil en 2021

Foto: Pixabay

Por Epic Economist

(10 de septiembre de 2021). Ayer, las acciones estadounidenses se enfrentaron a un pequeño pero extremadamente preocupante descenso, que indica que la actual racha alcista ya no puede sostenerse y que un desplome parece más cercano que nunca.

El desplome del mercado está en todas las noticias, e incluso las grandes instituciones de Wall Street están lanzando alertas rojas de que el máximo histórico de las acciones puede no durar mucho más y que se avecina una corrección importante.

La sobrevaloración lleva meses preocupando a los veteranos del mercado, pero ha llegado a un punto en el que un ligero deslizamiento desde los máximos históricos podría hacer caer todo el mercado, lo que refleja cómo el exceso de liquidez inyectado por la Reserva Federal a través de su programa de emisión cuantitativa ha creado desequilibrios que simplemente ya no pueden ser ignorados.

La Reserva Federal se encuentra ahora en una posición muy difícil porque el aumento de la inflación significa que tiene que empezar a reducir las compras de bonos antes de lo previsto. Pero cuando miles y miles de millones de dinero impreso dejen de fluir hacia el mercado de valores estadounidense, se producirá un colapso épico.

Y los siete mayores bancos de Wall Street están advirtiendo de los crecientes riesgos del mercado, y algunos de ellos prevén un inminente desplome de hasta el 20%, mientras que otros esperan el estallido gradual de la burbuja bursátil.

Es importante destacar que estas grandes instituciones financieras suelen ser muy cautelosas con sus advertencias para no asustar a los inversores y desencadenar accidentalmente una venta masiva que pueda desembocar en un crash.

Por supuesto, también tienen que ser muy cuidadosos con sus palabras, ya que tienen millones de clientes que invierten su dinero y cualquier giro equivocado sería igualmente perjudicial para las propias instituciones. Pero esto también significa que cuando finalmente empiezan a dar la alarma de una posible “corrección” es porque la situación no pinta nada bien.

Con una demanda de consumo en auge y varias interrupciones en las cadenas de suministro globales -incluyendo escasez generalizada, escasez de mano de obra, retrasos en las entregas, bajos inventarios de muchos bienes de consumo y precios de los fletes por las nubes-, los niveles de inflación están dando mucho miedo.

Además de todo esto, los ejecutivos de la industria están subrayando que se espera que los problemas en las cadenas de suministro duren hasta 2022, mientras que la ONU acaba de advertir sobre un asombroso aumento de los precios de los alimentos que también debería persistir hasta 2022.

Es decir, que las declaraciones de la Fed sobre un periodo “transitorio” de inflación están a punto de ser desmentidas. El repunte económico corre el riesgo de descarrilarse por el rápido crecimiento de la inflación, lo que no deja a la Fed otra opción que iniciar su programa de tapering.

En este momento, a menos que la Fed desencadene otra ráfaga récord de recompras de acciones, lo que parece poco probable, lo único que mantiene unido al mercado hoy es el continuo apetito por el riesgo entre los inversores minoristas.

Pero estos inversores minoristas que actualmente son el pilar de apoyo que mantiene estable el mercado sólo se mantendrán mientras persistan las políticas de dinero fácil, según JP Morgan.

Los datos publicados por el banco constatan que la fuerza del flujo minorista ha empujado a la renta variable a máximos casi históricos, apuntando a una asignación a la renta variable del 46% en la actualidad, solo un poco por debajo del máximo del 47,6% visto en 2018 tras la crisis de Lehman.

Todos los bancos de Wall Street saben, y la Fed ciertamente también, que incluso el más mínimo contratiempo en la política desencadenará una respuesta furiosa en Wall Street, porque ya hemos pasado el punto de no retorno, y el banco central no puede permitirse la más mínima caída de las acciones sin arriesgarse a un colapso total y un choque bursátil de proporciones épicas.

Mientras la mayoría de los bancos centrales de todo el mundo ya han empezado a reducir su gasto, la Fed sigue aplazando su caótico destino. El Banco Central Europeo anunció ayer que comenzará a reducir sus compras de activos.

El Banco de Japón, el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda y el Banco de la Reserva de Australia también anunciaron planes de reducción. En medio de la economía y los mercados más sobreestimulados de la historia, la Fed continúa con 120.000 millones de dólares al mes.

¿Por qué tarda tanto la Fed en hacer lo mismo que los demás bancos centrales? Bueno… porque sabe que cuando empiece a reducir las compras de bonos y a subir los tipos de interés, inevitablemente provocará un desplome de la bolsa, el estallido de la burbuja inmobiliaria y el colapso del mercado de bonos.

Así es como estalla la burbuja de todo, y esta explosión va a ocurrir antes de lo que la mayoría de la gente se atreve a imaginar.

Fuente:

Epic Economist: The Six Largest Banks Warn For A 2021 Stock Market Crash: Be Ready!

Visto en: Mente Alternativa




Deja una respuesta

Deja un comentario